López 1555. 3.7

3.7.0

¶ Titulo .VII. De los emplazamientos.

MOstramos assaz complidamente, en el titulo ante deste, de los abogados que muestran, e consejan, al demandador, e al demandado, en que manera deuen demandar, e amparar sus pleytos en juyzio. E porque los emplazamientos son rayz e comienço de todo pleyto, que se ha de librar por los judgadores, e razonar por los abogados en razon de contienda, que acaezca entre el demandador, e el demandado por ende queremos fablar dellos. E primeramente, que quiere dezir emplazamiento. E quien lo puede fazer. E en que manera deue ser fecho. E quien puede ser emplazado, o quien non. E que pena merece el que fuere rebelde, non queriendo venir al emplazamiento. E el que enagenare la cosa sobre que fuere emplazado.

3.7.1

¶ Ley .I. Que quiere dezir emplazamiento, e quien lo puede fazer, e en que manera deue ser fecho.

EMplazamiento tanto quiere dezir como llamamiento, que fazen a alguno que venga ante el judgador, a fazer derecho, o cumplir su mandamiento. E puedelo fazer el Rey, o el judgador, o el portero, por mandado dellos. E la manera en que deue ser fecho el emplazamiento, es esta: que el rey puede emplazar por su palabra, o por su portero o por su carta. E los que han poder de judgar por el, en su corte, o en sus ciudades, e en las villas lo pueden otrosi fazer por palabra, o por carta, o por sus omes conoscidos, que sean señaladamente puestos para esto. Otrosi quando do alguno ouiesse querella de otro, e lo fallasse en la corte del Rey, bien puede dezir a la justicia del rey, que gelo emplaze, e el puedelo fazer por si, e por su ome. E aun y ha otra manera de emplazamiento, contra aquellos que se andan escondiendo, o fuyendo, de la tierra: porque non fagan derecho, a aquellos, que se querellan dellos. Ca estos a tales, pueden ser emplazados: non tan solamente, en sus personas, mas aun en sus casas: faziendolo saber, a aquellos que y fallaren, de su compaña. E si casas non ouieren, deuen los pregonar en tres mercados, porque lo sepan sus parientes, e sus amigos, e gelo fagan saber que vengan a fazer derecho, a aquellos, que se querellan dellos. O que sus parientes, o sus amigos, los puedan defender dellos en juyzio, si quisieren. E quando el emplazamiento, fuere fecho por alguno, de los porteros mayores del Rey, o por justicia, o por alguno de los judgadores de las villas. Mandamos que tal emplazamiento se pueda prouar por aquel que lo fiziere, con otro testigo, si fuere negado: mas si fuere de los menores porteros tenemos por bien, que se prueue por dos testigos, sin el portero, porque non pueda y ser fecho engaño. Pero el emplazamiento, que el Rey, o los judgadores, de su corte fizieren por su palabra: mandamos, que sea creydo, sin otra prueua.

3.7.2

¶ Ley .II. Como los emplazados deuen venir ante los judgadores, e quien puede ser emplazado, e quien non.

