López 1555. 1.7.

1.7.0

¶ Titulo .VII. De los Religiosos.

ASpera vida de fazer, e apartada de los otros omes, escogen algunos, porque creen, que por ella serviran a Dios, mas sin embargo. E porque las riquezas deste mundo, estorvan aquesto, tienen por mejor de lo dexar todo, e siguen aquello que dixo nuestro señor Iesu Christo en el euangelio, que todos aquellos que dexan por el padre, o madre, o muger, o fijos, o los otros parientes, e todos los bienes temporales, que es dara ciento doble por ello, e demas vida que durara por siempre. E estos atales son llamados religiosos, porque cada vno dellos han reglas ciertas, porque han de biuir, segund el ordenamiento que ouieron de santa eglesia, en el comienço de su religion. E por ende son contados en la orden de la clerezia. E pues que en los dos titulos ante deste, auemos dicho de los perlados, e de los otros clerigos, conuiene aqui dezir destos religiosos. E mostrar primeramente quales son llamados religiosos, o reglares. E que es lo que deuen prometer, quando resciben la orden e la religion. E en que manera la deuen rescebir. E en cuyas manos deuen fazer la profession. E quanto tiempo deuen estar en prueua. E por que razon. E de que hedad deuen ser para rescebir la religion. E por que razones los pueden ende sacar, o salirse ellos della, e por quales non. E otrosi en que manera pueden passar de vna orden a otra. E como los que fueren casados pueden tomar habito de religion. E como deuen biuir cada vno dellos, para guardar su reglar.

1.7.1

¶ Ley .Primera. Quales son llamados reglares, e religiosos.

REglares son llamados, todos aquellos que dexan todas las cosas del siglo, e toman alguna regla de religion, para seruir a Dios, prometiendo de la guardar. E estos atales son dichos religiosos, que quiere tanto dezir, como omes ligados que se meten so obediencia de su mayoral. Assi como monjes, o calonjes de claustra, a que llaman reglares, o de otra orden qualquier que sea. Pero otros y a que biuen como religiosos, e non biuen so regla. Assi como aquellos que toman señal de orden, e moran en sus casas, e biuen de lo suyo. E estos atales maguer guardan regla en algunas cosas, non han tamañas franquezas, como los otros que biuen en sus monasterios, assi como adelante se muestra.

1.7.2

¶ Ley .II. Que cosas deuen prometer los que entran en orden de religion, e en que manera, e a quien deuen fazer la promission.

PRofession llaman al prometimiento que faze el que entra en orden de religion, quier sea varon, o muger, e el que esto fiziere, ha de prometer tres cosas. La primera non auer proprio. La segunda guardar castidad. La tercera de ser obediente al que fuere mayoral de aquel monesterio do biuiere. E assi son allegadas estas cosas al que toma la orden, que el papa non puede dispensar con el que las non guarde. E el prometimiento deuelo fazer por carta, porque si quisiere venir contra ello que se pueda prouar por ella. Ca tomando la orden, e faziendo y otro mayoral sobre si como en logar de Dios, pierde señorio de sus cosas, de guisa que non ha poderio dellas nin en si mismo. E esta profession hala de fazer en mano de aquel mayoral de aquella orden, quier sea abad, o prior. E si fuere monesterio de dueñas, la muger que quisiere entrar en el, deuelo fazer en mano del abadessa, o de la priora.

1.7.3

¶ Ley .III. Quanto tiempo deue estar en prueua el que entra en la orden de la religion, e por que razones, e con que vestidura.

EStar deue vn año en prueua, el que quisiere tomar orden de religion, e esto por dos razones. La vna, por ver si podra sufrir las asperezas, e las premias de aquella regla. La otra, porque sepan los que son en el monesterio, las costumbres del que quiere y entrar, si se pagaran del, o non e si ante del año quisiere de alli salir puedelo fazer, fueras ende si ouiesse fecho profession, en la manera que dize en la ley ante desta. Ca estonce non podria salir de la orden, ni el abad, o prior del monesterio non lo podria dende echar, porque a el plugo de fazer la profession, e a ellos de gela rescebir, e por esto non deuen los abades, nin los mayores de las ordenes rescebir profession de ninguno, ante del año de la prueua, maguer que valdria si la fiziesse, esto es, porque quando algunos entran en la orden, fazenlo con movimiento de saña, de algunas cosas que les acaescen, o por antojança, cuydando que la podrian sofrir, e despues quando van yendo, e estando y, camianse las voluntades, e arrepientense, de guisa que los vnos lo han de dexar, e los otros que fincan contra su voluntad, fazen en ella mala vida, e por ende non les deuen de tomar la profession ante del tiempo sobredicho. Otrosi el que entra en orden en algun monesterio, deue vestir el habito de aquella orden. Ca de otra manera, non podria bien prouar la aspereza de la orden, porque vna grande parte de la graueza, de la regla, es en las vestiduras.

1.7.4

¶ Ley .IIII. De que hedad deuen ser los que nueuamente entran en religion.

NOuicios llaman a los que nueuamente entran en alguna orden, e para esto ser firme los que esto fizieren, ha menester que el varon aya catorze años, o dende arriba, e la muger doze para rescebir la orden, e si ante de esta hedad sobredicha entrassen en ella, puedense salir si quisieren, maguer ouiessen fecho profession. E esto es porque non son de hedad para valer lo que fizieren. Mas si despues que llegaren, a esta hedad, fiziessen profession, o estouiessen y vn año despues de este tiempo, dende en adelante, non pueden ende salir, e si el padre, o la madre metieren a su fijo, o a su fija en orden, ante que aya hedad, non pueden salir ende, fasta que entren en quinze años. E estonce deuele preguntar el mayoral que ouiere en aquel monesterio, si quiere y fincar, o non, e si dixere de si, de alli adelante, non se puede arrepentir, nin salir de la orden, e si non le pluguiere de fincar, bien se puede tornar al siglo, e non le deuen fazer premia que tome la orden. Ca non le ternia pro, quanto al saluamiento del alma, seruir a Dios por fuerça.

1.7.5

¶ Ley .V. Quien puede sacar de la orden al que ay entra non auiendo hedad complida.

