López 1555. 2.5.

2.5.0

¶ Titulo .V. Qual deue el rey ser en sus obras.

OBrar es cosa que cumple e acaba lo que ome piensa, e razona. Onde pues que en el titulo ante deste, fablamos de qual deue el rey ser en sus palabras, queremos aqui dezir qual conuiene que sea en sus obras. E mostraremos que quiere dezir obra. E porque ha assi ome. E quantas maneras son della. E a que tiene pro quando bien se faze. E a que daño quando non es fecha como deue. E esto se muestra complidamente por las leyes deste titulo.

2.5.1

¶ Ley .I. Que cosa es obra, e quantas maneras son della.

OBra es cosa que se comiença e se faze e se acaba por fecho, e tomasse de vna palabra, de latin, a que dizen opus, que quiere tanto dezir como obra. E son tres maneras della. La primera se faze dentro en el ome, assi como para gouernamiento del cuerpo, e para fazer linaje. La segunda es, de fuera, assi como el comer e beuer: en el contenente. La tercera es en maneras e en costumbres, e en las otras Otras bondades, a que llana virtudes, O en lo contrario dellas.

2.5.2

¶ Ley .II. Como el Rey ha de ser mesurado en comer e en beuer.

EN tiempo conueniente deue el rey comer e beuer cada que lo pudiesse fazer, assi que non sea temprano nin tarde. E otrosi que non coma si non quando ouiere sabor, e de tales cosas, quel tengan rezio, e sano, e non embarguen el entendimiento. E esto que gelo den bien adobado, e apuestamente: ca segun dixeron los sabios, el comer fue puesto para beuir, e non el beuir, para comer. E aun dixeron, que vna de las noblezas, quel Rey deue auer, en si, es de gouernarse bien e apuestamente, e a su pro. E esto dixo el rey Salomon, bien auenturada es la tierra, que ha noble rey por señor e los mayorales della, comen en las sazones, que deuen, mas por mantenimiento de sus cuerpos, que por otra sobejania. E de los que contra esto fazen, dixo, ay de la tierra, de que el rey es niño, e los mayorales della: comen de mañana. E semejança de niño puso, por que los niños, mas cobdician comer, que otra cosa. E el beuer, dezimos que es vna de las cosas, del mundo, de que el rey se deue mucho guardar, porque esto, non se deue fazer, sinon en las sazones, que fuere menester al cuerpo e aun entonce, muy mesuradamente. Ca mucho seria cosa sin razon, que aquel a quien Dios dio poder, sobre todos los omes, que son en su señorio, que dexe al vino apoderarse de si. Ca el beuer que es sobejano, saca al ome, de las cosas, que le conuiene, e fazelle fazer, las que son desaguisadas. E por esta razon, vsauan los antiguos, que non diessen vino, a los reyes, fasta que fuessen de edad, e aun entonce mensuradamente, e templado. E esto fazian porque el vino, ha gran poder e es cosa, que obra contra bondad. Ca el faze, a los omes, desconoscer a dios e assi mismos, e descubrir las poridades e mudar los juyzios, e cambiar los pleytos. e sacarlos de justicia, e de derecho. E aun sin todo esto, enflaquesce el cuerpo del ome, e menguale el seso, e fazele caer en muchas enfermedades, e morir mas ayna, que deuia. Onde los reyes, que esto non catassen, darlesye Dios en este mundo, por pena, muchas enfermedades, e pesares, e en el otro, fazerlesye, como aquellos, que toman vida de bestias, e dexan la de los omes.

2.5.3

¶ Ley .III. Que el Rey deue guardar, en que lugar faze linaje.

VIles e desconuenientes mugeres, non deue el rey querer para fazer linaje, comoquier que naturalmente, deua cobdiciar de auer fijos, que finquen en su lugar, assi como los otros omes. E desto se deuen guardar, por dos razones. La vna por que non enuilezcan la nobleza de su linaje. E la otra que non los faga, en lugares, do non conuiene. Ca entonce, enuilesce el rey su linaje, quando vsa de viles mugeres, o de muchas, porque si ouiere fijos dellas, non sera el tan honrrado, nin su señorio: e demas, que los non auria derechamente, segund la ley manda. E siguiendo mucho las mugeres, en esta manera, auiene ende grand daño, al cuerpo, e pierdese por y el anima, que son dos cosas, que estan mal a todo ome, e mayormente al Rey. E por ende dixo el Rey Salomon, el vino, el las mugeres, quando mucho lo vsan fazen a los sabios, renegar a Dios. Otrosi en lugar es desconuenientes, deue el Rey mucho guardar, de fazer linaje, assi como en sus parientas, o con sus cuñadas, o mugeres de religion: o casadas. Ca sin el pecado muy grande, que y yaze (quanto a Dios) e la muy fea e mal estança, quanto al mundo, los fijos, que nascen de tales mugeres, non se pueden mostrar manifiestamente ante los omes sin muy gran verguença de si, e de quien los fizo. E esto seria, contra lo que dixo el Rey Dauid: que a quien Dios bendize, assi han a estar los sus fijos, en deredor, de la su mesa, como los ramos de las oliuas nueuas. Onde el rey: quando desto non se quisiere guardar, menguarleye Dios en este mundo la bondad, e el seso, e non auria la bendicion que Dios prometio, a los que le temiessen, e auria en el otro, parte en las penas con los que pasaron los mandamientos de Dios, dañando e enuilesciendo su linaje, el que Dios honrrara: e escogiera, para seruirse del.