VEnir deue ante el judgador todo ome que fuere emplazado, por mandado del e parecer por si, o por otri al plazo que fuere puesto, maguer ouiesse preuillejo, o otra razon derecha, porque non fuesse tenudo de lo fazer. Esto es, por honrra del logar, e del poderio, que tiene el juez por el Rey. Ca si non quisiesse venir, semejaria que lo fazia: mas por desden que por otra cosa. Pero quando fuere antel, e mostrare su priuillejo, o alguna otra razon derecha porque non pude ser apremiado de responder, deuele ser cabido. E comoquier, que todos sean tenudos de venir antel judgador quando los emplazaren, assi como sobredicho es con todo esso, omes y a que non podrian ser emplazados, e si lo fuere, non son tenudos de responder, antel aquel que los emplazo. Assi como aquel que fuesse juez mayor, o egual, de aquel que lo emplazasse, o el clerigo en el tiempo que cantasse la missa, o dixesse las otras oras en la eglesia. O monjes, o monjas, o hermitaños, o otros religiosos, de los que estan su poder de otro su mayoral: sin cuyo mandado non pueden yr a otra parte. Mas quien derecho quisiere alcançar, de tales personas como estas deue fazer emplazar, a sus mayorales, asi como de suso es dicho en el titulo que fabla de los demandadores, e judgadores. Otrosi dezimos, que non deuen nin pueden ser emplazados, los que han a ser a dia señalado con el Rey en batalla, o con sus Señores, en fazienda: o en lid, o los que fincan para guardar villas, o castillos, o otras fortalezas que touieren del rey, o de otros sus señores seyendo en tiempo que temiessen peligro. Esso mismo dezimos, de aquellos que fincan para apaziguar la tierra, si la vieren leuantada, o en bollicio, si fueren omes para ello, o si fincaren para amparar tierra, o Reyno de su Señor, en tiempo de guerra. E los que fueren enfermos de grandes enfermedades, o feridos de guisa, que non pudiessen venir, o presos, nin los que fiziessen bodas que non deuen ser emplazados en aquel dia, que las fizieren, nin aquellos que les muriere alguno en su casa, que deuen luego soterrar, o los que estouieren a muerte, o a soterramiento de Señor, o de su pariente, o de su vezino, o de amigo conocido fasta que sean tornados a sus casas del soterramiento. Otrosi dezimos que non deuen ser emplazados los que non son de edad, o que son de fuera de su sentido, o desgastadores de sus bienes de manera que les son dados guardadores para ello. Pero los que ouieren querella destos tales, bien pueden fazer emplazar a aquellos que to. uieren a ellos, e a sus bienes en guarda. Otro tal dezimos que non deuen emplazar a los que van en mandaderia del rey, o de su Señor, o de su concejo: nin al pregonero demientra que va pregonando por la villa: nin a ome nin a muger que sea sieruo de otro. Ca este non puede ser emplazado, si non en casos señalados: assi como dezimos de suso, en el titulo de los demandadores. Otrosi non deuen emplazar a aquel, que fuesse emplazado de otro judgador, para parecer antel, a dia señalado en quanto durare el tiempo del emplazamiento primero. Fueras si el judgador que lo emplazasse a postremas fuesse mayor, que el otro que lo ouiesse fecho emplazar primeramente. Ca estonce deue obedecer al emplazamiento del judgador mayor. E mientra que durare el tiempo deste emplazamiento, non le deue el otro juez, que le emplazo primero: fazer ninguna cosa nueua contra el, por razon quel emplazara: e non pareciera antel. E si por auentura la fiziesse contra el, o contra alguno de los otros sobredichos, en esta ley mandamos que non vala.

3.7.3

¶ Ley .III. Como las dueñas nin las doncellas nin las otras mugeres que biuen onestamente en sus casas non deuen ser emplazadas que vengan ante el judgador personalmente.

DVeña casada, o biuda, o donzella o otra muger, que biva onestamente, en su casa non deuen ser emplazadas ninguna dellas: de manera que sea tenuda de venir personalmente ante los judgadores: para fazer derecho en el pleyto que non sea en justicia de sangre, o de otro escarmiento: porque assaz abonda, que tales mugeres como estas. embien sus personeros en juyzio, en los otros pleytos. Esto touieron por bien los sabios antiguos por esta razon. Porque non seria guisada cosa, que tales personas como estas pareciessen embueltas publicamente con los omes, assi como de suso diximos, en el titulo que fabla de los abogados. Pero si los judgadores, quisiessen fazer algunas preguntas a ellas mismas, para saber verdad, deuen ellos yr a su casa, o embiar algund escriuano, que las pregunte, e escriua lo que dixeren. Otrosi dezimos que todo ome a quien emplazassen, estando en su casa, por razon de pleyto, que non fuesse de maleficio: que non es tenudo de venir personalmente, antel judgador, si non quisiere. E esto es, porque cada vno deue ser seguro en su casa, e auer folgura en ella. Pero deue embiar su personero, que parezca antel judgador a responder en su logar. mas si alguna destas personas, fueren emplazadas, sobre pleyto criminal: tenudo seria estonce, de parecer personalmente antel judgador: maguer el emplazamiento, fuesse fecho, estando el en su casa.

3.7.4

¶ Ley .IIII. Como los fijos non pueden emplazar a sus padres nin los afforrados a los que los afforraren.

