Sapiencialismo y legalismo

Sapiencialismo y legalismo,

una distinción útil para Las Siete Partidas

Daniel Panateri
Imhicihu-Conicet
Universidad Nacional de San Martín
danielpanateri[at]conicet[dot]gov[dot]ar


Considerar la compleja tradición manuscrita de Las Siete Partidas sin tomar en cuenta las diversas «fuerzas» inscritas en el texto puede resultar una tarea fútil. Es decir, la erudición desplegada sobre la tradición de Partidas es tan importante como conocer los condicionantes externos del cambio. Las variantes que se consignan en lo que podemos considerar Partidas exceden por mucho cualquier repertorio clásico. Cuando decimos que exceden los repertorios, nos referimos a que las variaciones a las que hacemos mención no se explican como errores mecánicos, como variantes lingüísticas, de origen dialectal por ejemplo (que producen cambios con un origen fonético-fonológicas), como tampoco por fenómenos morfosintácticos o errores de lengua de carácter discursivo y no textual1. Naturalmente, no negamos que los testimonios estén atravesados por estos fenómenos, sino que la «distinción útil» a la que queremos referir, toma en consideración elementos extra-textuales (que podríamos definir como políticos e intelectuales) que nos permiten afirmar que hubo un viraje en la concepción del propio proyecto alfonsí, que se denota en la lengua y no solo en el contenido; está en el registro e incluso en su sintaxis. En rigor, nuestra intención es exponer brevemente una hipótesis histórica para comenzar a pensar el camino del texto jurídico desde una concepción «burocratizadora», «administrativa» y «legalista» hacia una «sapiencial»2.

La superposición de tareas complejas que han constituido lo que hoy se conoce como «taller alfonsí»3 ha sido nuevamente puesta de relieve hace pocos años por Fernández-Ordóñez (2010). En ese texto, dedicado a destacar la labor de la ordinatio y de la compilatio del scriptorium, la autora propone que más allá de los estudios lexicológicos, de traducción, etc., es necesario observar que la «actividad organizadora del texto fue también uno de los procedimientos fundamentales de modificación de los modelos, tanto para crear una nueva estructura como para introducir sobre ella nuevos valores […]» (Fernández-Ordóñez 2010: 239). Dejando de lado el objetivo específico de su estudio, consideramos que Fernández-Ordóñez pone el acento en el proceso compositivo y sus implicancias comunicativas. Es decir, la autora expone la relación entre forma y eficacia. En rigor, nos dice más, pues denota la profunda conciencia que tenía Alfonso sobre esta cuestión4. Podría entonces considerarse que no solo se producen cambios, también es posible sostener que esos cambios eran deliberados y estaban en relación con la búsqueda de mayor eficacia comunicativa, incluso cuando eso significó la transformación desde el registro imperativo y segmentado a uno de carácter consecutivo y encadenado. Sin embargo, más allá de lo expuesto, resulta imprescindible aclarar que estos registros no están enfrentados. Si bien la compilación jurídica adolece, en general, de estructuras argumentativas, la relación entre obras sapienciales y derecho es reforzada y se convierte en el móvil del quehacer jurídico desde el siglo XIII5.

En tal sentido, los cambios acaecidos entre la primera redacción de Partidas (1256-1265) conservada en el manuscrito de Londres (LBL) y en el zabalburense (ZAB)6 y la segunda y tercera (1265-1274 y post 1275)7 responden a dos iniciativas del propio entorno regio (de igual modo si comparamos las primeras compilaciones jurídicas alfonsíes, Fuero Real y Espéculo, con esas mismas redacciones de Partidas). Por un lado, conformar un corpus donde el sentido atraviese todas las obras. En rigor, el caso de que en todo el cuerpo textual alfonsí haya niveles piramidales de ordinatio, como demuestra Fernández-Ordóñez (2010: 249), resulta notable (en particular la incidencia de tres niveles en casi todo el corpus). De igual modo, la preocupación expuesta a partir de la segunda redacción de Partidas por justificar su orden (que quizá allí cambió a siete libros, aunque dejaremos de lado esa discusión) a través de la inserción del argumento numerológico, implica un gesto de corrimiento de una tradición centrada en los textos jurídico-romanos. Sin embargo, a la vez que el texto jurídico adquiere una división clara y extensa, su narrativa aparece y se transforma en una prosa compleja y encadenada a través de estructuras paratácticas que se subordinan asimismo de modo lógico. Dicho encadenamiento no solo alcanza una extensión interleyes, sino también intertítulos. Por otro lado, estos cambios tendían a mejorar la eficacia comunicativa de un contenido doctrinal promonárquico en un contexto de conflicto de poderes.

* * *

El proceso de cambio al que hacemos referencia no fue autónomo del scriptorium alfonsí. En rigor, debemos tomar en cuenta al menos dos elementos cruciales. Uno es ya conocido: la llegada de la embajada pisana. Con el arribo de los gibelinos a tierras ibéricas se podría haber desatado no un proyecto sino un cambio. La existencia de intentos previos de unificación (teórica y práctica) del derecho vigente en Castilla es prueba de que El libro del fuero de las leyes pudo ser concebido con anterioridad a la llegada de los partidarios de la casa de Suabia. Por lo tanto, la propuesta imperial podría marcar un cambio de proyecto en la forma de hacer la ley (escribirla, al menos), más que en provocar la compilación que, según sabemos, portaba otro nombre en 1256. El segundo elemento crucial ha sido virtualmente inexplorado: la estancia de Brunetto Latini (c. 1220-1294) en la corte sevillana. Las relaciones entre este güelfo y Alfonso X nunca tuvieron asidero político real. Hasta donde sabemos Alfonso no aportó un maravedí para Florencia y Manfredo (1232-1266) logró hacerse con la ciudad del maestro Latini (temporalmente, como ya sabemos), razón por la cual terminó exiliado en París, donde escribió sus mejores obras. Si Ferreiro Alemparte probó con solvencia (1988) la conexión cultural entre el italiano y el español, H. Salvador Martínez (2017) volvió sobre el mismo camino para sostener con renovado énfasis que dicha relación duró más allá del exilio (aunque en dedicatorias y códices viajeros). Estos estudios citados, y los pocos más sobre la cuestión, insisten en el camino virtuoso que emprendieron Alfonso y Brunetto siendo Alfonso el guía. La base para esta idea es el tono reverencial con el que Latini se dirige al rey y a la altísima probabilidad de que conociera a Aristóteles en las traducciones del árabe hechas por Hermann (?-1272) en tierras ibéricas (c. 1240 para la Ética Nicomaquea, c. 1244 para la Summa Alexandrinorum). Sin embargo, consideramos que podría haber un sobre-análisis de retórica. El uso del copiado simultáneo por parte de Brunetto fue una forma de producir exponencialmente un elemento que le sirvió para establecer buenas relaciones por diversos lugares, sus libros. Latini buscaba congraciarse con mucha gente y al mismo tiempo. Quizá sea esta la explicación de que su obra más famosa, i.e. el Trésor, fuera dedicado a un «dulce amigo» (al que la crítica aún busca, para Carmody [1948] fue Davizzo Tosinghi, para Holloway [1993] el rey Carlos de Anjou). Asimismo, hay quienes quieren ver aquí a Alfonso y esgrimen como prueba la traducción contemporánea hecha al castellano en Castilla, donde «amigo» es reemplazado por «rey». Quizá Brunetto fue influenciado por Alfonso X (su corte, su palacio de los sultanes, sus traductores árabes y tantísimo más), pero quizá Alfonso fuera también influenciado por Latini. Quizá, no sea el Trésor una obra influenciada por el Setenario, como se ha dicho, pues vale aclarar que hay referencias al libro de Alfonso X en el texto del italiano, pero esta referencia es a la primera redacción de Partidas, o como lo llamó Latini: livre de loi. Esto nos hace pensar que la datación del Setenario sea efectivamente tardía, como afirmara Craddock (1986)8 y que ese texto sea, efectivamente, una suerte de última redacción de Partidas pero siendo Alfonso el que seguía el texto de Latini y no al revés. Puede que, como ya se dijo, el encargo de Fernando III fuera cierto, y puede también que fuera comenzado, como proyecto, en época fernandina. Asimismo, puede, una vez más, que sea pura retórica, alfonsí en este caso.

