López 1555. 7.24

7.24.0

¶ Titulo .XXIIII. De los judios.

IVdios son vna manera de gente que comoquier que non creen la fe de nuestro señor Iesu Christo, pero los grandes señores de los Christianos siempre sufrieron que biuiessen entre ellos. Onde pues que en el titulo ante deste, fablamos de los adeuinos e de los otros omes que dizen que saben las cosas, que han de venir que es como en manera de menospreciamiento de Dios, queriendose ygualar con el, en saber los sus fechos, e las sus poridades. Queremos aqui dezir, de los judios, que contradizen, e denuestan el su nome, e el su fecho marauilloso, e santo que el fizo, quando el embio el su fijo nuestro señor Iesu Christo en el mundo, para los pecadores saluar. E demostraremos, que quisiere dezir judio. E donde tomo este nome. E porque razones la Eglesia, e los grandes Señores christianos, los dexan biuir entre si. E en que manera deuen fazer su vida entre los christianos. E quales cosas non deuen vsar, nin fazer, segund nuestra ley. E quales son aquellos juezes que los pueden apremiar por maleficios, que ayan fecho, o por debdo que deuan. E como non deuen ser apremiados los judios, que se tornen christianos. E que mejoria ha el judio por tornarse Christiano de los otros judios, que se non tornan. E que pena merescen los que le fizieren daño, o deshonrra. E que pena deuen auer los christianos que se tornan judios. E los judios, que fizieren a los moros, que fuessen sus sieruos, tornar a su ley.

7.24.1

¶ Ley .I. Que quiere dezir judio, e de donde tomo este nome de judio.

IVdio es dicho aquel que cree, e tiene la ley de Moysen, segun suena la letra della, e que se circuncida: e faze las otras cosas, que manda su ley. E tomo este nome del tribu de juda, que fue mas noble, e mas esforçado que los otros tribus, e demas auia otra mejoria que de aquel tribu auian de Esleer Rey de los judios. E otrosi los de aquel tribu en las batallas ouieron siempre las primeras feridas. E la razon porque la Eglesia, e los Emperadores, e los Reyes, e los principes sufrieron a los judios, que biuiessen entre si, e entre los christianos es esta porque ellos biuiessen, como en catiuerio, para siempre: porque fuessen siempre en remembrança a los omes que ellos venian del linaje de los que crucificaron a nue [sic] Señor Iesu Christo.

7.24.2

¶ Ley .II. En que manera deuen fazer su vida los judios entre los christianos, e quales cosas non deuen vsar, nin fazer segund nuestra ley, e que pena merescen los que contra ello fizieren.

MAnsamente: e sin mal bollicio deuen fazer vida los judios entre los christianos guardando su ley, e non diziendo mal de la fe de nuestro señor jesu christo que guardan los christianos. Otrosi se deuen mucho guardar de predicar, nin conuertir ningun christiano, que se torne judio alabando su ley, e denostando la nuestra, E qualquier que contra esto fiziere deue morir por ende, e perder lo que ha. E porque oymos dezir que en algunos lugares los judios fizieron, e fazen el dia del viernes santo remembrança de la passion de nuestro señor Iesu Christo en manera de escarnio, furtando los niños, e poniendolos en cruz, e faziendo ymagines de cera, e crucificandolas, quando los niños non pueden auer. Mandamos que si mas fuere de aqui adelante en algund lugar de nuestro Señorio, tal cosa assi fecha: si se pudiere aueriguar, que todos aquellos que se acertaron y en aquel fecho, que sean presos e recabdados e duchos ante el Rey: e despues que el Rey sopiere la verdad deuelos mandar matar abiltadamente quantos quier que sean. Otrosi defendemos que el dia del viernes sancto ningund judio non sea osado de salir fuera de su casa, nin de su barrio: mas esten y encerrados, fasta el sabado en la mañana, e si contra esto fizieren, dezimos que del daño, e de la deshonrra que de los Christianos rescibieren non deuen auer ninguna emienda.

7.24.3

¶ Ley .III. Que ningun judio non puede auer oficio nin diguidad [sic] para poder apremiar a los Christianos.

ANtiguamente los judios fueron muy honrrados, e ouieron muy grand preuillejo sobre todas las otras gentes. Ca ellos tan solamente eran llamados pueblo de Dios. Mas porque ellos fueron desconocidos a aquel, que a ellos auia honrrado, e preuilejado, e en lugar de le fazer honrra, deshonrraronlo dandole muerte muy abiltadamente en la cruz: guisada cosa fue, e derecha que por tan grand yerro, e maldad, que fizieron que perdiessen la honrra, e el preuillejo que auian. E por ende de aquel dia en adelante que crucificaron a nuestro Señor Iesu Christo, nunca ouieron Rey, nin sacerdotes de si mismos: assi como auian ante. E los Emperadores que fueron antiguamente Señores de todo el mundo, touieron por bien, e por derecho, que por la traycion que fizieron en matar a su señor que perdiessen por ende todas las honrras, e los preuillejos que auian de manera que ningun judio nunca ouiesse jamas lugar honrrado, nin oficio publico con que pudiesse apremiar a ningun Christiano en ninguna manera.

