Un paseo por RStudio

En la entrada anterior mostré cómo usar R en su forma más escueta y cómo puede usarse como una mera calculadora. También recordarás que en la primera entrada de esta serie, R en el proyecto, te indiqué que instalaras RStudio para hacerte la vida más fácil. Ya es hora de usarlo. Vas a dar un paseo por algunas de sus funciones básicas.

Para comenzar, arranca RStudio. Deberá aparecer una pantalla semejante a esta, aunque con toda seguridad el fondo será blanco y las letras negras. Ya te enseñaré a cambiarlo.

Pantalla de RStudio

Como puedes ver, hay tres paneles (en realidad tiene que haber cuatro, ya llegaremos al cuarto). El más grande (en la imagen) es el de la consola. Si miras en la parte superior del panel, verás que dice Console. No te voy a contar cómo funciona porque lo que hace es replicar la consola que has estado usando en la entrada Primeros pasos con R. Y ya sabes cómo operar con ella. Tan solo un truco: si alguna vez la tienes llena de cosas y quieres limpiarla, pulsa a la vez control  L.

Ventana Environment / History

En la pestaña Environment irán apareciendo los valores de las asignaciones y de las variables que se vayan creando y ejecutando. Si en la consola escribes x <- 10, y <- 6 y pulsas intro cada vez que hayas escrito la expresión, verás que en Environment aparecen los mismos valores. Introdúcelos en la consola y observa lo que dice la ventana Environment.

Ventana Environment de RStudio

En la pestaña History tendrás el historial de todo lo que has hecho. Puede parecer una tontería, pero es útil porque puede servir para no tener que teclear toda una línea de código de nuevo. Haz clic en ella. No habrá nada si es la primera vez que usas RStudio y no has ejecutado ninguna línea de código en la consola. Pero como habrás ejecutado las dos órdenes que te indiqué en el párrafo anterior, en la ventana History aparecerá lo mismo que en la imagen que hay a continuación:

Ventana History de RStudio
Ventana Files / Plots / Packages / Help / View

Esta ventana es la que más posibilidades ofrece:

  • Files es el navegador dentro del sistema de ficheros del ordenador. Muy útil.
  • Plots es donde aparecerán los gráficos que puedas generar.
  • Packages informa de los paquetes disponibles en el sistema (ya instalados).
  • Help es donde se puede acceder a la ayuda del sistema R; allí encontrarás toda la información que te permitirá sacar el máximo partido a cualquiera de los paquetes instalados. A veces asusta, pero todo está ahí.
  • Viewer será en donde aparecerán los mapas y otros elementos que sean resultado de las instrucciones que ejecutes (mira un poco más abajo).
Ventana Editor (Source)

Hay una cuarta ventana que solo se abre si se le indica. Es el Editor. Es mucho más flexible que escribir en la consola: permite ir hacia atrás y hacia adelante, resalta los diversos elementos en colores, permite guardar un script para volverlo a usar y corregir los errores sin tener volver a escribir todo. Vas a dibujar un mapa en el que aparecerá un sitio. Sigue estos pasos con el ratón: File > New File > R Script. Se habrá abierto una ventana nueva encima del panel Console. Ese es el Editor de RStudio. Puedes verlo en la imagen que hay debajo, pero la tuya deberá estar en blanco. Sin nada escrito.

Ventana Editor de RStudio

Copia en esa ventana lo que hay en el párrafo siguiente y fíjate en los colores que adquiere cada elemento según escribes (serán parecidos a los de la imagen anterior, pero pueden cambiar).

library(leaflet)
leaflet()
m <- leaflet()
m <- addTiles(m)
m <- addMarkers (m, lng = -4.712367, lat = 41.658060, popup = "Sede de 7PartidasDigital")
m

No ha pasado nada porque solo has escrito las instrucciones. No le has dicho a R que las ejecute por el sencillo hecho de que no estás en la consola, sino en el editor. Ahora iremos a ello. Por ahora, guarda lo que has escrito en el editor (revísalo): File > Save as y actúa como de costumbre con tu sistema operativo.

Instalar librerías

Una de las grandes virtudes de R es que hay una gran comunidad de usuarios que se dedica a desarrollar paquetes que facilitan el trabajo a los demás. En el momento de instalar R solo se instalaron los básicos, los que son imprescindibles para que funcione. Si quieres ir más allá de lo básico (y es mucho lo que ofrece), tendrás que instalar los paquetes, también llamados librerías, necesarios.