El contexto histórico de este «paso sapiencialista» de Alfonso y su forma de hacer la ley está perfectamente documentado por el trabajo de Bizzarri (1995) donde queda demostrado que hay un quiebre durante el reinado alfonsí en la concepción de la ley o, quizá mejor, en la relación entre derecho y sabiduría y la forma de producir la ley.

Para terminar resta volver a la distinción. La primera redacción de Partidas, que posee incluso otro título, forma parte de un proyecto continuo, pero cuyas líneas de desarrollo tomaron cauces diametralmente opuestos a los previos, ya marcados por el Fuero Real y el Espéculo (como así también por el Fuero Juzgo, traducción ad sensum del Liber Iudiciorum hecha en tiempos de Fernando III y concedida en forma de derechos particulares severamente alejada de la forma de producir derecho en época alfonsí). De lo dicho se desprende la necesidad de tratar a estas tres redacciones prácticamente como dos tradiciones distintas, donde la segunda tradición, compuesta por la segunda y tercera redacción, se aleja de los cánones legalista y romanista (aunque tampoco empaparan a la primera9) para fundirse en una nueva manera de hacer la ley, desde el concepto hasta la forma: el sapiencialismo. Donde el punto de llegada fuera, quizá, el Setenario. Aquí hay muchas hipótesis y resta un tanto de trabajo. Vale decir, para terminar, que este proyecto efectivamente inacabado de Las Siete Partidas es revelado en uno de sus manuscritos más interesantes, el Neoyorkino, que no solo es un intento de refundición de las dos tradiciones mencionadas, sino que también posee interpolaciones del Setenario. Quizá en el siglo XIV todavía no sabían qué era Siete Partidas. Asimismo, la datación de dicho manuscrito otorgada por Falhaber de c. 1340 nos hable de un gran proceso de estabilización ensayado en esa misma época. Esto último, y todos los interrogantes aquí planteados, nos proponemos investigar a través del estudio y edición de dicho manuscrito (que solo cuenta con una transcripción poco precisa de Ramos Bossini, 1984), sus conexiones con el Ordenamiento de Alcalá, con el Setenario y con la obra de Brunetto Latini. En lo que respecta a Partidas, es hora de abandonar los intentos de ediciones sinópticas y concentrarnos en el verdadero proyecto jurídico alfonsí que casi podría decirse que comienza con la segunda redacción de Partidas, con el número siete y con un registro sapiencial que nos llevará a debatirnos si es una compilación jurídica o un espejo de príncipes.


notas

La bibliografía es extensa y valiosa, a modo de ejemplo poco riguroso: en español Blecua (1983), Fernández-Ordóñez (2002 y 2003), Sánchez-Prieto (1998), Pérez-Priego (2010), entre otros.
Martin (2000) califica las Siete Partidas como un tratado de moral-política más que en un «código» general del reino. Asimismo, para una crítica de la idea de código para el derecho medieval: Clavero (1991) y, más recientemente, Bermejo Castrillo (2013).
Concepto desarrollado por Menéndez Pidal (1951) y Catalán (1992).
Hacemos referencia a Alfonso como autor según los parámetros conocidos por todos los especialistas. Sus obras son colectivas y producto de un taller de intelectuales, traductores, juristas, etc. de diversos orígenes y lenguas (aunque resta saber si podría aplicarse lo mismo al Setenario). Tal lo explicita María Rosa Lida, según referencia en Rico (1984). Esto es algo «clásico» ya, de la misma manera se expresa Craddock (1981: 388) y hace referencia al estudio basal de García Solalinde (1915) sobre la intervención de Alfonso X en sus obras.
Al respecto, Bizzarri (1995) realiza un estudio completo y de gran valor sobre esta temática específica.
No consideramos el manuscrito neoyorkino (HS1) en este punto, pues su contenido excede la calificación que usamos dado que es una refundición.
Segunda redacción: MN1, MN0, Y21, Z14 y T20; para la tercera (posterior a 1275): Y11, T13, MN6, Y19 y P40.
También Martin (2001 y, especialmente, 2006).
La tendencia de Alfonso el Sabio a conformar su scriptorium, que ya estaba compuesto antes de la llegada de la embajada pisana y de Brunetto Latini, con colaboradores árabes y judíos era notable. Por cuestiones de espacio no puedo referirme a la conexión evidentísima entre literatura sapiencial y derecho y el gran canal de comunicación cultural árabe que había en la Península.


Bibliografía

Bermejo Castrillo, Manuel (2013), «Primeras luces de la codificación. Él Código como concepto y temprana memoria de su advenimiento», Anuario de Historia del Derecho Español, 83, pp. 9-64.

Bizzarri, Hugo (1995), «Las colecciones sapienciales castellanas en el proceso de reafirmación del poder monárquico», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 20, pp. 35-73.

Blecua, Alberto (1983), Manual de crítica textual, Madrid: Castalia.

Carmody, F. J. (ed.) (1948), Li Livres dou Trésor, Berkeley: University of California Press.

Catalán, Diego (1992), «El taller historiográfico alfonsí (métodos y problemas del trabajo compilatorio)», La Estoria de España. Creación y evolución, Madrid: Fundación Menéndez Pidal / Universidad Autónoma de Madrid, pp. 45-60.

Clavero, Bartolomé (1991), «Codificación civil, revolución constitucional», Razón de Estado, razón de individuo, razón de historia, Madrid: Centro de Estudios Constitucionales, págs. 61-128.

Craddock, Jerry (1981), «La cronología de las obras legislativas de Alfonso X el Sabio», Anuario de Historia del Derecho Español, 51, pp. 365-418.

Craddock, Jerry (1986), «El Setenario: última e inconclusa refundición alfonsina de la primera Partida», Anuario de Historia del Derecho Español, 56, pp. 441-466.

Fernández-Ordóñez, Inés (2002), «Tras la collatio o cómo establecer correctamente el error textual», La Corónica, 30/2, pp. 105-180. DOI: https://doi.org/10.1353/cor.2002.0004

Fernández-Ordóñez, Inés (2003), «Transmisión manuscrita y transformación discursiva de los textos», Actas del VI Congreso Internacional de Historia de la Lengua española, José Luis Girón -Alconchel, José Jesús de Bustos Tovar (coord.), Madrid: Arco Libros, págs. 3033-3046.

Fernández-Ordóñez, Inés (2010), «Ordinatio y compilatio en la prosa de Alfonso el Sabio», Mónica Castillo Lluch y Marta López Izquierdo (eds.), Modelos latinos en la Castilla medieval, Frankfurt-Madrid, Vervuert-Iberoamericana, págs. 239-70.

Ferreiro Alemparte, Jaime (1988), «Recepción de las Éticas y de la Política de Aristóteles en las Siete Partidas del Rey Sabio», Glossae : revista de historia del derecho europeo, 1, págs. 97-133.

