López 1555. 4.Prólogo

4.0.0

AQVI COMIENCE [sic] LA QVARTA PARTIDA QVE FABLA de los desposorios, e de los casamientos.

HOnrras señaladas dio nuestro Señor dios al ome, sobre todas las otras criaturas quel fizo. Primeramente, en fazerlo a su ymagen, e a su semejança: segund el mismo dixo, ante que lo fiziesse, en darle entendimiento de conoscer a el e a todas las otras cosas: e saber entender e departir la manera dellas, cada vna segund conuiene. Otrosi honrro mucho al ome, en que todas las criaturas que el auia fecho, le dio para su seruicio. E sin todo esto, ouole fecho muy grande honrra, que fizo muger, que le diesse por compañera, en que fiziesse linaje: e establescio el casamiento dellos ambos en el parayso, e puso ley ordenadamente entre ellos, que assi como eran de cuerpos departidos segund natura, que fuessen vno quanto en amor, de manera, que non se pudiessen departir, guardando lealtad vno a otro, e otrosi que de aquella amistad saliesse linaje, de que el mundo fuesse poblado, e el, loado, e seruido, Onde porque esta orden del matrimonio, establescio dios mismo por si: por esso es vno de los mas nobles, e mas, honrrados de los siete sacramentos de la sancta eglesia. E por ende deue ser honrrado e guardado, como aquel que es el primero e que fue fecho e ordenado por dios mismo, en el parayso, que es como su casa señalada. E otrosi como aquel que es mantenimiento del mundo, e que faze a los omes beuir vida ordenada naturalmente, e sin pecado, e sin el qual los otros seys sacramentos non podrian ser mantenidos, nin guardados. E por esso lo pusimos en medio de las siete partidas deste libro: assi como el coraçon es puesto en medio del cuerpo, do es el spiritu del ome, onde va la vida a todos los miembros. E otrosi como el sol que alumbra todas las cosas, e es puesto en medio de los siete cielos, do son las siete estrellas, que son llamadas planetas. E segund aqueste, pusimos la partida, que fabla del casamiento, en medio de las otras seys partidas deste libro. Porque assi la primera que habla de todas las cosas que pertenescen a la fe catholica que faze al ome conoscer a dios por creencia, e tambien la ley de nuestro señor jesu christo que es la espada spiritual que taja los pecados encubiertos. Como la segunda, que fabla de los grandes señores que es la temporal, que taja poderosamente los males manifiestos, e deuedados. Como la tercera, que muestra la justicia que es dada por juyzio a los omes, para meter amor, e paz entre ellos. E avn la quinta que fabla de todas las cosas, que los omes ponen entre si, a plazer de ambas partes, de que nasce despues enxeco que se a de librar por derecho. E otrosi como la sesta, que fabla de las herencias que los omes heredan por linaje, o por manda de testamento. E avn la setena, que muestra como se deuen escarmentar todos los males, que los omes fazen por voluntad de la vna parte, e a pesar de la otra: ninguna destas non se podria complir derechamente, si non por el linaje, que sale del casamiento, que se cumple por ayuntança del ome, e de muger. E por esso lo pusimos en la quarta partida deste libro, que es en medio de las siete, assi como puso nuestro señor el sol en el quarto cielo, que alumbra todas las estrellas, segund cuenta la su ley. Onde pues que en la terçera partida deste libro, auemos fablado de la justicia que se faze ordenadamente por seso, e por sabiduria, faziendo los omes beuir en paz, e dando a cada vno su derecho por premia de juyzio: queremos dezir en esta quarta partida de la justicia, que deue ser mantenida, e guardada en los casamientos, que ayuntan los omes vnos con otros con auenencia de amos. E mostraremos de los desposorios. E de los casamientos. E de las condiciones que ponen los omes por razon dellos. E de los embargos que en ellos nascen por parentesco, o por cuñadez, o por compadradgo, o por fijamiento, e por otra manera qualquier. E desi fablaremos de las acusaciones. E del departimiento de los casamientos. E de las arras. E de las dotes. E de las donaciones que los omes, fazen por razon dellos. E de los fijos legitimos. E de los otros de qual natura quier que sean. E del poderio que los padres han sobre ellos. E del debdo que es entre los criados, e los que los crian. E entre los sieruos e sus dueños. E entre los señores, e los vasallos. E sobre todo mostraremos del debdo que los omes han entre si por naturaleza, o por amistad.


Transcripción: Álvaro Cuéllar González
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda


CITA

Cuéllar González, Álvaro (2020), «López 1555. 4.Prólogo», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/7984 [fecha de acceso]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.