NAtural razon es e derecho, que los fijos ayan reuerencia,e fagan honrra a sus padres, e a sus madres, e que ganen siempre dellos, faziendo los seruicio, e non por contiendas: nin pleytos, aduziendolos en juyzio. E por ende touieron por bien los sabios antiguos, e defendieron que el fijo, nin el nieto, non pueden fazer emplazar, para aduzir en juyzio al padre, nin a la madre: nin al auelo, nin a la auuela, mientra que fueren en poderio dellos. Fueras ende, por aquellas cosas señaladas, que diximos de suso, en el titulo de los demandadores: e en el otro titulo, que fabla del poderio que han los padres sobre los fijos. Pero el fijo, que fuere falido del poder de su padre, bien lo podria fazer emplazar en juyzio con otorgamiento del judgador. Ca de otra guisa, non podria emplazar a su padre, nin a su madre, nin a su auuelo, nin a su auuela. Otrosi dezimos que el afforado, non deue emplazar al que afforo sin otorgamiento del juez. Ca siempre deue auer reuerencia, e fazer honrra a aquel que lo saco de seruidumbre, e le dio libertad. E esto se entiende, del Señor que afforro su sieruo, por su voluntad, queriendole fazer bien e merced, tomando dineros del sieruo mismo, o non los tomando. Mas si por auentura, otro ome diesse dineros al Señor porque afforrasse su sieruo. Estonce tal afforrado, bien podria emplazar en juyzio al que lo afforrasse, non pidiendo licencia al judgador. E non es tenudo de fazelle aquella honrra, nin aquella reuerencia, que los otros afforrados, que de suso diximos.

3.7.5

¶ Ley .V. Que pena merece el afforrado que emplaza sin licencia del judgador al que lo ouiesse afforrado.

PEchar deue por pena en cuenta marauedis en oro, el afforrado, a aquel que lo afforo, quando lo emplazasse, sin licencia del judgador. Fueras ende si el Señor que fue emplazado, non pareciesse antel judgador al plazo, que fuesse puesto, por razon del emplazamiento, o si viniesse ante del el afforrado arrepentiendose, e le quitasse aquel pleyto, sobre quel auia emplazado, o si por auentura viniesse el afforrador de su grado, e le respondiesse en juyzio, al plazo quel fue puesto, non caloñando al afforrador, como nol deuiera emplazar sin otorgamiento del judgador. Ca por qualquier destas razones es quito el afforrado de la pena sobredicha.

3.7.6

¶ Ley .VI. Como non deue ser emplazada la muger ante aquel judgador que la quiso forçar, o casar con ella sin su plazer.

TRabajandose el judgador, de casar con alguna muger, sin su plazer que morasse en aquella tierra, do el ouiesse poderio de judgar, o queriendo de otra manera, passar a ella por fuerça. Dezimos que tal muger como esta nin otra, nin otro de su compaña, que viniesse con ella dende adelante non deuen ser emplazados ante aquel judgador. Esi los emplazassen non serian tenudos de venir nin embiar personeros, para responder delante del. Ca podria ser que porque ella non quiso consentir, a su voluntad, que se moueria el juez, maliciosamente faziendola emplazar, e asacando tortizeras demandas para tomar vengança della. Pero aquellos, que ouieren querella, de tal muger como esta, o de algunos de los de su compaña, puedenlos fazer emplazar ante, otro judgador de aquel logar si lo y ouiesse. E si por auentura non lo y ouiesse puedenlos fazer emplazar, antel adelantado, o antel merino, que fuere mayoral de la tierra. E el mayoral es tenudo de emplazarlos, e de fazer les fuero, e derecho o de darles otros omes buenos de aquel logar que sean sin sospecha, que los oyan, e que los delibren.

3.7.7

¶ Ley .VII. Como los partes pueden alongar entre si el plazo despues que son emplazados.

AVienense entre si las partes, para alongar el plazo del emplazamiento, que les fue puesto por mandado del judgador. E en tal razon como esta dezimos que quando ellos aluengan el plazo, con consentimiento del judgador, que lo pueden fazer. E son tenudos de venir ante el juez a la sazon que pusieren entre si. E la parte que non viniere, deuen fazer contra el, assi como contra ome rebelde que non viniere al plazo, que le pone el judgador. Mas si ellos por si se alongassen el pleyto sin consentimiento del juez: el que non viniere non deue auer otra pena: si non aquella que ellos pusieren entre si nin puede passar el judgador contra el por razon del emplazamiento. Esso mismo dezimos que quando algunos que non fuessen emplazados, por mandado del judgador se abiniessen, e tomassen plazo a que pareciessen antel juez. Ca non tenemos por bien por muchas contiendas, e muchas barajas que acaescen entre los omes que vn ome pueda emplazar a otro, nin pararle señal, si non en la manera que de suso mostraremos.

