López 1555. 1.6.

1.6.0

¶ Titulo .VI. De los clerigos, e de las cosas que les pertenesce fazer, e de las que les son vedadas.

NVeue ordenes de Angeles ordeno nuestro señor Dios, en la Eglesia celestial: e puso a cada vna dellas en su grado: e dio mayorias a los vnos sobre los otros: e pusoles nomes segund sus oficios: onde a semejança desto, ordenaron los santos padres en la Eglesia terrenal nueue ordenes de clerigos: e dieron a los vnos mayoria sobre los otros, e pusieronles nomes, segund aquello que han de fazer. E esto fue fecho por tres razones. La vna, porque assi como los Angeles loan a Dios siempre en los cielos, que a semejança desto loassen estos a Dios en la tierra. E la otra, porque fiziessen sus oficios mas ordenadamente, e mejor. La otra, porque auiendo y mayores e menores, conosciessen los menores a los mayores mejoria, e les fuessen obedientes, e ouiessen su bienfazer: e los mayores, que amassen a sus menores, seruiendose dellos, e amparandolos en su derecho. E a estos grados de ordenes llaman al primero Corona, e al segundo Hostiario: E al tercero, Lector, e al quarto, Exorcista: e al quinto, Acolito: e al sesto, Subdiacono: e al septimo, Diacono: e al octauo Preste: e el noueno Obispo. E avn touieron los santos padres, que era bien por otra razon, que estos grados fuessen en santa Eglesia, porque los omes ouiessen por ello ayuntamiento verdadero de amor, e de paz, e que durasse entre ellos. Onde pues que en el titulo ante deste fablamos de los Obispos, e de los otros perlados mayores: conuiene aqui dezir de los otros clerigos menores, e mostrar por que han assi nome, e quantas maneras son dellos, e que es lo que deuen fazer, e guardar de su oficio: e quales non pueden rescebir esta orden de clerezia. E en qual manera deuen beuir, e ser honestos E que franqueza han los que la resciben, e por quales razones la pierden, e en que manera, e como deuen ser guardados e honrrados.

1.6.1

¶ Ley .I. Que quiere dezir clerigo, e quien deue ser assi llamado

CLerigos tanto quiere dezir, como omes escogidos en suerte de Dios. E esto se muestra por dos maneras. La vna, porque ellos han de dezir las horas, e fazer todo el seruicio de Dios, segund es establescido en santa Eglesia. E la otra, porque se deuen tener por abundados, en beuir de aquella suerte que dan los Christianos a Dios, assi como diezmos, e primicias e ofrendas. E por ende todos aquellos que son ordenados de corona, o dende arriba son llamados clerigos comunalmente quier sean mayores o menores.

1.6.2

¶ Ley .II. Por que razon son llamados santos padres los que ordenaron el estado de santa Eglesia.

SAntos padres son llamados todos aquellos que fizieron el ordenamiento de santa Eglesia. E esto por dos razones. La vna, porque ellos fueron santos, en su vida, e en sus fechos. E la otra, porque fizieron ordenamientos santos. E padres los llaman, porque crian los Christianos spiritualmente, con el santo ordenamiento sobredicho: assi como los padres temporales crian sus fijos. E ellos fizieron departimiento entre los clerigos. Ca los vnos posieron en las eglesias cathedrales, e por mayores personas, por honrra de los logares que tienen, assi como Deanes, o Prebostes, o Priores, o Arcedianos: e aquellos a quien llaman en algunas Eglesias Chantres, e en otras, Capiscoles: e otros que dizen Tesoreros, o Sacristanes: e avn ay otros que llaman Maestrescuelas. E otros pusieron en las yglesias Colegiales, que non son obispados, en que ha otrosi personas, e canonigos en cada vna dellas, segun costumbre, que començaron vsar quando la fizieron de comienço. E avn sin todos estos otros clerigos y a que llaman parrochales, que han de auer vn mayoral en cada vna dellas, que aya la cura de las almas de aquellos que son sus parrochanos: e estos han vn mayoral, a quien llaman Arcipreste, que ha de auer muchas parrochas. Pero todos estos sobredichos, comoquier que sean en tantas maneras, o son Prestes, o Diaconos, o subdiaconos, o son de todos quatro grados, o de alguno dellos, o que han corona solamente: ca otro ninguno non puede ser beneficiado en santa Eglesia, sinon el que ouiere alguna destas ordenes.

1.6.3

¶ Ley .III. Que quiere dezir Dean, o Preboste, o Prior, o qual es el oficio dellos.

DEan es el primero persona e [sic], e el mayor en algunas eglesias cathedrales, afuera del obispo: e Decanus en latin tanto quier dezir como ome viejo e muy cano: ca bien assi como el ome que es cano, deue ser sesudo por derecho, e assossegado, e de buenas maneras. Otrosi lo deue ser el Dean entre los otros de la Eglesia, por honrra del logar que tiene. E avn Decanus en latin tanto quier dezir en nuestro lenguaje, como cabdillo de diez: e antiguamente quando las cathedrales eglesias eran pobres, partian en algunas dellas los clerigos a compañas, en que auia diez en cada compañia, e ponian vno por cabdillo de cada vna dellas, e llaman a este Dean. E porque el oficio del Dean es mas honrrado, e mayor que el de los otros, comunalmente en las mas eglesias (el obispo fuera) por ende deue ser mas honrrado en el coro, e en el cabildo: e deuenlo obedecer en las cosas que fueren guisadas e derechas. E el ha poderio de juzgar los de la eglesia, assi como juez ordinario, e puede vedar, e descomulgar a los que lo merescieren, e fazerles enmendar los yerros que ouiessen fecho. Empero este poderio que han los deanes sobre los otros, mas lo han por costumbre vsada de luengo tiempo, que por derecho escripto. E otras eglesias cathedrales son, en que ay prebostes e Priores, que tienen esse mismo logar, que los Deanes: e han esse mismo poderio. E prepositus en latin, quier tanto dezir en Romance, como ome que es antepuesto de los otros por mayoral (del Obispo afuera) e Prior en latin, tanto quiere dezir en Romance, como primero e mayoral de los otros, so el Obispo.

1.6.4

¶ Ley .IIII. Que quiere dezir Arcediano, e que cosas ha de fazer de su officio.

ARcediano en griego tanto quiere dezir en nuestro lenguaje, como cabdillo de Euangelisteros. E porque los Arcedianos son vicarios de los obispos, touo por bien santa Eglesia, de demonstrar que es lo que pueden fazer: e es assi como visitar las eglesias de su arcedianadgo, e ordenarlas, e oyr los pleytos que y acaescieren, e pertenescieren a juyzio de santa Eglesia. E han poder sobre los clerigos que y fueren, de los iudgar, e castigar, e fazer enmendar los males que fizieren en si, e en otri: fueras ende si fuessen los yerros tan grandes que non los podiessen fazer enmendar sin su obispo. E deuenles enseñar como biuan ordenadamente, e fagan bien su oficio. E deuen predicar al pueblo, e enseñarles la creencia, e mostrarles como se sepan guardar de los pecados. Ca de todas estas cosas son tenudos de dar a nuestro señor Iesu Christo cuenta e razon el dia del juyzio. E por todo esto que han de fazer, dixo sant Clemente Papa, que el Arcediano era como ojo del Obispo: porque el ha de ver todas las cosas que fueren mal fechas en su arcedianadgo. Ca el las ha de ver, e fazer enmendar, e mostrarlas al Obispo, que las castigue, e las enmiende. E avn al han de fazer los Arcedianos: ca ellos deuen examinar los clerigos, quando se vinieren a ordenar, si saben leer, e cantar, e construyr: e si son tales, que merezcan aquella orden que demandan, e presentarlos al obispo. Mas non les puede dar letras para otros obispos que los ordenen, si non fuer por mandado de sus obispos. Nin pueden dar otrosi cura de almas a ningun clerigo, sin mandado dellos: fueras ende si en algunas Eglesias lo ouiessen vsado luengo tiempo, por costumbre. E otrosi, los clerigos que ouieren de auer los beneficios, deuenlos prouar primeramente los Arcedianos, si los merescen, e despues presentarlos al Obispo, que gelos de. E despues que el Obispo gelos ouiere otorgado, deuenlos ellos meter en tenencia: e quando el Obispo quisiere fazer algun Arcipreste, el Arcediano se deue acertar con el en fazerlo: e si el Arcipreste fiziere porque pierda el arciprestadgo, el Arcediano deue ser con el Obispo quando gelo tollere: e esto es, porque el Arcipreste es vicario de amos a dos, tambien del Arcediano como del obispo. E al Arcediano pertenesce, primeramente de poner en la silla al Abad, e al Abadessa que el Obispo fiziesse en su arcedianadgo. Otrosi, el Arcediano tiene poderio de vedar, e descomulgar, tambien a los clerigos: como a los legos de su Arcedianadgo, quando lo merescieren: e vedar las Eglesias, que non digan horas segund lo han de costumbre.

1.6.5

¶ Ley .V. Que quiere dezir Chantre o Capiscol, o primicerio. e qual es el oficio dellos.

CHantre tanto quiere dezir, como cantor: e pertenesce a su oficio de començar los responsos, e los hymnos, e los otros cantos que ouiere de cantar, tambien en los cantares que se fizieren en el coro, como en las processiones que se fizieren fuera del coro, e el deue mandar a quien lea o cante las cosas que fueren de leer, o de cantar, e a el deuen obedescer los acolytos, e los lectores, e los psalmistas. E algunas Eglesias cathedrales son en que ay Capiscoles que han este mismo oficio que los Chantres, e Capiscol tanto quiere dezir como cabdillo del coro, para leuantar los cantos. E avn ay otras eglesias en que ay Primicerios que han este mismo oficio que los Chantres: e Primicerio tanto quiere dezir en latin, como primero en el coro, o en començar los cantos, e mandar e ordenar a los otros como canten e anden honestamente en las processiones. E la mayoria desta dignidad se puede mejor saber por costumbre vsada de las Eglesias, que por otro derecho escripto.

1.6.6

¶ Ley .VI. Que quiere dezir Tesorero, o sacristan, e qual es el oficio dellos.

TEsorero tanto quier dezir como guardador de tesoro: ca a su oficio conuiene de guardar las cruzes, e los calices, e las vestimentas, e los libros, e todos los otros ornamentos de santa Eglesia, e el deue componer los altares, e tener la Eglesia limpia e apuesta, e abondada de encienso, e de candelas, e de las otras luminarias que son menester. Otrosi, el deue guardar la chrisma: e mandar e ordenar como se faga el baptismo E a su oficio pertenesce de fazer tañer las campanas. E avn algunas Eglesias ay en que ay sacristanes que han esse mismo oficio que Tesorero. E Sacristan en latin tanto quier dezir en Romance, como ome que es puesto a guardar las cosas sagradas.

1.6.7

¶ Ley .VII. Que quier dezir Maestrescuela, e qual es su oficio.

MAestrescuela tanto quier dezir como maestro, e proueedor de las escuelas: e pertenesce a su oficio. de dar maestros a la eglesia, que muestren a los moços leer e cantar: e deue enmendar los libros de la Eglesia, porque leyeren: e otrosi, enmendar al que leyere en el Coro, quando errasse. E otrosi, a su oficio pertenesce de estar delante, quando se prouaren los escolares en las cibdades donde son los estudios, si son tan letrados, que merezcan ser otorgados por maestros de Grammatica, o de Logica, o de alguno de los otros saberes: e aquellos que entendiere que lo merescen, puedeles otorgar, que lean assi como Maestros. E esta misma dignidad llaman en algunas eglesias Canceller: e dizenle ansi: porque de su oficio es de fazer las cartas, que pertenescen al cabildo en aquellas Eglesias donde es assi llamado.

1.6.8

¶ Ley .VIII. Que quier dezir Arcipreste, e que cosa ha de fazer de su oficio.