7.24.4

¶ Ley .IIII. Como pueden auer los judios synoga entre los Christianos.

SYnoga es lugar do los judios fazen oracion, e tal casa como esta non puede fazer nueuamente en ningund lugar de nuestro Señorio, a menos de nuestro mandado. Pero las que auian antiguamente si acaesciesse que se derribassen puedenlas fazer, e renouar en aquel suelo mismo: assi como se estauan, non las alargando mas, nin las alçando, nin las faziendo pintar. E la synoga que de otra guisa fuesse fecha deuenla perder, e ser de la Eglesia mayor del lugar donde la fizieren. E porque la synoga es casa, do se loa el nome de Dios: defendemos que ningund Christiano non sea osado de la quebrantar, nin de sacar ende, nin de tomar alguna cosa por fuerça. Fueras ende si algund malfechor se acogiesse a ella. Ca a este bien lo podrian y prender por fuerça para leuarlo ante la justicia. Otrosi defendemos que los Christianos non metan y bestia, nin posen en ella, nin fagan embargo a los judios mientra que y estuuieren faziendo su oracion segund su ley.

7.24.5

¶ Ley .V. Como non deuen apremiar a los judios en el dia de sabado, e quales juezes los pueden apremiar.

SAbado es dia, en que los judios fazen su oracion, e estan quedos en sus posadas, e non se trabajan de fazer pleyto, nin merca ninguna. E porque tal dia como este son ellos tenudos de guardar segund su ley, non los deue ningund ome emplazar, nin traer a juyzio en el. E por ende mandamos que ningund judgador non apremie, nin costrinña [sic] a los judios en el dia del sabado, para traerlos a juyzio por razon de debdas, nin los prendan, nin les fagan otro agrauio ninguno en tal dia. Ca assaz abondan los otros dias de la semana para costreñirlos, e demandarles las cosas que segund derecho les deuen demandar: e al emplazamiento que les fiziessen para en tal dia, non son tenudos los judios de responder. E otrosi sentencia que diessen contra ellos en tal dia: mandamos que non vala. Pero si algund judio firiesse, o matasse, o robasse, o furtasse, o fiziesse algund otro yerro semejante destos, porque deuen recebir pena en el cuerpo, o en el auer: estonce los judgadores lo pueden prender en el dia del sabado. Otrosi dezimos que todas las demandas que ouieren los Christianos contra los judios, e los judios contra los Christianos que sean libradas, e determinadas por los nuestros judgadores de los lugares do moraren, e non por los viejos dellos. E bien assi como defendemos que los Christianos non puedan traer a juyzio, nin agrauiar a los Iudios en dia de sabado, bien assi dezimos que los Iudios por si, nin por sus personeros non puedan traer nin agrauiar a los Christianos en esse mesmo dia. E aun demas desto defendemos que ningund Christiano non sea osado de prendar, nin fazer tuerto por si mismo a ningund judio en su persona, nin en sus cosas. Mas si querella ouiere del, demandegelo ante nuestros judgadores. E si alguno fuere atreuido, e forçare, o robare alguna cosa dellos, deuegela tornar doblada.

7.24.6

¶ Ley .VI. Como non deuen ser apremiados los judios que se tornen Christianos: e que mejoria ha el judio que se tornare Christiano, e que pena merecen los otros judios que le fiziessen mal.

FVerça nin premia non deuen fazer en ninguna manera a ningund judio, porque se torne christiano, mas por buenos exemplos, e con los dichos de las santas escripturas, e con falagos los deuen los christianos conuertir a la fe de nuestro señor Iesu Christo: ca el non quiere, nin ama seruicio, que le sea fecho por premia. Otrosi dezimos, que si algund judio, o judia de su grado se quisiere tornar christiano o christiana, non gelo deuen embargar los otros judios en ninguna manera. E si algunos dellos lo apedreassen, o firiessen, o matassen por quanto se quisiesse tornar christiano, o christiana, o despues que fuesse baptizado, si esto se pudiere aueriguar: mandamos que todos aquellos matadores, o aconsejadores, de tal muerte, o apedreamiento sean quemados. E si por auentura non lo matassen, mas lo firiessen, o lo deshonrrassen, mandamos que los judgadores del lugar do acaeciere apremien o los feridores, e a los fazedores de la deshonrra de manera que les fagan fazer emienda por ello. E demas, que les den pena por ende, segund que entendieren que merecen de la recebir por el yerro que fizieron. Otrosi mandamos que despues que algunos judios se tornaren christianos, que todos los de nuestro señorio los honrren, e ninguno non sea osado de retraer a ellos, nin a su linaje, de como fueron judios en manera de denuesto: e que ayan sus bienes, e de todas sus cosas partiendo con sus hermanos, heredandolo, de sus padres, e de sus madres, e de los otros sus parientes, bien assi como si fuessen judios, e que puedan auer todos los oficios, e las honrras que han todos los otros christianos.