García Solalinde, Antonio (1915), «Intervención de Alfonso X en la redacción de sus obras», Revista de Filología Española, 2, págs. 283-288.

Holloway, Julia (1993), Twice-Told Tales: Brunetto Latino and Dante Alighieri, Berna.

Martin, Georges (2000), «Alphonse X de Castille, Roi et Empereur. Commentaire du premier titre de la Deuxième partie», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 23, págs. 323-48.

Martin, Georges (2001), «Datation du Septénaire: rappels et nouvelles considérations», Cahiers de Linguistique Hispanique Médiévale, 24, págs. 325-342.

Martin, Georges (2006), «De nuevo sobre la fecha del Setenario», e-Spania [En ligne], 2 | décembre 2006, mis en ligne le 17 avril 2011, consulté le 11 janvier 2018. URL: http://journals.openedition.org/e-spania/381 DOI : 10.4000/e-spania.381

Martínez, H. Salvador (2017), «Alfonso X, Brunetto Latini y la historia de las primeras traducciones de la Ética aristotélica», Estudios Humanísticos. Filología 39, págs.  245-277. http://dx.doi.org/10.18002/ehf.v0i39.4783

Menéndez Pidal, Gonzalo (1951), «Cómo trabajaron las escuelas alfonsíes», Nueva Revista de Filología Hispánica 5.4, págs. 363-380.

Pérez-Priego, Miguel Ángel (2010), Ejercicios de Crítica Textual, Madrid: UNED.

Ramos Bossini, Francisco (ed.) (1984), Alfonso X, el Sabio. Primera Partida ms. HC 397/573 Hispanic Society, Granada: Caja General de Ahorros.

Rico, Francisco (1984), Alfonso el Sabio y la «General estoria»: tres lecciones. Barcelona: Ariel.

Sánchez-Prieto, Pedro (1998), Cómo editar los textos medievales. Criterios para su presentación gráfica, Madrid: Arco Libros.


CITA

Panateri, Daniel (2018.04.04), «Sapiencialismo y legalismo, una distinción útil para Las Siete Partidas», en 7PartidasDigital. Edición crítica digital de las «Siete Partidas», https://7partidas.hypotheses.org/1170 [fecha de acceso]

TN4 descriptus de Montalvo

TN4, descriptus de Montalvo

José Manuel Fradejas Rueda
Universidad de Valladolid


De las Siete Partidas hay varios testimonios que podríamos llamar indirectos puesto que no son fragmentos de códices, como es el caso de los que se conservan, por ejemplo, en el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid (VA1, VA2, VA3, VA4, VA5, VA6), en el Archivio di Stato di Modena (MOD) o en la National Library of Israel (JNL). Son testimonios que contienen el traslado de algunos pasajes de las Siete Partidas realizados con un fin utilitario.

Al transcribir y codificar las tres leyes transmitidas por uno de estos testimonios indirectos, TN4, observamos que al final de 2.18.32 (fol. 3r) el copista había incluido la siguiente aclaración:

¶ otras tales palabras como estas palabras como estas postreras dende do dize avn pusieron mas pone la ley 28. del mjsmo titulo y dize al fin por rrazon del vasallaje

TN4 detalle

Dado que empleamos la edición de Sánchez-Arcilla (2004: 273-274) como guía rápida de acceso al texto completo de las Siete Partidas, pudimos constatar la veracidad de la afirmación del escriba de TN4, pero, asimismo, comprobamos que no solo había similitud de palabras entre 2.18.32 y 2.18.28 desde «avn pusieron mas» y «por rrazon del vasallaje», como se indica en la nota, sino que la mayor parte de 2.18.28 es idéntica (salvo algunos cambios menores) a 2.18.32. Compulsamos el texto con la edición de López (1555) y la sorpresa es que 2.18.28 es una ley muy breve y que nada tiene del texto que el escribano de TN4 dice que comparte con 2.18.32:

 

¶ Ley .XXVIII. Como deue fazer del castillo de fieldad, el que lo tiene de naturaleza, o de vasallaje con vn Rey, e non con otro.

Acordandose ambos los Reyes de dar el castillo: de fieldad, a tal ome, que ouiesse debdo, de naturaleza, o de vasallaje, con el vn Rey, e non con el otro, si despues desto, el Rey cuyo fuere el castillo errasse al otro: e le quebrantasse los pleytos que ouiesse con el, e por aquesta razon aquel Rey, que rescibiesse el tuerto, demandasse el castillo: aquel que era su vassallo o su natural, con todo esso non gelo deue dar, a menos de se lo afrontar por su corte al Rey, cuyo es, el castillo, a tres plazos de treynta dias. E si a estos plazos non le quisiere fazer enmienda, deuele guerrear tanto de aquel castillo, fasta quel faga enmienda del daño que fizo a su señor, o quel mande entregar, de aquel castillo quel demanda. Ca de otra manera, non lo deue dar, pues que se fio en el, non seyendo su vasssallo, ni su natural. E si de otra manera diesse el castillo, faria cosa quel estaria mal, e porque valdria siempre menos (López 1555, II, fol. 62v-63r).

Ante este hecho, se procedió a retroceder a la edición de Montalvo (1491) y, tanto en las impresión de octubre (fols. qiiir y qiiiv) como en la de diciembre (fols. ff1v y ff2r), se pudo comprobar la afirmación del escribano de TN4, pero con la particularidad de que la similitud entre 2.18.28 de la edición de López y Montalvo se reduce al título y las 66 primeras palabras (marcadas en negrita en la siguiente cita):