Comprueba en la pestaña Packages si está leaflet. No debería estar si es la primera vez que usas la instalación de R. Hay que instalarlo para que funcione el pequeño script que has copiado. Puedes hacerlo de una de estas tres maneras:

  1. En la consola escribe install.packages("leaflet") y pulsa intro.
  2. En la pestaña Packages verás el botón Install. Pulsa ahí.
  3. En la barra del menú pulsa Tools > Install packages.

Tanto si usas el método 2 como el 3 te aparecerá en medio de la pantalla una ventanita como la de la figura siguiente. Escribe dentro de la casilla Packages el nombre de la librería que vas a instalar, en este caso leaflet. Lo demás deberás dejarlo tal y como aparezca en tu ordenador. Debes asegurarte de que esté seleccionada la casilla de Install dependencies. Este pequeño detalle hará que se instalen todos los demás paquetes o librerías que sean necesarios para el funcionamiento de la nueva librería que vas a instalar; acuérdate de seleccionarlo siempre que instales una librería nueva porque te evitará algún que otro quebradero de cabeza. Haz clic en Install.

Install Packages en RStudio. Escribe el nombre de la librería que quieres instalar en la casilla resaltada y asegúrate de que está seleccionada la casilla Install dependencies

Tan pronto como hayas clicado en Install aparecerá en la ventana de la consola un montón de información. R te está informado de que está bajando los paquetes necesarios, de qué tamaño tienen y de dónde los ha guardado. Si todo ha ido bien, al poco tiempo aparecerá de nuevo el símbolo del sistema >.

Aspecto de la ventana Console mientras se instalan nuevas librerías

Mira ahora en la lista de la ventana Packages. Ahí debe estar la nueva librería leaflet. Si haces clic sobre el nombre, se abrirá la ventana Help (ayuda) con toda la información sobre el paquete. Recuerda: ¡la ayuda está a un clic de distancia!

Ayuda de la librería leaflet en la ventana Help de RStudio

Vas a ejecutar el script. Puedes hacerlo de dos maneras. Seleccionando todas las líneas en el editor y pulsando el botón Run (está en la parte superior del editor, el primero de la derecha). No lo recomiendo por ahora. Lo mejor, y es como trabajarás más cómodamente, es situar el cursor en la primera línea del script, en la que dice library(leaflet), y pulsa control (cmd en Mac) e intro. Se ejecutará esa línea, pero en la consola no aparecerá nada; lo que ha sucedido es que se ha cargado la librería leaflet en el sistema. Esa librería tiene muchas funciones que alguien ha diseñado y escrito para que puedas trabajar con mayor facilidad y flexibilidad. Espera hasta que aparezca en la consola el símbolo del sistema. Repite la acción con la siguiente línea. No tienes que preocuparte de bajar de una a otra línea. Cada vez que pulsas control + intro, el sistema pasa a la línea siguiente y al mismo tiempo se copia en la consola la línea del editor y se ejecuta. Si la ejecución provoca algún resultado, se imprimirá en la consola (en este caso no tiene que dar ningún resultado). Asimismo, en la ventana Environment irán apareciendo los diversos objetos que se creen durante la ejecución del script. Pero antes de seguir, haz clic en la pestaña Viewer; ahí es donde estará casi toda la acción. Cuando ejecutes la última línea, que solo dice m, aparecerá en Viewer el resultado de este script. Es un pequeño mapa con un punto. Haz clic encima de él y verás lo que dice.

Resultado final del pequeño script que hay en el editor. Un mapa con un punto.
Haz clic sobre él y verás qué dice.
Pestaña Viewer

Ya que estás aquí, veamos un momento las posibilidades de la pestaña Viewer. Si haces clic en Zoom aumentará la imagen. Export ofrece tres posibilidades: Save as Image, Copy to Clipboard y Save as Web Page. Son distintas formas de guardar el resultado. En el primer caso, como una imagen no modificable pero reutilizable; en el segundo la copiará al portapapeles y podrás pegarla en cualquier otro programa. Si haces clic en cualquiera de esas opciones, se abrirá una nueva ventana. Vas a ignorarla por ahora (haz clic en Cancel). La tercera generará una página web con el resultado, que podrías usar donde quisieras. No funcionará puesto que pedirá que se instalen unos paquetes que no están en el sistema. Puedes hacerlo, pero por ahora no los vas a necesitar. Así que pulsa No.