2.5.4

¶ Ley .IIII. Que el rey deue fazer sus fechos, en buen continente.

NOn tan solamente deue el Rey ser guardado en las dos maneras de obra, que son de dentro del cuerpo, segund mostramos en las leyes ante desta, mas aun se deue guardar de otras dos que son fuera: e ven cotidianamente los omes. E la primera de que queremos agora fablar, es el contenente: ca en esto deue el Rey, ser muy apuesto, tan bien en su andar, como estando en pie. Otrosi en seyendo e encaualgando, e otro tal quando comiere, o beuiere, e otrosi en su yazer: e aun quando dixesse alguna razon, ca el andar non conuiene que lo faga mucho apriesse, nin mucho de vagar. E otrosi estar mucho en pie, non deue sin non fuesse en la eglesia, oyendo las oras, o por otra cosa que non pudiesse escusar. Nin otrosi non lo estaria bien, ser mucho en vn lugar, o mudarse mucho a menudo, assentandose de vn lugar en otro. E quando se yrguiesse non deue pararse, mucho enfiesto, nin acordado. Esto mismo seria en el caualgar: e aun mas que lo non deue fazer por la villa mucho a priessa nin en camino muy de vagar. E en comer, e en beuer deue parar mientes que lo faga apuestamente, porque esta es cosa en que se non pueden los omes bien guardar, por la gran cobdicia, que ha en ellos. E por ende deue el Rey ser muy apercebido, que lo non faga mucho apriessa, nin otrosi muy de vagar, e otrosi se deue gardar de yazer enatiamente. Nin aun quando yoguiere en su lecho non deue yazer mucho encogido, nin atrauessado como algunos que non saben, do han de tener la cabeça nin los pies. Mas sobre todo deue guardar que faga buen contenente quando fablare, señaladamente con la boca e con la cabeça, e con las manos que son miembros, que mucho mueuen los omes quando fablan. E por ende ha de guardar que lo que quissiere dezir, que mas lo muestre por palabras que por señales. Ca los sabios antiguos que pararon mientes en todas las cosas mostraron que los Reyes deuen guardar todo esto que diximos, de manera que lo fagan apuestamente. E esto por ser mejor acostumbrados e mas nobles, que es cosa, que les conuiene mucho, porque los omes toman exemplo dellos, de lo que les ven fazer. E sobres esto dixeron por ellos que son como espejo, en que los omes ven su semejança de apostura, o de enatyeza [sic]. E aun por otra razon se deuen guardar de non ser desapuestos en estas cosas que diximos. E esto es porque peor paresceria a ellos, que a otros omes, e mas ayna les trauarian en ello. E demas, non podria ser: que gelo non caloñasse Dios, en el otro mundo: como a aquellos, que deuen ser apuestos, e nobles, por la gran apostura, e nobleza del Señor, cuyo lugar tienen, e ellos se fazen viles, em si mismos, e dan exemplo a los otros, que lo sean.

2.5.5

¶ Ley .V. Que el Rey se deue vestir muy apuestamente.

VEstiduras, fazen mucho, conocer a los omes, por nobles, o por viles,. E los sabios antiguos establescieron, que los Reyes: vestiessen paños de seda, con oro, e con piedras preciosas, porque los omes los puedan conocer; luego que los viessen, a menos de preguntar por ellos. E otrosi los frenos, e las fillas que caualgan las aposiessen de oro: e de plata, e con piedras preciosas. E avn en las grandes fiestas, quando fazian sus cortes: trayessen: coronas de oro, con piedras muy nobles, e ricamente obradas. E esto por dos razones. La vna, por la significança de claridad de nuestro Señor Dios, cuyo lugar tienen en tierra. La otra porque los omes los conosciessen, assi como de suso diximos para venir a ellos, para seruirlos, e honrrarlos, e a pedirles merced, quando les fuesse menester. E por ende todos estos guarnimientos honrrados, que diximos deuen ellos traer en los tiempos conuenientes, e vsar dellos apuestamente, e otro ningund ome non deue prouar de los fazer: nin de los traer. E el que lo fiziesse, en manera de egualarse al Rey e tomar de su lugar, deue perder el cuerpo, e lo que ouiere: como aquel que se atreue, a tomar honrra, e logar de su Señor, non auiendo derecho de lo fazer. E el rey que gelo consintiesse, sin la grand aboleza que faria, quel estaria mal en este mundo: demandar gelo y a Dios en el otro mundo, como a vassallo que non precia la honrra que el señor le faze, nin vsa della assi como deue. Pero si alguno fiziesse contra lo que en esta ley dize por arrufadia o por desentendimiento deue el Rey dar pena qual entendiere, que la meresce:

2.5.6

¶ Ley .VI. Que el Rey deue ser manso, e que departimiento ha entre costumbres e maneras.