3.7.8

¶ Ley .VIII. Que pena merece el que fuere rebelde en non venir al emplazamiento.

REbeldes y ha algunos omes de manera que non quieren venir al emplazamiento que les fazen. E estos non deuen fincar sin pena, porque desprecian el mandamiento de aquellos, a quien deuen obedecer. E por ende dezimos que quando alguno fuere emplazado del Rey, por su palabra, o por su portero, o por su carta si fuere rico ome, o concejo de algund logar, u otro ome onrrado: assi como arçobispo, o obispo, o maestre de alguna orden, o comendador, o prior, o abad, qualquier destos sobredichos, que non viniesse o non embiasse al plazo, o fuere rebelde, non queriendo entrar en el pleyto, sobre que fue emplazado, o se fuere de la corte, o sin mandado del Rey peche a el cient marauedis, porque le desprecio su mandamiento. E si fuer infançon, u otro cauallero, o ome honrrado de villa peche trynta marauedis al Rey. E si fuere ome de menor guisa, peche diez marauedis. E sobre todo esto deue pechar qualquier destos sobredichos, a su contendor, todas las despensas, que ouiere fecho, sobre razon de aquel emplazamiento, porque non quiso venir fazerle derecho. E si aquel que fue rebelde: ouiesse seydo emplazado, para ante algund judgador de los de la corte del Rey, mandamos que peche cinco marauedis al judgador ante quien fue emplazado porque desprecio su mandamiento. E el que negare, que non fue emplazado, si gelo prouaren, peche la pena doblada al rey, o a aquel, para ante quien fue emplazado: e otrosi las despensas dobladas a si contendor. E todo esto que diximos de los emplazados, mandamos, que sea guardado, contra aquellos, que los emplazan, si non vinieren, o no embiaren, como deuen al plazo. Otrosi dezimos, que todo ome que fuere emplazado, a querella de otro que venga fazer derecho, ante su juez que es puesto en las cibdades, o en las villas, si non viniere al plazo, o non embiare ome que razone por el, o si el se fuere sin mandado del judgador, que peche por pena al alcalde medio marauedi, e otro medio a su contendor. Essa misma pena deue auer, el que le fiziere emplazar si non viniere, o non embiare su personero, al plazo como deue.

3.7.9

¶ Ley .IX. Que pena merece el judgador que non quiere emplazar como deue, e aluenga el pleyto por razones de alguno

LA maldad de los omes deste mundo, es tanta, e vsan della en tantas maneras: que si la justicia, e el derecho non los estoruasse, non podrian los omes buenos, beuir en paz: nin alcançar derecho. E por ende dezimos, que el juez, por maldad, o por malquerencia, non quisiesse emplazar los omes, a querella de otro, o alongasse el plazo, por ruego, o por amor, o por ayuda que les quisiesse fazer si gelo pudieren prouar que peche el alcalde de lo suyo, las despensas que fizo, e el daño que recibio el demandador por que non gelo quiso emplazar, o porque gelo alongo, sin derecho, osea creydo, el demandador, por su jura sobre estas despensas, e estos daños abien vista de aquel, a quien se querello del alcalde.

3.7.10

¶ Ley .X. Quanto tiempo deuen esperar los emplazados a sus contendores en cada del Rey, de mas del plazo.