MOço, o moça que fuesse sin hedad, si entrasse en orden, sin plazer de su padre, bien lo puede el de alli sacar fasta vn año, desde que lo sopiere. E si non ouiere padre, puedelo sacar aquel que lo ouiere a guardar, fasta aquel tiempo, e si non ouiere guardador, puedele sacar su madre, maguer el non quiera, si lo tenia ella en su poder, quando entro en la orden. Mas si de hedad fuesse, non lo podria sacar dende ninguno, e si el monesterio en que entrasse fuesse tan lexos, que en este tiempo sobredicho non pudiesse alla llegar el padre, o el que lo ouiesse en guarda, deue auer mayor plazo para poderlo ende sacar, segun aquel logar fuere lueñe.

1.7.6

¶ Ley .VI. Como los señores pueden sacar los sieruos de la orden quando toman el habito de religion sin su mandado.

REligion tomando sieruo de alguno, puedelo su señor demandar, para tornarlo en seruidumbre, fasta tres años, despues que lo sopiere: e si fasta este tiempo non lo demandare: dende en adelante deue fincar en la orden por libre, e non lo puede demandar despues. Pero si aquellos que lo rescibieren en la orden, sabian que era sieruo, o no eran ciertos si era libre, o no, non le deuen dar el habito de la orden, fasta tres años: porque si su señor en este comedio viniere, e lo demandare que gelo puedan dar, con todas aquellas cosas que aduxo, faziendole primeramente prometer, que le non faga mal por esta razon: mas si ante del tiempo destos tres años le dieren el habito de la orden, deue fincar en la orden. Pero el monesterio es tenudo de pechar al señor, quanto valiere aquel sieruo: e esto es porque son en culpa, rescibiendole ante del tiempo que deuian: e si por auentura aquellos que los recibieron en la orden, dubdauan que non era libre, e quando gelo preguntaron, dixo que lo era, mintiendo o aduxo testigos falsos para prouarlo: e el señor prouare que es su sieruo, deuenle toller el habito, porque lo gano engañosamente, e echarlo de la orden, e tornarlo en seruidumbre en poder de su señor cuyo ante era, por la falsedad que fizo.

1.7.7

¶ Ley .VII. Por que razones puede salir de la orden el que y entrare, e por quales non.

SAlir puede de la orden ante del año complido, el que ay entrare, si non fiziere ante profession, segun dicho es de suso. Pero si ouo voluntad quando alli entro, de non biuir mas en el siglo, non puede despues tornar al siglo. Mas bien puede entrar en otra orden, que sea mas ligera de tener, si non se pago de la primera en que entro. Mas si su intencion non fue de se dexar del siglo del todo: e quiso entrar en la orden, para prouar, si la podria complir e sofrir, e si non, que se podiesse tornar como ante estaua, si non le pluguiere, bien se puede tornar al siglo, como ante estaua ante que cumpla el año: mas non deue biuir tan seglarmente como de primero, e aun para toller esta dubda, si ouo voluntad de ser en ella, o non, deuelo dezir en el comienço quando entra e si non lo fiziere assi: da a entender que lo fizo con voluntad de prouar la orden, e si non le pluguiesse, que se pudiesse tornar al siglo, e non deue ser apremiado para fincar en la orden: fueras ende si paresciessen algunas señales: por que ciertamente pudiessen sospechar, que lo fizo con intencion de non biuir mas en el siglo: assi como si quando entro en la orden, fizo su testamento e dio todos sus bienes a sus herederos: o fizo mandas e dio lo suyo a Eglesias, o a pobres, o si en aquel monesterio en que entro, auia departimiento entre el habito de los nouicios, e los otros que ayan fecho profession, e sabiendolo el, dexo el de los nouicios, e tomo el de los otros. Ca esse atal non se puede tornar al siglo, maguer non ouiesse estado vn año complido en prueua, nin ouiesse fecho profession. Otrosi el que entrasse en orden de religion e traxesse el habito della vn año cumplido gran señal es porque puedan sospechar contra el, que ouo voluntad de fincar y. E por ende le deuen apremiar, que faga profession, e que guarde la regla.

1.7.8

¶ Ley .VIII. Por que razones los que fueren en vna orden pueden passar a otra.

FVerte seyendo la orden e aspera: de manera que non se atreuiesse a sofrirla, aquel que entrasse en ella bien puede salir della si quisiere, e passar a otra mas ligera. Pero esto puede fazer, ante que faga profession e non despues. Mas si dexando la orden que auia tomado, con intencion de non tornar al siglo, tomasse despues muger, ante que se cambiasse a otra religion, non valdria tal casamiento, ni se puede escusar por el, de non entrar en alguna orden. Ca maguer el habito solo que tomo en la primera religion, non aya tan grande firmeza, para que le puedan apremiar, que finque en ella: pero porque consintio de non beuir mas al siglo, aquella voluntad que ouo, ha tanta fuerça, que le embarga que non puede despues casar: nin fincar al mundo.

1.7.9

¶ Ley .IX. Como de la orden mas franca pueden passar a otra mas fuerte.

FAze sofrir el amor de Dios a algunos religiosos mayores trabajos e lazerias de aquellas en que biuen, dandoles voluntad de passar a otras mas fuertes religiones que las suyas. Onde si Dios diesse a algunos tanta gracia, que esto cobdiciassen, bien lo pueden fazer. Pero deue dezir desta guisa primeramente a aquel perlado en cuyo monesterio biue, que le otorgue que pueda yr a otra orden mas aspera. E si por auentura non gelo quisiesse otorgar, bien se puede yr sin su otorgamiento a otra, que sea mas fuerte: ca a los que Dios guia en esta razon, non son tenudos de obedescer a sus perlados, pues que los embargan del seruicio de Dios. E non tan solamente pueden fazer esto los religiosos: mas avn los clerigos seglares, e non lo deuen dexar, maguer lo contradixessen, e lo embargassen sus perlados. Empero esta razon non valdria a los arçobispos, ni a los Obispos, nin a los otros perlados mayores. Ca si algunos dellos quisiessen entrar en orden, no lo podrian fazer, a menos de lo demandar al Apostolico mucho afincadamente, pidiendo merced que gelo otorgue, e si lo fiziessen sin su otorgamiento, non valdria.

