López 1555. 7.4

7.4.0

¶ Titulo .IIII. De las lides.

LId es vna manera de prueua: que vsaron a fazer antiguamente los omes. Quando se quieren defender por armas, de mal sobre que los rieptan. Onde pues, que el titulo ante deste, fablamos de los rieptos. Queremos dezir en este de tales lides, como estas. E demostraremos, que cosa es lid. E por que razon fue fallada. E a que tiene pro. E quantas, maneras son della. E quien la puede fazer. E sobre quales razones puede ser fecha. E por cuyo mandado. E en que lugar. E en que pena cae el que fue revencido. E que cosas podria fazer el reptado en la lid, porque sea quito. E que deue ser fecho, de las armas, e de los cauallos, que fincan en el campo, despues que han lidiado.

7.4.1

¶ Ley .I. Que cosa es lid, e por que razon fue fallada e a que tiene pro, e quantas manaras [sic] son della.

MAnera de prueua es segund costumbre de España, la lid que manda fazer el Rey, por razon del riepto que es fecho ante el, auiniendose amas las partes a lidiar. Ca de otra guisa el Rey non la mandaria fazer. E la razon porque fue fallada la lid es esta: que tuuieron los fijosdalgo de España, que mejor les era defender su derecho, e su lealtad, por armas: que meterlo a peligro de pesquisa, o de falsos testigos. E tiene pro la lid, porque los fijos dalgo, temiendose de los peligros, e de las afruentas, que acaescen en ella recelansse a las vegadas de fazer cosas, por porque ayan a lidiar. E son dos maneras de lid, que acostumbran a fazer en manera de prueua. La vna es, la que fazen los fidalgos entre si lidiando de cauallos. E la otra, la que suelen fazer de pie los omes de las villas, e de las aldeas, segund el fuero antiguo de que suelen vsar.

7.4.2

¶ Ley .II. Quien puede lidiar, e sobre quales razones: e por cuyo mandado, e en que lugar, e en que manera.

LIdiar pueden el reptador e el reptado quando se auinieren en la lid. E han a lidiar sobre aquellas razones, que fue fecho el riepto, segund que diximos en el titulo de los rieptos. E esto deuen fazer por mandado del Rey: e en aquel tiempo que les fuere señalado para ello. E deueles el Rey dar plazo, e señalarles dia que lidien, e mandarles con que armas se combatan, e darles fieles que les señalen el campo: e lo amojonen, e gelo demuestren, porque entiendan e sepan ciertamente, porque lugares son los mojones del campo de que non han a salir, sinon por mandado del Rey, o de los fieles. E despues que esto ouieren fecho han los de meter en el medio del campo, a partirles el sol, e deuenles dezir ante que se combatan como han de fazer, e ver si tienen aquellas armas que el Rey mando, o mas o menos. E fasta que los fieles se partan dentre ellos, cada vno puede mejorar en el cauallo, e en las armas, e desque ellos tuuieren, los cauallos, e las armas que menester ouieren, deuen los fieles salir del campo e estar y cerca para ver, e oyr lo que fizieren, e dixeren. E estonce deue el reptador cometer primeramente al reptado pero si el reptador non lo cometiesse, puede el reptado cometer a el si quisiere.

7.4.3

¶ Ley .III. Como el que riepta non puede dar par por si para lidiar si el reptado non quisiere.