COstumbres, e maneras deue auer el rey muy buenas, Ca maguer fuesse apuesto en su contenente, e en sus uestiduras, si las costumbres, e las maneras non fuessen buenas, vernia a grand desacordança en sus fechos, porque menguaria mucho en su nobleza: e en su apostura, E por ende porque los omes tienen, que costumbres, e maneras, son vna cosa, porque nascen de vn lugar: quanto en fazer los omes sus fechos por ellas, nos queremos mostrar que ay departimiento, segund los sabios, antiguos dixeron. Ca las costumbres son las bondades quel el ome a en si e gana por luengo vso las maneras son aquellas que el ome faze con sus manos por sabiduria natural, E estas dos virtudes, conuienen mucho al Rey: mas que a otro ome, para saber uiuir, apuestamente e honrrado. E otrosi para mantener bien su pueblo, dandoles buenos exemplos de si mismos, mostrandoles carreras: para que fagan bien, ca non podria el conocer a Dios: nin le sabria tener nin amar, nin otrosi bien guardar su coraçon nin sus palabras: nin sus obras, segund diximos de suso en las otras leyes, nin bien mantener su pueblo: si el costumbres e maneras buenas non ouiesse. E por ende tambien los santos, como los sabios antiguos, dixeron que el rey deue auer en si siete bondades, a que ellos llamaron virtudes principales, que quire tanto dezir como acabadas. Las tres son para ganar amor de Dios, e las quatro, para biuir en este mundo bien, e derechamente.

2.5.7

¶ Ley .VII. Quales virtudes deue auer el Rey, para ganar amor de Dios.

VNa de las siete virtudes, que diximos en la ley ante desta es la fe. E señaladamente es la primera de las tres, porque ome gana amor de Dioss, creyendo firmemente la coa que non ven, afirmando su voluntad en ella bien como si la viesse. E esta faze a los omes conocer a Dios que non ven: e conosciendo creen en el. La segunda es esperança: ca esta aduze al ome, auer fiuzia de allegar caba adelante aquello en que ha fe. E por esta son los omes ciertos que por el bien que fazen auran buen gualardon en este mundo e en el otro de Dios, e de los señores terrenales. La tercera es charidad que quiere tanto dezir como amor bueno e complido con que ome deue amara a Dios, e las otras cosas con que ha debdo de bien Onde el que ha fe e esperança, e caridad Es amado de dios, e de los omes. E el que non Las ha, auienele todo el contrario desto.

2.5.8

¶ Ley .VIII. Que virtudes deue auer el rey: para beuir derechamente, en este mundo: e ser bien acostumbrado.

COrdura es la primera de las otras quatro virtudes que diximos en la terceera ley ante desta que ha el Rey mucho menester: para biuir en este mundo bien derechamente. Ca esta faze, ver las cosas, e judgarlas ciertamente: segun son: e pueden ser, e obrar en ellas, como deue, e non rebatosamente. La segunda virtud, es temperança, que quier tanto dezir, como mesura. Ca esta es cosa, que faze al ome biuir derechamente, non tomando, nin cambiando, nin vsando, de las cosas, mas de lo que cumple, a su natura, e pertenesce a su estado. La tercera virtud es fortaleza de coraçon. Ca esta, faze el ome, amar el bien, e seguirlo e porfiar toda via en leuarlo adelante e aborrecer el mal puñando siempre, en lo desfazer. La quarta virtud es justicia, e es madre de todo bien: ca en ella caben todas las otras por ende ayuntando los coraçones de los omes faze que sean assi como vna cosa para biuir derechamente segund mandamiento de Dios, e del señor, departiendo e dando, a cada vno su derecho, assi como meresce e le conuiene. Onde el Rey que ha en si estas quatro virtudes, que en esta ley dize ha este nome verdaderamente porque obra en las cosas assi como Rey derechero, deue fazer. E el que non lo faze sin la grand pena que nuestro Señor Dios le dara en el otro siglo como el tuuiere por bien: aura en este mundo que non sera tenido por cuerdo nin por firme, nin otrosi, por mesurado, nin por justiciero.

2.5.9

¶ Ley .IX. Que cosa deue el Rey vsar, cotidianamente, para ser acostumbrado bien.