1.7.10

¶ Ley .X. Como deuen fazer los clerigos seglares quando quisieren tomar orden de religion.

MVdarse queriendo algun clerigo de su Eglesia seglar, para fazer vida en otra que fuesse de religion, bien lo puede fazer: mas primeramente lo deue demandar a su obispo, que gelo otorgue: o al otro perlado menor, si lo ouiere en aquel logar, e si non gelo otorgare, bien lo puede fazer por si. Pero si alguno que fuesse de religion se quisiesse mudar de vn monesterio para otro, e aquel a que se quisiesse yr, fuesse de mas estrecha vida que el suyo: bien lo puede fazer demandando a su perlado primeramente que gelo otorgue. E si aquel monesterio fuesse egual en vida e en regla, como el suyo: bien puede passar a el, si el perlado lo sopiere e gelo consintiere. E si quisiere yr a monesterio de mas ligera orden de sofrir, que la suya, non lo puede fazer: fueras ende por dos razones. La vna es, quando alguno quiere biuir en orden, e entra en algun monesterio: ca si non se paga de biuir en aquella religion: bien se puede passar a otra mas ligera, ante que faga profession, segun dize de suso. La otra es, quando alguno que fuesse de religion, saliesse de su monesterio e andouiesse errado por el mundo, e despues desso conosciendo su yerro, quisiesse tornar a su orden, si en aquella tierra donde el andouiesse, non fallasse monesterio de aquella orden, nin de aquella religion en que solia biuir, nin otro que fuesse de mas estrecha regla: estonce bien puede biuir en otra, que sea mas ligera. Mas si en aquella tierra non ouiesse orden ninguna, puede beuir con los seglares, faziendo buena vida, e teniendo su regla lo mas que pudiere. E por esta razon, quando acaesciesse, pueden poner en los monesterios de religion clerigos seglares, non podiendo auer otros de otra orden, que y biuiessen, e fazer del monesterio eglesia seglar.

1.7.11

¶ Ley .XI. En que manera los legos que son casados pueden tomar habito de religion.

HAbito de religion pueden tomar los legos casados, si quisieren: pero el derecho de santa Eglesia faze en ello departimiento: ca aquel que quiere rescebir la orden, o lo faze con voluntad de su muger, o non. E si ella non lo otorga, siempre puede demandar que se torne a biuir con ella, e deuele apremiar el obispo de aquel logar que lo faga, fueras ende si ella ouiesse fecho adulterio, por que la podiesse el marido desechar, prouandogelo. E aun y a otro departimiento ansi como quando la muger otorga al marido que entre en orden: ca, o lo faze a miedo, o por premia, o de su grado. E si lo faze por premia puedelo otrosi demandar, como dicho es de suso, e si de su grado lo consintio, non lo puede sacar de la orden: ante touo por bien santa Eglesia, que si la muger seyendo moça, prometio de guardar castidad quando otorgo al marido que tomasse habito de religion, que el obispo de aquel logar, le podiesse fazer por premia que entrasse en orden: mas si esto non ouiesse prometido non la puede apremiar: ante deue el Obispo de su officio constreñir a su marido, que torne a beuir con ella. E si por auentura la muger fuesse tan vieja, que non pudiessen sospechar contra ella, que non guardasse castidad, bien puede fincar al siglo, e non la deuen apremiar que entre en religion. Otrosi touo por bien santa Eglesia, que si el marido saliesse de la orden, e andouiesse errado por el siglo, que su muger lo podiesse demandar que biua con ella. maguer le ouiesse otorgado poder de entrar en orden: mas esto non podria fazer, si el marido fincasse en la religion.

1.7.12

¶ Ley .XII. De los que entran en orden sin otorgamiento de sus mugeres.

DEmandando alguna muger a su marido, si lo sacasse de la orden, por alguna de las razones que dize en la ley ante desta, si despues biuiendo en vno se muriesse ella, deuele amonestar su perlado que torne a la orden, e si non quisiere peca por ello. Empero la Eglesia non le deue apremiar que torne y por fuerça, esto porque la promission que fiziera, non fue complida como deuia, nin se pudo atar de llano a guardar castidad, por el embargo del casamiento en que estaua. Pero este atal non deue despues casar, e si despues casare, peca, porque passo contra aquello que prometio, e deue fazer penitencia por ello, comoquier que vale el casamiento. E si por auentura entrasse alguno en orden sin otorgamiento de su muger, e el seyendo en el monesterio, quisiesse ella entrar en Religion, puedelo fazer maguer que el lo contradiga. Mas si el saliesse del monesterio, e biuiessen en vno al siglo: non podria ella entrar despues en religion, a menos de gelo otorgar su marido.

1.7.13

¶ Ley .XIII. De los que se otorgan por marido e muger, e despues quiere entrar en orden alguno dellos ante que se ayunten.

OTorgandose algunos por marido e muger por palabras de presente: que quiere dezir, como cosa que se otorga e se faze luego, como si dixesse el ome a la muger: yo me otorgo por vuestro marido, e ella dixesse a el: otrosi yo me otorgo por vuestra muger, o otras palabras semejantes, comoquier que el tal casamiento sea firme, e deue valer. Pero si alguno dellos quisiere entrar en orden, ante que se ayunten, puedelo fazer maguer que el otro lo contradiga, e qualquier dellos que al siglo fincare, puede casar. E si alguno destos sobredichos: que dizen que quieren entrar en orden tardasse que lo non cumpliesse: deuele su obispo poner plazo a que entre, e si fasta aquel plazo non entrare, deuelo apremiar que de dos cosas faga la vna, o que entre en la orden, o que cumpla el casamiento. E si ninguna destas cosas non quisiere fazer, deuelo descomulgar, e esto porque semeja que lo faze a mala parte: porque se non cumpla el casamiento. Otrosi touo por bien santa Eglesia, que si algun ome que fuesse casado, se fiziesse moro, o hereje, o de otra ley, e por esta razon departiesse la eglesia aquel casamiento, si despues desto se tornasse el a la fe, e su muger quisiesse mas entrar en orden, que beuir con el: puedelo fazer, maguer lo el contradiga. Pero si ella non entrasse en orden: puedela el demandar como a su muger, e deuela apremiar su perlado que biua con su marido.