ARcipreste tanto quiere dezir, como cabdillo de prestes: e esto es, porque tiene poder sobre ellos en las cosas que adelante diremos. E los Arciprestes son en tres maneras, las dos son en las Eglesias Cathedrales: que tienen logares como Deanes. E en otras eglesias Cathedrales, ay otros que non tienen tamaños logares, como ellos: e sin estos ay otros Arciprestes menores, que son puestos por las villas de los obispados. E los primeros arciprestes que tienen logares de Deanes, son mayores que Arcedianos: e deuen fazer su morada continuadamente en la Eglesia Cathedral, mas que en los otros logares. E han de tener en guarda todos los prestes dessas mismas eglesias, donde fueren arciprestes, e a todos los otros de la cibdad, segund la costumbre vsada de cada logar. E quando el Obispo non fuere en la Eglesia, ellos deuen cantar la missa en su logar, o mandar a otros que la digan. E los otros Arciprestes que son en las Eglesias cathedrales, comoquier que non tengan tan grand logar como Deanes: esso mismo han de fazer de su oficio, como los otros, fueras ende que son menores que los arcedianos, e son tenudos de los obedescer. La tercera manera de los otros, que son puestos por las villas de los obispados son menores que los de las Eglesias cathedrales: e cada vno es tenudo de obedescer a su Arcediano: e destos atales se entiende lo que dize la quarta ley ante desta, que deuen ser puestos por el obispo, e por el Arcediano: e ellos los deuen tirar, quando fizieren por que. E las cosas que aquestos han de fazer son estas, deuen requerir, e visitar todas las Eglesias de sus arciprestadgos, tambien las de las villas, como las de las aldeas: e saber como biuen los clerigos, e como fazen su oficio: e otrosi, de que vida son los legos: e si fallaren que algunos destos han fecho algun yerro, deuengelo fazer enmendar, e castigarlos que lo non fagan dende en adelante: e si los yerros fueren atales, que ellos non los puedan castigar, nin fazer enmendar deuenlo dezir a los Arcedianos, o a los obispos que los castiguen, e pueden descomulgar, e vedar, segund que dize en la quarta ley ante desta, que lo pueden fazer los Arcedianos.

1.6.9

¶ Ley .IX. Que quiere dezir Preste, e que cosas ha de fazer de su oficio.

PReste tanto quiere dezir en lenguaje griego, como viejo. Pero esta vejedad no se entiende por razon del tiempo, mas por honrra del logar, que tiene: ca antiguamente viejos solian llamar a los que tenian logares honrrados: e auian de fazer los grandes fechos. E avn oy dia lo vsan los Moros, e los Iudios, E avn tienen los Prestes otro nome en latin, que les llaman sacerdotes. que quiere tanto dezir, como cabdillos sagrados. Ca en verdad ellos son mayores, quanto en orden de todos los otros clerigos (de los Obispos afuera). E avn tambien han este nome por otra razon porque ellos son dadores de los sacramentos de santa Eglesia: e dellos los resciben los Christianos, fueras ende la confirmacion, que non pertenesce a otri de dar sinon a los perlados. E aun en el tiempo antiguo, a los obispos, tambien los solian llamar prestes. Pero este nome de preste, o sacerdote, tanto quiere dezir en nuestro lenguaje, como missacantano, que ha de consagrar el cuerpo, e la sangre de nuestro señor Iesu Christo. E otrosi ellos deuen predicar al pueblo, e darles la bendicion, despues de la missa, diziendoles assi, que los bendiga el padre, e el fijo, e el spiritu santo, dexando las otras palabras en el medio, las quales dizen los obispos. E aun tambien ellos pueden otrosi reconciliar a los descomulgados, veyendolos en ora de muerte: faziendoles primeramente iurar que esten a mandamiento, e obediencia de santa Eglesia.

1.6.10

¶ Ley .X. Que quiere dezir diacono, e subdiacono e que cosas han de fazer de su oficio.

DIacono tanto quiere dezir en griego, como seruidor, Ca ellos han de seruir a los prestes quando cantan la missa: e han de ofrescer el pan, e el vino, de que se consagra el cuerpo de nuestro señor Iesu Christo, e ellos han de dezir el Euangelio que cuenta los sus fechos, e por esto los llaman Euangelisteros: e pueden aun predicar, e baptizar: e dar penitencias a ora de muerte, quando non pudiessen auer prestes, e aun han otro nome que les dizen leuitas: e esto es porque los primeros dellos fueron del linaje de Leui, que fue vno de los fijos de Israel. E subdiacono tanto quiere dezir, como menor en orden que los diaconos. Ca ellos han de seruir a los diaconos: e ellos los deuen dar el pan, e el vino, que dize de suso, que es para el sacrificio, e han destar despues dellos quando cantan la missa, e ellos deuen dezir las Epistolas: e por esso los llaman epistoleros.

1.6.11

¶ Ley .XI. que nome han cada vno de los quatro grados, e que deuen fazer aquellos que los han.

AColito es el mas honrrado de los quatro grados, que quiere tanto dezir en griego, como aquel que tiene el cirio, e esto deuen ellos fazer quando dizen el Euangelio. Otrosi quando lleuan la Hostia: e el vino a consagrar, e esta candela traen en significança que creamos que nuestro señor Iesu Christo es verdadera luz. E por esta razon misma las encienden a la missa, e non la deuen dezir sin candela: e ellos deuen traer el agua, e darla aquellos que siruen en el altar. E esta orden primeramente fue fecha en la vieja ley. E començo en el tiempo de Moysen, e de Aaron que fue el primero obispo de los judios. E exorcista es el otro grado, que quiere tanto dezir, como conjurador: ca estos tienen poder de conjurar en el nome de Dios a los diablos que salgan de los omes: e que non tornen en ellos jamas. E por ende deuen saber estas conjuraciones de coro, porque las sepan dezir de coro quando menester fuere. E esto fizo primeramente el Rey Salomon. Otro grado y a que llaman lector, que quiere tanto dezir, commo leedor: e este deue ser atal, que sepa leer las profecias, e las liciones abiertamente, departiendo las palabras segund son: porque las puedan mejor entender los que las oyeren. Ostiario es otro grado que quiere tanto dezir, como portero: en la vieja ley estos estauan a las puertas del templo, guardando que non entrasse y ninguno, que non fuesse limpio, e apuesto: e segun el ordenamiento de santa Eglesia, estos deuen echar della los descomulgados: e a todos los otros que non son de la nuestra ley: e deuen acoger a todos los Christianos. E orden de corona, es entrada para los otros grados que auemos dicho: e es comienço de clerezia: e lo que estos deuen fazer, es de rezar los psalmos en la Eglesia. E por esso los llaman psalmistas.

1.6.12

¶ Ley .XII. Quales omes non pueden rescebir orden de clerezia.

CLerezia, es llamada de todas estas ordenes que dicho auemos. Mas porque y a algunos omes que las non pueden rescebir: touo por bien santa Eglesia de los mostrar: e son estos assi como los que non son legitimos: e legitimo tanto quiere dezir, como fijo que es nascido segund ley, e esto puede ser en tres maneras. La primera es si es nascido de casamiento de bendiciones. La segunda es, si alguno fizo con muger con quien non fuesse casado fijo: e despues desto se casasse con ella, segund manda santa Eglesia. La tercera es, quando lo legitima el Papa: o otri por su mandado. Pero aun y a otra razon, porque puede rescebir estas ordenes sobredichas, el que non fuesse legitimo: e esto seria, si entrasse en orden de religion primeramente: mas comoquier que estos legitimados, o que entran en religion pueden auer orden de clerezia con todo esso non pueden auer dignidad, nin personaje, a menos de otorgamiento del Papa, nin otrosi non pueden auer orden los que fuessen embargados por razon de casamiento, en alguna de las maneras sobredichas, que son en el titulo de los perlados: en la ley que comiença, embargado seyendo alguno por razon de casamiento. Nin otrosi aquel que ouiesse fecho omicidio de su voluntad, non se puede ordenar, nin vsar de las ordenes que ante auia, assi como delante se mostrara.

1.6.13

¶ Ley .XIII. En quantas maneras se faze el omicidio, de que nasce embargo a los omes para non poder rescebir orden de clerezia.

OMicidio se faze en tres maneras. La primera, por voluntad. La segunda, por ocasion. La tercera, por premia. E la que es de voluntad se parte en quatro maneras. E la que es de ocasion en dos. E la que se faze por premia en otras dos: e de cada vna destas maneras porque se embargaria la orden de clerezia fablaremos en su lugar. E primeramente de aquella por que se faze el omicidio por voluntad.

1.6.14

¶ Ley .XIIII. En quantas maneras se faze el omicidio de voluntad.

VOluntad es cosa que mueue a los omes a obrar por si, sin premia de otri: e comoquier que esta puede caer en todas las cosas, queremos aqui fablar señaladamente de aquella que tañe en fecho de omicidio de voluntad, porque se embargan las ordenes. E esto puede ser en quatro maneras, assi como por fecho, o por consejo, o por mandamiento, o por defendimiento. La primera de fecho es, quando mata vno a otro por sus manos. Le segunda de conseio es, quando conseja vno a otro, que mate alguno, o da consejo a quien le conseje que lo faga. La tercera del mandamiento es, quando alguno manda a otro, sobre quien tiene poder, diziendo mandote que mates a fulano: o mata los que fallares o si esfuerça los que pelean, diziendoles matadlos. Ca maguer aquellos a quien lo dize assi, non fuessen suyos, aquel esfuerço que les da, tanto es como mandamiento, para ser en culpa de omicidio aquel que gelo mando. La quarta que es, del defendimiento, entiendesse en dos maneras. La primera, si ampara a alguno que quieren matar, e non defiende a aquel que ampara, que non mate al otro. La segunda, si algunos se quieren matar, e viene otro por despartirlos, e sobre esto viene otro alguno de alguna parte, e defiende aquel que los non desparta, e acaesciesse sobre tal defendimiento, que se faze el omicidio. Onde qualquier que aya fecho omicidio de voluntad en algunas de las maneras sobredichas, non puede rescebir ordenes, nin vsar de las que ante auia fueras ende si el Papa dispensasse con el, assi como de suso es dicho, en las leyes que fablan en esta razon.

1.6.15

¶ Ley .XV. En quantas maneras se faze el omicidio de ocasion.

DIcho es en la ley ante desta, en que manera se faze el omicidio de voluntad, e agora conuiene dezir aqui del que se faze por ocasion, e este atal puede ser en dos maneras. La primera si el omiziano es en culpa, e non le escusa de pena assi como quando algun clerigo, faze cosa que le non conuiene de fazer. E esto se entiende como si matasse ome corriendo cauallo, o alançando, o bohordando, e echando piedra, o dardo, o tirando de ballesta, e faziendo otras cosas semejantes destas, ca maguer el omezillo acaesciesse por ocasion, e se guardasse el fazedor quanto pudiesse de fazer daño, non se puede escusar que non sea en culpa: porque le acaesce de fazer el omezillo, vsando de cosa que le non conuiene. E por ende non puede vsar de las ordenes que antes tenia, nin de sobir a mayores, a menos de dispensar con el el Papa. Esso mismo seria si algun clerigo firiesse muger preñada, como en manera de castigo, o le diesse yeruas, con entencion de melezinarla, o fiziesse otra cosa qualquier, non cuydando que se perderia la criatura por ende: ca si por tal razon se perdiesse la criatura seyendo biua, non puede sobir a mayores ordenes, nin vsar de las que antes auia. La segunda manera que saca el omizero de culpa, e lo escusa de pena es ansi: como quando algun clerigo faze omicidio por ocasion, faziendo alguna labor, o otra cosa que le conuenga, guardandose de fazer daño a otri, quanto pudiere, esto seria, como si adobasse campanas, o cortasse algun arbol, o derribasse pared, o obrasse alguna cosa semejante destas, e dixesse aquellos que passassen por aquel logar, que se guardassen, e esto dixesse en sazon que lo podiessen fazer, e ellos non se quisieren guardar, e acaesciesse que muriesse alguno: ca del omezillo que conteciesse por tal ocasion, non seria en culpa el que lo ouiesse fecho, nin auria menester dispensacion para vsar de las ordenes que ante auia, nin para sobir a mayores. Empero si de aquel omezillo nasciesse grand escandalo, o fuere ende tan mal infamado el que lo ouiesse fecho, porque le fuesse menester de se saluar e non lo pudiesse fazer: estonce auria menester dispensacion. Mas si non se guardara quanto pudiera, e deuiera de fazer daño, segun que de susodicho es, non puede vsar de las ordenes que ante auia, quando fiziesse el omezillo, nin ordenarse de mayores, a menos de dispensacion del Papa, e esto es porque fue en culpa.