VSar deue el Rey cotidianamente, dos cosas para ser tenido por de buenas costumbres. La primera que aya en si sufrencia. La segunda que aya atempramiento e¡ mesura en la cobdicia. E comoquier, que en las leyes ante desta tanximos alguna cosa dellas queremoslo agora mostrar, mas cumplidamente e departir cada vna qual es e en que guisa deue el rey dellas vsar. Onde dezimos que saña e yra e mal querencia son tres cosas que comoquiere que semeja a los omes que es toda vna cosa non es assi ante y ha grand departimiento. Ca saña segund mostro Aristoteles, e los otros sabios tanto quiere dezir: como encendimiento de sangre que se leuanta a so ora: cerca del coraçon: del ome, por cosas que vee, o oye,:quel aborresce: o le pesa: pero esta passa ayna. E yra, es mala voluntad, que nasce todas las mas vegadas de la saña, que ome ha, quando non puede, luego obrar della. E por ende, se le arrayga, en el coraçon remembrandose de los pesares que le fizieron, o le dixeron auiendolos siempre, por nueuos. E mal querencia es aquella, que dura para siempre, e fazesse señaladamente de la yra emuejescida, que se torna como en enemistad, e a esta llaman en latin, odium. E porque destas tres cosas: nascen muy grandes males, en el mundo, quando los omes se acostumbran: a vsar dellas como non deuen: e por ende los reyes se deuen mucho guardar: que non yerren vando dellas, cotidianamente, en logar, de buenas costumbres. E sobre esto dixo vn cauallero, que auia nome Valerio, que fue muy sabio: que la saña, e la yra: e la mal querencia, son tres cosas, que tormentan mucho los coraçones de los omes: en que se apoderan de manera, que por la grand cobdicia, que han de cumplir, sus voluntades, contra aquellos, que quieren mal, biuen siempre, en trabajo, e en pesar asechando tiempo, para les fazer mal, e cuydando en ello, fazenlo a ssi mismos, ante que lo puedan fazer, a los otros. E por ende los Reyes se deuen desto guardar: mas que otros omes, porque son puestos en lugar de Dios, para cumplir la justicia, E esto, non podrian fazer, acabadamente, si destas tres cosas: non se guardassen, e non podrian ellos ser guardados de errar en esto mucho contra Dios, nin de caer en el daño que destas tres cosas nasce.

2.5.10

¶ Ley .X. que el Rey deue auer sufrencia: en la saña, mas que otro.

MVcho se deuen los Reyes guardar de la saña, e de la yra, e de la mal querencia, porque estas son contra las buenas costumbres. E la guarda, que deuen tomar en si contra la saña, es que sean sofridos, de guisa: que non les vença, nin se mueuan por ella, a fazer cosa, que les este mal, o que sea contra derecho. Ca lo que con ella, fiziessen desta guisa, mas semejaria vengan ça que justicia. E por ende dixeron los sabios, que la saña, embarga el coraçon del ome, de manera, quel non dexa escojer la verdad, E demas desto, faze al ome tremer el cuerpo, e perder el seso, e cambiar la color, e mudar el contenente, e fazele enuejescer: ante de tiempo, e, morir ante de sus dias. E por ende dixo el Rey dauid, enseñadvos, mas non querades pecar. E esto dixo, por quel ome, naturalmente, non puede estar, que se non ensañe, mas con todo esso, deuese guardar, que la saña non le faga errar. E tanto tuuo este rey, por fuerte cosa la saña que a dios mismo dixo en su coraçon, señor quando fueres sañudo, non me quieras reprehender, nin seyendo yrado castigar. E por esto, deue el Rey sofrirse, en la saña, fasta que le sea pasada, e quando lo fiziere, seguirse le ha grand pro, ca podra escoger la verdad, e fazer con derecho, lo que fiziere, e si desta guisa non lo quisiere fazer caera en saña de Dios, e de los omes, que son las dos mayores penas, que ser pueden, porque destas nascen todas las otras, tan bien al anima, como al cuerpo.

2.5.11

¶ Ley .XI. Que se deue el Rey guardar, de la yra, que non le faga errar.

