López 1555. 2.Prólogo

2.0.2

Siguese la Segunda partida deste libro, que fabla de los Emperadores, e de los Reyes, e de los otros grandes Señores de la tierra, que la han de mantener en justicia, e verdad.

¶ Prologo ¶

LA fe catholica de nuestro señor Iesu Christo auemos mostrado, en la Primera partida deste livro, como se deue creer, e honrrar, e guardar. E esto fezimos por derecha razon, porque Dios es primero, e comienço, e medio, e acabamiento, de todas las cosas. E otrosi fablamos de los perlados, e de toda la clerezia, que son puestos para creerla, e guardarla ellos en si, e la guarden. E comoquier que ellos, son tenudos de fazer esto que dicho auemos, con todo esso, porque las cosas, que han de guardar la fe, non son tan solamente, de los enemigos manifiestos, que en alla non creen, mas aun de los malos Christianos atreuidos que la non obedescen ni la quieren tener, nin guardar, e por esto es cosa que se deue vedar, e escarmentar crudamente, lo que ellos non pueden fazer, por ser el su poderio espiritual que es todo lleno de piedad, e de merced: por ende nuestro Señor Dios, puso, otro poder temporal en la tierra con que esto se cumpliesse: assi como la justicia que quiso, que se fiziesse en la tierra, por mano de los Emperadores, e de los Reyes. E estas son las dos espadas, porque se mantiene el mundo. La primera espiritual. E la otra temporal. La espiritual taja los males escondidos, e la temporal, los manifiestos. E destas dos espadas, fablo nuestro señor Iesu Christo el jueves de la cena, quando pregunto a sus discipulos: prouandolos: si auian armas, con que lo amparassen de aquellos que lo auian de traer, e ellos dixeron que auian dos cuchillos, el qual respondio, como aquel, que sabia todas las cosas, e dixo, que assaz auia. Ca sin falla esto abonda, pues aqui se encierra el castigo del ome, tambien en lo spiritual, como en lo temporal. E por ende estos dos poderes, se ayuntan, a la fe de nuestro Señor Iesu Christo por dar justicia, complidamente, al alma, e al cuerpo. Onde conuiene, por razon derecha, que estos dos poderes, sean siempre acordados assi, que cada vno dellos ayude, de su poder al otro, ca el que desacordasse, vernia contra el mandamiento de dios, e auria por fuerça, de menguar la fe, e la justicia, e non podria luengamente durar la tierra, en buen estado, ni en paz, si esto se fiziesse. E por ende pues que en la primera partida deste libro, fablamos de la justicia espiritual, e de las cosas que pertenescen para ella, segund ordenamiento de santa eglesia conuiene que mostremos en esta segunda partida de la justicia temporal, e de aquellos que la han de mantener. E primeramente de los emperadores, e de los Reyes que son las mas nobles personas, e honrradas, a quien esto pertenesce mas que a los otros omes, e de si de los otros grandes señores, e mostraremos quales deuen ser. E otrosi, como deuen endereçar sus tierras, e sus reynos, e seruirse, e aprouecharse, de los bienes dellos, E quales deuen ser a sus pueblos, e los pueblos a ellos E cada vna destas razones, diremos adelante en su lugar: segund lo mostraron los sabios entendidos, e conuiene por derecha razon que sea fecho e guardado.


Transcripción: Isabel Acero Durántez
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda


CITA

Acero Durántez, Isabel (2019), «López 1555. 2.Prólogo.», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/4795 [fecha de acceso]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.