1.6.16

¶ Ley .XVI. En que manera se faze el omicidio por premia.

PRemia, es cosa que escusa a los clerigos de pena que maguer fagan el omicidio, non han menester dispensacion, para vsar de las ordenes que ante auian, comoquier que non pueden sobir a mayores ordenes, a menos de dispensar el Papa con ellos primeramente. E esto seria como si algun clerigo matasse ome en defendiendose, non lo podiendo escusar en ninguna manera. E aun podia acaescer que algun clerigo faria de otra guisa omezillo, que seria como en manera de premia. Pero non se podria escusar de pena el que lo fiziesse, e esto seria, como si supiesse que le venia a cercar la casa, o el logar en que estaua, o que andauan algunos por matalle, o en alguna otra manera semejante destas, e sabiendolo, e podiendolo escussar, non lo quisiesse fazer: ca si en tal manera fiziesse omicidio, non se podria despues ordenar de mayores ordenes, comoquier que su obispo, le puede sostener en aquellas que ante auia, e dexarle sus beneficios, por le fazer bien, e merced, despues que ouiesse complido la penitencia que diesse por razon del omicidio que ouiere fecho desta manera.

1.6.17

¶ Ley .XVII. Como el omezillo que es fecho en manera de justicia embarga al que lo fiziere para non se poder ordenar.

LOgar teniendo algun ome de juez, si fiziesse matar, o lisiar a otro por razon de justicia, non se puede despues ordenar para ser clerigo. Esso mismo seria, del que se acertasse en pleyto de tal justicia, por fecho, o por mandado, o por ayuda, o por consejo. E por ende si alguno que fuesse de otra ley, se ouiesse acertado en fazer tal justicia, como esta, ante que se tornasse Christiano, embargarle y a el omicidio que assi ouiesse fecho: de manera que se non podria despues ordenar: comoquier que non lo embargaria la muerte que ouiesse fecho en otra guisa, como non deuia, e non por razon de justicia: si despues quel fuesse baptizado quisiesse rescebir ordenes. E esto touo por bien santa Eglesia, porque en matar ome por justicia non y a pecado ninguno, porquel derecho lo manda, e pues que pecado y non yaze, non se tuelle por el baptismo que laua todos los pecados. Pero nasce grande embargo al que tal omezillo faze, en manera que non se puede despues ordenar.

1.6.18

¶ Ley .XVIII. Que los sieruos non pueden rescebir orden de clerezia, e que pena meresce el que los ordenasse sabiendalo [sic].

ORdenado non deue ser ninguno que sea sieruo, a menos de ser primero forro. Pero si alguno lo ordenasse a menos de ser forro, o libre, non sabiendolo su señor, o sabiendolo, e contradiziendolo, quando lo quisiessen ordenar, e demandandole: aunque fuesse ordenado de qualquier orden deue ser tornado a su señor. Mas sabiendolo el señor, si lo non contradixesse, dende adelante finca por libre, e non lo puede el señor demandar por su sieruo. E si el señor non lo supiere, e el obispo que lo ordenasse, o el que gelo presentasse para ordenar, fuessen ende sabidores, deuenle pechar dos sieruos tan buenos como aquel, e si el vno lo sopiere: e el otro non, deuele pechar tales dos sieruos, el que fue sabidor dello, e si non ouiere de que lo pechar, deuen tornar el sieruo a su señor. Pero si algun sieruo fuesse ordenado, non lo sabiendo su dueño, e si el obispo que lo ordeno, e el que gelo presento non sopiessen que era sieruo, si fuere ordenado de las primeras ordenes, que son quatro grados, deuenlo tornar aquel cuyo era tambien como si non ouiesse rescebido las ordenes. Mas si fuere ordenado de Epistola, o de Euangelio: dezimos que non lo pueden desordenar: mas deue el mismo dar por si otro sieruo tal: e si non ouiere de que, deue ser tornado a su señor. E si fuere ordenado de missa, deuele tomar aquel cuyo es lo que ouiere, e si non fallare que le tome, puedele traer consigo que le diga las oras, o que le sirua en otro logar de aquel officio que a preste pertenesce. E esto es por honrra de la orden que rescebio, e lo que es dicho de suso, que el señor puede demandar su sieruo, despues que fue ordenado, e tornarlo en su seruidumbre, en las maneras sobredichas, entiendesse si lo demandare fasta vn año despues que lo el sopiere. Ca dende adelante, non lo podria fazer sinon por alguna de las razones que dize, en las leyes del titulo, que fabla, del tiempo, porque se gana, o pierde el señorio de las cosas.

1.6.19

¶ Ley .XIX. Por que razones non pueden rescebir ordenes sagradas los que fazen publica penitencia.

PVblicamente auiendo alguno fecho penitencia, non puede rescebir ordenes sagradas, e esto es por quatro razones. La primera, por la alteza de las ordenes, ca es tan honrrada cosa, que non deue ser abiltada en tal ome que tan grauemente pecasse, porque ouiesse de fazer penitencia concejeramente. Ca maguer el pecado se desfaga por ella empero finca la verguença: e la mala fama del, que le embarga para non se poder ordenar. La segunda razon es, que pueden sospechar del: que por auentura tornara otra vez en aquel peccado mismo, pues que lo ha fecho. La tercera razon es, que podria poner escandalo en el pueblo, si lo ordenassen, mouiendose a dezir mal contra los que le diessen, la orden, teniendo que errauan en darla a tal ome que ouiesse fecho tan gran yerro, porque mereciesse atal penitencia. La quarta razon es, que podria ser sospecha del, que non podria bien castigar, despues que orden rescibiesse, a los que cayessen en aquel pecado mismo, quel ouo fecho: ca siempre le vernia en miente, quando los quisiesse reprehender, como le auia acaescido tal yerro como aquel, e por ende auria verguença de lo fazer.

1.6.20

¶ Ley .XX. De los que resciben baptismo con premia de enfermedad, e el que se baptiza dos vezes a sabiendas, que non deue rescebir ordenes.

ORdenes non puede rescebir, el que seyendo sano, e de edad non se quisiesse baptizar, e despues quando enfermasse recibiesse baptismo por miedo de muerte. E esto es, porque semeja que non lo fizo de buena voluntad: mas con miedo. Empero tal como este, que assi fuesse baptizado, bien se puede ordenar, si despues que sanare fuere de buena vida, e guardare bien su christiandad, o si aquella eglesia para do le quieren ordenar, es tan menguada de clerigos, porque ouiessen a el de tomar. Otrosi el que fuere baptizado, o crismado, o recibiere a sabiendas vna orden dos vezes, non se puede mas ordenar Pero si alguno lo fiziesse, non se le viniendo en miente: bien puede rescebir ordenes despues: ca todo ome deue entender, que non se toma dos vezes la cosa: maguer la faga, pues que non son ciertos que fue ante fecha: onde aquel que dos vezes rescebiere a sabiendas este sacramento sobredicho de orden, deuenle toller las ordenes porque desprecio mandamiento de santa Eglesia.

1.6.21

¶ Ley .XXI. Por que razones non deuen ser ordenados los clerigos estraños, o los que non son conoscidos.

EStraño, o non conoscido, seyendo alguno de aquellos que se viniessen ordenar, non le deue el obispo dar ordenes por dos razones. La vna, porque non deuen ordenar, nin judgar ome de obispado ageno, ca si lo fiziesse non podria aquel que la orden rescibiesse vsar della, a menos de gelo otorgar su obispo. La otra razon es, porque aquellos que salen de los obispados onde son, e van a los agenos algunos dellos, ya que lo fazen por malfetrias, o yerros que han fecho, o porque son de tan malas costumbres, que non los quieren ordenar sus obispos. E demas estos atales mienten muchas vegadas, diziendo que son ordenados, e non han orden ninguna, o dizen que son de mayores ordenes de las que non han, por sobir mas ayna a las que cobdician auer.

1.6.22

¶ Ley .XXII. Que ninguno ha de rescebir ordenes sagradas de obispo que ouiesse renunciado su obispado.

REcebir non deue ninguno ordenes sagradas, de obispo que ouiesse renunciado su obispado, e su dignidad. Pero las otras bien las pueden rescebir del, pues que los abades benditos, que non son obispos, bien pueden ordenar de corona, o de orden de Ostiario, o de letor. E si por auentura acaesciesse, que algunos a sabiendas recibiessen ordenes sagradas de tales obispos: non pueden vsar dellas. Mas si las ouiessen recebidas, non lo sabiendo: bien lo pueden fazer con licencia de su obispo. Pero si sabido fuesse concejeramente en aquella tierra, donde los ordenauan, quel obispo auia renunciado su obispado, e la dignidad: assi como dicho es: estonce non podrian vsar de las ordenes, que ansi ouiessen recebido, nin les deuen otorgar sus perlados que vsen dellas maguer dixessen que non lo sabien: ca la cosa que publicamente sabien todos, non se puede ninguno escusar della, diziendo que lo non sabe. Mas los clerigos que rescibiessen ordenes sagradas de obispo que renunciasse su obispado tan solamente, e non la dignidad: bien pueden vsar dellas, si las rescibiessen con otorgamiento de su perlado: fueras ende si el Papa, o otro por su mandado lo ouiesse defendido que las non fiziesse.

1.6.23

¶ Ley .XXIII. Quales officios embargan los omes que non tomen ordenes.

TEniendo alguno officio porque deua dar cuenta al Rey, o a algun rico ome, o a concejo, o atales logares de que touiesse algo: assi como mayordomia, o otra cosa que le semejasse: defiende sancta Eglesia, que non se pudiesse ordenar. E esto fue por dos razones. La primera, porque la Eglesia non rescibiesse daño, nin menoscabo, de los Señores a quien fuessen tenudos estos atales de dar cuenta, por razon de los logares que touieron. La segunda, porque con razon podrian sospechar, contra los que assi quisiessen rescebir ordenes, que mas era su intencion de las tomar por cuyta, e estoruar de non dar cuenta a sus señores poderosos: que por fazer seruicio a Dios con ellas. Mas si la cuenta ouiessen a dar a biuda, o a huerfanos, o algun ome que non fuesse poderoso, o rico segun sobredicho es: non le deuen por esso dexar de ordenar. Ca bien se entiende, que estos atales non aurian a dar tan grand quantia de auer, de que pudiesse venir daño a las Eglesias, si lo ouiessen de pagar por ellos: nin semeja otrosi guisada cosa, que tales omes los deuiessen prender. E si esta cuenta sobredicha ouiessen de dar a obispo, o a otro clerigo: bien los pueden ordenar, porque segund derecho de santa Eglesia, por deuda que deua vn Clerigo a otro, non le pueden prender. E otrosi touo por bien santa Eglesia, que si el que se quisiesse ordenar, fuesse deudor de otra manera, que non fuesse por razon de cuenta, como por emprestido: o de otra manera que deuiesse a otri, que non lo deuen por esso dexar de ordenar. Ca aquel que auia la demanda contra el en saluo le finca, para le poder demandar su deuda: assi como ante que fuesse ordenado, e delante aquel mismo juzgador: que los podia estonce juzgar e aquel lo puede fazer entregar, assi en patrimonio, como en las otras cosas muebles, que ouiere de su oficio, o de otra parte.

1.6.24

¶ Ley .XXIIII. Que non deuen dar ordenes sacras a ningun clerigo, contra quien ouiessen mouido pleyto, por razon de mayordomia: fasta que sea acabado.