YRa luenga, non deue el Rey auer, pues que ha poder de vedar, luego las cosas malfechas, E esto por dos razones La primera, por non fazer daño a su cuerpo: ca esta es vna de las cosas del mundo, que peor le faze, ca della nasce tristeza, e luengos pensamientos, que son dos cosas, que embargan mucho la salud E el entendimiento del ome, e apocan la vida. E por esto, dixo el Rey Salomon que el espiritu alegre, del ome, faze la su vida florida de fermosura, e el triste, non tan solamente consume la carne mas desgasta los huessos. La segunda razon es por no enuilescer su fecho, ca pues, que el ha poder de vedar las cosas, mal fechas assi como sobredicho es, si lo non quiere fazer, e torna auer yra contra aquel que le mal fizo enuilesce, por ende su fecho e da al otro osadia de fazer mal. ca por aquella yra luenga: que toma, lo faze egual de si. E porque la yra del rRey, es mas fuete: e mas dañosa que la de los otros omes porque la puede, mas ayna cumplir, por ende deue ser, mas apercibido quando la ouiere en saberla sofrir. Ca assi como dixo el Rey Salomon a tal es la yra del rey como la braueza del leon: que ante el su bramido, todas las otras bestias tremen, e non saben do se meter. E otrosi ante la yra del Rey, non saben los omes que fazer: ca siempre estan a sospecha de muerte. E por ende dixo el mismo que la yra del rey, es mandadero de muerte. E aun dixo en otro lugar que quien bien sabe refrenar la saña e la yra, este es señor de su voluntad: quien es tal, es mas fuerte que el que vence las batallas, e prende por fuerça los castillos: e aun dixo el apostol Santiago que la yra del ome non dexa obrar la justicia, que es cosa de Dios. E otrosi dixo el Apostol san Pablo castigando los omes: que se guardassen de la yra: que es cosa muy dañosa, e de mas, pesa a Dios mucho con ella. Por ende non la deue el Rey auer, contra los que son en su poder, ca luego ha auengar con derecho, el mal quel fizieron, o los ha a perdonar si les quisiere fazer merced. E si contra esto fiziesse, auria por ende, a dios yrado, e seria mal quisto de los omes.

2.5.12

¶ Ley .XII. Como se deue el rey guardar del malquerencia.

MAlquerencia, es la que llaman en latin odium, que quiere tanto dezir en Romance, como mala voluntad, que esta toda via raygada en el coraçon del ome. E esta es, la tercera cosa, de que se deue el rey mucho guardar. Ca non la deue auer en ninguna manera, a quien non le meresciesse, porque: ca si lo fiziesse, mostarse y a por desconoscido, e por soberuio. Nin otro si no la deue auer contra los que fizieren bien, ca en esto se mostraria por embidioso, e por ome que non se pada de bondad. Ni avn no la deue auer a ningun ome por dicho de otri, a menos de ser la cosa prouada en ante, ca si lo fiziesse, mostrar seya por ome de liuiano seso, e por creedor de mezcla. Mas sin dubda, la deue auer, contra los enemigos de la fe: O contra aquellos, que fazen al Rey, o al Rey no traycion. O contra los aleuosos, e los falsarios. O contra los fazedores de los otros grandes yerros, que deuen ser escarmentados en todas guisas sin ninguna merced. Ca el Rey contra los malos, quanto en su maldad estouieren, siempre les deue auer mala uoluntad, porque si de esta guisa non lo fiziesse, non podria fazer justicia complidamente, nin tener su tierra en paz, nin mostrarse por bueno. Mas deue auer buena voluntad a los buenos, e querer que biuan en paz E faziendo assi, acordara con las palabras, que dixeron los angeles, por mandado de Dios, a los pastores, quando nascio nuestro señor Iesu Christo que era fecho loor a Dios en los cielos, e dada en la tierra paz a los omes de buena voluntad. Onde el Rey que de otra guisa ouiesse malquerencia: si non como en esta ley dize, por derecha razon, seria mal quisto de Dios, e de los omes.

2.5.13

¶ Ley .XIII. Como el Rey non deue cobdiciar a fazer cosa que sea contra derecho.

CObdicia, es cosa que han en si los omes naturalmente. E quien vsa della como deue, e en las cosas que conuiene, non es mal. E quando sale de su lugar es ademas, e tornasse a ser la cosa del mundo peor, e es contra todas las buenas costumbres, ca assi como de suso es dicho: ella es rayz de todos los males, e ende todos los omes del mundo, se deuen della guardar, mayormente, lo deuen fazer los reyes, que todas las cosas de su señorio son en su poder, para mantenerlas, en justicia e en derecho. E esta guarda deuen fazer, en tres maneras. La primera, que non cobdicien cosa, que non podria ser. La segunda, lo que non deue ser. La tercera en el tiempo que no conuiene. E entonce cobdiciaria el Rey la cosa que non puede ser quando cobdiCiasse fazer por maestria lo que segun natura Non pudiesse acabar, assi como alquimia. E desta guisa: darse y a por desentendido e perderia su tiempo e su auer.

2.5.14

¶ Ley .XIIII. Como el rey non deue cobdiciar a fazer cosa que sea contra derecho: la qual ha de Iuzgar solo por posible.