1.7.14

¶ Ley .XIIII. En que manera deuen biuir los monjes, e que cosas han de guardar en la orden.

VIda santa e buena deuen fazer los monjes, e los otros religiosos: ca por esso dexan este mundo, e los sabores del. E por ende touo por bien santa Eglesia, de mostrar algunas cosas de las que han de guardar los monjes, señaladamente para fazer aspera vida, e son estas que non deuen vestir camisas de lino, nin han de auer proprio, e si alguno lo ouiere, deuelo luego dexar, e si non lo dexare despues que fuere amonestado, segun su regla, si gelo fallaren despues, deuengelo toller e meterlo en pro del monesterio, e echar a el fuera: e non le deuen rescebir jamas: fuera si fiziesse penitencia segun manda su regla. Mas si en su vida lo touiesse encubierto, e gelo fallassen a su muerte: deuen aquello que le fallaren soterrarlo con el, fuera del monesterio, en algun muladar, en señal que es perdido: ca assi lo fizo sant Gregorio en su tiempo, a un monje que tenia proprio: e por esta razon non deuen tomar los monjes ninguna cosa de ome del mundo. Pero si algo les quisiesse dar algun ome deuelo fazer saber a su abad, o a su prior, o al cellerizo que lo tomen si quisieren, e otrosi deuen guardar que non fablen en la Eglesia, nin en el refitorio: nin en el dormitorio: nin en la claustra: fueras ende en logares contados, e a horas ciertas, segund la costumbre de aquel monesterio en que biuen.

1.7.15

¶ Ley .XV. Quales monjes non deuen comer carne sinon en ciertos logares.

CArne non deuen comer los monjes en el refitorio, por ninguna guisa nin han de fazer, como solian a las vegadas auer por costumbre en algunos monesterios, que en los dias de las fiestas dexauan pocos en las claustras, e salia el conuento con el abad fuera del monesterio a comer carne e esto non deue ser: ca en los dias santos deuen guardar mayormente su regla, e non han de comer carne fuera del refitorio, sinon en el enfermeria. Pero quando el abad viere que la han algunos menester, puede a las vegadas llamar a los vnos, e a las vegadas a los otros, e lleuarlos a su camara e darles bien a comer. Otrosi los que fueren flacos, o enfermos, o que se ouieren de sangrar, o de tomar alguna melezina, non se deuen apartar en otras camaras, mas todos han de venir a la enfermeria, e alli les deuen dar lo que ouieren menester: tambien de carne, como de las otras cosas, que les fueren menester. Pero si algun monje fuere flaco, o ouiesse biuido en el siglo viciosamente, assi que non se touiesse por abondado, de los comeres de la orden, que diessen a los otros comunalmente, e el abad, o el prior le quisiessen fazer gracia de algun comer mejor: deuelo fazer primeramente traer antel al refitorio, onde estan comiendo, e non ante aquel monje, e estonce como en pitança, embiengelo: porque se pueda mejor sofrir, e esto deuen fazer de guisa que non nazca ende escandalo a los otros.

1.7.16

¶ Ley .XVI. Quales deuen ser los que pusieren por por [sic] mayorales en las ordenes, e que deuen fazer.

PRior tanto quiere dezir, como primero. Ca en el logar donde ay abad el es primero despues del, e mayoral de todos los otros e do non lo ay, a el tienen en logar del abad, e por ende conuiene que faga buenas obras, e que sea de buena vida e de buena fama, e de buena palabra, assi que por exemplo de sus costumbres, e de sus buenos castigos: pueda enseñar a sus frayles bien, e tollerlos del mal, auiendo amor de su orden, e sabiduria, para endereçar a los que erraren en ella, e dar conorte e ayuda, a los que la guardaren, e la touieren. Mas el abad que ha poder sobre todo el monesterio, a quien deuen obedescer e honrar, en todas las cosas derechas e justas, quanto mas pudieren: deue estar en conuento con sus frayles, poniendo grand femencia en guardar su monesterio, auiendo grand cuydado de lo mejorar, porque pueda dar a Dios buena cuenta de aquella abadia, que le fue dada. Pero si fuesse destruydor de la orden, e non ouiesse cuydado de la aliñar: pueden e deuenlo desponer, e demas ponerle pena, como manda su regla: porque non tan solamente ha de lazerar, por el mal que fizo. Mas aun por el mal que fizieron los otros, tomando mal exemplo del, e non los castigando como deuia. Otrosi tambien el abad como el prior, tales monjes deuen poner en los oficios del monesterio, que sean omes entendidos, e leales para recabdar las cosas de la orden, que les metieren en poder, e quando quisieren dar oficio e encomienda a alguno de su orden, non lo deuen fazer por siempre, mas por algun tiempo, segun touieren por guisado, e vieren que aprouecha en aquel lugar do le pusieren.

1.7.17

¶ Ley .XVII. Como los religiosos deuen venir a cabildo general, e que es lo que han y de fazer.