MOuido seyendo pleyto contra alguno, que quisiesse rescebir orden sagrada: sobre cosas que le demandassen que tiene, o que touiera, de que ouiesse a dar cuenta a tal ome que non fuesse Rey, o otro que lo demandasse por razon de concejo, podria ser que esta demanda que le mouieron, ante que le quisiessen ordenar, o estonce en alguna destas tres maneras, o por razon de porfia que non quisiesse dar cuenta, o por engaño que ouiesse fecho en aquello que touiera, o porque ouo culpa, non lo aliñando: o non lo recabdando como deuia: onde si fuesse por razon de engaño, o de porfia: por qualquier destas dos non le deuen ordenar, fasta que sea acabado aquel pleyto. Empero el judgador que lo ouiesse de librar, les deue poner plazo fasta que se libre. Mas si el pleyto es por razon de culpa, segund que sobredicho es: ordenarlo pueden, maguer lo contradixesse su contendor. Ca despues en saluo le finca, para poderle demandar aquella razon: assi como de primero delante aquel mismo judgador. Pero si ninguno non le fiziesse tal demanda como esta, non le deuen dexar de ordenar: maguera sea tenudo de darle cuenta: fueras ende si fuesse cosa conoscida, que ouiesse fecho algun engaño en las cosas quel ouiera del: ca estonce non lo deue ordenar fallandolo de tal fama.

1.6.25

¶ Ley .XXV. Por quales miembros es dicho el ome complido, o non para poder rescebir ordenes sagradas.

FOrma de ome es complida quando ha todos sus miembros complidos, e sanos, e el que tal non fuer non le pueden llamar ome complido quanto en facion, E por ende non touo por bien santa eglesia, que a estos tales diessen orden sagrada. Pero esto de los miembros, se entiende desta manera, que el que ha algunos dellos menos, o es de aquellos que parecen o de los encubiertos, e si es de los que parescen, o es de los mayores, o de los menores, e estos que llaman mayores, o lo son en grandeza de si: assi como el braço, o la pierna: o el pie, o la mano, o por grand apostura que dan a los cuerpos assi como el ojo, o la nariz, o la oreja, o el labrio, o algun dedo de las manos. Ca por qualquier destos miembros que aya el ome menos, por alguna manera, non le deuen dar orden sagrada. Mas si es alguno de los miembros encubiertos que son vergonçosos de nombrar, e lo perdiesse por fuerça, que le fiziessen, o por ocasion que le viniesse, o por temor que ouiesse de caer en grande enfermedad: porque los dexasse tajar, si esto fiziesse por consejo de los fisicos, como sabidores desso non le deuen dexar de ordenar por esta razon. Pero si los tajasse con su mano, o los fiziesse a otri tajar de su grado: non lo deuen ordenar. E si ha menos algun miembro de los menores: assi como diente, o algun dedo del pie: non le embarga para ser ordenado, nin otrosi quando ouiesse menos alguna partida del dedo de la mano: fueras ende si fuesse aquella mengua de manera, que le fiziesse grand feadumbre: o lo embargasse de guisa que non pudiesse tomar la Hostia, o frangerla quando fiziesse el sacrificio. E otrosi bien pueden ser ordenados, los que ouiessen seys dedos en la mano, o los que ouiessen mayor el vn ojo quel otro, o amos muy someros: porque esto es mas desapostura de los mienbros que mengua. Pero tales embargos como estos, que vienen por manera de leydeza: por mas razon touo santa Eglesia que fuessen judgados por vista de aquel que ha de fazer las ordenes: que por establescimiento que fuesse fecho sobre ello.

1.6.26

¶ Ley .XXVI. Que las mugeres non deuen rescebir orden de clerezia.

MVger ninguna non puede rescebir orden de clerezia, e si por auentura viniesse a tomarla, quando el obispo faze las ordenes, deuela desechar. E esto es, porque la muger non puede predicar, maguer fuesse abadessa, nin bendezir, nin descomulgar, nin absoluer, nin dar penitencia, nin iudgar, nin deue vsar de ninguna orden de clerigo maguer sea buena, e santa. Ca comoquier que santa Maria madre de Iesu Christo fue mejor, e mas alta que todos los Apostoles, non le quiso dar poder de absoluer, mas diolo a ellos, porque eran varones.

1.6.27

¶ Ley .XXVII. De que hedad deuen ser los que quieren rescebir orden de clerezia.

Años contados puso el derecho de santa Eglesia, a los que han de ser clerigos, para poder rescebir ordenes de clerezia: ca si los non ouiessen, non las podrian rescebir onde si alguno fue dado desde niño a clerezia, desque ouiere siete años fasta doze, bien puede auer orden de corona, e las otras ordenes menores, fasta la que llaman acolito, e desque ouiere doze años bien puede ser acolito, e de veynte años subdiacono, e quando fuere de edad de veynte, e seys años, puede rescebir orden de diacono. E quando andouiere en hedad de treynta años, puede rescebir orden de preste. Pero si alguno ouiesse Eglesia parochial, o fuesse Dean: o Arcipreste, o Abad: bien se puede ordenar de missa, desque ouiere veynte, e cinco años. E esto por razon de aquellos logares que tienen. Mas si alguno seyendo lego, desque ouiesse diez e ocho años, quisiesse ser clerigo, e demandasse que lo ordenassen: en siete años puede rescebir todas las ordenes desta guisa: en los dos primeros puede auer corona: e quatro grados: e en los otros cinco años puede ordenarse de todas las otras ordenes mayores: si como subdiacono, e diacono, e preste. Empero bien puede rescebir con otorgamiento de su perlado, todas las ordenes en año, e medio, auiendo alguna razon justa porque lo deue fazer assi, como por ser muy fidalgo, o muy letrado o de buena vida, o por ser menguada la Eglesia de clerigos. E otrosi el que entrasse en orden de religion puede rescebir todas las ordenes en vn año. Ansi en estas hedades, e en esta manera que es dicha en esta ley, deuen dar los obispos las ordenes, e non de otra guisa: nin deuen otrosi muchos clerigos ordenar, si non fuessen conuinientes al derecho. Ca la santa Eglesia mas quiere que sean pocos, e buenos, que muchos, e sin pro. Otrosi, non deuen a ninguno dar dos ordenes sagradas en vn dia, nin vna orden sagrada con los quatro grados, nin aun deuen dar los quatro grados en vn dia: fueras ende, si lo ouiessen de costumbre en alguna Eglesia: que los diessen todos en vno, e aun non tan solamente deuen catar estos embargos, que auemos dicho en estas leyes a los que se han de ordenar para clerigos: mas aun los que han elegir para obispos.

1.6.28

¶ Ley .XXVIII. Que los clerigos nen [sic] deuen rescebir ordenes a furto.

FVrto faze todo ome que toma la cosa agena, non lo sabiendo su dueño, o contra su voluntad. E por ende a semejante desto, furto faze el que rescibe ordenes sin sabiduria de su obispo, e deue auer pena por ello, e aqual que las rescebiesse desta guisa, que se ordenasse de obispo ageno, sin otorgamiento del suyo, o el que rescibe dos ordenes en vn dia, non lo sabiendo el que lo ordenasse: la pena que deue auer el que se ordenasse en alguna destas maneras es, que non puede vsar de aquellas ordenes que assi rescibiere, nin de las otras que ante auia rescebido, e demas deue perder el beneficio, que auia en la sazon que se ordeno, por razon de la orden que rescebio a furto. E otrosi, el obispo que diere en vn dia orden de quatro grados, e orden de subdiacono a vn clerigo, o dos ordenes sagradas, o fiziere ordenes a sabiendas, en tiempo, que non conuiene: pierde el poderio de fazer las ordenes, fasta, que dispense con el el Papa. E otrosi el que rescebiere orden ante que aya hedad conplida, para rescebirla, segund dize la ley ante desta, deuele vedar que non vse della, fasta que llegue a la hedad en que la deuiera rescebir. E esto por desprecio del que lo ordeno: e al obispo que le dio la orden, deuele vedar su mayoral, que non faga ordenes: e demas apremiarlo, que le de beneficio, en que pueda beuir aquel que ordeno sin tiempo. Otrosi touo por bien santa eglesia, que si algun clerigo saltasse de vna orden a otra, dexando alguna entre medias: como si fuesse de epistola, e dexasse la orden de euangelio en medio, e se ordenasse de missa que despues non deue vsar de aquella orden que assi rescebio, nin de la otra que ante auia, fasta que aya complido la penitencia que le pusiere su perlado, e el aya rescebido la orden que entre medias dexara.

1.6.29

¶ Ley .XXIX. Como los clerigos non deuen vsar de las ordenes que non han rescebidas.

VSar non deue ningun clerigo de orden que non ouiesse rescebido: como si fuesse de epistola, e vsasse de euangelio, o de euangelo e dixesse missa: e si alguno lo fiziesse deuenle vedar por siempre, que non vsasse de aquella orden que ante auia fueras ende si despues que ouiesse estado vedado dos años, o tres su obispo le quisiesse fazer merced en consentirle que vsasse della. Mas con todo esso de alli en adelante, non puede sobir a mayores ordenes: e si su perlado non le quisiere fazer esta merced pues que ha orden sagrada, bien le podria dar algun beneficio en que biuiesse, non seyendo de aquellos que ouiessen cura de almas. E esto es, porque non se aya de meter con mengua a fazer cosas desaguisadas. E porque el obispo pueda fazer esto: mas seguramente, deuele todavia consejar, que faga penitencia de aquel yerro que fizo: mas por ser mas seguro sin dubda, deue el clerigo entrar en orden, non por premia, mas de su grado: porque pueda mejor complir su penitencia.

1.6.30

¶ Ley .XXX. Por que razones pueden ser apremiados los clerigos que han dignidades resciban ordenes.

COnstreñir puede el obispo si quisiere algunas vegadas a los clerigos de su obispado, que resciban ordenes. E esto seria, quando se non quisiessen ordenar. Pero non touo por bien santa Eglesia que lo fiziessen sin razon: e mando que si el obispo quisiere apremiar a su clerigo que resciba orden sagrada: por razon de dignidad, o de beneficio que ouiesse: como si fuesse Arcediano que deue ser diacono, o Dean, o Abad, o Prior, o Arcipreste, o otro clerigo que ouiesse cura de almas, que ha de auer cada vno destos orden de missa que lo pueda fazer, vedando que le non den los beneficios de aquella dignidad fasta que se ordene. E si por auentura por esto non se quisiere ordenar: deuenle toller la dignidad, e darla a otro que sea conueniente para ello: e si se alçare sobre tal razon, teniendose por agrauiado non deue dexar de lo fazer por aquella alçada. Pero si despues que fuesse escogido e confirmado, para alguna destas dignidades, le acaesciesse algun embargo, sin su culpa de aquellos, porque se non pudiesse el clerigo ordenar: estonce non gela deue el obispo toller.

1.6.31

¶ Ley .XXXI. Quando deuen ser apremiados los clerigos que resciban ordenes, maguer non ayan dignidades.

QVeriendo apremiar el obispo alguno de los clerigos de su obispado, que se ordenasse, non por razon de dignidad que ouiesse, segund que dicho es en la ley ante desta, deue ser fecho en esta manera. Ca, o se moueria el obispo, apremiarlo por mengua, que non ouiesse en el logar otro tan guisado para ello, o por prouecho de la eglesia, o non e si lo fiziesse por mengua, o por pro de la eglesia, fazerlo y a con razon. Mas si aquel clerigo a quien assi apremiasse, se escusasse de se ordenar, o lo faria por razon de algun yerro que ouiesse fecho, o por otro embargo que dixesse que le acaesciera por ocasion, o se escusasse por voluntad non auiendo sabor de se ordenar. E si la escusacion fuesse por razon de yerro, o de mal que ouiesse fecho: deue el obispo ordenar los otros menores, de aquella eglesia que son para ello, de aquella orden que a el mandaua rescebir: e quitarle el beneficio que auia en aquella eglesia, e darlo a ellos: fueras ende si aquel clerigo fuesse muy prouechoso a la eglesia, o fiziesse tan gran mengua en otro seruicio: de manera que lo non pudiessen escusar, porque le ouiessen a consentir que fincasse en su beneficio. Mas si el clerigo se escusasse por razon de otro embargo: assi como por enfermedad, o por otra cosa que le embargasse a tiempo, o para siempre, que no le ouiesse acaescido por mal que ouiesse fecho: estonce non le deuen apremiar, e si le fizieren premia, puedese alçar, e valdra su alçada, e si se escusare por su voluntad, non mostrando razon derecha porque lo faze: deuelo el obispo apremiar que lo faga, tollendole el beneficio e estonce non le embargaria a su fecho, alçada que el, o otro fiziesse sobre tal razon. Pero si quisiesse el obispo apremiar algunos clerigos de que la eglesia, non auria mengua en su seruicio si se non ordenassen, nin mejorarian estos mucho por ser ordenados, non los deue apremiar que se ordenen: e si lo fiziere deue el obispo ser vedado por vn año: porque semeja que lo faze: mas po [sic] mal querencia: o por desamor que les auia, que por otra cosa.