Pestaña History

Examina también la pestaña History; ahora podrás ver las líneas que has ejecutado. En la pestaña Environment verás que dice m List of 8. Observa que en las pestañas History, Environment, Plots y Viewer hay una escoba. Sirve para borrar todo el contenido de cada una de esas pestañas. A veces es útil borrar, pero como es una acción no recuperable RStudio te preguntará si realmente quieres hacerlo.

Sal de RStudio. Al salir te preguntará si quieres guardar el espacio de trabajo. En tu ordenador personal, por ahora, no lo recomiendo. No merece la pena.

Ya le has cogido un poco el aire a R y RStudio. Vas a analizar algunos textos, pero antes debes preparar los materiales: es una fase previa imprescindible. Lo harás en la próxima entrada.


CITA

Fradejas Rueda, José Manuel (2018.12.20), «Un paseo por RStudio», en 7PartidasDigital. Edición crítica digital de las «Siete Partidas», ISSN 2605-2652, https://7partidas.hypotheses.org/1704 [fecha de acceso]

Primeros pasos con R

Recordarás que cuando en la entrada anterior instalaste R, quedó en el escritorio un acceso directo a R (en un Mac puede que esté en el Launchpad). Si haces clic sobre ese acceso, se abrirá una ventana como la que hay a continuación (aunque variarán algunos detalles de lo que hay dentro de ella).

Pantalla de R
Pantalla de R

Observa que al final de la pantalla hay un signo >. Ese es el punto en donde escribirás los comandos y expresiones que quieres que R ejecute. Escribe en ese punto 2 + 2 y pulsa intro. El resultado será

> 2 + 2
[1] 4

El número entre corchete [1] no es el resultado, sino el número índice del primer elemento de cada línea nueva. Ese número puede incrementarse (y se incrementará en muchos de los resultados que verás). Escribe en la consola, que así es como se llama el espacio donde introduces las órdenes en R100:150 y pulsa intro. En la pantalla, dependiendo del ancho de la ventana de la consola, aparecerá algo semejante a esto:

Lo que has hecho ha sido generar una secuencia de números entre 100 y 150 sin tener que escribirlos uno a uno, como solemos hacer. Volveré sobre esto, pues es un instrumento muy útil. Vas hacer unas pocas pruebas, como si fuera una calculadora. Introduce lo que está a la derecha del símbolo del sistema (>) y pulsa intro, deberá aparecer el resultado que te muestro, que es lo que siempre se encuentra a la derecha del número entre corchetes:

> 10 + 5
[1] 15
> 10 - 5
[1] 5
> 10 * 8765
[1] 87650
> 87650 / 10
[1] 8765

Cada vez que acabes de escribir una orden o una expresión, debes pulsar intro para que se ejecute. No lo olvides. Podrías pasar un buen rato esperando a que el ordenador responda sin haberle dado orden alguna.

R tiene algunos valores predefinidos. El más conocido, el número pi, se introduce escribiendo, sencillamente, pi

> 10 * pi
[1] 31.41593

Para las potencias se usa el acento circunflejo ^ seguido del número al que se quiere elevar el primero

> 100 ^ 2
[1] 1000

Para que R sea realmente poderoso y no una mera calculadora, debes saber cómo almacenar datos en variables, que en R se llaman objetos.

En R una variable es un nombre que se le asigna a un valor particular, a un dato. Y los nombres de las variables se utilizan en lugar de los números para completar los cálculos y manejar los datos.

Se pueden utilizar tres símbolos para asignar las variables: <-, = y ->, de manera que para asignar el valor 10 a la variable x puedes hacerlo de una de las tres maneras siguientes:

> x <- 10
> x = 10
> 10 -> x

Aunque se pueden utilizar las tres formas para asignar el valor a las variables, el predilecto, por ser el más claro, es <- ya que permite ver en primer lugar el nombre de la variable y detrás lo que se ha de asignar.

Tras escribir las expresiones anteriores, te habrás dado cuenta de que no se ha impreso resultado alguno. Eso se debe a que lo que has hecho ha sido almacenar en x el valor 10. No le has pedido que evalúe nada. Para que veas que x ha guardado el número 10. Escribe en la consola x y pulsa intro. Verás que el resultado es 10.