CAbildo tanto quiere dezir en latin como ayuntamiento de omes que biuen en vno ordenadamente, e por esta razon aquellos logares onde se ayuntan, tambien los vnos como los otros, los de las ordenes e los clerigos seglares para fablar e otorgar algunas cosas: son llamados assi. Pero cabildo general touo por bien santa eglesia, que aya en cada reyno, e en cada prouincia, e en tiempos señalados, segun lo manda la postura de cada vna orden, a que viniessen los abades, o los priores de los monesterios, en que non han abades, e esto manda sanea [sic] Eglesia, de manera que finquen saluos toda via, los derechos que han los obispos de aquellas tierras en algunos monesterios: porque non ordenen, nin fagan posturas porque se menoscaben, e a tal cabildo como este, deuen venir todos los mayorales de cada vna orden, non auiendo embargo derecho, porque non lo podiessen fazer. E deuense allegar en vno de los monesterios, aquel que entendieren que fuere mas guisado para ello, en comedio de aquella tierra, e ninguno non deue aduzir mas de seys bestias, e ocho omes. E porque en algunos logares: do nueuamente fiziessen este cabildo, por auentura los que y fuessen, non serian tan sabidores de lo fazer, touo por bien santa Eglesia. que llamassen dos abades de la orden de Cistel, los de mas acerca, que les diessen consejo, e los mostrassen como deuian fazerlo, e maguer la orden de gruniego, es mas anciana, porque los de Cistel vsaron mas de fazer este cabildo, e son ende mas sabidores: por esso touo por bien santa Eglesia que fuessen, y aquellos dos abades y que deuen escoger otros dos del cabildo, los que vieren mas suficientes para ello, que los ayuden a ordenar aquellas cosas, que y ouieren de fazer. E estos quatro han de ser mayorales: pero esto deue ser fecho de manera, que ninguno dellos non tome y poderio para entender, que de alli en adelante deue toda via ser mayoral: ante deue creer ciertamente, que le pueden toller cada que quisieren. E este cabildo han de fazer continuadamente tres dias, o mas, si vieren que es menester, segund que es la costumbre de la orden de Cistel: assi que ayan sus fablas cuerdamente e con grande femençia, para guardar e emendar la regla de su orden. E lo que alli fuere puesto, con otorgamiento de aquellos quatro, que sea guardado, e non lo pueda ninguno embargar contradiziendolo, o apelando, o poniendo alguna escusacion. E por estas cosas que han de fazer llaman a estos atales difinidores, porque ellos dan fin e acabamiento a aquellas cosas que alli son falladas, e alli deuen nombrar el monesterio, en que fagan el cabildo otro año, e todos los que alli vinieren, han de comer en vno, e pagar cada vno su parte en las despensas, segund que fuere su riqueza, e la compaña que traxiere. E si todos non cupieren en vnas casas, puedense partir por otras assi que sean muchos en vno.

1.7.18

¶ Ley .XVIII. Como los visitadores deuen ser escogidos en los cabildos, e en que manera deuen visitar los monesterios, despues que fueren elegidos.

VIsitadores deuen ser escogidos en los cabildos, que diximos en la ley ante desta, que se partan, e vayan ver los monesterios. E por esse [sic] los llaman assi: porque a su visitacion se han de endereçar, e de mejorar las cosas, que ellos fallaren mal paradas. E para eso fazer mejor, estando alli en vno allegados, deuen tomar omes buenos, e honestos e de buen recabdo, de los abades, o de los priores que y fueren: que vayan visitar en logar del Apostolico, por cada vna de las abadias de los monjes, e de las monjas que fueren en aquel reyno, o en aquella prouincia: que sepan como estan, e que vida fazen, e castiguen e emienden, lo que vieren que ha menester de castigar, e emendar, segun la regla de su orden. E si fallaren que algun abad, o prior de aquellos a quien visitan, fizo tal cosa, porque le ayan de quitar la abadia, o el prioradgo: deuenlo fazer saber al perlado mayor, en cuya jurisdiction fuere el monesterio, que le tuelga ende, e si non lo quisiere fazer, los visitadores deuenlo embiar dezir al Apostolico. E en esta manera misma touo por bien santa Eglesia, que fiziessen su cabildo los calonjes reglares, e las cosas que en el pusiessen, que las guardassen firmemente, segund la su regla manda. E si alguna dubda acaesciesse, que se non pudiesse librar por estos visitadores, que lo fiziessen saber al Apostolico. Otrosi touo por bien santa Eglesia, que los obispos se trabajassen de endereçar los monesterios, que fuessen en sus obispados, en tal manera, que quando los visitadores fuessen a ellos, que mas fallassen y cosas que alabassen, que non que emendassen: e mandoles que metiessen mientes, que los non agrauiassen en pechos, ni en otras cosas. Ca de tal manera quiere santa Eglesia, que sean guardados los derechos de los mayores, que los menores non resciban agrauio dellos, nin demas. E aun mando a todos los obispos e a todos los que fuessen mayorales en los cabildos, que si algunos omes poderosos, o otros qualesquier, les fiziessen daño en las personas, o en las cosas de los monesterios, e non lo quisiessen emendar, que ellos ouiessen poder de los apremiar por sentencia de santa eglesia, fasta que fiziessen emienda de los agrauios, e de los daños que ouiessen fecho. E esto touo por bien santa eglesia: porque las ordenes podiessen mas desembargadamente seruir a Dios.

1.7.19

¶ Ley .XIX. Que los visitadores pueden castigar e vedar los yerros que fallaren en los monesterios.

VIsitar deuen los monesterios, assi como dize la ley ante desta, aquellos que fueren escogidos para ello en el cabildo general, e quando lo ouieren de fazer, deuen preguntar, e saber primeramente, el estado de los monesterios, e de como guardan su regla, e han de emendar e castigar tambien en las cosas temporales, como en las spirituales, aquello que vieren que es menester: assi que los monjes que fallaren en culpa, que fagan a sus abades que les castiguen, e les pongan penitencia, segund anda la regla de sant Benito, e los establescimientos del apostolico, e non segund las malas costumbres que vsaron en algunos logares, e guardauanlas como regla. E quando los visitadores fallassen algunos monjes desobedientes e rebeldes, queriendo amparar los yerros que fazen: otorgales el apostolico sus vezes, para poder poner en ellos pena, segund los fallaren culpados, assi como manda su regla, e en esto non deuen catar persona de ninguno, nin perdonar a los rebeldes, por su porfia, o poder que ayan de amigos, que los non echen de los monesterios, si fuere menester. Ca maldad de vn ome faria a muchos errar, de aquellos con que ouiessen vida. E si por auentura non lo podiessen fazer sin escandalo, o sin grande daño, que entendiessen que les podiesse ende venir: deuenlo embiar a dezir al Apostolico, que ponga y consejo.

1.7.20

¶ Ley .XX. Como deuen fazer los visitadores contra los abades e contra los Priores que fallaren en yerro.

