López 1555. 4.21

4.21.0

¶ Titulo .XXI. De los sieruos.

SIeruos, son otra manera de omes, que han debdos, con aquellos, cuyos son, por razon del señorio, que han sobre ellos, Onde, pues que en el titulo ante deste, fablamos de los criados, que ome cria en su casa, que son libres: queremos aqui dezir de los sieruos, porque son de casa. E primeramente, mostraremos, que cosa es seruidumbre, e onde nascio, e quantas maneras son della. E en que cosas, es tenudo el sieruo, de guardar su Señor de daño: e que poderio es aquel, que los Señores han en sus sieruos.

4.21.1

¶ Ley .I. Que cosa es seruidumbre: e onde tomo este nome e quantas maneras son dellas.

SEruidumbre, es postura, e establescimiento, que fizieron antiguamente las gentes, por la qual los omes que eran naturalmente libres: se fazen sieruos: e se meten a señorio de otro, contra razon de natura. E sieruo tomo este nome de vna palabra que llaman en latin, seruare: que quier tanto dezir en romance, como guardar. E esta guarda fue establescida por los emperadores. Ca antiguamente todos quantos catiuauan: matauan. Mas los emperadores tuuieron por bien, e mandaron: que los non matassen, mas que, los guardassen, e se siruiessen dellos. E son tres maneras de sieruos. La primera es, de los que catiuan en tiempo de guerra, seyendo enemigos de la fe. La segunda es, de los que nascen de las sieruas. La tercera es, quando alguno es libre e se dexa vender. E en esta tercera, ha menester cinco cosas. La vna es, que el mismo consienta de su grado que lo vendan. La segunda, que tome parte del precio: La tercera que sea sabidor que es libre. La quarta que aquel que lo compra, crea que es sieruo. La quinta, que aquel que se faze vender, que aya de veynte años arriba.

4.21.2

¶ Ley .II. De quales condiciones son los que nascen de sierua e de ome libre:

NAscido seyendo ome de padre libre: e de madre sierua, estos atales son sieruos porque siguen la condicion de la madre quanto a seruidumbre, o franqueça: pero si acaesciesse que atal seyendo preñada, la franqueassen: el fijo que della nasciesse seria libre, si quier no lo truxesse en su vientre la madre, despues que fuesse franqueada, mas de vna ora, e aun quanto quier menos. E maguer despues tornasse la madre en seruidumbre, siempre fincaria el fijo libre, por aquel tiempo, que lo traxo la madre, despues que la franquearon, quier fuesse poco o mucho. Mas los fijos que nasciessen de madre libre: e de padre sieruo, serian libres, porque siempre siguen la condicion de la madre: segund que es sobredicho. E comoquier que de suso diximos: que los fijos deuen seguir la condicion de la madre: con todo esso los fijos que nascen del padre: e de la madre libres: deuen seguir la condicion del padre: quanto en las honras, e en los fueros del siglo.

4.21.3

¶ Ley .III. De como los fijos de los clerigos que han ordenes sagradas deuen ser sieruos de la eglesia.

CAsos e razones y ha, porque algunos de los que nascen de padre e de madre libres, se tornan sieruos. e el vno dellos es, como si algun clerigo que fuesse ordenado de ordenes sagradas, casasse con muger libre, e en aquella semejança que los legos deuen casar de derecho. Ca los fijos que ouieren de tales mugeres, deuen ser sieruos de la eglesia, en que era beneficiado el clerigo, que assi casasse. Pero estos tales, non lo deuen vender, como otros sieruos, mas siempre son tenudos de seruir aquella eglesia. E aun les nasce a los fijos otro embargo, del yerro quel padre fizo casando en esta manera, ca non deuen heredar los bienes del padre, comoquier que puedan heredar los de la madre.

4.21.4

¶ Ley .III [sic]. De como los christianos, que lleuan fierro, o madera, o armas, o nauios a los enemigos de la fe se tornan sieruos por ende.

MAlos christianos y ha algunos, que dan ayuda, o consejo, a los moros: que son enemigos de@ la fe: assi como quando les dan, o les venden armas, de fuste: o de fierro, o galeras, o naues fechas, o madera para fazellas. E otrosi, los que guian, o gouiernan los nauios dellos, para fazer mal a los Christianos. E otrosi: los que les dan, o les venden madera para fazer algaradas, o otros engeños. E porque estos fazen grand enemiga, touo por bien santa eglesia. que qualesquier que prendiessen a algunos, de los que estas cosas fiziessen que los metiessen en seruidumbre, e los vendiessen, si quisiessen, o se siruiessen dellos: bien assi como de sus sieruos, E demas desto, son descomulgados estos atales, tan solamente por el fecho segund dize en el titulo de las descomulgaciones: e deuen perder todo quanto que ouieren: e ser del Rey.