7.24.7

¶ Ley .VII. Que pena merece el Christiano que se tornare judio.

TAn malandante seyendo algund christiano que se tornasse judio mandamos que lo maten por ello bien assi como si se tornasse hereje. Otrosi dezimos que deuen fazer de sus bienes en aquella manera que diximos que fazen de los aueres de los herejes.

7.24.8

¶ Ley .VIII. Como ningund Christiano, nin Christiana non deuen fazer vida con judio.

DEfendemos que ningund judio non sea osado de tener en su casa christiano, nin christiana para seruirse dellos, comoquier que los puedan auer para labrar, e endereçar sus heredades de fuera, o para guardarles en camino quando ouiessen de yr a algund lugar dubdoso. Otrosi defendemos que ningund christiano, nin christiana non combide a ningun judio, nin judia nin, reciba, otrosi combite dellos para comer, nin beuer en vno, nin beuan del vino que es fecho por mano dellos. E aun mandamos que ningund judio non sea osado de bañarse en baño de vno con los christianos. E otrosi defendemos que ningund christiano non reciba melezinamiento nin purga que sea fecha por mano de judio. Pero bien puede recebirla por consejo de algund sabidor tan solamente que sea fecho por mano de christiano que conozca, e entienda las cosas que son en ella.

7.24.9

¶ Ley .IX. Que pena meresce el judio que yaze con Christiana.

ATreuencia, e osadia muy grande fazen los judios que yazen con las christianas. E por ende mandamos, que todos los judios contra quien fuere prouado de aqui adelante que tal cosa ayan fecho, que mueran por ello. Ca si los christianos que fazen adulterio con las mugeres casadas, merescen por ende muerte: mucho mas la merescen los judios que yazen con las christianas, que son espiritualmente esposas de nuestro señor Iesu Christo por razon de la fe, e del baptismo que rescibieron en nome del. E la christiana que tal yerro fiziere, non tenemos por bien que finque sin pena: E por ende mandamos que si fuere virgen, o casada, o biuda, o muger baldonada que se de a todos, que aya aquella mesma pena que diximos en la postrimera ley en el titulo de los moros, que deue auer la christiana que yoguiere con moro.

7.24.10

¶ Ley .X. Que pena merescen los judios que tienen Christianos por sieruos.

COmprar, nin tener non deuen los judios por sus sieruos ome, nin muger que fuesse christiano [sic], e si alguno contra esto fiziere, deue el christiano ser tornado en su libertad: e non deue pechar ninguna cosa del precio, que fue dado por el: maguer el judio non supiesse quando lo compro que era christiano. Mas si el judio sopiesse que lo era quando lo compro, e se siruiesse del despues como de sieruo deue el judio morir por ende. Otrosi defendemos, que ningund judio que non sea osado, de tornar su captiuo judio, nin judia, maguer sean moros, o de otra gente barbara. E si alguno contra esto fiziere, el sieruo, o la sierua, a quien tornare judio, o judia: mandamos que sea por ende libre, e tirado de poder de aquel, o de aquella cuyo era. E si por auentura algunos moros que fuessen captiuos de judios, se tornassen christianos deuen ser luego libres: assi como se demuestra en la quarta partida deste libro, en el titulo de la libertad en las leyes que fablan en esta razon.

7.24.11

¶ Ley .XI. Como los judios deuen andar señalados porque los conozcan.

MVchos yerros, e cosas desaguisadas acaescen entre los Christianos, e los judios, e las judias, e las christianas, porque biuen y moran de consuno en las villas, e andan vestidos los vnos, assi como los otros. E por desuiar los yerros e los males que podrian acaescer por esta razon tenemos por bien, e mandamos, que todos quantos judios: o judias, biuieren en nuestro Señorio, que traygan alguna señal cierta sobre sus cabeças, e que sea a tal, porque conozcan las gentes manifiestamente qual es judio, o judia. E si algund judio non leuare aquella señal: mandamos que peche por cada vegada que fuere fallado sin ella diez marauedis de oro: e si non ouiere de que los pechar resciba diez açotes publicamente por ello.


Transcripción: Jacqueline Martín Álvarez
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda


CITA

Martín Álvarez, Jaqueline (2020), «López 1555. 7.24», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/8614 [fecha de acceso]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.