CObdiciar, non deue el Rey, cosa, que sea contra derecho, ca segund, que dixeron los sabios, que fizieron las leyes antiguas, tan poco la deue el Rey cobdiciar, como la que non puede ser segund natura. E con esto acuerda la palabra del noble Emperador Iustiniano, que dixo en razon de si: e de los otros Emperadores e reyes, que aquello era su poder, que podria fazer con derecho. E para esto guardar el Rey, ha menester: que sea justiciero, en sus fechos e mesurado en su despensas, e en sus dones, e non las fazer grandes: do non deuen. Ca si fuere justiciero: non aura cobdicia, de fazer cosa, en que aya tuerto, nin mal estança: E seyendo mesurado, non aura, porque cobdiciar las cosas sobejanas, e sin pro, e fara segund dixo el rey Salomon que el rey justo, e amador de la justicia, endereça su tierra, e el que es cobdicioso ademas: ese la destruye. E comoquier, quel rey es señor de sus pueblos: para mantenerlos en justicia, e seruirse dellos: con todo esso: guardar los deue, en manera, que non le fallezcan quando menester los ouiere. Ca segund dixo Aristoteles a Alexandre el mejor tesoro que el rey ha, e el que mas tarde se pierde, es el pueblo: quando bien es guardado. E con esto acuerda lo que dixo el Emperador Iustiniano, que entonce son el reyno, e la camara del Emperador o del rey, ricos e abondados, quando sus vassallos, son ricos, e su tierra abondada. E por estas razones que de suso diximos: non ha el rey porque auer cobdicia de grandes riquezas. Ca segund dixo otrosi, el ome que es cobdicioso, mete su casa en tristeza: e en desacuerdo. E avn dixo el mismo en otro lugar, que la cobdicia, quando es ademas, destruye e desgasta el pensamiento del ome, de guisa que non sabe que es mesura, nin comienço, nin fin, en cobdiciar las riquezas. Ca maguer aya allegado muchas dellas: non le cumplen, ante desea toda via de auer mas, e assi biue siempre, como mendigo, e en pobreza. E sobre esto dixo Valerio el sabio: que el ome se deue mucho guardar de la cobdicia. Ca ella faze a los que la han hademas [sic] buscar ganancias, e aueres escondidos: que son dañosos, e con pecado, e los manifiestos con tuerto, e con mal estança. E porque quando la cobdicia es ademas, siguiente della todos estos males sobredichos, e otros muchos, por ende se deuen los omes mucho della guardar, e mayormente los Reyes, por el lugar honrrado, e poderoso que tienen. Ca si ellos non se guardassen, de cobdiciar las cosas que non deuen, sin la pena que Dios les daria por ello, non podria ser, que los omes: non ouiessen de cobdiciar el mal e daño dellos:

2.5.15

¶ Ley .XV. Como el rey non deue auer cobdicia de fazer las cosas en el tiempo que non deuen ser fechas, como las cosas del plazer en tiempo de pesar e por el contrario.

COnueniente, non seyendo el tiempo, para fazer las cosas: non deue el rey cobdiciar que sean fechas en el. E estonce faria esto, quanto quisiesse dexar la cosa, que de fazer ouiesse por otra que non conueniesse ser fecha en aquella sazon, assi como en el tiempo que deuiesse folgar, querer trabajar: o en el tiempo del trabajo, querer folgar. Ca bien assi, como el que toma grand trabajo, en el tiempo que deue folgar, non se puede escusar, que non venga por ello, a enfermedad, o a muerte: e otrosi en el tiempo del trabajo, si se quisiesse echar a folgar, non puede ser que non resciba por ende grand daño, o deshonrra. E por ende dixo el Rey Salomon, que todas las cosas han sus tiempos ordenados, en que se deuen fazer, e en que se acaban. Mas vn tiempo señalado non pueden auer todas las cosas. Onde el Rey, que contra esto fiziesse, non podria ser que non cayesse en los peligros sobredichos, lo que estaria peor a el que a otro ome, e demas seria contra buenas costumbres.

2.5.16

¶ Ley .XVI. Como el Rey, deue ser acucioso, en aprender a leer, e de los saberes, lo que podiere.

ACuciosos deue el rey ser, en aprender los saberes: ca por ellos entendera las cosas de Reyes, e sabra mejor obrar en ellas. E otrosi por saber leer, sabra mejor guardar sus poridades, e ser señor dellas: lo que de otra guisa non podria bien fazer. Ca por la mengua de non daber estas cosas, auria por fuerça a meter otro consigo, que lo sopiesse. E poderle y a auenir, lo que dixo el Rey Salomon que el que mete su poridad en poder de otro, fazese su sieruo, e quien la sabe guardar, es señor de su coraçon lo que conuiene mucho al rey. E aun sin todo esto, por la escriptura, entendera mejor la fe, e sabra mas complidamente rogar a Dios. E avn por el leer puede el mismo saber, los fechos granados que pasaron, de que aprenda muchas buenas costumbres e enxemplos. E non tan solamente, touieron por bien los sabios antiguos: que los Reyes sopiessen leer: mas aun que aprendiessen de todos los saberes, para poder aprouecharse dellos: E en esta razon dixo el rey Dauid, consejando a los reyes que fuessen entendidos es sabidores, ues que ellos han a juzgar la tierra. E esso mismo dixo el rey Salomon su fijo, que aprendiessen los saberes, e non los oluidassen: ca ellos auia a juzgar: e a mantener las gentes. E Boccio que fue muy sabio cauallero dixo: que non conuiene tanto a otro ome como el rey de saber los buenos saberes, porque la su sabiduria, es muy aprouechosa a su gente, como que por ella han a ser mantenidos con derecho. Ca sin dubda, tan grand fecho como este: non lo podria ningun ome cumplir, a menos de buen entendimiento, e de grand sabiduria: Onde el rey que despreciasse de aprender los saberes, despreciaria a Dios, de quien vienen todos, segundo dixo el rey Salomon, que todos los saberes vienen de Dios, e con el son siempre. E aun despreciaria assi mismo: ca pues que por saber quiso dios, que se estremasse el entendimiento de los omes del de las bestias, e quanto el ome menos ouiesse dellos, tanto menor departimiento auria entre el, e las animalias. E el Rey que esto fiziesse, auenirleya, lo que dixo el rey Dauid: el ome quando es en honrra, e non la entiende, fazese semejante de las bestias, e es a tal como ellas.

