López 1555. Preliminares

0.0.2

¶ PROLOGO DEL MVY noble Rey don Alfonso noueno deste nombre, sobre la Copilacion de las siete Partidas.

DIos es comienço, e medio, e acabamiento de todas las cosas, e sin el ninguna cosa puede ser: ca por el su poder son fechas, e por el su saber son gouernadas, e por la su bondad son mantenidas. Onde todo ome que algun buen fecho quisiere començar, primero deue poner, e adelantar a Dios en el, rogandole e pidiendole merced, que le de saber, e voluntad, e poder, porque lo pueda bien acabar. Por ende nos don Alfonso por la gracia de Dios Rey de Castilla, e de Toledo, e de Leon, e de Galizia, e de Seuilla, e de Cordoua, e de Murcia, e de Iaen, del Algarue, entendiendo los grandes lugares que tienen de Dios los reyes en el mundo, e los bienes que del resciben en muchas maneras señaladamente en la muy gran honrra que a ellos faze, queriendo que ellos sean llamados Reyes, que es el su nombre. E otrosi, por la iusticia que han de fazer para mantener los pueblos de que son señores, que es la su obra: e conociendo la muy gran carga, que les es con esto, si bien no lo fiziessen: no tan solamente por el miedo de Dios que es tan poderoso e iusticiero, a cuyo iuyzio han de venir, e de quien se no pueden por ninguna manera asconder, ni escusar: que si mal fizieren, no ayan la pena que merecen: mas avn por la verguença e la afrenta de las gentes del mundo que juzgan las cosas, mas por voluntad, que por derecho. E auiendo sabor de nos guardar destas afrentas e del daño que ende nos puede venir. E otrosi, la muy grande merced que nos Dios fizo en querer que viniessemos del linage onde venimos, e el lugar en que nos puso, faziendonos señor de tantas buenas gentes, e de tan grandes tierras, como el quiso meter so nuestro señorio. Catamos carreras porque nos, e los que despues de nos reynassen en nuestro señorio, sopiessemos ciertamente los derechos para mantener los pueblos en Iusticia e en paz. Otrosi, porque los entendimientos de los omes que son departidos en muchas maneras se acordassen en vno, con razon verdadera e derecha, para conoscer primeramente a Dios, cuyos son los cuerpos e las almas que es señor sobre todos, e de si a los señores temporales, de quien resciben bien fecho en muchas maneras: cada vno en su estado, segun su merescimiento. Otrosi, que fiziessen aquellas cosas que fuessen tenidas por buenas, e de que les viniesse bien: e se guardassen de fazer yerro que les estuuiesse mal, e de que les pudiesse venir daño, por su culpa. E porque todas estas cosas no podrian fazer los omes cumplidamente, si no conosciessen cada vno en su estado, qual es lo que le conuiene que faga en el, e de lo que se deue de guardar. E otrosi, de los estados de las otras cosas a que deuen obedecer, Por esso fablamos todas las cosas e razones que a esto pertenescen. E fezimos ende este libro, porque nos ayudemos nos del e los otros que despues de nos viniessen conosciendo las cosas, e oyendolas ciertamente: ca mucho conuiene a los reyes e señaladamente a los desta tierra, conocer las cosas segund son, e estremar el derecho del tuerto, e la mentira de la verdad: ca el que no supiere esto, no podra fazer la iusticia bien e cumplidamente, que es a dar a cada vno lo que le conviene cumplidamente, e lo que meresce. E porque las nuestras gentes son leales, e de grandes coraçones: por esso a menester que la lealtad se mantenga con verdad, e la fortaleza de las voluntades con derecho, e con iustitia: ca los reyes sabiendo las cosas que son verdaderas e derechas, fazerlas han ellos, e no consentiran a los otros que passen contra ellas: segund dixo el rey Salomon que fue sabio y muy justiciero, que cuando el rey estuuiesse en su Cadira de iusticia que ante el su acatamiento se desatan todos los males. Ca pues que lo entendiere, guardara a si e a los otros, de daño. E por esta razon fezimos señaladamente este libro: porque siempre los reyes del nuestro señorio se caten en el ansi como en espejo: e vean las cosas que an en si de enmendar, e las enmienden, e segund aquesto que fagan en los suyos. Mas porque tantas razones, ni tan buenas como auia menester para mostrar este fecho, no podiamos nos fablar por nuestro entendito [sic] ni por nuestro seso, para cumplir tan grand obra e tan buena, acorrimonos de la merced de Dios e del bendicto su fijo nuestro señor Iesu Christo, en cuyo esfuerço nos lo començamos, e de la virgen santa Maria su madre, que es medianera entre nos e el e de toda la su corte celestial: e otrosi de los dichos dellos. E tomamos de las palabras e de los buenos dichos que dixeron los sabios, que entendieron las cosas razonadamente, segund natura e de los derechos de las leyes, e de los buenos fueros que fizieron los grandes señores, e los otros omes sabidores de derecho, en las tierras que ouieron de juzgar. E pusimos cada vna destas razones do conuiene. E a esto nos mouio señaladamente tres cosas. La primera, el muy noble e bienauenturado rey don Fernando nuestro padre que era cumplido de justicia e de derecho, que lo quisiera fazer si mas biuiera: e mando a nos que lo fiziessemos: la segunda, por dar ayuda e esfuerço a los que despues de nos reynassen, porque pudiessen mejor sufrir la gran lazeria e trabaio que an de mantener los reynos, los que lo bien quisiessen fazer. La tercera, por dar carrera a los omes de conoscer el derecho e la razon, e se supiessen guardar de fazer tuerto ni yerro, e supiessen amar e obedescer a los tros [sic] señores que despues de nos viniessen.