Ley veinte & ocho. como deue fazer del castillo de fieldad el que lo tiene de naturaleza o de vasallaje con vn rey & non con otro.
¶ Acordandose amos los Reyes de dar el castillo de fieldad atal que ouiesse debdo de naturaleza: o de vasallaje con el vn Rey: & non con el otro. E si despues desto el Rey cuyo fuere el castillo errasse al otro: o le quebrantase los pleytos errasse al otro que ouiesse con el. E por aquesta razon aquel rey que resçebiesse el tuerto demandasse el castillo: o aquel que era su naturaleza en la tierra si non su lealtad: & su verdad: o aquellas cosas que los reyes les diessen: o ganasen: o fiziessen de nueuo por su plazer: o con su mandado. E esto fizieron por ser sienpre bien auenidos con sus sennores guardando su lealtad contra ellos conplidamente de manera que non ouiessen a errar entreuiniendose en sus fortalezas ni otrosi los sennores no ouiessen de fazerles mal por el danno & pesar que resçebiessen dellos. E por esta fiança que ouieron en los sennores fueles otorgado que las cosas de los onbres fuessen aguardadas como castillos pues que la segurança del sennor tomaron por fortaleza. E ninguno non las osasse quebrantar nin forçar por poder que ouiesse. E qualquier que se atreuiese de fazer lo que deue auer pena por qual fuere el yerro abien vista del Rey: & de la corte. E por esta misma razon pusieron que todo su vasallo que no fuesse su natural: que quando quier que ganasse villa o castillo: o otra fortaleza en su conquista do quier que la pudiesse ganar que gela diesse por razon de sennorio si non que fuese traydor por ello como aquel que desereda a su sennor. Mas si el esto ganasse non seyendo vasallo del rey: touieron por bien que lo diesse al otro sennor cuyo vasallo fuesse. Pero esto a pleyto que lo de al rey. E si desto non fuesse seguro que el mismo gelo diesse: E esto touieron por bien porque non deseredasse al rey cuya natura ouiese. E otrosi porque guardassen a aquel su sennor de yerro de manera que non ouiese de errar contra el rey que es mayor su sennor. E el que contra esto fiziesse faria grand trayçion porque meresçia auer la pena sobredicha. E avn pusieron mas que si alguno que fuesse natural suyo: & su vasallo ouiese castillo de su heredamiento por donaçion de sennor: o por conpra o por otra manera qualquier & lo perdiesse por su culpa. E despues lo cobrasse que si el rey gelo pidiesse que fuesse tenudo de gelo dar por razon de vasallaje tal enganno como este non touieron por bien los antigos que valiesse. E por toller lo pusieron que quando el Rey lo supiesse que por tal enganno fuera fecho que cada que el gelo demandase que fuesse tenudo de gelo dar maguer fuese vasallo de otro: & el que non lo fiziere deue auer la pena sobredicha. Mas si este natural: & non su vasallo maguer cobrasse tal castillo como este que fuesse ante suyo non seria tenudo de gelo dar como quier que por derecho le deue dar todos los otros que despues ganare por razon de la naturaleza que ha con el. E si lo non fiziesse deue auer aquella misma pena. E si por auentura fuesse vasallo de vn Rey: & natural de otro: & ganasse algund castillo en la conquista de aquel cuyo natural fuesse si gelo demandase estonçe su sennor non gelo deue dar nin tornar al Rey cuyo natural es en ninguna manera. fueras si le ouiesse ante fecho cosa que con derecho se le pudiesse desnaturar. Onde quien errase en alguna destas cosas meresçe auer la pena que de suso diximos. E pusieron avn mas que si alguno engannosamente se despidiesse o se desnaturasse del Rey auiendo fablado: o puesto de ganar algund castillo: o fortaleza que fuesse en sennorio: o en conquista de aquel cuyo vasallo & natural era que por se partir del desta guisa o se desnaturar del si lo ganassen despues mandaron que gelo diessen bien assi como si fuesse su vasallo. E esto fizieron porque el enganno non se perdiesse nin se desnaturasse de su sennor si non por grand razon & muy derecha que fuesse primeramente mostrada en su poridad. E despues afrontada por corte fasta tres vezes & quien de otra guisa lo fiziesse non valdria nada: & caeria enla pena que dicha es.

Por consiguiente, podemos establecer que TN4 está copiado a partir de un ejemplar de la edición de Montalvo, sin que podamos establecer de cuál ya que tenemos más elementos para aquilatarlo.


Bibliografía

Alfonso X, el Sabio (2004), Las Siete Partidas (El libro del fuero de las leyes), ed. de José Sánchez-Arcilla Bernal. Madrid: Reus.


cita

Fradejas Rueda, José Manuel (2018.03.12), «TN4 descriptus de Montalvo», en 7PartidasDigital. Edición crítica digital de las «Siete Partidas», https://7partidas.hypotheses.org/1163 [fecha de acceso]

Abreviaturas

Las abreviaturas, tanto de manuscritos como de impresos, se desarrollan y se marcan con la etiqueta ex.

Palabras abreviadas. Tomadas de VA1

q<ex>ue</ex> me<ex>n</ex>guassen com<ex>m</ex>o
t<ex>er</ex>minos sen<ex>n</ex>or
deuie<ex>n</ex> ot<ex>r</ex>os
p<ex>er</ex>tenesciessen q<ex>u</ex>ien
derech<ex>o</ex> q<ex>u</ex>anto
derech<ex>o</ex> x<ex>rist<ex>ianos
h<ex>er</ex>ederos ot<ex>r</ex>as

En el sistema XML-TEI pueden utilizarse formas más complejas para la codificación de las abreviaturas (véase), pero hemos preferido mantenerla de la manera más sencilla posible.

Las cinco últimas palabras de la segunda columna son palabras cuya marca de abreviación es una letra volada, no una sencilla lineta de supresión. En estos casos se considera que la letra volada no está abreviada y solo se desarrolla la letra o letras realmente omitidas en otrasquanto la marca abreviativa es la a volada, por lo que lo único que se ha de desarrollar son la r y la u; en quien y xristianos la marca abreviativa es la i por lo que se ha de desarrollar la u en el primer caso y la secuencia rist en el segundo. En el caso de otras la marca abreviadora es la o, por lo que lo que se ha de desarrollar es la r.


El aprendizaje de un copista

RB MS. II/3087:

¿EL APRENDIZAJE DE UN COPISTA?

 

Charles B. Faulhaber
UC Berkeley – Bancroft Library


El manuscrito II/3087 de la Real Biblioteca es de gran interés por varios conceptos. Es facticio, pero las dos partes están estrechamente relacionados tanto por el contenido como por su factura. La primera parte contiene una copia de la Sexta Partida (fols. 1r-175r) más un comentario sobre el apartado «Vestimentum de peculio» del Digesto viejo, sobre si la viuda tiene derecho a la ropa que ha dejado su marido al morir (fols. 175v-176v). La segunda parte del manuscrito contiene como texto principal la Séptima Partida (fols. 178r-334r), seguido de «La tabla para saber cómmo entran las planetas en los signos e cómmo suben e descienden cada una por sus cassas» (fol. 334v); un fragmento «Cum gravatis seu oppresis [fort.] appellaciones remedium sit a sanctis patribus institutum…» (fol. 335v) y un fragmento de otra mano sobre la influencia de los signos (fol. 336r-v), además de efemérides fechadas entre 1450 y 1457 en el fol. 335r.
Lo más interesante de este tomo, sin embargo, es que sabemos cuándo se escribió la primera parte, dónde, y por quién. En efecto, su colofón reza así (desarrollan las abreviaturas silenciosamente; Ilustración 1):

Acabado es este libro sesto loado sea el non|bre de dios e acabose en mjercoles veynte | E tres dias de março del año del Nasçimjento | del nuestro saluador ihesu xpisto de mjll e quatroçi|ento e vn años E fizo lo toribio fijo de | toribio martines de torre de lobaton e quando lo acabo | auja treze Años [rúbr.] toribio [rúbr.] del (fol. 175r).

Colofón del ms. de la Real Biblioteca, II-3087, fol. 175r. Ilustración 1

Fechado en Torre de Lobatón (i.e. Torrelobatón, Valladolid), en 23 de marzo de 1401, por Toribio, hijo de Toribio Martínez, que a la sazón tenía trece años.

Madrid, BR, ms. II-3087, fol. 1v (Ilustración 2)

La letra es una gótica cursiva muy legible, tirando hacia gótica redonda, como se puede apreciar en la Ilustración 2. Se han puesto algunas capitales muy toscas en las dos primeras hojas, pero en el resto del manuscrito solo se encuentran los huecos, de dos líneas de altura, con las letras de guía en el margen. También se encuentran espacios en blanco para las rúbricas, que fueron añadidas posteriormente en rojo por al menos dos manos diferentes [Ilustración 3].

Madrid, BR, ms. II-3087, fol. 159v (Ilustración 3)

Hasta ahora, nada de particular, salvo la edad del copista. Pero a sus trece años, es más que probable que Toribio hijo fuera un aprendiz de copista; y esta condición de aprendiz se nota, tal vez, en dos rasgos codicológicos poco corrientes en la época:

  1. Los reclamos se ponen en el verso de todas las hojas, no solo en el verso de la última hoja del cuaderno.
  2. Aunque la pérdida de hojas y el deterioro de los márgenes exteriores lo dificulta, se puede ver todavía que el manuscrito se componía de cuaterniones y octoniones y que las ocho o dieciséis hojas de estos llevaban como signaturas las letras del alfabeto:
  • Cuaternión: a b c d e f g h, fols. 18-25.
  • Octonión: a b c d [e] f g h y k l m n o p q, fols. 81-96r.
  • Cuaternión: a b c d e f g h, fols. 104-111.
  • Octonión: [a] b-f [g] h y k l m n o p q, fols. 112-127.
  • Octonión: b c d e f g h y k l m n p, fols. 128-141 (falta una hoja entre los fols. 127 y 128).
  • Octonión: a [b] [c] d e [f] g h [y] [k] l m n [falta la o] p [falta la q] r s, fols. 155-170.