> x
[1] 10

Si le restas 3 a la variable  x,  x seguirá teniendo el valor 10. Compruébalo:

> x - 3
[1] 7
> x
[1] 10

Si ahora asignas el valor 6 a la variable y por medio del comando

> y <- 6

y a continuación ejecutas la operación

> x * y

se imprimirá el valor

[1] 60

pero los valores de x e y se conservan intactos. Escribe en la consola:

> x
[1] 10
> y
[1] 6

Por otra parte, R tiene una serie de funciones matemáticas incorporadas

sqrt(12) # Raíz cuadrada de 12
[1] 3.464102
> abs(12) # Absoluto de -12; es decir, sin signo
[1] 12
> round(pi) # Redondea al entero más próximo
[1] 3
> round(pi*5) # Redondea pi al entero más próximo
[1] 16

La almohadilla # es el símbolo que se utiliza en R para añadir comentarios. Esto quiere decir que todo lo que haya a la derecha de una # R lo ignorará y no hará nada.

Aviso importante

R es un lenguaje que distingue entre MAYÚSCULAS y minúsculas, por lo que la variable x no es lo mismo que la variable X, y lo mismo sucede con los nombres de las funciones. Así, no existen Sqrt, Pi, ni Round. Escribe en la consola lo que hay en la caja siguiente:

> Sqrt(12)
> Pi
> Round(pi)

Cada vez que pulses intro, obtendrás un vistoso aviso de error en rojo en el que te informa de cuál ha sido el error que has cometido:

Error: no se pudo encontrar la función «Sqrt»
Error: objeto ‘Pi’ no encontrado
Error: no se pudo encontrar la función «Round»

Sal de R. Preguntará si quieres guardar la imagen del área de trabajo. Esto está bien para cuando trabajes en serio porque así puedes continuar donde lo dejaste en un momento dado. Pero no es el caso. Dile que no.

Como has visto, todo funciona perfectamente, pero resultar lioso debido a que R es un lenguaje interpretado, es decir, un lenguaje de programación que cada vez que se escribe una orden y se pulsa intro se ejecuta y ofrece el resultado inmediatamente. Es lo que has estado haciendo todo este rato. En la próxima entrada te contaremos cómo usar RStudio.


CITA

Fradejas Rueda, José Manuel (2018.12.18), «Primeros pasos con R», en 7PartidasDigital. Edición crítica digital de las «Siete Partidas», ISSN 2605-2652, https://7partidas.hypotheses.org/1676 [fecha de acceso]

R en el proyecto

Hasta no hace mucho, la mayoría de los de letras nos conformábamos con usar los ordenadores como potentes máquinas de escribir y como un sistema de correo y de acceso a la información que andaba diseminada por internet. Sin embargo, poco a poco se han ido viendo nuevas e increíbles posibilidades que permiten realizar estudios y análisis hasta ahora impensables.

Mucha gente puede conseguir programas creados especifícamente para resolver algún problema, como por ejemplo el excelente Antconc, diseñado para realizar análisis de corpus textuales. El problema es que es una herramienta cerrada que lo que hace, lo hace muy bien; mas cuando se requiere algo más especializado, no puede. Por eso muchos se han atrevido a escribir pequeños, a veces enormes, programas en alguna que otra lengua de programación. Las más usuales entre los de letras son Python y R aunque otros se han decantado por JavaC++.

La utilización de lenguajes de programación y su aprendizaje no es uno de los objetivos de nuestro proyecto, pero los usamos para acelerar algunos procesos tediosos como el etiquetado de textos en TEI. Por este motivo abrimos una línea de entradas en la que iremos explicando cómo programar con R para sacar mayor partido a los textos. Advertimos de que las primeras entradas solo se referirán a textos contemporáneos.

En esta primera entrega mostraremos cómo instalar el lenguaje R en cualquier ordenador, da lo mismo que sea un ordenador Windows que un ordenador Apple e incluso, para los más osados, un ordenador Linux.

R es un lenguaje de programación gratuito y fácil de conseguir e instalar. Todo lo que se necesita es una conexión a internet y unos pocos minutos.

Instalar R

Primeramente hay que acceder a la página de R-Project. Una vez ahí, verás que hay un primer bloque titulado Download and Install R. Solo tienes que clicar sobre el enlace que se refiera al sistema operativo de tu máquina: Linux, Windows o Mac.

Si tu ordenador funciona con Windows, pulsa sobre Download R for Windows. Te llevará a una nueva página y ahí tienes que clicar en install R for the first time. Tan pronto como lo hagas, se descargará en tu máquina. Ahora solo tienes que proceder a instalarlo como harías con cualquier otro programa.

