López 1555. 4.23

4.23.0

Titulo .XXIII. Del estado de los omes.

EL estado de los omes e la condicion dellos, se departe en tres maneras. Ca o son libres o sieruos, o aforrados a que llaman en latin libertos. E avn y ha otro departimiento. Ca o son nascidos, o por nascer. E pues que en los titulos ante deste fablamos de las tres maneras primeras: queremos aqui dezir en general del estado que pertenesce a los omes en otras guisas, que parescen como estraños. E primeramente diremos, que quiere dezir estado. E quantas maneras son del. E a que tiene pro. E en quantas cosas se departe la fuerça del.

4.23.1

¶ Ley .I. Que quier dezir el estado de los omes, e quantas maneras son del, e a quien tiene pro.

STatus hominum tanto quiere dezir en romance, como el estado o la condicion, o la manera en que los omes biuen o estan. E son tantas maneras de estado, quantas maneras de suso diximos en el prologo deste titulo. E tiene muy grand pro en conoscer, e en saber el estado de los omes, por que mejor pueda ome departir e librar lo que acaesciere en razon de las personas dellos.

4.23.2

¶ Ley .II. En quantas cosas se departe la fuerça del estado de los omes.

LA fuerça del estado de los omes, se departe en muchas maneras, ca otramente es judgada segund derecho la persona del libre, que non la del sieruo, comoquier que segund natura, non aya departimiento entre ellos. E avn de otra manera son honrrados, e judgados los fijosdalgo, que los otros de menor guisa, e los clerigos, que los legos: e los fijos legitimos, que los de ganancia: e los Christianos, que los moros, nin los judios. Otrosi de mejor condicion es el varon que la muger en muchas cosas e en muchas maneras, assi como se muestra abiertamente en las leyes de los titulos deste nuestro libro que fablan en todas estas razones sobredichas.

4.23.3

¶ Ley .III. En que estado e de que condicion es la criatura mientra que sea en el vientre de su madre.

DE mientra que estouiere la criatura en el vientre de su madre, toda cosa que se faga, o se diga, a pro della, aprouechase ende, bien assi como si fuesse nascida: mas lo que fuesse dicho o fecho a daño de su persona, o de sus cosas, non le empesce. E por ende si el Señor de alguna sierua preñada mandasse a su heredero, o diesse poder a otro que la aforrasse a cierto plazo, si el otro non la fiziesse libre aquel dia que el mando estando esperando maliciosamente, que nasciesse aquella criatura: porque fuesse sierua: dixeron los sabios antiguos, que fizieron las leyes que desde el dia del plazo en adelante, son libres, tan bien la madre, como la criatura que della nasciesse. E avn dixeron, que si alguna muger preñada ouiesse fecho cosa, por que deuiesse morir, que la criatura que nasciere della deue ser libre de la pena. E por ende deuen guardar la madre fasta que para assi como diximos en la septima partida en el titulo de las penas.

4.23.4

¶ Ley .IIII. Quanto tiempo puede traer la muger preñada la criatura en el vientre, segund ley e segund natura.

IPocras fue un filosopho en arte de la fisica, e dixo que lo mas que la muger preñada puede traer la criatura en el vientre son diez meses. E por ende, si desde el dia de la muerte de su marido fasta diez meses pariesse su muger legitima seria la criatura que nasciere: e se entiende que es de su marido maguer en tal tiempo sea nascida, solo que ella biuiesse con su marido a la sazon que fino. Otrosi dixo este filosopho: que la criatura que nasciere fasta en los siete meses, que solo que tenga sus nascimiento vn dia del seteno mes, que es complida e biuidera. E deue ser tenida tal criatura por legitima, del padre e de la madre, que eran casados, e biuien en vno a la sazon que la concibio. Esso mismo deue ser judgado de la que nasce fasta en los nueue meses. E este cuento es mas vsado, que los otros: Mas si la nascencia de la criatura tañe vn dia del onzeno despues de la muerte del padre, non deue ser contado por su fijo. E en que manera deuen guardar las mugeres que dizen: que fincan preñadas, despues de la muerte de sus maridos, por que non venga yerro ninguno en la criatura, que nasciere dellas: diximos en la sesta partida deste libro en las leyes, que fablan en esta razon-

4.23.5

¶ Ley .V. De la criatura que nasce de la muger preñada non auiendo forma de ome.