1.6.32

¶ Ley .XXXII. Que los clerigos que ordenan por fuerça si resciben señal en la alma, o non.

CAracter tanto quiere dezir en latin, como señal que finca fecha de la cosa que se faze: e destas señales las vnas son fechas en cosas que parescen son aquellas que fazen en cosa corporal con sello de qual manera quier que sea, con fierro o con otra cosa que faga señal de guisa que parezca, e dure, e las que non parescen, son aquellas que se fazen en el alma: assi como por baptismo: o por orden, o por alguno de los sacramentos de santa eglesia. Ca maguer se faga esto de fuera en el cuerpo, siempre finca el alma de dentro señalada por ellos. Onde porque algunos dudaron si aquel que es ordenado por miedo, podria rescebir por la orden señal de dentro en el alma, o non departiolo el derecho de santa Eglesia desta manera: que si alguno fazen premia que resciba orden, amenazandolo que le tomaran el beneficio, si non se ordenare, maguer aquel consienta, por tal miedo como este, pues rescibio la orden de fuera, ya finca el alma dentro señalada por ella: de manera que es tenudo de biuir sin casamiento, si a la sazon que lo ordenaron, non era casado: porque la orden sagrada ha tal virtud, que maguer non prometa de guardar castidad el que la rescibe, tenudo es de mantenerla. Mas si aquel que ordenaron por miedo, nunca consintio, mas contradixo toda via non rescibe la orden, nin finca señalada el alma de dentro por ello: ca la voluntad con el consentimiento en vno, fazen señal en el alma de dentro.

1.6.33

¶ Ley .XXXIII. Que los clerigos non deuen ser desechados de rescebir ordenes, maguer el obispo tan solamente sea sabidor del yerro que ellos fizieron, e non otro.

POdrian algunos dubdar, si el perlado deue dar ordenes, o non al clerigo que gelas demandasse sabiendo el ciertamente maguer non fuesse prouado, nin manifiesto que aquel clerigo auia fecho algun peccado grande, o otra cosa porque lo non deuiesse rescebir. Onde por toller esta dubda establescio santa eglesia, que si el clerigo es seglar quier aya beneficio, o non, si demandare aquellas ordenes, que le deue amonestar su perlado primero, diziendole de parte de Dios: e aconsejandole en su poridad, que las non resciba: tañiendole en aquellas cosas que sabe que esta embargado: por que la non deue rescebir. Pero si en ninguna manera non quisiere creer su consejo, ni se quisiere dexar de ordenar, tenudo es el obispo de darle las ordenes. Ca pues el peccado es encubierto, e non lo podria el prouar mejor es ordenalo, e dexarlo con Dios, que infamarlo de lo que non podria leuar adelante. Ca de los peccados encubiertos que non son sabidos de los omes, nin vienen a confession: Dios es solo juzgador dellos, e non otri. Mas si tal clerigo como este, fuesse de religion, non se deue ordenar contra voluntad de su perlado. Ca el reyno de Dios, non se gana por alteza de ordenes, mas por bondad de obras, e de buenas costumbres, E otrosi el obispo maguer ouiesse algun desamor con algun clerigo, si acaesciesse que le mandasse ordenar para aquella eglesia, do el fuesse beneficiado, que ouiesse mengua de clerigo: de manera que fuesse menester en todas guisas que se ordenasse aquel clerigo, o otro tal como este, deue obedecer a su obispo: e rescebir aquellas ordenes de que le manda ordenar: ca pues non es mal aquello que le manda, e es cosa guisada, e pro de la eglesia, tenudo es el clerigo de lo fazer, e non se puede escusar que lo non faga, por dezir quel obispo lo manda ordenar por mal querencia que tiene con el.

1.6.34

¶ Ley .XXXIIII. Como los clerigos deuen dezir las horas e fazer las cosas que son conuinientes, e buenas, e guardarse de las otras.

APartadamente son escogidos los clerigos para seruicio de Dios, e por ende se deuen trabajar quanto pudieren seruirlo, segund dize la primera ley deste titulo: ca ellos han de dezir las horas en la eglesia, e los que non pudieren y venir, non deuen dexar de dezir las horas por donde estouieren: onde pues que puestos son para ello, e han orden sagrada, e eglesia, cada vno dellos son tenudos de lo fazer. Otrosi deuen ser ospedadores, e largos, en dar sus cosas a los que las ouieren menester, e guardarse de cobdicia mala, segun que de suso es dicho, en el titulo de los perlados, e non deuen jugar dados, nin tablas, nin emboluerse con tafures, nin atenerse con ellos: nin deuen entrar en tauernas a beuer, fueras ende si lo fiziessen por premia andando camino, nin deuen ser fazedores de juegos descarnios: porque los vengan a ver gentes: como se fazen. E si otros omes los fizieren, non deuen los clerigos y venir, porque fazen y muchas villanias, e desaposturas. Nin deuen otrosi estas cosas fazer, en las eglesias: antes dezimos que los deuen echar dellas desonrradamente, a los que lo fizieren, ca la eglesia de dios es fecha para orar, e non para fazer escarnios en ella: ca assi lo dixo nuestro señor Iesu Christo en el euangelio, que la su casa era llamada casa de oracion, e non deue ser fecha cueua de ladrones. Pero representacion ay que pueden los clerigos fazer: assi como de la nascencia de nuestro señor Iesu Christo, en que muestra como el angel vino a los pastores, e como les dixo, como era Iesu christo nacido. E otrosi de su aparicion como los tres Reyes magos lo vinieron adorar. E de su resurrecion, que muestra que fue crucificado e resuscito al tercero dia, tales cosas como estas, que mueuen al ome a fazer bien, e a auer deuocion en la fe, puedenlas fazer e demas porque los omes ayan remembrança, que segund aquellas, fueron las otras fechas de verdad. Mas esto deuen fazer apuestamente, e con muy grand deuocion: e en las cibdades grandes donde ouieren Arçobispos, o Obispos, e con su mandado dellos, o de los otros que touieren sus vezes e non lo deuen fazer en las aldeas, nin en los logares viles, ni por ganar dineros con ellas.

1.6.35

¶ Ley .XXXV. Que los clerigos non deuen desamparar sus eglesias en que han a dezir las horas, e por que razon pueden passar de las vnas a las otras.

DEsamparar non deuen los clerigos sus eglesias, en que han a dezir las oras, e seruir a Dios rogandole por los pueblos, que les son encomendados e porque acaesce a las vegadas que algunos destos se quieren mudar de vna eglesia para otra muestra santa eglesia por que razones lo pudiessen fazer. E departiolo en esta manera: ca, o es aquella eglesia do se quiere mudar dese mismo obispado, donde era la otra en que estaua, o es de otro. E si es desse mismo abondale, para poderlo fazer, si lo sabe su obispo E gelo consiente: ca toda via finca de su señorio e por ende non a por que gelo tire. Pero si este clerigo obedesciesse a otro perlado, que fuesse menor que el Obispo de aquella tierra, e la eglesia a do quiere yr non pertenesce a esse mismo perlado, non puede yr a ella, si el menor a quien obedesce non gelo otorgare. Mas si se quisiere mudar a Eglesia de otro Obispado, para poderlo fazer, ha menester que gelo otorgue su Obispo, e aun el otro perlado menor a quien obedesce, si lo ouiere.

1.6.36

¶ Ley .XXXVI. Que los clerigos, e los otros omes non deuen fazer juegos de escarnio con habito de religion.

VEstir non deue ninguno habitos de religion, sinon aquellos que los tomaron para seruir a Dios: ca algunos y a que los traen a mala entencion, para remedar los religiosos, e para fazer otros escarnios, e juegos con ellos: e es cosa muy desaguisada, que lo que fue fallado para seruicio de Dios, sea tornado en desprecio de sancta Eglesia, e en abiltamiento de la religion, onde qualquier que vestiesse habitos de monjes o de monja, o de religioso, deue ser echado de aquella villa, o de aquel logar donde lo fiziere a açotes. E si por aventura clerigo fiziere tal cosa, porque le estaria peor que a otro ome deuele poner su perlado grande pena, segun touiere por razon: ca estas cosas tambien los perlados, como los judgadores seglares de cada vn lugar, las deuen mucho escarmentar, que se non fagan. E otrosi, los clerigos nin los legos, non deuen yr mucho a menudo a los monasterios de las mugeres religiosas fueras ende si lo fiziessen por cosa razonable, e manifiesta, porque lo deuen fazer e si alguno contra esto fiziesse, despues que fuere amonestado de su perlado, si fuere clerigo, deuele vedar del oficio de la eglesia, e si fuer lego, deuenlo descomulgar. E esto mando santa eglesia, porque si los omes fuessen mucho a menudo a essos logares atales, podrian nascer sospechas de mala fama, tambien a ellas como a ellos.

1.6.37

¶ Ley .XXXVII. Que los clerigos deuen ser honestos, e quales mugeres pueden morar con ellos.

HOnestas en latin, quiere dezir en romance, tanto como complimiento de buenas costumbres, para fazer ome limpia vida, segun el estado en que es, e esto conuiene a los clerigos, mas que a otros: ca ellos han de fazer tan santas, e tan honrradas cosas, como de consagrar el cuerpo de nuestro señor Iesu Christo: e dar los sacramentos, e administrar el altar, e seruir la eglesia: mucho les conuiene de ser limpios e honestos, e de se guardar de los yerros que menguan la buena fama, e vna de las cosas que mas abilta la honestad de los clerigos es auer grand criança con las mugeres. E por los guardar deste yerro, touo por bien santa eglesia de mostrar, quales mugeres pudiessen con ellos morar sin mal estança, e son estas, madre: abuela, hermana, e tya hermana de padre, o de madre: sobrina fija de hermano, o de hermana: su fija misma que ouiesse auido de benediciones ante que rescibiesse orden sagrada, e su nuera muger velada de su fijo legitimo o otra que fuesse su parienta en el segundo grado, assi como prima cormana. E estas pueden morar con ellos por esta razon, porque la naturaleza del parentesco es tan cercana entre ellos, que faze a los omes que non deuen sospechar mal. E comoquier que tales parientas como estas sobredichas, pueden tener consigo, non deuen ellas tener consigo otras mugeres de quien pudiessen sospechar que fazen yerro con ellas los clerigos, e si las touieren, non deuen morar con ellos, e sobre esto dixo sant Agustin vn prouerbio, que acuerda con esta razon que todas las que morauan con sus hermanas, non eran sus hermanas, e por ende deue ome a las vezes dexar de fazer algunas cosas razonables, si entiende que son atales, que podria caer por ellas en cosas desaguisadas o en mala sospecha.

1.6.38

¶ Ley .XXXVIII. Que los clerigos non deuen tener consigo mugeres sospechosas, maguer fuessen sus parientas.