ESperar dezimos que deuen los omes emplazados, para la corte del Rey, a sus contendores, si algunos dellos vienen, al dia que les es puesto, e los otros non. E esto tenemos que es derecho por dos razones. La vna por guardar que en la corte del Rey, non pierda ninguno por arrebatamiento de plazo, como en los otro logares. Ca este es logar, do se deuen fazer las cosas con mayor acuerdo: e con mayor consejo, porque non se ayan ligeramente, a desfazer. E por ende ha menester mayor tiempo, que aquel señalado, que les dan por plazo. La otra razon es, por guardar de daño, al que viniesse, que cuydaria ganar, por arrebatamiento del plazo. E despues, quando viniesse, su contendor, si pudiesse mostrar, razon derecha, porque non pudiera venir. Donde cuydara auer pro: venir leya ende daño: porque auria otra vez, a tornar al pleyto, e fazer mas despensas. E aquel sabor que ouiera, cuydando que auia vencido el pleyto, tornarsele y a en desabor, si por auentura el otro venciesse a el. E por ende tenemos por bien, que todos los que fueren emplazados, para la corte del Rey, si fueren de aquel reyno, do el rey, anduuiere, o morare, que esperen a sus contendores, despues del plazo tres dias. E si fueren de los otros Reynos, esperen los nueue dias.

3.7.11

¶ Ley .XI. Si aquel que fuere emplazado mostrare escusa derecha porque non vino que le deue valor.

EMbargamientos han a las vegadas, los que son emplazados, de manera que non pueden venir, nin embiar antel juez, para responder a los plazos, que les fueren puestos. E por ende dezimos que derecha cosa, e guisada es, que pues ellos non dexan por al, de venir, si non por non poder, que non ayan pena de rebeldes. E los embargos derechos, que los pueden escusar, son estos. Assi como si el emplazado, fuesse embargado, de grand enfermedad, o ouo embargo, en el camino, por llenas de rios, o de grandes nieues, o de otra tempestad, o si lo embargassen ladrones, o enemigos conocidos que le touiessen los caminos, o quel ouiessen desafiado, e fuessen mas poderosos que el de manera que non osasse venir, a menos de peligro de muerte, o si fuesse preso, o embargado por alguna otra razon semejante destas. Ca prouandola, e mostrandola, al judgador de deue valer, de manera que pena, nin daño, non reciba, por razon que non vino al plazo. Pero si la enfermedad del emplazado, durasse mucho, deue embiar su personero, que faga derecho por el. Otrosi, quando el emplazado, esta desafiado, se teme de sus enemigos quel tienen en camino, assi como de suso diximos, deuelo fazer saber al judgador, que lo emplazo, que por esta razon, non es osado, de venir antel. E el juez luego que lo supiere, deue y dar tal consejo, que por el emplazamiento, pueda venir o embiar antel, seguramente. E mientra tal segurança non le diere non deue yr adelante, por razon del emplazamiento.

3.7.12

¶ Ley .XII. Como el que fuera emplazado non puede escusar de non responder ante el juez que lo emplazo, maguer vaya despues a morar a otra parte.

EMplazado seyendo algund ome delante del judgador que auia poderio de judgarle, si despues desto se partiesse, de aquel logar para yr morar a otro, que non fuesse de aquella juridicion, non puede ende escusarse, que non responda, ante aquel juez, que lo auia emplazado, primeramente. Esso mismo dezimos de otro qualquier, que fuesse assi emplazado, e quisiesse yr a escuelas, o en romeria, o en mandaderia del Rey, o de su concejo, o por otra razon semejante destas. Ca por ninguna destas razones, non se puede escusar, que non responda, por si, o por personero, ante aquel que lo auia emplazado. E si non lo fiziere puede el judgador, fazer contra el, assi como contra rebelde.

3.7.13

¶ Ley .XIII. Que pena merece el emplazado que enagena la cosa sobre que lo emplazaron.