NOn deuen ser contados por fijos, los que nascen de la muger, e non son figurados como omes: assi como si ouiessen cabeça, o otros miembros de bestia. E por ende non son tenudos el padre, nin la madre de heredarlos en sus bienes: nin los deuen auer: maguer sean establescidos por herederos. Mas si la criatura que nasce a figura de ome: maguer aya miembros sobejanos, o menguados nol enpesce: quanto para poder heredar los bienes de su padre, o de su madre, e de los otros parientes.


Transcripción: Álvaro Cuéllar González
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda


CITA

Cuéllar González, Álvaro (2020), «López 1555. 4.23», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/8030 [fecha de acceso]

López 1555. 4.22

4.22.0

Titulo .XXII. De la libertad.

AMan, e cobdician, naturalmente, todas las criaturas del mundo, la libertad, quanto mas los omes que han entendimiento sobre todas las otras, e mayormente en aquellos que son de noble coraçon. Onde, pues que en el titulo ante deste, fablamos de la seruidumbre, queremos aqui dezir, de la libertad. E mostrar que cosa es, e quien la puede dar, e a quien, e en que manera, e que derecho, a el señor, en la persona, e en los bienes, del que era su sieruo, despues quel a fecho libre. E por que razones puede perder este derecho.

4.22.1

¶ Ley .I. Que cosa es libertad: e quien la puede dar, e a quien: e en que manera.

LIbertad es poderio que ha todo ome naturalmente de fazer lo que quesiere solo, que fuerça: o derecho de ley, o de fuero, non gelo embargue. E puede dar esta libertad el señor a su sieruo, en eglesia, o fuera della, o delante del juez: o en otra parte: o en testamento, o sin testamento, o por carta. Pero esto deue fazer por si mismo, e non por personero: fueras ende, si lo manda fazer a algunos de los que descienden, o suben por la liña derecha del mismo. Mas a menester que quando lo aforrare por carta: o delante sus amigos, que lo faga ante cinco testigos. E si lo quisiere aforrar en testamento, non lo puede fazer, a menos de auer catorze años el señor quel aforra. E si lo quisiere aforrar de otra manera, por carta, o delante testigos, o amigos: non lo puede fazer a menos de auer el Señor veynte años, fueras ende, si aquel a quien quisiesse aforrar, fuesse su fijo, o su fija, que ouiesse de alguna su sierua, o si fuesse su padre, o su madre, o su hermano, o su hermana, o su maestro que le enseñasse, o su amo, o su ama, quel criasse, o si fuesse su criado, o su criada, o si fuesse con el criado a leche de vna muger, o ssi fuesse tal sieruo, que ouiesse librado a su señor de muerte: o de mala fama: o si quisiesse aforrar a alguno de sus sieruos, para fazerlo procurador, para recabdar sus cosas fuera de juyzio, auiendo el sieruo a lo menos diez e siete años complidos. O si aforrasse su sierua para casar con ella. Pero en este caso, deue iurar, que por tal razon la aforra, e que casara con ella, fasta seys meses. Ca prouando el Señor, qualquier destas cosas sobredichas, delante del juez, el que fuesse menor de veynte años, e mayor de diez e siete, bien puede aforrar su sieruo, faziendolo toda via con otorgamiento de su guardador.

4.22.2

¶ Ley .II. Como puede ser libre el sieruo de dos Señores, quando el vno lo quisiere aforrar, e el otro non.

AViendo dos Señores, o mas vn sieruo, si el vno dellos lo quisiesse aforrar, puedelo fazer. E si quesiere el, o otro alguno comprar las partes que auien los otros Señores en el: tenudos son de las vender, maguer non quieran, por precio derecho, e guisado: segund tuuiere por bien el iudgador de aquel lugar, do acaesciere, E por auentura fuessen rebeldes, que non quisiessen tomar el precio por mandado del iudgador, nin lo quisiessen vender: deue el juez fazer poner el precio, para ellos en condesijo, en alguna eglesia, o lugar señalado, e dende en adelante sera libre el aforrado, maguer non lo otorguen aquellos sus señores.

4.22.3

¶ Ley .III. por quales razones el sieruo se faze libre, por bondad que fizo: maguer el señor non quiera.