ABades ay, o priores en algunos monesterios, que non obedescen a otri sinon al Apostolico: e quando acaesciesse que estos atales non quisiessen castigar a ssi mismos, o a sus monjes, de los yerros en que fuessen fallados, segund dize su regla, o mandassen los visitadores: deuelos llamar el Cabildo, e afrentarles delante todos: poniendoles tal pena, que los otros tomen ende escarmiento, de manera que ninguno non sea osado de fazer tal cosa. Mas si los visitadores fallassen, que algun abad de los que obedescen a los obispos, es sin recabdo, e non piensa bien de aliñar las cosas de su monesterio: deuelo dezir luego a su obispo de aquella tierra, que les de otro de aquella orden, que sea ome bueno e cuerdo, e que les ayude a gouernar el monesterio, fasta que fagan el cabildo general: e el obispo deuelo assi fazer. E si por auentura aquel perlado de aquel logar sobredicho, fuesse tan malo, que desgastasse, o echasse a mal las cosas del monesterio, o si ouiesse fecho otros yerros porque ouiesse de perder el abadia: desque los visitadores lo dixessen al obispo: deuelo dende tirar sin otro juyzio, e poner en su logar algun ome bueno, que aliñe lo del monesterio, fasta que fagan otro abad. E si el obispo non quisiere, o non touiere cuydado de lo fazer asi los visitadores, o los otros que fueron puestos por mayorales en el cabildo general: faganlo saber luego al Apostolico el yerro del obispo. Otrosi los Abades que non obedescen a otro sinon al Apostolico si ouieren fecho algunos males, porque deuan ser despuestos de las abadias, los visitadores, o los otros mayorales del cabildo general, deuen embiar omes buenos e sabidores al apostolico, que le sepan dezir los yerros que fizieron aquellos abades, e las otras cosas que les quisieren dezir, e a estos mensajeros deuenles dar todos los abades despensas, segun las riquezas de sus monesterios. E entre tanto que embian al apostolico a dezir los males, e los yerros que fizieron aquellos abades: deuenles vedar, que non se entremetan de las cosas de los monesterios, e pongan otros que sean buenos e leales para recaudarlos.

1.7.21

¶ Ley .XXI. Que deuen fazer los visitadores que fueren puestos de nueuo despues de los primeros.

NVeuos visitadores deuen poner, cada que fizieren cabildo general, e estos quando andouieren por la tierra visitando los monesterios, deuen preguntar e saber lo que fizieron los otros visitadores que fueron ante dellos, e lo que fallaren que fizieron de mas, o que dexaron de emendar deuenlo dezir en el otro cabildo general que viniere: porque alli les pongan pena delante todos, segun las culpas en que los fallaren. E esso mismo deuen fazer contra los abades, que ouiessen seydo mayorales del cabildo ante o despues que ouiesse otros puesto en sus logares e sopiessen los visitadores que auian fecho algunas cosas, de las que non deuian, e los yerros que fallassen dellos, que los dixessen al cabildo, e que les pusiessen pena, segun meresciessen. E demas desto establescido es en santa eglesia, que los abades e los monjes non rescibiessen en sus monesterios clerigos seglares, para darles y racion, en manera que touiessen que auian y boz, nin logar señalado en la claustra, nin en el cabildo, nin en el dormitorio, nin en el refitorio, non se boluiessen en estos logares con los monjes, teniendo que tenian y derecho con ellos: ca non es razon que en vn monesterio sean omes de dos habitos, nin de dos professiones. Mas deuense tener por contentos de los bienes que les fizieren en los monesterios, e seruirgelo lealmente, faziendo buena vida e honesta, e non les deuen tomar, nin demandar otra cosa por fuerça, de las temporales, nin de las spirituales, e si los visitadores fallassen que algunos destos clerigos fuessen de mala vida, o malfechores seyendo de los monesterios que obedescen a los obispos, deuengelo fazer saber que les tire los beneficios que ouieren, e si fueren de los otros monesterios, que non han otro mayoral sobre si, sinon el Papa: los visitadores, e los otros mayorales que son en el Cabildo general, gelos pueden toller todas estas cosas sobredichas se entienden, que deuen ser guardadas: non tan solamente en los monesterios que ay Abades: mas avn en los otros en que ay priores, por mayorales en logar de abades, e otrosi en los monesterios de las monjas, quanto a aquellas cosas que pertenescen a las abadessas, o a las monjas, para guarda de su orden. E otras cosas muchas ay que ponen, e vsan entre los religiosos, segund su regla, e sus costumbres buenas, que son tenudos de guardar, maguer non sean escritas en el derecho.

1.7.22

¶ Ley .XXII. Que los abades, nin los priores, nin los mayorales non deuen a ninguno rescebir en orden por precio, nin a pleyto que tenga alguna cosa apartada por suya.

PRecio non deuen tomar los abades, nin los priores, nin las abadessas, nin los otros mayorales de los monesterios, quier sea de varones, o de mugeres de aquellos que quisieren entrar en sus ordenes. Onde aquel que diere alguna cosa, porque lo resciban en la orden, demandandogelo alguno de aquellos del monesterio do ouiesse entrar, si ante fuesse sabido que lo ordenen: non le deuen dar ordenes sagradas, e demas deuenlo echar de aquel logar donde lo acogeron, e tornarle lo que auia dado, e embiarlo a otro monesterio, que sea de mas fuerte vida a el, e al otro que lo rescibio, quier sea de los mayores del monesterio, o de los otros. Otrosi non le deuen consentir, que aya alguna cosa que tenga apartadamente por suya, fuera si ouiesse oficio en el monesterio, porque lo pudiesse tener, e estonce sea con otorgamiento de su abad. E si por auentura fallaren que lo tiene de otra guisa, deuenle vedar que non comulgue con los otros al altar, e al que fallassen que lo touiesse a su muerte, e non lo confessasse, nin se arrepintiesse dello como deue: non han de cantar missa por el, nin soterrarlo entre los otros frayles, mas fuera del monesterio, segun dize de suso en este titulo, en la ley que comiença, vida santa.

1.7.23

¶ Ley .XXIII. Que los prioradgos nin las encomiendas non las deuen dar por precio, nin los priores que fueron elegidos de sus cabildos non los deuen tirar de aquellos logares sin derecha razon.