E este libro fue començado a fazer e a componer, vispera de San Iuan Baptista, a quatro años e .xxiij. dias andados del comienço del nuestro reynado, que començo quando andaua la AEra de Adam en cinco mill e veynte vn años Hebraycos, e dozientos e ochenta e siete dias. E la AEra del diluuio, en quatro mill e trezientos e cinquenta e tres años Romanos, e ciento e cinco dias mas. E la AEra de Nabucodonosor en mill e nouecientos e nouenta e ocho años Romanos, e nouenta dias mas. E la AEra de Felipe el grand rey de Grecia, en mill e quinientos e sesenta e quatro años Romanos; e veynte y dos dias mas. E la AEra del gran Alexandre de Macedonia, en mill e quinientos e sesenta e dos años Romanos, e dozientos e quarenta e tres dias. E la AEra de Cesar en mill e dozientos e ochenta e nueue años Romanos, e ciento e cinquenta dias mas. E la AEra de la Encarnacion en mill e dozientos e cinquenta e vn años Romanos, e ciento e cinquenta e dos dias mas. E la AEra de los Arauigos en seyscientos e veynte nueue años Romanos, e trezientos e vn dias mas. E fue acabado desde que fue començado a siete años cumplidos.

0.0.3

SEPTENARIO.

SEptenario es cuento muy noble a que loaron mucho los sabios antiguos porque se fallan en el muchas cosas e muy señaladas que se departen por cuento de siete, assi como todas las criaturas que son departidas en siete maneras ca segund dixo Aristoteles, e los otros sabios. O es esta criatura que no a cuerpo ninguno, mas es espiritual, como angel o alma: o es cuerpo simple, que ni se engendra, ni se corrompe por natura, y es celestial, assi como los cielos e las estrellas, o es cuerpo simple que se engendra e se corrompe por natura, como los elementos: o es cuerpo compuesto de alma de crescer, e de sentir, e de razonar, como el home: o a cuerpo compuesto, e alma de crescer, y de sentir, e no de razon: assi como las animalias, que no son hombres: o es cuerpo compuesto de alma de crescer, mas no de sentimiento ni de razon, assi como los arboles, e todas las otras plantas: o a cuerpo compuesto, mas no a alma ninguna, ni sentimiento, como las piedras, e las cosas minerales que se crian en la tierra. E otrosi todas las cosas naturales an mouimiento de siete maneras: ca o es a suso, o a yuso, o adelante o atras, o a diestro, o a siniestro, o en derredor. E en este mismo cuento fallaron los sabios antiguos las siete estrellas, mas nombradas que se llaman Planetas: que son Saturno, Iuppiter, Mars, Sol, Venus, Mercurio, Luna: de que tomaron cuento de los siete cielos, en que estauan, e pusieronles nombres, e ordenaron por ellas los siete dias de la semana. Otrosi, los sabios departieron por este cuento las siete partes de toda la tierra, a que llaman Climas. Otrosi por este mismo cuento departieron los metales e algunos, y ouo que por este cuento los saberes, a que llaman las siete artes: e esso mismo fizieron de la edad del hombre: E avn por este mismo cuento mostro Dios a los que eran sus amigos muchas de sus poridades, por fecho e por semejança, assi como a Noe que mando fazer el arca en que se saluasse del diluuio: en que mando que todas las cosas que fuessen limpias e buenas metiese en ella siete E otrosi Iacob que fue patriarca siruio a su suegro siete años: porque le diesse por muger su fija Rachel: e porque le dio a Lya, siruiole otros siete años por ella misma: y esto fue por gran significança, y Ioseph su fijo que fue poderoso sobre toda la tierra de Egypto, por el sueño que solto al rey Faraon de los siete años de mengua, e de los siete de abondo, segun el sueño que el rey soñara de las siete espigas, e de las siete vacas. E esto fue otrosi fecho por muy gran significança. E otrosi, Moysen quando le mando fazer el tabernaculo, en que fiziessen oracion los fijos de Isrrael, entre todas las otras cosas mandole señaladamente, que pusiessen en el dentro vn candelero de oro, fecho en manera de arbol en que ouiesse siete ramos, que fue fecho por gran significança. E dauid otrosi, que fue rey, de cuyo linage vino nuestro señor Iesu Christo, fizo por espiritu santo el Salterio, que es vna de las mayores escripturas que ay en la santa eglesia. E otrosi, mostro en el siete