MErescen a las vegadas los sieruos por si mismos ser aforrados: por bondades que fazen, maguer non los aforen sus señores. E esto puede ser por quatro razones. La primera es, quando algun sieruo faze saber al Rey, o alguno de los que judgan por el como algun ome forço o lleuo robada alguna muger virgen: La segunda quando descubre a ome que faze moneda falsa. La tercera es, quando descubre alguno que es puesto por cabdillo de caualleros, o de otros omes en frontera, o en otro lugar, por mandado del Rey: si los desamparo, sin otorgamiento del Rey. Esso mismo seria, si descubriesse a cauallero que desamparasse en tal lugar al Rey, o a otro su cabdillo. La quarta es: quando acusasse al que ouiesse muerto su Señor: o lo vengasse o descubriesse traycion: que quisiessen fazer al Rey: o al Reyno. Pero en las tres razones primeras: el Rey o el otro Señor ante quien las descubriesse deue dar al señor tanto precio, quanto vale el sieruo.

4.22.4

¶ Ley .IIII. como la sierua se torna libre, quando su señor la pone en la puteria, por ganar con ella.

POniendo alguno sus sieruas en la puteria publicamente: o en casa alguna, o en otro lugar qualquier: que se diessen a los omes por dineros, establescemos que por tal enemiga como esta: que les manda fazer: que pierda el señor las sieruas: e sean ellas por ende libres. E mandamos que los que lo judgaren por nos, en el lugar do esto acaesciere, que las amparen: que las non pueda tornar en seruidumbre jamas aquel que era su señor: nin aya ningund derecho en ellas.

4.22.5

¶ Ley .V. como el sieruo, por razon de casamiento, puede ser libre.

CAsando sieruo alguno con muger libre, sabiendolo su Señor, e non lo contradiziendo, fazese el sieruo libre por ende. Esso mismo dezimos, que seria si casasse la sierua con ome libre. E aun dezimos, que si el señor se casasse con su sierua, que seria la sierua libre, por ende.

4.22.6

¶ Ley .VI. de como el sieruo se faze libre, faziendose clerigo: o recibiendo ordenes sagradas.

SIeruo de alguno, si se faze clerigo, e recibe ordenes sagradas, sabiendolo su señor, e consintiendolo, dezimos que es forro por ende. E si el se faze clerigo, non lo sabiendo su señor: puedelo demandar desque lo supiere, fasta vn año: e tornarlo en seruidumbre: maguer ouiesse recebido ordenes de subdiacono, o dende ayuso. Otrosi dezimos, que auiendo recebido el sieruo ordenes de missacantano quel non podria el Señor demandarle, para tornarle a seruidumbre: pero seria tenudo de dar por si a su Señor tanto precio, quanto el podria valer, ante que fuesse ordenado: o otro sieruo que vala tanto como el. Esso mismo dezimos que seria, e es tenudo de fazer, si rescibiesse orden de diacono, E si por auentura a tal clerigo como este fiziessen Obispo: seria tenudo de dar por si dos sieruos, que vala cada vno dellos tanto, como el podria valer ante que se ordenasse.

4.22.7

¶ Ley .VII. en que manera por tiempo puede el sieruo tornar a libertad.

ANdando el sieruo, de alguno por si diez años, auiendo buena fe, e cuydando que era libre, en aquella tierra do morasse su señor, o veynte años en otra tierra, maguer non lo viesse su señor fazese libre por ende, Pero si non ouiesse buena fe, e sabiendo que era sieruo, anduuiese fuydo veynte años: non seria por ende libre: ante si lo fallasse su señor, lo puede tornar en seruidumbre. Mas si por ventura, treynta años passassen, andando assi, dende en adelante finca por libre, e non ha ningund derecho en el, aquel que era su Señor. E esto se entiende, si anduuiesse foydo en tierra de Christianos. Mas si fuese en tierra de moros, quanto quier que fincasse alla, finca libre, assi como el christiano, que es captiuo en tierra de moros e puede foyr, e venir a tierra de christianos

4.22.8

¶ Ley .VIII. de como el aforrado deue honrrar a aquel que lo aforro: e a su muger, e a sus fijos: e en que cosas les deue fazer reuerencia.