En cambio, si tienes un ordenador Apple debes hacer clic sobre Download R for (Mac) OS X. Te llevará a una nueva página. Es un poco liosa, pero lo que te interesa está donde dice Latest Release. Verás que es una especie de tabla. En la parte izquierda habrá un enlace que dirá R.3.5.1.pkg (los números pueden cambiar ligeramente, pues la actualización de las versiones es constante). Haz clic para bajar a tu ordenador el instalador y, cuando lo tengas, procede tal y como harías con cualquier otro programa para Mac.

Instalar RStudio

Ya podrías trabajar con R, pero vamos a poner las cosas un poco más fáciles y para eso necesitas RStudio. Esto es lo que los informáticos llaman un IDE, es decir, un entorno de desarrollo integrado, que te hará la vida mucho más sencilla porque es una especie de escritorio para trabajar con R (te lo explicaremos en otra entrada). Pero lo primero es instalarlo.

Ve a la página de RStudio y haz clic en Download RStudio. De todas las posibilidades que ofrece, elige la gratuita (la de la izquierda) y pulsa de nuevo sobre Download. Avanzará la página hasta la sección Installer for Supported Platforms. Ahí solo tienes que elegir la que sea adecuada para tu máquina: Windows, MacOS o alguna variedad de Linux (Ubuntu, Fedora, etc.). Cuando lo hayas descargado, solo tienes que proceder de la misma manera que cuando instalas un nuevo programa.

Cuando hayas acabado de instalar R y RStudio, deberás tener o bien en el Escritorio (en Windows) o en el Launchpad (en Mac), dos accesos directos, uno para cada programa (es posible que en Windows haya dos para R, uno para R de 32 bits y otro para R de 64 bits).

Para que veas todo el proceso en un ordenador Windows, échale una ojeada a estos dos vídeos que preparé para un curso de estilometría. En ellos cuento cómo instalar instalar R y RStudio. En la siguiente entrada darás los primeros pasos con  R.

Instalar R
Instalar RStudio

CITA

Fradejas Rueda, José Manuel (2018.12.10), «R en el proyecto», en 7PartidasDigital. Edición crítica digital de las «Siete Partidas», ISSN 2605-2652, https://7partidas.hypotheses.org/1647 [fecha de acceso]

Una decepción y un hallazgo: una nueva copia del Fuero de Navarra

El volumen 20 del Inventari dei manoscritti delle biblioteche d’Italia, a cargo de Albano Sorbelli (1914), inventaría los manuscritos que hay en las bibliotecas de Cortona, Parma y Catania. En la parte dedicada a la Università degli Studi di Catania se cataloga, bajo el número 17, una

[Raccolta di fueros, ossia antiche consuetudine spagnole, in sette libri]. | Membr., sec. XIV, mutilo, adeposto, anepigrafo (Sorbelli, 1914: 135).

Ante esta información, los compiladores de BETA la incorporaron a la base de datos con el manid 4600 y lo incluyeron, debido a la mención sette libri, entre los testimonios de las Siete Partidas, aunque con un interrogante.

Pantallazo de Philobiblon, BETA manid 4600 (3.12.18)

El catálogo colectivo de las bibliotecas italianas, Manus online, no es mucho más informativo, puesto que da como título «Instituzion et lay. Costitutiones ordines et noticias des historiografo coronista in lenguage espanol j latino»; como incipit «todos tice vezes real» y como explicit «quotodo hidalgo o dal quere». También informa de algunos pormenores codicológicos (tamaño y medidas) y del cambio de signatura: ya no es el ms. 17 de Università di Catania, sino el MS. U. 009 de la Biblioteca Regionale Universitaria di Catania.

Creyendo (o más bien queriendo) que se trataba de una copia de las Siete Partidas, aunque parcial –Sorbelli indicaba que se trata de un manuscrito mutilado–, viajé a Catania para examinarlo. Ya tenía la información básica de que solo contenía 116 folios, a dos columnas, por lo que, en el mejor de los casos, sería una copia de alguna de las Partidas, aunque con tan pocos folios, lo de que se encuentra divido en sette libri despistaba un tanto.

Tras los consabidos trámites burocráticos para acceder a fondos antiguos, me entregaron el objeto del viaje: un ejemplar encuadernado modernadamente en piel marrón sin más marcas que dos tejuelos de papel, uno encima del otro y que recuerdan que primero fue de la Biblioteca Universitaria Catania y que en la actualidad forma parte de los fondos de la Biblioteca Regionale Universitaria di Catania.