MOrar pueden con los clerigos por razon de parentesco aquellas mugeres que son dichas en la ley ante desta. Pero con todo esso guardarse deuen ellos que non ayan con ellas gran priuança e gran fazimiento: ca por engaño, o por decebimiento del diablo, algunos clerigos: cayeron ya en tal yerro, e en tal pecado con sus parientas, e podrian caer con las otras que morassen con ellas. E por ende defiende santa eglesia, que si el clerigo fuer tal, o la parienta que mora con el, de quien aya sospecha. que podria caer en tal pecado, que non moren en vno. Pero si la parienta fuer tan pobre que non pueda escusar su bien fazer, deue morar lueñe de la casa del clerigo, e alli le faga el bien que pudiere, e de las otras parientas non deue tener el clerigo en su casa, si sospechassen contra el, que fazia yerro con ellas. Esso mismo deue guardar de las otras mugeres, con quien non ouiesse parentesco, e quando tal sospecha fuer fallada contra algun clerigo, deuele amonestar su obispo, que se parta della, e si non quisiere, deuele toller el beneficio que ouier de la eglesia, e vedarle que non diga horas en ella. Otrosi manda santa eglesia, quel que fuere ordenado de epistola, o dende arriba, con otorgamiento de su muger que ouiesse antes auido de bendiciones: que si ella fuere muy vieja que deue prometer castidad, e morar apartadamente, e non con el, e si fuere moça, deue entrar en orden de religion: assi como ella faria quando el entrasse en orden con otorgamiento della.

1.6.39

¶ Ley .XXXIX. De los clerigos de oriente en que cosas acuerdan, e desacuerdan con los de occidente.

CAsar solian todos los clerigos antiguamente, en el comienço de nuestra ley segund lo fazian en la vieja ley de los judios. Mas despues desso, los clerigos de occidente que obedescieron siempre a la eglesia de Roma: acordaronse de biuir en castidad. Ca touieron que aquellos que auian de consagrar el cuerpo de nuestro señor Iesu Christo, e dar los sacramentos de sancta Eglesia a los Christianos: que les conuiene mucho ser castos. E los clerigos de oriente non quisieron esto prometer: porque touieron que era mejor de casar, e cosa mas sin peligro, que prometer castidad, e non la poder tener, e por esso ay departimiento entre los clerigos de occidente, e de oriente. Pero algunas cosas y a en que acuerdan, e otras en que desacuerdan en razon de casamientos, e las en que acuerdan son estas: que tambien los vnos como los otros pueden casar, auiendo quatro grados. E otrosi que non pueden casar desque ouieren orden sagrada. E si casaren que non vale el casamiento, E las en que se desacordaron son estas: que los clerigos de oriente, quier sean casados, quier non pueden rescibir ordenes sacras, non prometiendo de guardar castidad. Mas los de occidente, non pueden esto fazer, a menos de lo prometer. E otrosi desacuerdan en otra cosa: ca los de oriente seyendo casado con sus mugeres, pueden recebir ordenes sagradas, non se departiendo el casamiento por ende antes deuen biuir en vno tambien como fazian de primero, e los de occidente non lo pueden fazer: ca despues que resciben tales ordenes, non pueden beuir en vno.

1.6.40

¶ Ley .XL. Del embargo que viene a las mugeres por razon de sus maridos quando resciben orden sagrada.

EStoruo viene a las mugeres a las vegadas en sus casamientos, por las ordenes que resciben sus maridos: ca si los clerigos de occidente, de que dize en esta otra ley, se ordenan sabiendolo sus mugeres, e lo consienten que lo non contradixessen mas callassen: vieneles desto dos embargos, el vno que de alli adelante son tenudas de prometer de biuir en castidad: e de non morar con ellos. E otrosi desque ouieren sus maridos muertos, que non se puedan despues casar, e si casaren, non vale el casamiento. E esto por dos razones. La vna por la obligacion de la castidad que ha en si la orden, segun de suso es dicho. La otra, porque la eglesia defendio, que si los clerigos que son de ordenes sagradas ouiessen mugeres, e casassen ellas despues de su muerte dellos, que non valiesse el casamiento. Otrosi embargan a las mugeres de los clerigos de oriente en dos maneras, las ordenes que resciben sus maridos. La vna, que non pueden casar despues quellos son muertos, quier contradigan, o non, quando se quisieren ordenar. La otra, que non se deuen ninguna dellas ayuntar, con sus maridos, en aquella semana quel ouiere a dezir las horas, E comoquier que de suso dize en esta ley, que las ordenes sagradas que reciben los clerigos de occidente, que estoruan a sus mugeres en los casamientos. Pero si quando ellas saben que sus maridos se quieren ordenar, lo contradizen, o ellos se ordenan sin su voluntad, o sin su sabiduria, en qualquier destas maneras, non les tiene daño a ellas: ca bien los pueden demandar que moren en vno compliendo, e faziendo aquellas cosas, que marido deue fazer con muger. Mas ellos non pueden esto demandar a ellas, porque son tenudos de guardar castidad por la orden que rescibieron. Otrosi quando algun clerigo ouiesse rescebido orden sagrada, e su muger lo demandasse, e el pusiesse defension ante si, quella fiziera adulterio: si gelo prouare non es tenudo de dexar la orden e biuir con ella.

1.6.41

¶ Ley .XLI. De los clerigos que casan a bendiciones auiendo ordenes sagradas, que pena deuen auer ellos, e aquellas con quien casan.

CAsandose algun clerigo que ouiesse orden sagrada, non deue fincar sin pena: ca deuenlo de vedar de oficio, e toller el beneficio que ouiere de la eglesia, por sentencia de excomulgamiento, fasta que la dexe, e faga penitencia de aquel yerro. E la muger si fuere vassalla de la eglesia, e sopiere que es clerigo aquel con quien casa, deuela meter el obispo en seruidumbre de la eglesia, e si el por si non lo pudiere fazer: deuelo dezir al Rey, o al señor de aquella tierra, que lo ayude a fazerlo. E si fuera sierua, deuela vender, e el precio della: deue ser metido en pro de la eglesia, donde es el clerigo que lo fizo. E los fijos que nascieren destas mugeres, deven ser metidos en seruidumbre de la eglesia, e non deuen heredar de los bienes de sus padres. Otrosi manda santa eglesia, quel clerigo que rescibiere ordenes sagradas, con otorgamiento de su muger de bendicion, e prometiendo ella de guardar castidad segund dize en la ley ante desta que si despues tornare a ella, que deue perder el beneficio que ouiere, e ser vedado, que non vse de la orden que auia.

1.6.42

¶ Ley .XLII. De la jura que deuen fazer los clerigos, e los otros omes quando se parten de las mugeres.

DEpartiendo el obispo a los clerigos, que dize en la ley ante desta de las mugeres, que tomaron a bendicion porque se ayuntaron a ellas, contra defendimiento de santa eglesia: deueles fazer jurar que de alli adelante non se ayunten con ellas, nin coman, nin beuan, nin esten, so vn tejado fueras ende: en la eglesia, o en otro logar publico, donde non puedan auer sospecha mala contra ellos. E avn alli que non fable con ella apartadamente si non fuere ante omes buenos, e mugeres buenas. E estonce por alguna cosa conuenible, e buena, porque lo aya de fazer. E si algun clerigo fiziesse adulterio, con muger que ouiesse marido: deuelo echar su obispo del obispado para siempre, o fazerlo encerrar en algun monesterio, a do faga penitencia, por toda su vida, e esto es, porque el pecado es muy grande, e disfamado.

1.6.43

¶ Ley .XLIII. Que los clerigos non deuen tener barraganas, e que pena merescen si lo fizieren.

CAstamente son tenudos los clerigos biuir toda via mayormente desque ouieren ordenes sagradas. E para esto guardar mejor, non deuen otras mugeres morar con ellos sinon aquellas que son nombradas en la ley ante desta, e si les fallaren que otras tienen, de que pueden auer sospecha, que fazen yerro de luxuria con ellas: deuelos su perlado vedar de oficio, e de beneficio, si el pecado fuer por juyzio conoscido, que den contra alguno dellos sobre tal razon, o porque lo el conosciesse en pleyto, o si el yerro fuesse tan conoscido, que se non pudiesse encobrir, como si la touiesse manifiestamente en su casa, e ouiesse algun fijo della, e del clerigo que en tal peccado biuiere, non deuen sus parrochianos oyr las horas del, nin rescebir los sacramentos de santa Eglesia del. Pero aquel que fallaren que la tiene conoscidamente assi como dicho es, deuele amonestar su perlado, que se parta della, ante que le tuelga el beneficio, e si por esto non se quiere partir della, nin emendar: deuengelo toller fasta vn cierto tiempo, e si en aquesse tiempo non se quisiere partir della: deuengelo toller para siempre, e la muger que desta manera biuiere con el clerigo: deue ser encerrada en vn monesterio, que faga y penitencia por toda su vida.

1.6.44

¶ Ley .XLIIII. Que deuen fazer los perlados contra los clerigos que sospechan que tienen barraganas escondidamente.

ENfamado seyendo algun clerigo, que tiene barragana encubiertamente, maguer que non le acusasse ninguno dello: atal como este, desque su obispo lo supiere, deue mandar que se salue, que non es en aquella culpa que sospechan del. E esta salua ha de fazer segund que su perlado fallare por derecho. E si non quisiere saluarse, o non pudiere, deuele toller el beneficio, e vedarle que non diga horas en la eglesia. Pero este atal non deuen sus perrochanos dexar de oyr las horas del: nin de recebir los sacramentos: mientra que su perlado le sufriere que diga las horas, e sirua la eglesia. E non tan solamente defendio santa eglesia a los clerigos de morar con las barraganas: mas avn que non fablen con ellas apartadamente. E si por ventura lo ouieren a fazer por alguna derecha razon, deuen auer consigo, algunos compañeros, porque non puedan sospechar contra ellos, los que los vieren, que lo fazen a mala parte.

1.6.45

¶ Ley .XLV. Que los clerigos non deuen ser fiadores, nin mayordomos, nin arrendadores, nin escriuanos de concejo, nin de Señores seglares.

FIadores non deuen ser los clerigos, que son de epistola, o dende arriba, en las rentas del Rey, nin de otro señor de la tierra, nin de concejo, nin en pleyto de arrendamiento de heredades agenas nin de bienes de huerfanos. Mas bien pueden fiar vnos a otros en sus pleytos, o en sus eglesias, o a omes que fuessen cuytados por fazerles ayuda. Pero si ellos entraren en alguna destas fiaduras, que les son defendidas, valdra la fiaduria, quanto en los bienes que les fallaren, mas non que sus personas, nin sus eglesias, finquen obligadas por ellos. E deueles su perlado poner pena, qual touiere por bien: porque se metieron en tales cosas. E otrosi non deuen ser mayordomos, nin arrendadores, nin cogedores, destas cosas sobredichas: de que non pueden ser fiadores. E si lo fizieren, han de passar contra ellos, segund dicho es en las leyes que fablan en esta razon: fueras ende si fuesse algun clerigo, muy menguado. Ca este atal bien puede arrendar, e labrar los eredamientos agenos, de que se acorriesse en lo que le fuesse menester, para su vida. E comoquier que los clerigos, non ayan de fiar, bienes de huerfanos: pero bien pueden recebir a ellos en guarda, e a su [sic] bienes si quisieren, seyendo sus parientes, e dando segurança, que gelo aliñen, ansi como dicho es, en el titulo que fabla de los huerfanos, e de la guarda dellos. E esso mismo seria de los clerigos que escogiessen para guardar los bienes, de algun su pariente, que fuesse loco, o desmemoriado. E otrosi defendio santa eglesia, que ningun clerigo, fuesse escriuano de ningun concejo, e si lo fuesse, e non lo quisiesse dexar: puedele apremiar su perlado, tollendole el beneficio que ouiere, fasta que lo dexe. E esto es por honrra de su persona: porque non aya de fazer cosa, en que caya en irregularidad, o porque lo ayan de prender.

1.6.46

¶ Ley .XLVI. Quales mercadurias son defendidas a los clerigos, e quales non.