POr que la libertad es vna de
las mas honrradas cosas, e mas cara deste mundo, por ende aquellos que la resciben: son muy tenudos de obedescer e amar, e honrar a sus señores que los aforran. E comoquier que los omes son tenudos de conoscer el bien fecho, e gradescerlo, a aquellos de quien lo resciben: en ninguna manera non lo son mas que en esta. Ca assi como la seruidumbre es la mas vil cosa deste mundo, que pecado non sea: e la mas despreciada: assi la libertad es la mas cara e la mas preciada. E por ende el aforrado, e sus fijos deuen mucho honrrar, e auer reuerencia en todas cosas a su señor, por quien recibio la libertad, e a sus fijos mas a los otros estraños, que fuessen establescidos por herederos, en testamento del Señor, non son tenudos los aforrados de fazer reuerencia. E la honrra que ellos deuen fazer al Señor, que los aforro: es esta: quel deuen saludar cada vez que vinieren ante el e ante sus fijos: omillandoseles: e cada vez quel Señor sobreviniere, si el aforrado estouiere posado, deuese leuantar a el: e recebirlo muy bien e diziendol buenas palabras, e honrrandolo en todas las otras maneras que pueda. E non lo deue aduzir a pleyto, nin razonar contra el, nin demandarle ninguna cosa, a menos de pedir licencia al juez del logar: nil deue acusar, nin enfamar en ninguna manera: fueras ende: si lo ouiesse a fazer, sobre cosa que tanxesse al Reyno o a la persona del Rey: o si ouiesse fecho tan grand tuerto a el mesmo feriendolo con armas: o errando de otra guisa contra el, de manera que lo non pudiesse escusar. E avn quando se ouiesse a querellar del sobre tal razon, non lo puede fazer sin licencia del judgador, segund que es sobredicho. Pero si el aforrado fuesse guardador de algun huerfano: bien podria aduzir su Señor a pleyto, sobre cosa que pertenesciesse al huerfano. E avn en otras cosas deue el aforrado honrrar e ayudar aquel que lo aforro.. Ca si viere, e sopiere, que alguna de las cosas de su Señor, esta mal parada en alguna manera: o que se le puede perder, deuesse trabajar de poner y la mayor guarda que pudiere, por que non se pierda, nin se menoscabe: bien assi como si la cosa fuesse suya propia. E esto deue fazer, quando el Señor non estouiesse delante. E avn lo deue guardar en otra manera. Ca si entendiere que aquel que lo aforro, es venido a tal pobredad: que ha menester de su aforrado algo: deuel acorrer, dandole que coma, e que beua, e que vista, e que calce, segund la riqueza. o el poder que ouiere.

4.22.9

¶ Ley .IX. por que razones puede el Señor tornar a seruidumbre aquel que ouiesse aforrado.

SEñores y ha algunos que aforran sus sieruos, tan solamente por su buena voluntad, queriendoles fazer bien e merced, non tomando precio ninguno dellos. E otros y ha, que los aforran por precio que resciben: o porque los mando aforrar su Señor en su testamento, al heredero que establescio en el. E por ende dezimos, que si el Señor aforra su sieruo por su buena voluntad, non tomando precio: o si rescibiesse precio del sieruo mismo, que lo da por si. si atal aforrado como este, despues fiziesse algund yerro contra su Señor, o contra sus fijos, como si los acusasse: o los enfamasse o fiziesse amistad con los enemigos dellos en sus destoruo: o non les quisiessen dar que comiessen: o que vistiessen, si les fuesse menester, segund diximos en la ley ante desta: o si les fuesse desconociente en algunas de las maneras, por quel ome que da algo a otro, lo puede despues reuocar: assi como diximos en el titulo de las donaciones, en la quinta partida deste libro dezimos: quel puede el señor tornar en seruidumbre por ende, querellando, e aueriguando alguna destas cosas en juyzio. Mas si el precio, que ouiesse recebido por aforrar non lo ouiesse dado el aforrado por si, mas otro alguno por el: o sil ouiesse aforrado por mandado de otro, que era su señor: estonce maguer el aforrado fiziesse alguno de los yerros sobredichos, dezimos que aquel que le ouiesse fecho, assi libre, nol podria despues tornar en seruidumbre, Pero puedese querellar al juez del logar, e el deuelo castigar: o dar pena, segund fuere el yerro, que ouiesse fecho.