4.21.5

¶ Ley .V. en que cosas es tenudo el sieruo de guardar su señor de daño.

TOdo sieruo es tenudo de guardar su señor de daño e desonrra, en todas las maneras que pudiere, e supiere e es tenudo de obedescer e de acrescerle su honrra, e su pro en todas guisas, E non tan solamente, es tenudo el sieruo, en estas cosas sobredichas al Señor mas a su muger, e a sus fijos: e si menester ouieren su ayuda: quiriendolos alguno matar, e desonrrar: deue acorrer a cada vno dellos, e morir por ellos: por escusarlos de muerte: o de desonrra. E esto deue fazer cada vn sieruo bien e lealmente: e non se puede escusar por ninguna manera, que non lo faga assi, lo pudiendo fazer fueras ende, si fuesse enfermo, de guisa que lo non pudiesse cumplir, o si fuesse preso, o encerrado, o tan lueñe, de aquel lugar, que non pudiesse llegar en ninguna manera e acorrerles: E si el sieruo firiesse: o matasse alguno amparando su señor de peligro de muerte, deue ser sin pena.

4.21.6

¶ Ley .VI. que poderio han los Señores, sobre sus sieruos.

LLenero poder ha el señor sobre su sieruo, para fazer del lo que quisiere, Pero con todo esso, non lo deue matar nin lastimar, maguer le fiziesse porque a menos de mandamiento del juez, del lugar, nin lo deue ferir, de manera que sea contra razon de natura, nin matarlo de fambre: fueras ende: si lo fallasse con su muger: o con su fija o fiziesse otro yerro semejante destos. Ca estonce bien lo podria matar: Otrosi dezimos que si algun ome fuesse tan cruel a sus sieruos, que los matasse de fambre: o les firiesse: o les diesse tan grand lazerio, que non lo podiessen sofrir, que estonce se pueden quexar los sieruos, al juez. E el de su oficio, deue pesquerir en verdad si es assi: e si lo fallare por verdad, deuelos vender, e dar el precio a su señor, E esto deue fazer, de manera que nunca puedan ser tornados en poder, nin en Señorio de aquel, a cuya culpa fueron vendidos.

4.21.7

¶ Ley .VII. Como las ganancias que fazen los sieruos, deuen ser de sus Señores.

TOdas las cosas quel sieruo ganare por qual manera quier que les gane, deuen ser de su Señor. E aun dezimos, que las cosas quel fuessen mandadas en testamento al sieruo, que tambien las puede demandar el Señor, como si las ouiessen mandado a el mismo. Otrosi dezimos. que alguno pone su sieruo entienda, o naue, o en otro logar, mandando que vse de aquel menester, o mercaduria, que todos los pleytos que tal sieruo fiziere con quienquier que los faga, por razon de aquel menester, o mercaduria en que lo pone: que es tenudo el Señor de los guardar, e de los complir: tambien como si el mismo los ouiesse fechos.

4.21.8

¶ Ley .VIII. Como Iudio, nin moro, non puede auer christiano por sieruo.

IVdio, nin moro, nin ereje nin otro ninguno, que non sea de nuestra ley, non puede auer Christiano ninguno por sieruo. E qualquier dellos, que contra esto fiziesse, teniendo a sabiendas Christiano alguno por sieruo: deue morir por ello, e perder todo quanto que ouiere, e ser del Rey. Otrosi dezimos que qualquier destos sobredichos, que ouiesse sieruo, que non fuesse de nuestra ley, si aquel sieruo se tornare Christiano, que se faze libre por ende, luego que se faze baptizar, e recibe la nuestra fe, non es tenudo de dar por si ninguna cosa, a aquel cuyo era, ante que se tornasse Christiano, E maguer despues desto se tornasse Christiano, aquel que era Señor: non le finca por ende ningun derecho en este atal, que fue su sieruo, e se torno Christiano ante que el. E esto se entiende, quando el judio, o el moro, compra el sieruo que se torno Christiano, con intencion de seruirse del: e non para venderlo, como en mercaduria. Pero si lo comprasse con intencion de lo vender, deuelo fazer fasta tres meses. E si ante que los tres meses: se cumpliessen, trabajandose el Señor de venderle se tornasse Christiano, non perderia por ende el judio, o el moro, todo el precio que ouiesse dado por el. Ante dezimos, que seria tenudo de dar por si el, o el que lo fiziesse tornar Christiano, doze marauedis de la moneda que corriesse en aquel logar. E si non ouiere de que los pagar, deue seruir por ellos, non como sieruo: mas como libre, fasta que los aya merescidos. E si fasta los tres meses non lo vendiesse, maguer se torne despues christiano non le finca al que era su Señor derecho ninguno en el.


Transcripción: Álvaro Cuéllar González
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda


CITA

Cuéllar González, Álvaro (2020), «López 1555. 4.21», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/8026 [fecha de acceso]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.