MErcadurias son de muchas maneras, e algunas y a que non puede ningun ome vsar dellas sin pecado mortal: porque son malas en si: assi como vsuras, e simonia. E estas son vedadas tambien a los clerigos: como a los legos. Otras y a que son vedadas a todos, e mayormente a los clerigos: assi como conprar, e vender las cosas con voluntad de ganar en ellas: porque aduro puede ser que ome faga mercaderia, que non acaezca y pecado de la parte del comprador, o del vendedor. Pero si el clerigo sabe bien escreuir, o fazer otras cosas que sean honestas: assi como escripturas: arcas: redes cueuanos, o cestos, o otras cosas semejantes, touieron por bien los santos padres, que las pudiessen fazer, e vender: sin desapostura de su orden, e aprouecharse dello, quando fuessen menguados, de manera que les conuiniesse de lo fazer.

1.6.47

¶ Ley .XLVII. Quales cosas son vedadas a los clerigos, e quales non.

VEnadores nin caçadores non deue [sic] ser los clerigos, de qual orden quier que sean, nin deuen auer açores, nin falcones: nin canes para caçar. Ca desaguisada cosa es, despender en esto, lo que son tenudos de dar a los pobres. Pero bien pueden pescar, e caçar con redes, e armar lazos. Ca tal caça como esta, non les es defendida porque lo pueden fazer sin aues, e sin canes, e sin roydo. Mas con todo esso deuen vsar della: de manera que se les non embarguen por ende las oraciones, nin las horas, que son tenudos de fazer, e dezir. E otrosi non deuen correr monte, nin lidiar con bestia braua: nin auenturarse con ella por precio, que le den, ca el que lo fiziere seria de mala fama. Pero si las bestias brauas fiziessen daño en los omes, o en las miesses, o en las viñas, o en los ganados: bien las pueden estonce los clerigos seguir, e matar si les acaesciesse. E touo por bien santa eglesia, que el clerigo que vsasse a fazer algunas de las caças sobredichas: que les son vedadas de fazer, que si despues que su perlado le ouiesse amonestado, que lo non faga, se trabajare dello: si fuere missacantano, que le deue vedar por dos meses, que non diga missa. E si fuer diacono, o subdiacono han, otrosi de ser vedados de oficio, o de beneficio, fasta que su perlado dispense con ellos.

1.6.48

¶ Ley .XLVIII. Que los clerigos non deuen ser pleyteses, nin judgadores en el fuero seglar.

PLeytos seglares non conuiene a los clerigos vsar: ca esto non les pertenesce: porque seria verguença de se entremeter del fuero de los legos, los que señaladamente son dados para seruicio de dios. Pero cosas y a en que lo pueden fazer, esto seria, si alguno fuesse conmendador, o prior, o aliñador: de los bienes de alguna orden, o clerigo que ouiesse en guarda bienes de huerfanos, o de sandios, o de otros omes que fuessen de mala barata, o desgastassen lo suyo locamente. E avn y a otras cosas en que pueden los clerigos trabajarse de los fueros seglares, e ser juezes dellos. Assi como en pleytos que les mandasse el Rey judgar, e como si algunos metiessen su pleyto en mano dellos, que lo judgassen por su aluedrio, o lo librassen por su auenencia: obligandose destar a su mandado, con pena, o sin pena, o como los perlados pueden judgar a los de su señorio, seyendo sus vassallos, o sus omes en que ayan derechamente poder cumplido, tambien en lo temporal, como en lo spiritual. E pueden otrosi los clerigos ser bozeros, o personeros en los pleytos seglares, segun se muestra en los titulos que fablan sobre quales cosas lo pueden ser. Otrosi, quando el juez seglar non quiere fazer derecho, a los que se querellan de algunos, a quien el ha poder de judgar: estonce puede el obispo amonestarle, que lo faga, e si non lo quisiere fazer, deuelo embiar a dezir al Rey, por desengañarlo del fecho de su tierra e non tan solamente deuen los perlados desengañar a los Reyes en esta razon: mas en todas las cosas: en que entiendiere que seria procomunal del Rey, e de la tierra, e desuiamiento de daño.

1.6.49

¶ Ley .XLIX. Que pena deuen auer los clerigos que passan contra las cosas que les son vedadas.

APremiar pueden los perlados segund manda santa eglesia, a los clerigos que fueren fallados, que fizieren contra las cosas que son vedadas a ellos, segun se muestra de suso por las leyes deste titulo. Empero esto se deue entender en esta manera: que si el clerigo quando se entremetiere de mercadurias, que es cosa defendida, trae habito de clerigo: que le deue su perlado amonestar tres vezes, que lo non faga. E si se non quisiere dexar dello, de alli en adelante, non aura las franquezas, que los otros clerigos han: antes sera tenudo de guardar las posturas, e las costumbres de la tierra, como los legos: saluo en tanto, que si alguno lo firiesse, que sera descomulgado por ello. Mas si non anda en habito de clerigo, e trae armas, deuele amonestar su perlado tres vegadas, que lo non faga, e si non se quisiere dexar dello: pierde por ello las franquezas de los clerigos, e si alguno lo fiere, non seria por ende descomulgado, Esso mismo seria, quando anduuiesse en habito de lego, maguer non traxesse armas. Otrosi los que son casados con sus mugeres a bendiciones, e traen coronas, non se pueden escusar, que non den al Rey, o al otro señor de la tierra, do moraren sus pechos, E demas tenudos son, de fazer los otros fueros, que fazen los legos. Ca derecho es, pues que biuen como legos, que fagan el fuero, e las costumbres dellos.

1.6.50

¶ Ley .L. De las franquezas de los clerigos, por que razones las deuen auer mas que otros omes.

FRanquezas muchas han los clerigos, mas que otros omes tambien en las personas, como en sus cosas, e esto les dieron los Emperadores, e los Reyes, e los otros señores de las tierras por honrra, e por reuerencia de santa eglesia, e es grand derecho que las ayan: ca tambien los gentiles como los judios, como las otras gentes, de qualquier creencia que fuessen, honrrauan a sus clerigos, e les fazian muchas mejorias, e non tan solamente a los suyos: mas a los estraños, que eran de otras gentes, e esto cuentan las hystorias que Pharaon Rey de Egypto, que metio en seruidumbre los judios que vinieron a su tierra, e a todos los de su señorio, faziales que le pechassen, mas a los clerigos dellos, franqueolos, e demas dauales de lo suyo que comiessen, e pues que los gentiles, que non tenian creencia derecha, nin conoscian a Dios complidamente, los honrrauan tanto. mucho mas lo deuen fazer los Christianos, que han verdadera creencia, e cierta saluacion, e por ende franquearon a sus clerigos, e los honrraron mucho: lo vno por la honrra de la fe, e lo al, porque mas sin embargo pudiessen seruir a Dios, e fazer su oficio, e que non se trabajassen, sinon de aquello.

1.6.51

¶ Ley .LI. Que los clerigos deuen ser seguros, en sus casas, e sus omes, e non los deuen meter a fazer seruicios viles, nin les deuen tomar sus cosas por fuerça.

SEguros deuen estar los clerigos en los logares donde moran, e por donde quiera que vayan que ninguno non les deue fazer mal, nin dezirgelo, de manera que los estoruassen que non pudiessen predicar la fe, e complir su oficio, segund deuen. E comoquier que todos los omes de la tierra, por derecho deuen ser seguros. mucho mas deuen auer esta seguridad los clerigos. Lo vno por honrra de las ordenes que tienen. Lo otro porque non les conuiene, nin han de traer armas con que se defiendan, e por ende non deuen ser forçados de sus cosas, nin los deuen prendar, si non fuere por debda, o por fiadura manifiesta que ouiessen fecho, o por otra razon derecha, e esto que lo ouiessen conoscido ellos, o les fuesse prouado ante aquellos que lo ouiessen de judgar. Otrosi deuen ser franqueados todos los clerigos, de non pechar ninguna cosa por razon de sus personas. Nin otrosi non deuen labrar por si mismos en las lauores de los castillos, nin de los muros de las cibdades, nin villas, nin son tenudos de acarrear piedra, nin arena, nin agua, nin fazer cal, nin en traerla, nin los deuen apremiar que fagan ningunas destas cosas, nin guardar los caños nin mondar los por donde venga el agua a las ciudades o villas: nin deuen calentar los baños, nin los fornos, nin fazer otros seruicios viles semejantes destos. E esta misma franqueza que han ellos han sus omes, aquellos que moran con ellos en sus casas, e los siruen. Ca pues los clerigos son tenudos de yr a las oras todas, segun que es establescido en santa eglesia, derecho es, que sus omes que los siruen, que han de recabdar sus cosas, que sean escusados destas cosas tales, fueras si lo fiziessen con plazer de aquellos clerigos, cuyos fuessen los omes. Otrosi non deue ninguno posar en las casas de los clerigos sin plazer, o consentimiento dellos.

1.6.52

¶ Ley .LII. Quando son los clerigos tenudos guardar los muros de las villas, o de los castillos do moran, e quando non.

GVerras auiendo en algunas tierras, porque los moradores de los logares ouiessen de velar los castillos, e los muros, los clerigos non son tenudos de los yr a guardar, comoquier que todos los que alli se ampararen lo deuen fazer, tambien los vasallos de la eglesia, como los otros. Pero si acaesciesse que moros, o otros que fuessen enemigos de la fe, cercassen alguna villa, o castillo, en tal razon como esta, non se deuen los clerigos escusar, que non velen, e non guarden los muros, e esto se entiende, seyendo gran menester, e de aquellos clerigos que fuessen mas conuenientes para ello. E deue ser en escogencia del obispo, o de otro perlado que fuer en aquel logar. Ca derecho es, que todos guarden e defiendan la verdadera fe, e amparen su tierra, e sus lugares, de los enemigos que los non maten, nin los prendan, nin les quiten lo suyo. E otrosi los obispos, e los otros perlados que touieren tierra del Rey, o heredamiento alguno, porque le deuen fazer seruicio, deuen yr en hueste con el Rey, o con aquel que embiare en su logar, contra los enemigos de la fe, e si por auentura ellos non pudiessen yr, deuen embiar sus caualleros, e sus ayudas segun la tierra que touieren. Pero si el Rey ouiere guerra con Christianos, deue escusar los perlados, e los otros clerigos que non vayan alla por sus personas sinon en aquellas cosas que son vsadas, segund fuero de España. Mas por esso non deuen ser escusados los sus caualleros, nin las otras gentes, que las non aya el Rey para su seruicio, en aquella guisa que mas le compliere.

1.6.53

¶ Ley .LIII. Que señorio han los clerigos en las heredades que ganan derechamente.

HEredades, e otras cosas que los clerigos ganaren, por compra, o por donacion, o por otra qualquier manera que las ganen con derecho, han señorio dellas, e puedenlas heredar despues de su muerte sus fijos legitimos, si los ouieren, e si non, los parientes mas cercanos, segund dize en la sexta partida en el titulo de las herencias. Pero si acaesciesse que algun clerigo muriesse sin fazer testamento, e manda de sus cosas, e non ouiesse parientes que heredassen sus bienes deuelos heredar la eglesia en tal manera, que si aquella heredad auia seydo de omes que pechauan al Rey por ella, la eglesia sea tenuda de fazer al rey aquellos fueros, e aquellos derechos, que fazian aquellos cuya fuera enante, e de darla a tales omes, que lo fagan, e esto porque el Rey non pierda su derecho, e la eglesia aya su derecho en aquellas eredades, e desto auemos exemplo de nuestro señor Iesu Christo, quando dixo a los judios que diessen a Cesar su derecho e a dios el suyo. Empero algunas tierras son en que luego que gana la eglesia algunas heredades, gana el Rey su derecho en ellas segun el vso e la costumbre de España, maguer enante non lo ouiesse y auido.

1.6.54

¶ Ley .LIIII. Que cosas son tenudos los clerigos de fazer: de que non se pueden escusar: por razon de las franquezas que han.