MVchas vegadas acaece, que los emplazados, por fazer engaño, a los que los fizieron emplazar: venden, o enagenan maliciosamente, las cosas sobre que los emplazan: e quando vienen antel judgador, para fazer derecho, a aquellos que las demandan, por suyas dizen estonce los emplazados, que non son tenudos de responderles porque non son tenedores de aquellas cosas, que les demandan: Por ende non queriendo desfazer tal engaño, como este tenemos por bien, e mandamos, que todo ome despues que fuesse emplazado, si enagenasse la cosa, sobre que fuesse fecho el emplazamiento, quel quisieren demandar, diziendo, e razonando los demandadores, que non auia derecho en ella, e que era suya dellos, que tal enagenamiento, non vale, e que sea tornada aquella cosa, en poder de aquel que la enageno, e que sea el tenudo de fazer derecho sobre ella. E de mas, que aquel que la compro, si fuesse sabidor de aquel engaño, que pierda el precio, que dio por ella. E otrosi el vendedor, que peche otro tanto de lo suyo, por el engaño, que fizo, e sea todo de la camara del Rey. Mas si el comprador, non fuesse sabidor, del engaño, e ouiesse comprado aquella cosa a buena fe: deue cobrar el precio, que auia dado por ella, e aun de mas le deue dar el vendedor, por pena tanto, quanto montasse la tercera parte del precio que valio aquella cosa. E las otras dos partes del precio que valio aquella cosa deue el vendedor pechar al Rey. E si por auentura el emplazado, ouiesse cambiado aquello cosa por otra: si aquel a quien la dio por cambio fue sabidor del engaño, deue pechar al Rey, tanto quanto valia aquella cosa sobre que fue fecho el emplazamiento, e deue pechar de lo suyo, otro tanto, el que la cambio despues que fue emplazado, e de mas deue ser desfecho el cambio, e fazer derecho sobre la cosa que fue emplazado. Esso mismo dezimos si la cosa fuesse dada en donadio, despues del emplazamiento. Mas si el que la recibio, en cambio, o en don, non fue sabidor del engaño, non deue auer pena ninguna. Pero dezimos que el cambio, o el donadio, que non vala. E aun mandamos que aquel que la dio, la cambio maliciosamente, despues que fue emplazado que peche al otro, a quien la auia dada, o cambiada, la tercera parte del precio, que valia aquella cosa, e las otras dos para la camara del Rey. Essa pena misma sobredicha, en que diximos, que cae el emplazado, por el engaño, que faze enagenando la cosa, sobre que lo emplazan el e aquel a quien la enagena. Essa misma dezimos, que ha logar en el emplazador, que engañosamente enagena la cosa, que demandaua, e razonaua por suya despues del emplazamiento, e aquel a quien la enagena, despues que fazen emplazar a otro sobrella. Ca el emplazador, nin el emplazado non deuen, nin pueden fazer enagenamiento nueuamente en ninguna manera de la cosa, sobre que es fecho el emplazamiento que quieren demandar por suya, assi como de suso diximos, fasta que sea librada la contienda, que sea entre ellos, por juyzio, o sea dado por quito, el emplazado del emplazamiento.

3.7.14

¶ Ley .XIIII. Quando se puede enagenar la cosa sin pena sobre que es fecho el emplazamiento.

ENagenada non puede nin deue ser la cosa, sobre que es fecho em emplazamiento, fasta que la contienda, que han sobre ella, sea librada por juyzio. Assi como de suso diximos, en la ley ante desta: fueras ende en casos señalados. E el primero es, si aquella cosa sobre que es fecho el emplazamiento, fuesse dada despues en casamiento a otro. El segundo, quando aquella cosa perteneciesse a muchos, e la quisiessen partir entre si, e enagenarla los vnos a los otros, que son ende tenedores della. Pero en qualquier destos casos, aquel a quien passasse la cosa tenudo seria de responder a la demanda, sobre que fue fecho el emplazamiento. E el tercero es, quando la enagenassen despues del emplazamiento, en razon de manda que fiziesse a su finamiento. Mas en este caso postrimero, el heredero de aquel que ouiesse mandado tal cosa, tenudo seria de defender, e seguir el pleyto, que era mouido sobre ella hasta que sea acabado. E si lo venciere, deuenla entregar a aquel, a quien fue mandada. E si por auentura perdiere el pleyto, sin su culpa, e sin su engaño, non es tenudo el heredero, de dar ninguna cosa por razon de aquella manda. Otrosi dezimos, que si aquel, a quien fue mandada la cosa, sobre que era fecho el emplazamiento sospechare que el heredero, non andara, nin seguira, lealmente, el pleyto, bien puede el mismo, si quisiere, ser con el heredero, en juyzio, para seguir el pleyto, sobre aquella cosa.

3.7.15

¶ Ley .XV. Como deue fazer el judgador contra aquel que engañosamente en agena la cosa ante que sea emplazado sobre ella.