cosas, assi como prophecia, e oracion, e loor, e bendicion, e arrepentimiento, e consejo, e penitencia. E despues de todo esto, quando nuestro señor quiso fazer tan gran merced al mundo, que vino a tomar carne de la virgen santa Maria, por nos aduzir a saluacion. E porque lo pudiessemos ver visiblemente, e conoscer que era Dios y hombre, por este cuento mismo (segund dixo el Profeta) ouo el en si siete dones de spiritu santo. E otrosi, por aqueste cuento (segund dixeron los santos) ouo santa Maria siete gozos muy grandes con su fijo Iesu Christo, segund canta la santa eglesia. E por este mismo cuento nos dio nuestro señor Iesu Christo siete sacramentos, porque nos pudiessemos saluar. E otrosi, por este cuento nos mostro la oracion del Pater noster, en que ay siete peticiones, con que le deuemos pedir merced. E otrosi, sant Iuan Euangelista (que fue pariente e amigo de nuestro señor Iesu Christo) fizo vn libro que llaman Apocalipsis, de muy grandes poridades que el le mostro, y las mayores cosas que en el escriuio, son todas partidas por este cuento de siete. Onde por todas estas razones que muestran muchos bienes que por este cuento son partidos, partimos este libro en siete partes. En la primera partida del fablamos de todas las cosas que pertenescen a la fe catholica, que faze al ome conoscer a Dios, por creencia. En la segunda, fablamos en lo que couiene [sic] fazer a los Emperadores, e a los Reyes, y a los otros grandes señores, tanbien en si mismos, como en los otros fechos, porque ellos valan mas, e sus reynos, e sus tierras sean acrescentadas e guardadas, e las sus voluntades (segun derecho) se ayunten con aquellos que fueren en su señorio, e fizieren bien. En la tercera partida fablamos de la justicia que faze beuir a los hombres vnos con otros, en paz, e de aquellas cosas que sean menester para ello, ansi como de los juezes, e de los personeros, e de los testigos, e de las pesquisas, e de todas las escripturas, e de los juyzios, e de las alçadas, e de las seruidumbres. En la quarta partida fablamos de los desposorios, e de los matrimonios e de las cosas que le pertenescen, e de los fijos derechos que nascen dellos: e avn de los otros de qualquier manera que sean, e del poder que an los padres sobre los fijos, e de la obediencia que ellos deuen fazer a los padres, e de los vasallos, e de los feudos. En la quinta Partida fablamos de los contratos que los hombres fazen entre si, ansi como de los emprestidos, e de las donaciones, e de las compras, e de las vendidas, e de los cambios, e de los alquiees [sic], e de los arrendamientos, e de los mercadores, e de los mercados, e de las ferias, e del portazgo, e de las obligaciones, e de los peños, e de las fiadurias, e de las pagas, e de todos los otros pleytos, e auenencias, que los hombres fazen entre si, plaziendo a ambas las partes, quales son valederos, o quales no. E en la sesta Partida fablamos de los testamentos, e de los codicillos, e de las herencias, e de la guarda de los huerfanos, e de las cosas que les pertenescen. En la septena Partida fablamos de las acusaciones, e de las treguas, e de las asseguranças, e de los rieptos, e de las trayciones, e de las falsedades, e de los furtos, e de los robos e de las quemas, e de los omezillos, e de los adulterios, e de todos los otros maleficios que los hombres fazen, e de las penas, e de los escarmientos que merescen por razon dellos. E desta guisa se acaba la justicia complidalmente [sic] ca bien como los buenos merescen bien e gualardon: por los bienes que fazen. E otrosi, los malos deuen recebir pena por la su maldad. Onde quien quisiere parar mientes en todas las siete partes deste nuestro libro fallara y todas las razones bien y complidamente que pertenescen para ayuntar amor de ome con Dios, que es por fe, e por creencia. E otrosi de los omes vnos con otros por justicia e verdad.


Transcripción: Déborah Dietrick Smithbauer
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda


CITA

Dietrick Smithbauer, Déborah (2019), «López 1555, Preliminares», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/3977 [fecha de acceso]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.