PRioradgos, nin granjas, nin otras cosas non deuen dar en encomienda a ninguno de la orden por precio que de, o prometa dar, e aquellos que lo dieren, o lo rescibieren en tal manera, sean echados del oficio de santa eglesia. Otrosi los priores que fueren elegidos de sus cabildos derechamente en las Eglesias conuentuales: e confirmados de sus mayorales, desque sus logares touieren, non los pueden dende toller sin causa manifiesta e derecha. E esto seria si echassen a mal las cosas que auian de ver de la orden, o si non guardassen castidad, o fiziessen otra cosa contra su regla, porque les pudiessen toller con derecho, o si algunos dellos fuessen omes buenos e prouechosos, e los quisiessen mudar de vn logar a otros mayores, e mas honrrados.

1.7.24

¶ Ley .XXIIII. Por que razones non deuen dexar en ningund logar vn religioso solo, nin ponerlo en Eglesia parrochial.

SOlo non deuen dexar morar a ningun religioso en villa, nin en castillo, nin ponerlo en eglesia parochial: mas deue estar en convento mayor. Pero si acaesciesse que lo ouiessen de poner en otro logar: ha de estar con otros frayles, e esto manda santa Eglesia, por conortarlo, e darle esfuerço, que pueda lidiar con el diablo, e con el mundo, e con la carne, que son enemigos del alma. Ca segun dixo Salomon en cuyta esta el que biue solo porque si cae en pecado, non ay quien le ayude a leuantar, para que salga del. E lo que dize en esta ley de los monjes, entiendesse otrosi de los otros religiosos, que assi lo deuen guardar e tener. E el abad e el perlado mayor, que estas cosas non guardasse con grande femencia, deuenle toller el abadia.

1.7.25

¶ Ley .XXV. Por quales razones los monjes pueden gouernar Eglesias parrochiales.

GOuernar pueden los monjes Eglesias parrochiales e aun auer cura de almas en en [sic] ellas, si fueren atales que puedan biuir en cada vna dellas dos monjes, o dende arriba. Mas si la eglesia fuesse tan pobre, en que non pudiesse biuir mas de vno, non lo deuen dexar solo, segun dize en la ley ante desta, e puedenlos y poner los obispos, con otorgamiento de sus mayorales, e esto se entiende, quando las eglesias donde los ponen, non pertenescen en todo en temporal e en lo spiritual a los monesterios, donde ellos son: porque non son todas suyas. Mas si las eglesias fuessen quitamente de los monesterios, con todos sus derechos: bien los pueden y poner sus mayorales, sin otorgamiento de los obispos: e los monjes que desta manera fuessen puestos en las eglesias parrochiales, pueden predicar en ellas e baptizar, e fazer todas las otras cosas, que pueden fazer los otros clerigos de missa seglares, en las eglesias que tienen.

1.7.26

¶ Ley .XXVI. Por quales razones los monjes pueden gouernar Eglesias parrochiales.

EGlesias parrochiales teniendo los clerigos, que fuessen religiosos segun dize en la ley ante desta: quitos son de tres cosas, que eran tenudos de guardar, biuiendo en sus monesterios, e son estas: que non deuen ayunar, nin tener silencio: nin velar en la manera que manda su regla: ca biuiendo en las eglesias seglares, non pueden estas cosas guardar, nin tener complidamente, por el seruicio que han de fazer en ellas: pero en las otras cosas non son quitos. Ca deuen vestir su habito, e guardar castidad, e non deuen auer proprio, e demas destas cosas, son tenudos de ser obedientes a sus abades: o a los mayores de sus ordenes: quando las eglesias son suyas quitamente en lo temporal e en lo spiritual, e a ellos han de dar cuenta de todas las cosas. Mas si el monesterio non ha en la eglesia sinon lo temporal: estonce deue dar razon al obispo de lo spiritual, e si non ouiesse ningun derecho el monesterio en la Eglesia, non es tenudo el monje de obedescer a su abad, nin a su mayoral en ninguna cosa: mas a el obispo, en cuyo obispado fuere, e non ha de dezir las oras como manda su regla, mas segun la costumbre de aquel obispado: ca tenudo es cada vno de guardar las buenas costumbres de aquel logar donde biuiere: porque non nazca escandalo, ni discordia entre el e los otros que y fueren: mas si lo fizieren a el obispo de alguna Eglesia: estonce non auria su abad, nin otro mayoral ningun poder sobre el, nin seria el tenudo de obedescerlo. Pero deue traer su habito, e guardar castidad, e non auer proprio, e es quito de las tres cosas que dize de suso en esta ley.

1.7.27

¶ Ley .XXVII. Quales cosas non deuen auer los frayles de Cistel.

CIstel, es vn monesterio donde lleua nome toda la orden que fizo sant Benito de los monjes blancos, e esta orden fue començada sobre muy gran pobreza. E por esta razon les fizo la eglesia de Roma muchas gracias, en darles priuillejos e franquezas: mas porque algunos dellos se tornaron despues a auer villas, e castillos, e Eglesias, e diezmos, e ofrendas e tomar fieldades, e omenajes de los vassallos que tienen heredades dellos: e tomaron logares de judgadores, para oyr los pleytos: e fazianse cogedores de los pechos, e de las otras rentas: touo por bien santa Eglesia, que se partiessen dello, e si non, que non les valiessen los priuillejos, nin las franquezas que les auian dado, por razon de la pobreza e de la aspera vida en que començaron la orden: ca derecho es e razon, que segun la vida e el fuero que ome escoge, que por aquel se judgue e biua. E otrosi touo por bien santa Eglesia, que si algunos monesterios, de otra orden qualquier se cambiassen a la orden de Cistel, e ouiessen villas e castillos e las otras cosas sobredichas: que son defendidas a esta orden, que las vendiessen e las cambiassen por heredades llanas, e biuiessen en aquella pobreza que ellos biuen.

1.7.28

¶ Ley .XXVIII. Que ningund religioso non puede aprender fisica, nin leyes.