OMe poderoso faziendo, a alguno otro de menos guisa cosa en que caya traycion, o aleue, puedelo reptar por ende aquel que recibio el tuerto. E el poderoso, si quisiere combatir, se puedelo fazer, o darle su par. Mas el que riepta, non puede dar par en su lugar al reptado si el reptado non quisiere: e quando par fuere a dar, deue ser par tambien en linaje, como en bondad, e en señorio, e en fuerça Ca non es en ygualdad vn ome valiente combatirse con otro de pequeña fuerça. E si el que ha de dar par, diere ome que vale mas por linaje, o por las otras cosas, en tal que non sea mas valiente: e assi se quisiere fazer par del otro, non lo puede desechar. Otrosi dezimos, que si vn ome reptare, a dos o mas por algun fecho, que los reptados non son tenudos de recebir par si non quisieren. Mas el reptador cate lo que faze, que a quantos reptare a tantos aura de combatir, o a cada vno dellos qual mas quisiere: si los reptados quisieren lidiar, e non quisieren recebir par. E si muchos ouieren razon de reptar a vno sobre algund fecho, escojan entre si vno dellos que lo riepte: e con aquel entre en derecho, e non con los otros.

7.4.4

¶ Ley .IIII. En que pena cae el que sale del campo, o fuere vencido, o que cosa podria fazer el reptado en la lid para ser quito.

SAlir non deue del campo el reptador, nin el reptado sin mandado del Rey: o de los fieles. E qualquier que contra esto fiziere, saliendo ende por su voluntad, o por fuerça del otro combatidor sera vencido. Pero si por maldad del cauallo, o por rienda quebrada, o por otra ocasion manifiesta, segund bien vista de los fieles contra su voluntad, e non por fuerça del otro combatidor saliere alguno dellos del campo, si luego que pudiere de pie, o de cauallo tornare al campo non sera vencido por tal salida. E si el reptador fuere muerto en el campo el reptado finque por quito del riepto: maguer que el reptador non se aya desdicho. E si el reptado muriere en el campo: e non se otorgare por aleuoso, e non otorgare que fizo el fecho de que fue reptado muera por quito del yerro. Ca razon es que sea quito quien defendiendo su verdad prende muerte. Otrosi dezimos que es quito el reptado, si el retador non lo quisiere acometer, ca abondale que este aparejado en el campo, para defender su derecho. E aun dezimos, que quando el reptador matare en el campo al reptado, o el reptado al reptador, que el biuo non finque enemigo de los parientes del muerto por razon de aquella muerte. E el Rey deuelo fazer perdonar, e segurar a los parientes del muerto, si de algunos se temiere.

7.4.5

¶ Ley .V. Como los fieles pueden sacar del campo los lidiadores.

SI el primer dia el reptado o el reptador non fuere vencido, a la noche o ante si amos quisieren, e el Rey lo mandare, los fieles saquenlos del campo: e metanlos amos en vna casa, e faganles ygualdad en el comer, e en el beuer, e en el yazer: e en todas las otras cosas guisadas. Pero si el vno quisiere mas comer, o beuer que el otro, dengelo, e el dia que los ouieren de tornar al campo tornenlos en aquel mismo lugar, e en aquella misma guisa de cauallos, e de armas, e de todas las otras cosas en que estauan, quando los ende sacaron. E si el reptado se pudiere defender por tres dias en el campo que non sea vencido passados los tres dias finque quito, e el reptador aya la pena, que manda la ley que fabla de aquellos que non prueuan en el riepto lo que dizen.

7.4.6

¶ Ley .VI. Que deue ser fecho de las armas, e de los cauallos que fincan en el campo de los lidiadores despues que han lidiado.

COstumbraron ante de nuestro tiempo que los cauallos, e las armas de aquellos que salian del campo ante que los fieles los sacassen ende, que fuessen del mayordomo del Rey tanbien de los vencidos como de los vencedores. E non queriendo fazer bien, e merced a los fijosdalgo, mandamos que los cauallos, e las armas que salieren del campo que los ayan sus dueños, o sus herederos de aquellos que murieren en el. Pero tenemos por derecho, e mandamos que los cauallos, e las armas de los que fueren vencidos por aleuosos, quier salgan del campo, quier non que los aya el mayordomo del Rey.


Transcripción: Jacqueline Martín Álvarez
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda


CITA

Martín Álvarez, Jaqueline (2020), «López 1555. 7.4», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/8574 [fecha de acceso]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.