El último octonión es significativo. Se ve que por descuido el copista saltó de la «n» a la «p» y de allí a la «r», poniendo la secuencia «n p r s» para las últimas cuatro hojas del cuaderno.

El sistema de los reclamos en todas las hojas combinado con el de la alfabetización de los cuadernos es efectivo para mantener el orden del texto pero muy poco eficiente. Y parece que nuestro joven copista se da cuenta de ello en la segunda parte del manuscrito.

En efecto, en esta segunda parte (fols. 178r-335r) todo es más sistemático. Los diez cuadernos son todos octoniones. Por otra parte, los reclamos ya solo se escriben en el verso de la última hoja del cuaderno. Son horizontales, a la derecha de la hoja, dentro de un encuadre en los tres primeros cuadernos, pero empezando con el cuarto sin el encuadre: ¿un ejemplo de la economía del esfuerzo?

El copista tarda más o menos el mismo tiempo para darse cuenta de que no tiene que signar todas las hojas del cuaderno. Así, en los mismos primeros tres cuadernos signa todas las hojas. En el primero, donde faltan las cuatro primeras por pérdida del margen procede así: «[a b c d] e f g h y k l m n o p q». Asimismo, las signaturas del tercer cuaderno corren «a b c [d] e f g h i k l m n o p q», mientras las del segundo van «a b c d e f g h i l m n o p q rr», con ausencia de la «k».

Ahora, empezando con el cuaderno cuatro solo signa las ocho primeras hojas del cuaderno, siguiendo el sistema que había llegado a ser normal.

Estos hechos se prestan a varias conclusiones, o más bien preguntas: ¿Es el copista de la segunda parte del II/3087 el mismo Toribio de la primera parte? Si lo es, ¿hizo Toribio toda la segunda parte o solo los tres primeros cuadernos? Sin embargo, reconociendo que haría falta un examen paleográfico detenido de las dos partes del manuscrito para responder a estas preguntas, es realmente tentador considerar que en su conjunto muestran el aprendizaje de un copista. En la primera parte está haciendo un esfuerzo concienzudo para documentar su trabajo de forma que el encuadernador pueda organizar los cuadernos correctamente. En la segunda, o por propia iniciativa o porque un copista más experimentado le ha dado instrucción, se ha dado cuenta de que no todas las hojas necesitan reclamo y que solo las hojas de la primera mitad de un cuaderno tienen que ser signadas.


Este artículo fue publicado originalmente en Avisos. Noticias de la Real Biblioteca, 19, n.º 70 (mayo-agosto 2013), pp. 1-2 y es reproducido con el permiso del autor y de la RB.


cita

Faulhaber, Charles (2018.01.17), «RB ms. II/3087: ¿El aprendizaje de un copista?», en 7PartidasDigital. Edición crítica digital de las «Siete Partidas», https://7partidas.hypotheses.org/1027 [fecha de acceso]

Partidas en catalán

Las Partidas en catalán

Gemma Avenoza
gavenoza[at]ub[dot]edu
Universitat de Barcelona

 

Si nos atenemos a la tradición manuscrita, las Partidas del rey Alfonso no fueron traducidas al catalán durante la Edad Media, ya que ningún manuscrito recoge mención a la autoría del rey ni su procedencia, aunque al inicio de los textos suele aparecer la palabra «partida». En la práctica, la tradición textual de las Partidas en catalán tiene tres momentos diferenciados, que responden a propósitos diferentes.

En la segunda mitad del siglo XIV, antes de 1365, el protonotario de la cancilleria real Mateu Adrià tradujo las dos primeras partidas al catalán (BITECA texid 1031). Este notario había traducido en 1344 las Leges palatinae, que sirvieron de base a las Ordinacions fetes per Pere III sobre el regiment de tots los oficials de la seva Cort del rey Pedro el Ceremonioso, y fue al servicio de este mismo rey que tradujo las dos primeras partidas (Abadal 1912, Bohigas 1947-1948, Iglesia 1987, TCM 6.1.1).

Las copias conservadas de esta primera versión (El Escorial, Monasterio, ms. M.I.2 y Biblioteca de Catalunya ms. 942) ocupan por completo un volumen, sin acompañar a ninguna otra obra, incluyendo al principio de los manuscritos la identificación del texto como «primera partida» y «segunda partida». Nos hallamos frente a una traducción de las mismas características que la de las Lege palatinae, preparada por un jurista tal vez con la intención de que sirviera de base a la obtención de materiales complementarios para códigos legislativos propios.

Comienzo de la Partida segunda según el ms. 942 de la BdC (fol. 11r1)

Algunos años después, en 1383, se compone el Tractat de cavalleria del rey Pedro el Ceremonioso (BITECA texid 1827). Esta obra es la segunda versión catalana del texto alfonsí. Básicamente es una traducción extractada de la Segunda partida (el título 21 y leyes de los títulos 5, 9 y 20), con algunos pasajes modificados, a la que el rey añade un preámbulo (ACA Cancelleria, Reg. 1529/I). Según apunta Bohigas (1947-1948: 211-213), pudo realizarse teniendo a la vista Biblioteca de Catalunya Ms. 942 u otro manuscrito de esa versión (TCM 6.1.2). Bohigas sitúa la obra claramente en el campo de la traducción y en el de una descripción teórica de la caballería que no se aviene con la realidad de finales del siglo XIV, muy diferente de la del mundo alfonsí, por lo que no puede tomarse el texto como un retrato realista de la situación del estamento caballeresco en Aragón en su época (Bohigas, 1947: 29, Bosch 1936).

En el preámbulo, Pedro el Ceremonioso presenta las disposiciones como la respuesta a una necesidad del reino: se trata de leyes que atañen a «los affers nostres de les armes e de cavalleria» y su valor está en que comprenden «moltes bones doctrines de les proprietats loables que·ls cavallers e·ls officials e altres hòmens d’armes deuen haver» (Bohigas 1947: 100). En estas dos afirmaciones se reúnen motivaciones prácticas y morales, como era habitual en los textos preliminares a las leyes.

A finales del siglo XV, Pere Miquel Carbonell, jefe del Archivo de la Corona de Aragón añadió dos de los títulos por los que el opúsculo ha sido conocido: «Obra de mossèn sent Jordi e de cavalleria» (f. 16) y «Leys reals en los affers de les armes e de cavalleria» (f. 17). Modernamente se conoce por el título que le dio Bohigas en su edición: Tractat de cavalleria de Pere III.

La primera de estas denominaciones procede de la invocación inicial, por la que el autor se encomienda a la Trinidad y expresa obrar en honor de Dios y de «Mossenyor sent Jordi». La segunda se extrae del preámbulo del texto y se ajusta más a la realidad.