VNa de las cosas del mundo de que mas se deuen trabajar los Reyes, e los otros Señores, que tienen logar de nuestro Señor Dios en la tierra: para mantenerla en justicia: es de contrastar a la malicia de los omes: de manera que el derecho, non pueda ser embargado, por ellos. E por ende, non queriendo seguir esto: dezimos, que si algund ome, sospechando que algund otro, lo queria emplazar, por razon de alguna cosa, de que el era tenedor, la enagenasse, ante que fuesse emplazado, sobre ella, engañosamente a otro ome que fuesse mas poderoso que si: o de otro Señorio, o ome que fuesse muy escatimoso, e reboltoso, mas que el porque al otro fuesse mas embargado su derecho aguisandole que ouiesse mas fuerte aduersario que el, mandamos que el que tal engaño fiziere, que non le vala: e que sea en escogencia del demandador, de aquella cosa: de la demandar a el bien assi como si la touiesse en su poder, o al otro, a quien fue enagenada. E esta demanda se puede fazer, con todos los daños, e los menoscabos, que fiziere por esta razon.

3.7.16

¶ Ley .XVI. Como aquel que ha algund derecho contra otro si lo otorgare, o lo diere ante del emplazamiento, o despues a algun ome mas poderoso que el por razon de algun oficio que tenga que non deue valer.

BVscan carreras, non tan solamente los demandados, para fazer engaño, assi como diximos en la ley ante desta: mas aun los demandadores. E por ende auemos nos a catar, carreras para contrastar la maldad dellos. Onde dezimos, que si algun demandador, ante que emplaze en juyzio a su contendor, o despues enagenare aquel derecho, que el ha contra el en otro ome, que fuesse mas poderoso, que si, por razon de algun oficio, que touiesse, otorgandole aquel derecho, en razon de vendida, o de cambio, o de donadio, o enagenandole, en otra manera qualquier, semejante destas. Mandamos que tal enagenamiento non vala: e quel demandado non sea tenudo de responder a ninguno dellos sobre esta razon. E demas, el que gelo enageno, pierda quanto derecho auia contra el otro en aquel pleyto que enegeno. Mas si por auentura el demandador, enagenasse su derecho, a otro ome que non fuesse mas poderoso quel, e esto fiziesse desamparandose de todo el derecho que y auia, e otorgandolo verdaderamente al otro ante que emplazasse a su contendor. Dezimos que tal enagenamiento, es valedero, porque semeja, que fue fecho sin engaño. Pero si el ouiesse ya fecho emplazar su contendor, por razon de la demanda que auia contra el, e despues quisiesse enagenar su derecho que auia en este pleyto: no lo podria fazer, maguer quisiesse enagenarlo, a ome que non fuesse mas poderoso que si. Fueras ende, en las cosas señaladas, que diximos, en la ley deste titulo, que comiença, enagenada, non deue nin puede ser la cosa.

3.7.17

¶ Ley .XVII. Como el derecho que alguno ha contra otro que lo puede dexar en su testamento a ome que sea mas poderoso que el si quisiere.

SOspechar non deue ome, que aquel que esta acerca de su finamiento, que dexasse tortizeramente en su manda, ninguna cosa escrita, que fuesse a daño de otro, e a peligro de su anima. E comoquier que en la ley ante desta diximos, que ninguno non puede enagenar, el derecho que ouiesse, contra otro, vendiendolo, o cambiandolo, o enajenandolo, en otra manera, qualquier, semejante destas, a ome mas poderoso que si por razon de officio que ouiesse. Pero dezimos, que lo puede fazer en testamento, o en manda otorgando a alguno en ella. Maguer fuesse mas poderoso, el derecho que ouiesse contra otro. Ca despues, que fuesse finado, el que fizo la manda, o el testamento, bien ppuede el otro demandar en juyzio, aquel derecho, quel fue otrogado: tambien como faria, aquel que fizo el testamento, si fuesse biuo. Fueras ende si aquel que fizo la manda, ouiesse ya començado, a mouer pleyto, en juyzio por emplazamiento, o en otra manera, sobre aquel derecho, quel otorgo, al otro a su finamiento. Ca estonce, el heredero del finado, deue seguir el pleyto, sobre aquel derecho, que fue otorgado al otro, fasta que sea dado juyzio acabado sobre el e el bien, e la pro, que ende saliere, deue ser dado despues, al poderoso: en la manera, que fue otorgado, por aquel, que fizo el testamento.


Transcripción: Irene Rodríguez Cachón
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda

CITA

Rodríguez Cachón, Irene (2020), «López 1555. 3.7.», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/6062 [fecha de acceso]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.