Tan pronto lo abrí por el primer folio de pergamino, las hojas previas de papel carecían de interés en ese momento, leí la primera columna y comprendí que no se trataba de una copia mutilada o parcial de las Siete Partidas. La primera rúbrica, hacia la mitad de la primera columna, dice:

en qoal logar se de|ue alçar el Rey en nauarra. & que mo|re. & deue echar & en qoantos dias (fol. 1r1)

Es decir, tiene que ver con el rey de Navarra, y en las Siete Partidas no se menciona nunca ni el reino ni al rey de Navarra.

Ya la lectura de las trece primeras líneas me había dado un tufillo navarro-aragonés puesto que me había tropezado en la tercera línea con un entroa, una forma preposicional que se tiene por característica del ámbito dialectal navarro-aragonés (Líbano Zumalacárregui 1977: 126 n. 67; Pérez-Salazar 1995: 233 n. 495). También apuntaban en esa dirección la aparición de la grafía <yll> para la lateral palatal (eyll, cauayllero), los clíticos en <i> (curiarli, ayudarli) y las formas qoalqoantos de la rúbrica.

La sospecha inmediata fue que se trataba de una copia del Fuero General de Navarra. Sin embargo, el Fuero General de Navarra no consta de siete libros y el encabezamiento del último folio del manuscrito es claro: hay un libro VII, pero queda interrumpido por la pérdida de folios.

Margen superior del fol. 116v
Margen superior del fol. 116v

El llamado Fuero de Navarra es una colección de textos forales que se ha divido en tres versiones o redacciones. Las dos primeras, A y B, se conocen como asistemáticas o protosistemáticas ya que «presentan sus disposiciones de una forma anárquica, sin división en libros ni en títulos» (Utrilla Utrilla 1987: 15). La tercera redacción, la llamada C o sistemática, de la que se conocen 23 manuscritos (BETA texid 1195), está divido en seis libros (Utrilla Utrilla 1987: 14, Jimeno Aranguren 2016: 22) con varios títulos cada uno de ellos.

Según la edición publicada por Jimeno Aranguren (2016), que se basa en la veterana de Ilaguerri y Lapuerta (1869), el texto debería acabar con un capítulo en latín en el que se relata la cronología de los reyes de Navarra:

Anno Domini .M.oC.oCLXX.oIIII.o, undecimo calendas augustii obiit apud Pampilona, pie recordationis Henrricus serenissimus rex Navarre et comes Palatinus Canpanie adque Brie cuius corpus Pampillone nobili sepultura conditum requiesciet, qui in elevatione sua forum iuravit et confirmavit.

pero el manuscrito catanés finaliza, abruptamente, en este capítulo:

Como en todo lo|gar pueden estimar los fidalgos. |
Segunt fuero antigo como | todo fidalgo deuiesse esti|nar seyendo en su heredat & no | en otro logar & saluant en ciertos | casos & los cabeçalleros & testigos | deuiesen ser de su logar & de | su condition dont muytos periglos | se siguian a·las animas & gra|nados daynos en los bienes | & muytos muriesen sen testament por occasion del fuero | sobredicho. Establescemos | que todo fidalgo o qoal quiere otro…

Buscado el inicio de este séptimo libro, que se encuentra en el folio 115v2, se despeja toda duda y se resuelve el problema de este séptimo libro. La rúbrica dice:

Aqui compieça el septimo li|bro del fuero, en el qoal se con|tienen los milloramientos & ayna|dimientos del fuero antigo.

tras lo cual se lee:

In dei nomine. Como nos don | phelip por la gracia de dios Rey | de nauarra. conte de eureus | dangolesme, de mortayn, & | de longauilla houiessemos iu|rado en el nuestro coronamiento | en sancta maria de pomplona en|tre otras cosas a·los nuestros na|turales & fieles perlados. Ricos | omnes. cauaylleros. jffançones. [fol. 116r1] omnes de bonas uillas & a·todo el | el otro pueblo del nuestro Regno de | Nauarra… 

Por lo tanto, nos encontramos ante la inclusión del Amejoramiento de Felipe III (1306-1343) en un mismo ejemplar del Fuero General de Navarra, cosa no extraña a otras copias (cf. BETA texid 3192). Pero esta copia del Amejoramiento es incompleta; se interrumpe a la mitad del segundo capítulo.