FIsica, nin leyes non tuuo por bien santa eglesia, que aprendiesse ningun ome de religion. E esto les defendio, porque algunos y auia, que por tentacion del diablo, auian gana de dexar sus monesterios e de andar por el mundo, por fazer mas a su guisa, encubriendose por estas dos razones. Los vnos, que yuan a aprender fisica, porque podiessen mantener los frayles en salud, e guarescerlos quando enfermassen en sus monesterios, e los otros las leyes, porque pudiessen amparar las cosas de sus mismos logares, onde porque ellos querian fazer mal, en semejança de bien establescio santa eglesia, que sus perlados les defiendan, que non aprendan ningunos destos saberes, e si les demandassen licencia para yr a aprender, que non gela diessen por ninguna manera, e si algun religioso saliere del monesterio, con intencion de aprenderlo, despues que ouiere fecho profession solamente por el fecho mismo, es descomulgado el que lo fiziere, e el que fuere su mayoral, deuelo fazer saber al obispo en cuyo obispado fuere el monesterio, porque lo faga denunciar por tal. Esso mismo deuen fazer los obispos en cuyo obispado fuere a estudiar, o estouiere, e ellos son tenudos de lo complir.

1.7.29

¶ Ley .XXIX. Que pena meresce el monje que fuye descomulgado de su orden, e quisiere despues torna [sic] a ella.

DEscomulgado seyendo algun religioso, en la manera que dize en la ley ante desta: si se conuertiere conosciendo su peccado, e quisiere tornar al monesterio a fazer emienda del: deuele rescebir su perlado, e ponerle esta penitencia que sea postrimero de todos los frayles en el coro, e en el cabildo, e en el refitorio, e en todos los otros logares, e nunca deue ser elegido por mayoral de ninguna orden: fueras si fuesse por mandado del apostolico, e con tal como este, non puede otro dispensar sinon el, e por esto les puso santa Eglesia tan grande pena a estos atales: porque algunos dellos, pues que auian ocasion de salir al siglo, por razon del aprender alguna destas sciencias, biuian siempre en malas vidas andando irregulares. E nunca tornauan a los monesterios. E ninguno non deue creer, que les fue puesta esta pena a sinrazon: ca assi como los peces non pueden biuir sin agua: otrosi los religiosos, non pueden fazer buena vida fuera de la claustra: porque pierden la vida durable, e si los monjes quisiessen bien meter mientes en sus nomes por alli deuen de entender, que deuen despreciar las cosas temporales. Ca monje tanto quiere dezir en griego como guardador de si mismo, e en latin vno solo e triste, ca deue ser señero apartandose para rogar a Dios: e triste deue ser, callando, porque no yerre en fablar, trabajandose de complir lo que ha de fazer, segun manda su regla, e esto, porque es muerto quanto al mundo, e biuo quanto a Dios.

1.7.30

¶ Ley .XXX. En quales cosas acuerda la ley de los calonjes reglares con los monjes, en quales non.

ACuerda la vida de los calonjes reglares con la de los monjes en muchas cosas. Ca los vnos e los otros son tenudos de obedescer a sus mayorales, e non se pueden alçar dellos, quando los castigaren: fueras ende si les pusieren mayor pena que non merescieren, por el yerro que ouiessen fecho. E otrosi acuerdan, en que deuen guardar castidad, e ninguno dellos non puede auer proprio. Nin deuen salir de sus claustras, para yr a ninguna parte, sin licencia de sus perlados. E deuense allegar todos en vna casa a comer e otrosi a dormir, e non se apartar los vnos de los otros. E han de fazer sus cabildos, segun que es dicho de los monjes. E maguer que acuerdan en estas cosas, otras cosas y a que desacuerdan. Ca los calonjes reglares pueden morar solos, auiendo razon derecha porque lo fagan: lo que non pueden fazer los monjes. E otrosi ha departimiento entre los abitos e los comeres. Ca mas larga orden es e mas ligera de sofrir la de los calonjes que la de los monjes.

1.7.31

¶ Ley .XXXI. En que manera deuen pasar los obispos contra los religiosos que andan desobedientes fuera de sus ordenes.

GRanjas e encomiendas tienen los religiosos de los monesterios, por mandado de sus mayorales: e a las vezes ay algunos dellos, que por engaño del diablo en teniendolas, allegan auer de las rentas de aquellos logares, e desamparan sus monesterios, e andan desobedientes por el mundo, e por las cortes de los Reyes, e en las casas de los otros omes honrrados, e porque santa eglesia entendio de la maldad destos tales: que podrian nascer escandalos, de que vernian muchos yerros: tuuo por bien santa eglesia, que los obispos en cuyos obispados andouiessen desta manera, que los amonestassen que se tornassen a sus monesterios: e aquel auer que les fallassen, que lo metiessen en pro de aquellos logares onde lo tomaron, segun touieren por bien sus abades, o los mayorales que y ouiesse. E si por su amonestamiento non lo quisiessen, fazer, que los obispos lo embiassen a dezir a sus mayorales, que les apremiassen, de manera porque ouiessen de tornar a sus claustras, e si estos mayorales non los quisiessen apremiar desta forma, que los obispos los vieden de oficio e de beneficio, fasta que tornen a su orden.

1.7.32

¶ Ley .XXXII. En que manera deuen los abades e los priores castigar sus monjes.

FAllando los abades, o los priores, que sus monjes ayan fecho algunos yerros maguer sean pequeños puedenles castigar dandoles disciplinas, segun mandan sus reglas, con correas, o con piertegas, quier ayan orden sagrada o non. Pero deuense guardar, que quando ouieren a ferir algunos, auiendo fecho cosas porque lo meresciessen, que lo non fagan por desamor: mas por castigamiento, e esto deuen fazer por si mismos, o mandarlo a algunos de su orden que lo fagan. Ca si lo fiziessen por mal querencia, e non por razon de castigo segun que lo deuen fazer: caerian en sentencia de descomunion tambien los que lo mandassen, como los que lo fiziessen.


Transcripción: Déborah Dietrick Smithbauer
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda


CITA

Dietrick Smithbauer, Déborah (2019), «López 1555. 1.7.», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/4009 [fecha de acceso]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.