MOstradas son complidamente en las leyes ante desta las franquezas que han los clerigos por razon de la clerezia. Pero algunas cosas y a en que touo por bien santa eglesia, que se non pudiessen escusar de ayudar los clerigos a los legos. Assi como en las puentes que fazen nueuamente en los logares, do son menester, para procomunal de todos. E otrosi en guardar las que son fechas, como se mantengan, e se non pierdan. Ca en estas cosas tenudos son de ayudar a los legos, e de pagar cada vno dellos, assi como los otros vezinos legos, que y ouiere. Esso mismo deuen fazer en las calçadas de los grandes caminos, o de las otras carreras, que son comunales, e para esto fazer, non les deuen apremiar los legos, mas dezirles que lo fagan, e si ellos non lo quisieren fazer, han de mostrarlo a los perlados, que gelo fagan fazer, e ellos son tenudos en todas maneras de gelo mandar complir, porque son obras buenas, e de piedad.

1.6.55

¶ Ley .LV. De quales otras cosas son franqueados los clerigos, que non pechen, e de quales non deuen ser escusados.

DIezmos e primicias, e ofrendas son quitamente de la eglesia, e non deuen los clerigos dar pecho dellos al Rey, nin a otro ome ninguno. E otrosi de las heredades que dan los Reyes, e los otros omes a las eglesias, quando las fazen de nueuo, o quando las consagran, non deuen por ellas pechar, nin por las que les dan por sus sepulturas. Esso mismo es de las eglesias que son fechas, e fincaron desamparadas. Ca las heredades que les diessen, para mantenerlas, que non deuen por ellas pechar. E otrosi de los donadios que los Emperadores, e los Reyes dieron a las eglesias, non deuen por ellas pechar los clerigos ninguna cosa, fueras ende aquello que estos señores touieron para si señaladamente. Mas si por auentura la eglesia comprasse algunas heredades, o gelas diessen omes que fuessen pecheros al rey, tenudos son los clerigos de le fazer aquellos pechos, e aquellos derechos, que auian a complir por ellas aquellos de quien las ouieron, e en esta manera puede dar cada vno de lo suyo a la eglesia, quanto quisiere saluo si el Rey lo ouiesse defendido por sus priuillejos, o por sus cartas. Pero si la eglesia estouiesse en alguna sazon, que non fiziesse el fuero que deuia fazer por razon de tales heredades non deue por esso perder el señorio dellas, comoquier que los señores puedan apremiar a los clerigos, que las touieren prendandolos fasta que lo cumplan.

1.6.56

¶ Ley .LVI. Quales franquezas han los clerigos en judgar los pleytos spirituales.

FRanqueados son avn los clerigos en otras cosas, sin las que diximos en las leyes antes desta, e esto es en razon de sus juyzios, que se departen en tres maneras. Ca, o son de las cosas spirituales, o de las temporales, o de fecho de pecado. Onde de cada vna destas tres maneras mostro santa eglesia quales son, e ante quien se deuen judgar, aquellos que fueren demandados, por qualquier dellas, e mostro que aquellas demandas son spirituales que se fazen por razon de diezmos o de primicias o de ofrendas o de casamiento, o sobre nascencia de ome, o de muger si es legitimo, o non o sobre elecion de algun perlado o sobre razon de derecho de patronadgo. Ca comoquier que le puedan auer los legos segun dize adelante en el titulo, que fabla del. Pero porque es de cosas de la eglesia, cuentasse como por spiritual. E otrosi son cosas spirituales los pleytos de las sepulturas, e de los beneficios de los clerigos. e los pleytos de las sentencias que son de muchas maneras, assi como descomulgar, e vedar, e entredezir segun se muestra en el titulo de las descomulgaciones. Otrosi pleytos de las eglesias, de qual obispado, e de qual Arcedianadgo deuen ser, o de los Obispados a qual prouincia pertenescen. Otrosi son spirituales los pleytos que acaescen sobre los articulos de la fe, e sobre los sacramentos. E todas estas cosas sobredichas, e las otras semejantes dellas, pertenescen a juyzio de santa eglesia, e los perlados las deuen judgar.

1.6.57

¶ Ley .LVII. En quales pleytos temporales han franqueza los clerigos para judgarse ante los juyzes de santa eglesia, e en quales non.

TEmporales son llamados los pleytos que han los omes vnos con otros, sobre razon de heredades, o de dineros o de bestias, o de posturas, o de auenencias, o de cambios, o de otras cosas semejantes destas quier sea mueble, o rayz, e quando demanda vn clerigo contra otro, sobre alguna destas cosas, deuese judgar ante sus perlados, e non ante los legos, fueras ende si el rey, o otro rico ome diesse tierra de heredamiento a eglesia, o algun clerigo que touiesse del. Ca si tal pleyto como este le mouiesse alguno sobre ella, quier fuesse clerigo, o lego, ante aquel deue responder, que gela dio, o de quien la tiene, e non ante otro. Mas si el clerigo demandare alguna cosa al lego temporal, tal demanda como esta deue ser fecha ante el judgador seglar, e si ante quel pleyto se acabasse, el lego a quien demanda, quisiere fazer otra demanda al clerigo su demandador, alli deue responder, por aquel mismo juyzio, e non se puede escusar por la franqueza que han los clerigos, por razon de la eglesia, Otrosi quando el clerigo hereda los bienes del ome lego, e otro alguno ha demanda contra aquel lego, por razon de aquel auer, o de daño que ouiesse fecho, tenudo es el clerigo de fazer derecho, ante aquel judgador seglar, do le faria aquel de quien hereda el auer, si fuesse biuo. Esso mismo seria quando algun clerigo vendiesse alguna cosa al lego, mueble, o rayz. Ca si otro alguno le mouiesse pleyto sobre ella, ante aquel judgador seglar, le deue responder, e redrar, e sanar aquella cosa ante quien faze la demanda al lego.

1.6.58

¶ Ley .LVIII. De los juyzios que pertenescen a santa eglesia por razon de pecado.

TOdo ome que fuesse acusado de heregia, e aquel contra quien mouiessen pleyto por razon de vsura, o simonia, o de perjuro, o de adulterio. Assi como acusando la muger al marido, o el a ella, para partirse vno de otro, que non morassen en vno, o como si acusassen algunos que fuessen casados, por razon de parentesco, o de otro embargo que ouiessen, porque se partiesse el casamiento del todo, o por razon de sacrilejo, que se faze en muchas maneras, segun se muestra en esta partida, en el titulo que fabla de los que roban, o entran por fuerça las cosas de la eglesia todos estos pleytos sobredichos que nascen destos pecados, que los omes fazen, se deuen judgar e librar por juyzio de santa eglesia.

1.6.59

¶ Ley .LIX. Por quales razones pierden los clerigos las franquezas que han, e pueden ser apremiados por los juyzios seglares.

APremiar pueden los Reyes, o los otros legos, que han poder de judgar en su logar dellos, a los clerigos en algunas cosas. Ca touo por bien santa eglesia, que si algun clerigo por cobdicia, o por su atreuimiento quisiesse tomar poder por si, para ser apostolico non seyendo elegido segund manda el derecho de santa eglesia, que a tal como este los principes seglares lo pudiessen apremiar, e echarlo de aquel logar, e esto deuen fazer, desque lo fizieren saber, aquellos en cuya mano finco derechamente el poderio para elegir. E otrosi quando algunos clerigos fazen, o dizen alguna cosa, que sea contra la fe catholica, para destruyrla, o embargarla, e los que meten desacuerdo, o fazen departimiento entre los Christianos, para partirlos de fe Catholica. Ca los legos gelo deuen vedar, prendiendolos, e faziendoles el mal que pudieren en los cuerpos, e en los aueres. Otrosi el clerigo que despreciare la descomunion, e fincare en ella fasta vn año, puedelo apremiar el Rey, o el Señor de la tierra donde fuere, tomandole todo lo que le fallaren, fasta que venga a fazer emienda a santa eglesia. E non tan solamente pueden los legos apremiar los clerigos en estas cosas sobredichas. mas avn en todas las otras, en que los perlados demandaren sus ayudas, monstrando que non pueden complir sus sentencias contra ellos segund manda santa eglesia. Ca en qualquier destas cosas sobredichas, pierden los clerigos sus franquezas que ante auian, de no ser apremiados por juyzio de los legos.

1.6.60

¶ Ley .LX. Por quales cosas pierden los clerigos las franquezas que han, e deuen ser degradados e dados al fuero seglar.

FAlsando algun clerigo carta del apostolico, o su sello, desque fuer fallado en tal falsedad, pierde la franqueza que han los clerigos, e deuenlo degradar segun manda santa eglesia, e darlo luego abiertamente al fuero de los legos, seyendo delante el juez seglar, e estonce lo puede prender, e darle pena de falsario. Pero su perlado deue rogar por el, que le aya alguna merced si quisiere. E desta misma guisa deuen fazer al clerigo, que denostasse a su obispo e non le quisiesse obedescer, o lo asechasse en qualquier manera, por lo matar. E esso mismo seria del clerigo que fuesse fallado en heregia, e se dexasse della jurando que nunca mas en ella tornasse. Ca tornando a ella otra vez, deuenlo degradar, e darlo al fuero de los legos al judgador seglar, que lo judgue luego, como meresce, E esso mismo deuen fazer, al que fuesse acusado de heregia e se saluasse ante su perlado, si despues fuesse fallado que tornaua en ella. Ca por qualquier destas maneras sobredichas, que dize en esta ley, deue ser dado el clerigo al judgador seglar, luego que fuere degradado, que lo apremie judgando contra el que muera, o que aya otra pena segund el fuero de los legos. Otrosi quando algun clerigo fuesse fallado, que falsasse carta, o sello del Rey, deue ser degradado, e hanlo de señalar con fierro caliente en la cara, porque sea conoscido entre los otros, por la falsedad que fizo, e despues deuenlo echar del reyno, e del señorio del Rey cuyo sello, o carta falso.

1.6.61

¶ Ley .LXI. Por quales yerros non deuen ser dados los clerigos al fuero seglar, maguer sean degradados.

DEgradados llaman a los clerigos, a quien tuellen las ordenes los perlados, por grades yerros que fazen, e quando acaesciesse que algun clerigo fiziesse otro maleficio, que non fuesse de los que son dicho en la ley ante desta, porque lo ouiessen a degradar. Assi como si fuesse preso en furto, o en homicidio, o en perjurio, o en otro yerro semejante destos, e acusado e vencido ante su juez, estonce su perlado deuelo degradar, e maguer sea degradado por qualquier destos yerros, non le deuen por ello dar al fuero de los legos, ante deue beuir como clerigo, e judgarse por la clerezia, e ampararse por ella. Pero si despues desto non se quisiesse castigar, e fiziesse algun mal, porque meresciesse pena en el cuerpo, deuenlo dexar a los legos que lo judguen segund su fuero, e de alli adelante finca al fuero seglar.

1.6.62

¶ Ley .LXII. Como deuen los clerigos ser honrrados e guardados.

HOnrrar, e guardar deuen mucho los legos a los clerigos cada vno segun su orden, e la dignidad que tiene. Lo vno porque son medianeros entre dios, e ellos. Lo otro, porque honrrandolos, honrran a santa eglesia, cuyos seruidores son, e honrran la fe de nuestro señor Iesu christo, que es cabeça dellos, porque son llamados Christianos. E esta honrra, e esta guarda, deue ser fecha en tres maneras, en dicho, e en fecho, e en consejo. Ca en dicho non los deuen maltraer, nin denostar, nin disfamar, Nin en fecho matar, nin ferir, nin desonrrar prendiendolos, nin tomandoles lo suyo. Nin otrosi en consejo, aconsejando a otri que les faga estas cosas sobredichas, nin atreuerse a consejar a ellos mismos, que fagan pecado, o otra cosa que les este mal. Onde qualquier que contra esto fiziesse, sin la pena que meresce auer, segund manda santa eglesia, deuegela dar el Rey segun su aluedrio, acatando el yerro que hizo, e el fazedor del, e a quien lo fizo, e el tiempo, e el logar en que fue fecho.


Transcripción: Déborah Dietrick Smithbauer
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda


CITA

Dietrick Smithbauer, Déborah (2019), «López 1555. 1.6.», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/4003 [fecha de acceso]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.