Sin embargo, hay algo que sigue disonando en este texto. Tras la relación de los reyes de Navarra, que forma parte de los capítulos que conforman el «Linaje de los reyes de España», y que finaliza en 112v2:

Anno domini .M.oC.oCLXX.oIIII.o, xiº kalendas | augusti obijt apud  pampilone pie | recordatonis henricus serenisimus | Rex Nauarre &  comes palaci|anus campanie adque brie. cuius | corpus pampilone nobili sepultura | conditum requiescit qui in eleuatio|ne sua forum iurauit & confirma|uit.

comienza un «Titulo de Reptorios», que se inicia con estas palabras:

Aquj | comiençan las leyes en qoal ma|nera los fidalgos se deuen reptar | Antigament los fillos dalgo | con consentimiento de·los Reyes | pusieron entre si amiztat & di|eron se fe unos a otros de se la | tener. & de se non fazer mal unos | a otros a menos de se tornar | ante amiztat & de se desafiar [fol. 112v] Et por esto qoando un fidalgo | ha razon de caloniar a otro por tu|erto quel aya fecho. deuel tornar | amiztat & desafiarlo & aqueilla es | la amiztat & la fe quel torna qoan|do desafia la que fue puesta anti|gament assi como es sobredicho | ¶ Et desde aquel dia quel desafia no | le a a fazer mal ata .x. dias.

y que finaliza, veintiséis leyes más tarde, en el fol. 115v2:

XXVIª ley Todo | traydor muera por la tray|cion suya que fiziere & pierda qo|anto que ha & ayalo el Rey ma|guer que aya fijos de bendicion | o nieto dent aiuso.

Este texto no forma parte del Fuero General de Navarra, ni del Amejoramiento que Felipe III  de Navarra otorgó el «año Mº. CCCº. XXXº. lunes deze|no dia de septiembre», ni de la sección dedicada al linaje de los reyes de España presente en varios códices del Fuero (Utrilla Utrilla 1987: 15). Tampoco lo recogen en sus  ediciones Ilaregui y Lapuerta (1869) ni Jimeno Arangueren (2016). Es otra cosa que ha encontrado hueco en esta copia de este texto foral.

La búsqueda en la Biblioteca Digital de textos del español antiguo (Gago Jover 2011a) y en el Corpus Diacrónico de la RAE (CORDE) ha permitido constatar que se trataba del título de los rieptos del Fuero Real alfonsí, es decir de título 19 del libro 4 (4.19). Baste esta pequeña comparación del prólogo y de las leyes 13 y 26 del título de los rieptos del Fuero Real (Gago Jover 2011b), según el ms. de El Escorial Z-III-16, y los correspondientes del texto recogido por el manuscrito catanés:

Fuero Real Catania
Antigua mientre los fiios dalgo con consentimiento delos reyes pusieron entresi amiztat. & dieron se fe unos a otros & de sela atener. & de se non fazer mal unos a otros a menos dese tornar ante amiztat. & dese desafiar. ¶ et por ende quando algun fidalgo a razon de calonnar a otro por tuerto quel aya fecho deuel tornar amiztat & desafiarle. et aquella es la amiztat & la fe quel torna quandol desafia. la que fue puesta antigua mient assi como es sobredicho & desde aquel: dia quel desafia. non le ha de fazer mal fata .ix. dias. Antigament los fillos dalgo con consentimiento de·los Reyes pusieron entre si amiztat & dieron se fe unos a otros de se la tener. & de se non fazer mal unos a otros a menos de se tornar ante amiztat & de se desafiar [fol. 112v] Et por esto qoando un fidalgo ha razon de caloniar a otro por tuerto quel aya fecho. deuel tornar amiztat & desafiarlo & aqueilla es la amiztat & la fe quel torna qoando desafia la que fue puesta antigament assi como es sobredicho ¶ Et desde aquel dia quel desafia no le a a fazer mal ata .x. dias.
Si por auentura el reptador non quisiere prouar lo que dize si non por pesquisa de rey o por lid & el reptado non quisiere la pesquisa ni la lit. sea quito de riepto. ca non es tenido si non quisiere de meter su uerdat a pesquisa. nin a lid. & el reptador aya la pena que manda la ley. XIIIª ley Si por auentura el Reptador no quisiere prouar lo que dize sino por pesquisa de Rey. o por lit, & el Reptado no quisiere la pesquisa ni la lit. sea quito del Riepto ca no es tenido si no quisiere su uerdat a pesquisa ni a lit meter. & el Reptador aya la pena que manda la ley.
Todo traydor muerra por la traycion que fiziere. &: pierda quanto ha. & ayalo el rey. maguer que aya fiios de bendicion o nietos o dent ayuso. XXVIª ley Todo traydor muera por la traycion suya que fiziere & pierda qoanto que ha & ayalo el Rey maguer que aya fijos de bendicion o nieto dent aiuso.