La obra no lleva una rúbrica que la identifique, como es lógico, pues se presenta con un tratamiento formal semejante al de las leyes, con preámbulo, intitulatio, introducción y dispositio. Darle un título supone, por lo tanto, una intervención del lector. Si obramos como Carbonell, seguimos de cerca el texto y consideramos la intención explícita del rey, que concebía estas disposiciones como elementos complementarios a las regulaciones existentes, podríamos llamarle Lleis i ordenacions en casos de dubtes o de qüestions naxedores per raó dels fets de les armes i de cavalleria (véase el texto completo del pasaje en Bohigas 1947: 99).

Sabiendo la obsesión del Ceremonioso por la organización de los oficiales de su corte, no resulta extraño que se interesara en la traducción de un texto que, salvada la distancia temporal y socio-cultural, sirviera de complemento la legislación en temas de caballería y armas (Sabaté y Soriano 2015: 155-157). Esta legislación preexistente estaría contenida en los Usatges i constitucions de Catalunya, el De batalla de Pere Albert y en algunos capítulos de las Ordenacions de tots els oficials a las que nos hemos referido antes. Según Sabaté y Soriano (2015: 158) el Tractat es una más de las ramas del ambicioso entramado cultural y programático del rey, sirviéndole como síntesis actualizadora de lo que la caballería debía representar en su reinado.

En lo que se refiere a la cronología y el contexto, la copia del Tractat que poseemos se remonta a finales del siglo XIV y forma parte de un volumen facticio constituido por los restos de al menos tres códices. En la parte más moderna se encuentran textos de Pere Miquel Carbonell, quien fue archivero real desde 1476. Se trata de extractos sobre Sant Jordi (vid. supra), sobre la ciudad de Barcelona y una carta relativa al origen de la casa de Moncada. Pere Miquel dice que el Tractat quedó incompleto por fallecimiento del rey, pero ninguna otra fuente confirma este dato. En todo caso, lo que nos muestra la materialidad del testimonio es que el Tractat de cavalleria se transmitió exento, dentro de los materiales de la cancillería vinculados con el rey Pedro el Ceremonioso hasta finales del siglo XV, momento en el cual el Jefe del archivo le añadió un título y textos complementarios.

En tercer lugar, finales del siglo XIV (o ya en el siglo XV), se documenta una tercera versión parcial (Partida II, tít. 18). Esta versión lleva la rúbrica de Costumes d’Espanya de saber tenir los castells y está cerca de la traducción de Mateu Adrià (Abadal 1912: 16, TCM 6.1.3), pero incorpora variantes redaccionales de calado (BITECA texid 11418). Se copia en BdC Ms. 15, seguida por un intercambio de cartas entre el Príncipe de Taranto y Jorge Castriota (1468 ad quem) y en Biblioteca de la Universidad de Valencia, ms. 869 entre la versión catalana de las Històries troianes de Guido delle Colonne y los Furs de la manera de guerrejar del rey Martín I de Aragón (1403).

Incipit del ms. 15 de la Biblioteca de Catalunya

Por último, el ms. Esc Y.III.4 copia otra versión del texto del título 18 de la Segunda partida, más algunas leyes de la Séptima (según TCM 6.1.3), en un volumen misceláneo. La obra alfonsí está situada entre el Sumari d’Espanya y tres textos relacionados con la caballería (real o ficticia): el Fur de les batalles de la fe, El que va passar entre el príncep de Gales i el senescal de França després de la batalla de Nàjera y el Fur del Emperador Carles Maynes.

En resumen, las Partidas se conocen en el reino de Aragón desde época muy temprana, puesto que se advierte su influjo en el Llibre de l’orde de cavalleria de Ramon Llull (c. 1274–1276). Un siglo después de su redacción (antes de 1365), un jurista de la cancillería real traduce la Primera partida (centrada fundamentalmente en las cualidades del gobernante y las fuentes del derecho) y la Segunda partida (que entre otros conceptos trata de materias tocantes a la caballería). Mateu Adrià incorpora al corpus jurídico accesible en lengua catalana unos materiales en los que puede fundamentarse nueva legislación. Estamos en tiempos de un rey, Pedro el Ceremonioso, que siguió muy de cerca la redacción de las Ordenances de los oficiales de su casa —y así lo demuestran sus correcciones autógrafas en uno de los manuscritos (Gimeno-Blay 2009)—, además de un ceremonial sobre la forma de coronar a los reyes y reinas de Aragón. Esta preocupación por la ceremonia y la organización estarían detrás de su interés por la legislación sobre la caballería presente en la Segunda partida, y el que emprendiera la tarea de extractarla (1383), presentándola como materia de derecho subsidiario.

Por último, a caballo de los siglos XIV y XV, se extractan de nuevo leyes de la Segunda partida, partiendo por lo que parece de la versión de Mateu Adrià, pero revisando y completando el texto. Esta versión sale de los círculos de la cancillería y escapa de los intereses de juristas y legisladores. Según vemos por su transmisión textual, se integra en la recepción social del ideario caballeresco del siglo XV y se presenta como una fuente de comportamientos sobre la caballería propios de otros territorios: se titulan Costumes de Espanya de saber tenir los castells y se copian en manuscritos en los que tienen entrada un intercambio epistolar propio de los desafíos caballerescos (BdC Ms. 15), o entre una obra paradigmática sobre la descripción de una guerra mítica (las Histories troianes) y los Furs de la manera de guerrejar del rey Martín I de Aragón (BUV ms. 869).

Queda pendiente analizar la filiación del extracto presente en el ms. Esc. Y.III.4, pero los textos que le acompañan en el volumen lo sitúan en un ambiente interesado por la historia y las formas de la caballería en otros reinos (Castilla y Francia) y materiales que tratan elementos legendarios (Maynet). La legislación sobre la caballería ha pasado de la transmisión literal de unas leyes a su incorporación a una ritualización, en la cual los usos sociales de lo caballeresco forman parte de representaciones suntuosas y fiestas cortesanas concebidas como espectáculos (Sabaté y Soriano 2015: 160), muy lejos de las guerras y combates reales para los que Alfonso X legisló (Sabaté y Soriano en preparación).

 

Bibliografía

Abadal i Vinyals, Ramon (1912), «Les Partides a Catalunya», Estudis Universitaris Catalans, 6, pp. 13-37, 159-180.

BITECA = Avenoza, Gemma – Lourdes Soriano – Vicenç Beltran (dirs.), Bibliografia de textos antics catalans, valencians i balears, PhiloBiblon. Berkeley, The Bancroft Library, University of California, 1997 – [Consulta: 10/12/2017: vol. 4 October 2017].

Bohigas, Pere (1947), Tractats de cavalleria. Guillem de Vàroich. De batalla. Pere III: Tractat de cavalleria. Pere Joan Ferrer: Sumari de batalla a ultrança. Ponç de Menaguerra: Lo cavaller, Barcelona, Barcino.

Bohigas, Pere (1947-1948), «Nota sobre el Tractat de cavalleria del rei Pere III», Estudis Romànics, 1, pp. 149-151.

Bosch, Siegfried (1936), «Les Partides i els textos catalans didàctics sobre cavalleria», Estudis Universitaris Catalans, 22, pp. 655-680.

Gimeno-Blay, Francisco (2009), Ordinacions de la casa i cort de Pere el Cerimoniós. Edició a cura de Francisco M. Gimeno, Daniel Gozalbo i Josep Trenchs (†). Estudi introductori de Francisco M. Gimeno Blay. Valencia, Acadèmia Valenciana de la Llengua. Universitat de València.

Iglesia Ferreirós, Aquilino (1987), «Una traducción catalana de la Segunda Partida», Anuario de Estudios Medievales, 17, pp. 265-278.