2.5.17

¶ Ley .XVII. Como el Rey se deue trabajar en conoscer los omes.

SAber conocer los omes es vna de las cosas de quel rey mas se deue trabajar: ca pues que con ellos ha de fazer todos sus fechos, menester es, que los conosca bien. E esta conoscencia, ha de ser en tres maneras. La primera, de que linaje vienen. La segunda, de que costumbres, e de que maneras son. La tercera, que fechos fizieron. Ca si esto non supiere, non sabra ciertamente, en qual guisa, ha de fazer vida entre ellos, nin a quales ha de honrrar, e de fazer bien, o de quales se ha de guardar, E los sabios antiguos se acordaron en esto, que mas conuiene al rey esta conoscencia, que a los otros omes, para saber a cada vno honrrar, e tener en el estado que el meresce. Onde el rey que assi non lo fiziesse, por fuerça aurian ellos de desconocerle, e a ser contra el, pues que a los buenos, non fiziesse bien, e a los malos pusiesse, en buen estado.

2.5.18

¶ Ley .XVIII. Como deue ser el rey graciado e franco.

GRande es la virtud de la franqueza, que esta bien a todo ome poderoso, e señaladamente al rey, quando vsa della, en tiempo que conuiene, e como deue. E por ende dixo Aristoteles a Alexandre, que el que vsasse, e punasse de auer en si franqueza, que por ella ganaria mas ayna el amor, e los coraçones de la gente. E porque pudiesse mejor obrar desta bondad espaladinole que cosa es. E dixo, que franqueza es dar al que lo ha menester, e al que lo meresce. Segund el poder del dador, dando de lo suyo, e Non tomando de lo ageno, para darlo a otri. Ca el que da mas de lo que puede, Non es franco, mas es gastador: e de mas aura por fuerça a tomar de lo ageno, quando lo suyo non le compliere. E si de la vna parate ganare amigos por lo que les diere, de la otra serle han enemigos aquellos a quien lo tomare. E otrosi dixo, que el que da, al que lo non ha menester, que non le es agradescido, es tal, como el que vierte agua en la mar,e el que lo da al que lo non meresce, es como el que guisa, al su enemigo contra el.

2.5.19

¶ Ley .XIX. Como el Rey deue ser mañoso.

APrender deue el rey otras maneras, a fin las que diximos en las leyes ante desta, que conuiene mucho. E estas son en dos maneras, las vnas que tañen en fecho de armas para ayudarse dellas quando menester fuere: e las otras para auer sabor, e plazer, con que pueda mejor sofrir los trabajos, e los pesares, quando los ouiere. Ca en fecho de caualleria: conuiene que sea sabidor, para poder mejor amparar lo suyo, e conquerir lo de los enemigos. E por ende, deue saber caualgar bien, e apuestamente, e vsar toda manera de armas, tambien de aquellas que ha de vestir para guardar su cuerpo: como de las otras, con que se ha de ayudar. E aquellas que son para guarda, halas de traer, e de vsar, para poderlas mejor sofrir, quando fuere menester, de manera, que por agrauamiento dellas, non caya en peligro, nin en verguença. e de las que son para lidiar, assi como la lança, e el espada, e porra, e las otras con que los omes lidian amanteniente [sic], ha de ser muy mañoso, para ferir con ellas. E todas estas armas que dicho auemos, tambien de las que ha de vestir, como de las otras, ha menester que las tenga tales, que el se apodere dellas, e non ellas del. E aun antiguamente, mostrauan a los reyes tirar de arco, e de ballesta, e de subir ayna en cauallo, e saber nadar, e de todas las otras cosas que tocassen a ligereza, e a valentia. E esto fazian, por dos razones. La vna, porque ellos se sopiessen menester. La otra, porque los omes tomassen ende buen enxemplo para quererlo fazer, e vsar. Onde si el Rey assi como dicho auemos, non vsasse de las armas, sin el daño que ende le vernia porque sus gentes desusarian dellas, por razon del, podria el mismo venir a tal peligro, porque perderia el cuerpo, e caeria en grand verguença.