Pero la aparición del texto del título de los rieptos no es algo exclusivo de esta nueva copia; también lo recoge el MSS/248 de la Biblioteca Nacional de España (fols. 117r2120v1), aunque tras el Amejoramiento de Felipe III, no antes. Ya se ocupó Utrilla Utrilla (1986) de este texto y lo consideró unas interpolaciones.

BETA identifica este último texto con el código textid 3173. Por medio de esta base de datos sabemos que hay una tercera copia, en el MSS/6705 de la BNE, pero ya es muy tardía porque está datada en los últimos años del siglo XVII o primeros del XVIII.

CONCLUSIÓN

Por lo tanto, en la Biblioteca Regionale Universitaria di Catania no hay una copia mútila de las Siete Partidas, como que se creía, sino una copia acéfala y falta de dos folios internos del Fuero General de Navarra –versión C– (fols. 1-112r2), que incorpora una copia mútila del Amelloramiento (fols. 115v2-116v) del rey Felipe III y, entre ambos, el título de los retos (4.19) procedente del Fuero Real (fols. 112r2-115v2) alfonsí.

BIBLIOGRAFÍA

BETA (Bibliografía Española de Textos Antiguos). Dir. Charles B. Faulhaber. The Bancroft Library. University of California, Berkeley, 1997-. En línea: http://vm136.lib.berkeley.edu/BANC/philobiblon/beta_en.html [2018.12.03]

Gago Jover, Francisco (ed.) (2011a), «Fuero General de Navarra». Textos navarro-aragoneses. Digital Library of Old Spanish Texts. Hispanic Seminary of Medieval Studies. En línea http://www.hispanicseminary.org/t&c/nar/index.htm [2018.12.03].

Gago Jover, Francisco (ed.) (2011b), «Fuero Real». Textos legales españoles. Digital Library of Old Spanish Texts. Hispanic Seminary of Medieval Studies. En línea http://www.hispanicseminary.org/t&c/lex/index.htm [2018.12.03].

Ilarregui, Pablo & Segundo Lapuerta (eds.) (1869), Fuero general de Navarra. Pamplona: Imprenta Provincial.

Jimeno Aranguren, Roldán (2016), Los Fueros de Navarra. Madrid: BOE.

Líbano Zumalacárregui, Ángeles (1977), El romance navarro en los manuscritos del Fuero antiguo del Fuero general de Navarra. Pamplona: Institución Príncipe de Viana.

Pérez-Salazar, Carmela (1995), El romance navarro en documentos reales del siglo XIV (1322-1349). Pamplona: Gobierno de Navarra.

Real Academia Española, Corpus diacrónico del español. En línea http://www.rae.es [2018.12.03]

Sorbelli, Albano (1915), Inventari dei manoscritti della Biblioteche d’Italia. Firenze, Olschki.

Utrilla Utrilla, Juan (1986), «Las interpolaciones sobre reptorios en los manuscritos del Fuero General de Navarra», en Príncipe de Viana. Anejo, Nº. 2-3, pp. 765-776. Pamplona: Gobierno de Navarra.

Utrilla Utrilla, Juan (1987), El Fuero General de Navarra. Estudio y edición de las redacciones protosistemáticas (Series A y B). Pamplona: Gobierno de Navarra.


CITA

Fradejas Rueda, José Manuel (2018.12.05), «Una decepción y un hallazgo: una nueva copia del Fuero de Navarra», en 7PartidasDigital. Edición crítica digital de las «Siete Partidas», https://7partidas.hypotheses.org/2003 [fecha de acceso]

Notas tomadas en la Biblioteca Regionale Univeritaria di Catania entre el 3 y el 6 de diciembre de 2018. Mi agradecimiento al personal de la biblioteca por la ayuda y toda la información proporcionada y, en especial, al prof. Mario Pagano que allanó el camino para mi visita.