4.22.10

¶ Lex [sic] .X. que derechos pueden auer los señores, en los bienes de los aforrados.

EN la persona del aforrado diximos, que derecho finca al señor quel aforro. Agora queremos dezir, que derecho ha en sus bienes, e dezimos que si el aforrado muere sin testamento, e non dexa fijo, nin nieto que herede lo suyo, nin ha padre, nin hermano, nin hermana, que sean libres que estonce todos los bienes del aforrado deuen ser del señor. E si fiziesse testamento, e non ouiere ninguno de los parientes sobredichos: si los bienes del aforrado valieren cient marauedis de oro: e dende arriba, deue dexar a su señor, la tercera parte de lo que ouiere. E si por auentura menos ouiere, de la valia de los marauedis sobredichos: non es tenudo de dexarle nada, si non quisiere. E si el aforrado muere sin testamento, e dexare alguno de los parientes de susodichos. Estonce quanto quier que valiessen los bienes: non ha derecho ninguno el señor en ellos. Mas deuelos auer el su fijo, o el pariente mas cercano que dexare, de los suso nombrados.

4.22.11

¶ Ley .XI. por que razones puede perder el señor el derecho que ha en los bienes del aforrado.

PAtronus llaman en latin, el señor que aforra su sieruo, por quel torna como de nueuo en estado de ome. E el derecho que ha tal señor en los bienes del aforrado, pierdese en muchas maneras. La primera es, quando el aforrado esta muy cuytado de hambre, si nol socorre aquel que fue su señor, dandol que coma, pudiendolo fazer. La segunda quando el señor quel aforro, apremia aquel quel fizo libre: e le faze jurar, que non case, nin faga fijos. La tercera es, quando el aforrado fue fecho libre por su merescimiento, e bondad que fizo, como si vengo la muerte de su señor. La quarta es, como si fuesse tal aforrado, que ouiesse recebido libertad por el Emperador, o por el Rey: diziendol assi: mando que seas libre, bien assi como si nunca ouiesses seydo sieruo. La quinta es, quando el que fue señor del aforrado, es desterrado por siempre. La sesta es, quando rescibe el señor alguna cosa de su aforrado, en nome de aquella parte que deuia auer en sus bienes, despues de su muerte: o se faze pagado della, maguer non la resciba. La setena, quando el patron aforra el sieruo, e le faze prometer, o obligar, quel faga algunas lauores despues que sea aforrado, Ca en qualquier manera que resciba el patron de su aforrado, aquello quel prometio: o a que se obligo, faziendo las lauores: o recibiendo precio alguno en nome dellas: pierde por ende aquella parte, que deuia heredar en sus bienes: fueras ende, si rescibiesse tal precio para gouernarse del, seyendo muy cuytado de hambre. Otrosi dezimos, que quitando el patron a su aforrado, todo el derecho que ha en el, es la octaua razon, porque pierde el poder que auia de heredar en sus bienes. Mas comoquier que este derecho pierda, con todo esso si fiziesse el aforrado alguno de los yerros que diximos, en la ley que comiença, señores, puedel tornar en seruidumbre e por todas estas maneras que diximos en esta ley, por que pierde el patron el derecho, que ha en heredar los bienes de su aforrado: por essas mismas lo pierden sus fijos: e todos los otros que descienden del fasta el quarto grado. E avn dezimos que si los fijos del señor acusassen el aforrado de su padre, de tal acusacion: por que deuiesse perder el cuerpo o la tierra: o sil mouiessen pleyto para tornarlo en seruidumbre, seyendo ellos mayores de xxv. años, e siguiendo el pleyto fasta que fuesse dada la sentencia por el: pierden por ende el derecho que auian de heredar en sus bienes del aforrado. Esso mismo seria, si diessen otro alguno quel acusasse por su mandado: o si testiguassen ellos contra el, en tales pleytos.


Transcripción: Álvaro Cuéllar González
Codificación XML / HTML y revisión: José Manuel Fradejas Rueda


CITA

Cuéllar González, Álvaro (2020), «López 1555. 4.22», en José Manuel Fradejas Rueda (ed.) 7PartidasDigital, https://7partidas.hypotheses.org/8028 [fecha de acceso]