2.5.20

¶ Ley .XX. Como el rey deue ser mañoso en caçar.

MAñoso deue el rey ser, e sabidor de otras cosas, que se tornan en sabor, e en alegria, para poder mejor sofrir los grandes trabajos, e pessares, quando los ouiere, segund diximos en la ley ante desta. E para esto, vna de las cosas que fallaron los sabios, que mas tiene pro es la caça, de qual manera quier que sea, ca ella ayuda mucho a menguar los pensamientos, e la saña, lo que es mas menester, al rey que a otro ome. E sin todo aquesto da salud ca el trabajo que en ella toma, si es con mesura, faze comer e dormir bien, que es la mayor cosa de la vida del ome. E el plazer que en ella recibe, es otrosi grand alegria, como apoderarse de las aues, e de las bestias brauas, e fazerla, que lo obedezcan, e le siruan, aduziendo las otras a su mano. E por ende, los antiguos tuuieron, que conuiene esto mucho a los Reyes, mas que a los otros omes. E esto por tres razones. La primera, por alongar su vida, e su salud, e acrescentar su entendimiento, e redrar de si los cuydados, e los pesares, que son cosas que enbargan mucho el seso, e todos los omes de buen sentido, deuen esto fazer, para poder mejor venir, a acabamiento de sus fechos. E sobre esto dixo Caton el sabio, que todo ome deue a las vegadas, boluer entre sus cuydados, alegria e plazer. Ca la cosa que alguna vegada non fuelga, non puede mucho durar. La segunda, porque la caça es arte, e sabiduria, de guerrear, e de vencer de lo que deuen los reyes ser mucho sabidores. La tercera, porque mas abondadamente la pueden mantener los reyes, que los otros omes. Pero con todo esto, non deuen y meter tanta cosa, porque menguen en lo que han de cumplir. Nin otro si non deuen tanto vsar della, que les embargue los otros fechos, que han de fazer. E los Reyes que de otra guisa vsassen de la caça, si no como dicho auemos, meterseyen, por desentendidos, desamparando por ella, los otros grandes fechos que ouiessen de fazer. E sin todo esto, el alegria, que dende recibiessen, por fuerça se les auria a tornar en pesar: onde les vernian grandes enfermedades en lugar de salud. E demas, auria Dios de tomar dellos vengança, con grand derecho, porque vsaron como non deuian, de las cosas que el fizo en este mundo.

2.5.21

¶ Ley .XXI. De que alegria deue el rey vsar a las vegadas para tomar conorte en los pesares e en las cuytas.

ALegrias y ha otras sin las que diximos en las leyes ante desta, que fueron falladas, para tomar ome conorte en los cuydados, e en los pesares, quando los ouiesse. E estas son oyr cantares, e sones, de estrumentos, e jugar axedrez, o tablas, o otros juegos semejantes destos. E esso mismo dezimos de las estorias, e de los romances, e de los otros libros, que fablan de aquellas cosas, de que los omes reciben alegria, e plazer. E maguer que cada vna de estas fuesse fallada para bien, con todo esso, non deue ome dellas vsar, si non en el tiempo que conuiene, e de manera que aya pro, e non daño. E mas conuiene esto a los Reyes, que a los otros omes, ca ellos deuen fazer las cosas muy ordenadamente e con razon. E sobre esto dixo el Rey Salomon, que los tiempos señalados son sobre cada cosa, que conuiene a aquella e non a otra: assi como cantar a las bodas, e llantear a los duelos. Ca los cantares non fueron fechos sinon por alegria, de manera que resciban dellos plazer, e pierdan los cuydados. Onde quien vsasse dellos ademas, sacaria el alegria de su lugar, e tornalaya, en manera de locura. E esso mismo dezimos de los: sones e de los intrumentos. mas de los otros juegos que de suso mostramos: non deuen dellos vsar, si non para poder perder cuydado, e rescebir dellos alegria, e non para cobdicia de ganar por ellos. Ca la ganancia que ende viene, non puede ser grande, nin muy prouechosa. E quien de otra guisa vsasse dellos, rescebiria ende grandes pesares, en logar de plazeres, e tornarseya, como en manera de tafureria, que es cosa de que vienen muchos daños, e muchos males, e pesa mucho a dios, e a los omes, porque es contra toda bondad. E por ende el Rey, que non sopiesse destas cosas bien vsar, segund de suso diximos, sin el pecado, e la mal estança, que le ende vernia, seguirleya, avn dello gran daño, que enuilesceria su fecho, dexando las cosas mayores y buenas por las viles.


Transcripción: Isabel Acero Durántez
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda


CITA

Acero Durántez, Isabel (2019), «López 1555. 2.5.», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/4890 [fecha de acceso]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.