Pujol, Josep (2014), «Les traduccions de filosofia antiga, política i moral», en Lola Badia (dir.) Història de la literatura catalana. Literatura medieval (II). Segles XIV-XV, Barcelona, Barcino, vol. 2, pp. 149-153.

Riquer, Martí de (1980), Història de la literatura catalana, Barcelona, Ariel, 1980, 1, p. 247, vol. 2, p. 591.

Sabaté, Glòria – Lourdes Soriano (2015), «La cavallería a la Corona d’Aragó: tractats teòrico-jurídics de producció pròpia», eHumanista, 31 pp. 154-170.

Sabaté, Glòria – Lourdes Soriano (en preparación), «Les Partides del Rei Savi a Catalunya».

TCM (2012) = Lluís Cabré i Montserrat Ferrer (eds.) (2012), Cens de traduccions al català medieval fins a 1500 (TCM). 09/06/2012.


cita

Avenoza, Gemma (2017.12.21), «Las Partidas en catalán», en 7PartidasDigital. Edición crítica digital de las «Siete Partidas», https://7partidas.hypotheses.org/1015 [fecha de acceso]

La tabla inicial de VITR-4-6

La tabla inicial

de BNE, VITR/4/6

José Manuel Fradejas Rueda
Universidad de Valladolid
josemanuel[dot]fradejas[at]uva[dot]es


El ms. BNE, VITR/4/6 es el único manuscrito ‘completo’ que se conserva de las Siete Partidas, aunque se trata, en realidad, de un manuscrito facticio construido entre 1458 y 1488. Esta afirmación se basa en el hecho de que el folio 6r, en el que se inicia el texto de la primera partida (en realidad el prólogo general a las Siete Partidas), se encuentran los escudos de los Estúñiga y los Pimentel / Enríquez y la presencia de las armas de estas dos familias se debe a que don Álvaro de Estúñiga casó con Leonor Pimentel y Zúñiga en 1458, lo cual nos ofrece el terminus a quo y 1488 sería el terminus ad quem puesto que en ese año falleció don Álvaro. El grueso de este códice lo constituyen las partidas 2 a 7 (fols. 105r- 463v) y, según todas las trazas, es una copia del siglo XIV coloreada, desde el punto de vista lingüístico, del dialecto navarro. En el siglo XV, entre las fechas mencionadas, se hizo una copia de la primera partida (que se saltó todo el contenido, por lo menos, de título tercero) y se encuadernó junto con las otras seis partes en un único volumen que pasó a manos de los Reyes Católicos.

Al encuadernarlo en la casa de los Estúñiga, la persona que se ocupó de ello tuvo el cuidado de tomar un bifolio inicial de la copia del siglo XIV que contenía la tabla de los títulos de las seis partidas que la constituían y situarlo al frente de todo el códice. Sin embargo, varios investigadores afirman que ese bifolio está mal encuadernado porque corresponde a la copia del trescientos. No niego este dato, que ese bifolio sea del trescientos y que su ubicación ‘original’ era al comienzo de la segunda partida; lo que sí rechazo es que ese bifolio esté mal situado en el códice que se encuadernó entre 1458 y 1488. ¿Por qué afirmo que está bien situado?

Sencillamente, creo que el espacio que los copistas del siglo XIV dejaron en blanco en el folio 1r, la primera columna (la de la derecha) y las primeras ocho líneas de la segunda columna se reservó para que una vez completada la copia de las Siete Partidas pudiera ir precedida de una tabla general de títulos para hacer más accesible el texto. Se puede argumentar que es imaginativo pensar que unos copistas del siglo XIV previeron que otros del siglo XV la completarían e introducirían la tabla de los títulos de la primera partida. No pretendo tal cosa; es más que probable que cuando se copiaron las partidas 2 a 7 existiera la intención de que el códice recogiera también la primera partida, pero quien ordenó (encargó, financió, etc.) esa copia no pudo completar la tarea.

BNE, VITR/4/6, fol. 1. Tabla inicial de partidas y títulos

Ahora la siguiente pregunta es: ¿cabría el texto de las rúbricas de los 24 títulos que constituyen la primera partida en el espacio reservado? La respuesta es afirmativa: sí se puede acomodar el texto de las rúbricas de esos veinticuatro títulos.

Afortunadamente, el manuscrito ofrece una tabla de los títulos de la primera partida en el folio 5v. Este folio, a dos columnas, presenta un pautado de 51 líneas, es decir, un total 102 líneas. De ellas se utilizaron las diez primeras para copiar el incipit de la obra y, a continuación, y a lo largo de 69 líneas, el texto de las 24 rúbricas. Un sencillo recuento de las líneas dejadas en blanco en el folio 1r para recibir, aparentemente, la tabla de la primera partida, descarta esta posibilidad puesto que tan solo hay de 59 líneas disponibles.

BNE VITR/4/6, fol. 5. Tabla de títulos de la Primera Partida

El recuento de los caracteres (13225) que constituyen las diferentes líneas ( 336, que incluyen el epígrafe (seis casos), en tinta negra, «Estos son los titulos de la partida…») de la tabla de las partidas segunda a séptima permite establecer que la mediana de caracteres por línea es de 44. Por otra parte, la tabla de la primera partida está constituida por 2596 caracteres repartidos a lo largo de 69 líneas, lo que proporciona una mediana de 42 caracteres por línea. Es decir, la tabla de títulos de la primera partida no cabría en el espacio reservado, pues en las 59 se podrían acomodar tan solo 2478 caracteres y el texto de la tabla del folio 5v tiene 118 caracteres más.

Sin embargo, la lectura y análisis detenido de la tabla del trescientos y de la tabla de rúbricas de la primera partida, presenta una interesante diferencia: la tabla de la primera partida indica con la expresión «en que ha [número] leyes», lo que no sucede en las tablas para las partidas dos a siete. Si editamos la tabla de la primera partida, es decir, si eliminamos la información referente al número de leyes que constituyen cada título, la longitud de la tabla se reduce a 2055 caracteres, lo que implica una mediana de 41 caracteres por línea, y en este caso sí se pueden acomodar fácilmente, y sobraría espacio, las rúbricas de los veinticuatro títulos de la primera partida.

Por lo tanto, el espacio que los copistas del siglo XIV reservaron en el hoy folio 1r del ms. VITR/4/6 se dejó con la intención de incluir las rúbricas de los títulos de la primera partida y, por consiguiente, el encuadernador del cuatrocientos no erró en la ubicación del bifolio de las tablas. Tan solo olvidaron copiar las rúbricas de la primera partida.


cita

Fradejas Rueda, José Manuel (2017.09.04), «Acerca de la tabla inicial de BNE, VITR/4/6», en 7PartidasDigital. Edición crítica digital de las «Siete Partidas» https://7partidas.hypotheses.org/901 [fecha de acceso]

The Bookmark

The Bookmark*

Jesús R. Velasco
Columbia University
jrvelasco[at]columbia[dot]edu

To Jerry Craddock


A rectangular piece of parchment, now stuck to the inner part of a Partidas manuscript’s binding (Biblioteca Nacional de Madrid, Vitrina 4-6; see) was, in the past, an independent bookmark. It was used in the late fourteenth century, or perhaps the early fifteenth century, by an avid reader of the magnificent manuscript, which was prepared in the fourteenth century for an unknown owner but repurposed in the second half of the fifteenth century (likely after 1457) for the use of Alvaro de Zúñiga, Justicia Mayor of the kingdom. He may have paid for the book one gold maravedí and five silver ounces1. It is, indeed, an expensive book. After Zúñiga’s death in 1488, the codex became the property of the Catholic Monarchs, who preserved it in a black case made out of velour and embroidered with precious stones. The now inactive bookmark contains the following reference:

The Bookmark at BNE VITR/4/6 front inside cover

2 pã
tº. 13. Ley 2 ij
sta grda dl rey

According to the system we use in this project, the bookmark refers to Partidas 2.13.2. The reader identified the passage as falling into the category of the “sacred task of protecting the king” (la santa guarda del rey). The same reader left many marks throughout the Second Partida, interested, as he was, in monarchical politics and the meaning of a jurisdiction centralized on the person of the king2. This reference points directly to a part of the legislation where the lawgiver used extensively Aristotle’s treatises on the soul and on aesthetics. Some of the questions under consideration in those Aristotelian references reveal the use of texts from the commentators of those Aristotelian books. The commentators were those normally published under the label of “Aristoteles Latinus,” that is, Persian, Andalusi and otherwise Muslim and Jewish thinkers from the Mediterranean basin, from the tenth to the early thirteenth century, the very same commentators that were read, taught, debated, and sometimes forbidden and their theses condemned as heretic ones, in the middle of the university and intellectual debates in thirteenth- and fourteenth-century Europe.

Maybe the Partidas provides to us the possibility to gain a different sort of access to those debates. The Partidas are a secular code of legislation—note that I am not saying that they are a body or a corpus of legislation like other legal productions: unlike those, the Partidas are a code. In their book, Ruedi Imbach and Catherine König-Pralong decided to undertake an inquest into the relationship between clerical and secular philosophers in the Middle Ages (especially during the thirteenth and fourteenth centuries), and determine whether the appropriation of philosophy by secular writers and intellectuals constitutes a specific challenge. Their book, Le défi laïque, not only defends the necessity to understand this specific challenge but also demonstrates how the displacement toward a secular philosophy and secular philosophers also transforms both the contents and the importance of philosophy considered as critical thought3.

As a secular code, the Partidas constitute a double challenge. On the one hand, they indicate a certain way of appropriation of philosophical corpora, methods, and ideas with the purpose of building the system of legislation. They do it in the vernacular and by exploring a secular jurisdictional system, even in clerical and ecclesiastic matters—the Partidas, we shall remember, also include canon law at different levels of their composition. On the other hand, the Partidas define a secular legal program and a profoundly secular definition of people, that is, the legal subjects. The codification including philosophical knowledge at different levels has this body of secular and vernacular legal subjects as its proper audience, or better yet, as its proper body of clients.

The use of Aristotelian aesthetics is not the only philosophical body inscribed in the Partidas as law. There are others. We will devote a full chapter to another one, the ethics of friendship, and how this ethics and its politics become a legislative program in the Fourth Partida. The Partidas, indeed, abound in Aristotelian references, including sections of the Politics and its commentators, the arts and philosophy of Rhetoric (in which the legislator also refers to Ciceronian rhetoric) and, of course, the pseudo-Aristotelian Secretum Secretorum4. The latter plays a double role in the legislation, on the one hand, as practical philosophy and practical politics, and on the other hand, as a resource for storytelling (a resource that the codification of the Partidas also enjoys as one of its main building materials).

There are other important levels that still need to be studied. While this books will deal in particular with the questions of the ethics and politics of friendship and the politics of the soul that derive from the use of the corpus of Aristotelian aesthetics, there are other philosophical lines of inquiry that I won’t explore here: questions that have not been favored by traditional research in medieval philosophy, like the theories of contracts, the uses of oaths, the theories of matter, the philosophical consequences of property, problems of optic, and so on, that are also embedded in the Siete Partidas. Other scholars have delved into some of those issues in a more general way, with no specific interest in the Partidas, but with a clear interest in the legal discipline—authors like Alain Boureau, Irène Roser-Catach, Sylvain Piron, Damien Boquet & Piroska Nagy, Elsa Marmusztejn, Marta Madero, among others.

The Partidas constitute an implicit response, by way of legal codification, to the crises, debates, and discussions that were taking place in universities, in intellectual milieus (to which Alfonso X’s adds the workshop, as something entirely different to the court or to the palace, but in relation to both), and in the margins of the codices transmitting the legal texts of the ius commune—marginal interventions that amount to hundreds of thousands. Now, the implicitness of the response cannot be neglected: the legislator does not intend for his audience (clients, really) to become involved in this debate—he intends them to stay on the surface of the code as an autonomous and self-referential object.

The bookmark we referred to above delves into the self-referentiality of the book: the reader simply locates the passage without producing any sort of cross-reference. At the same time the bookmark stands for the commitment of Alfonso X, as a legislator, to transform the current legal codification techniques by including philosophical research, philosophical corpora, and different kinds of storytelling and fictional devices. He did it by creating a code that claimed that one did not need to memorize the law literally but, rather, know its profound meaning and know how to interpret it.

In order to delve into the particular issues raised by the Partidas, I argue that the theoretical mainframe of the legal codification we intend to explore is its perplexing character. I understand perplexing character—following the conceptualization suggested by Maimonides in his Guide for the Perplexed—as the necessity to study the law by articulating both philosophical thought and tropological (i.e. an exegesis of the tropes, with a moral and political, but also a transcendent or anagogical interest) interpretation. In my argument, Alfonso X’s codification, the Siete Partidas, goes a step further by articulating those two forms of thinking not just as a necessary means to study or to interpret the law but as a central procedure to codify it, to produce a legislation. This is why I characterize the Siete Partidas as a “perplexing codification.”

I am not implying that Alfonso used Maimonides’s text in order to codify the Siete Partidas, or that the Guide for the Perplexed was in any way one of the textual sources for the Siete Partidas. Furthermore, I am trying to get away from regular concepts of literary, textual, or cultural influence, which frequently work as a unidirectional and teleological device. What I want to convey is that the Partidas represent an intervention in a long debate on the constitution of the legal code and the legal discipline. This intervention is multifaceted and does not have one point of reference alone, but it does one have one specific source. The debate itself is vast, although some Muslim philosophers and thinkers focused it in a certain way that I find especially productive: namely, whether legal sources could be understood, proved, or otherwise read and interpreted in the light of philosophical corpora and scientific theories including logic and coming from Greek philosophical sources, and with the participation of tropological hermeneutics. But the question is also longer than those interventions, and was alive in other intellectual and legal centers across Europe, beginning, perhaps, with authors like Augustin of Hippo or Basil of Cesarea, and later, intellectual and scholarly centers in Bologna, Paris, or Orléans.

Likewise, I do not imply that the Siete Partidas are a philosophical book of any sort, or that they constitute a contribution to the disciplines of philosophy. On the contrary, the Siete Partidas remain a legal code, and this is precisely its interest (not how the law becomes philosophy, which is not what happens). Rather, the interest lies in how the law becomes transdisciplinary, only on the condition that the legal discipline turns into legal discipline—and ultimately into law—all other external disciplines. This is, I would say, the main contribution of Alfonso X to the crisis on law and philosophy: philosophy, storytelling, fictional devices, and whatever other sources (even nonverbal sources) can be used for legal purposes, both heuristic and hermeneutics, but only by buttressing the autonomy of the legal discipline and not by challenging it.


Notas

* This is part of my future book Dead Voice: Law, Philosophy, and Fiction in the Iberian Middle Ages.

1 The possible indication of the price, probably kept as a memento by the buyer, in the event of a future post mortem inventory and evaluation of the library (indeed, the book seems to have been sold after the owner’s death in 1488), can be found on the “página de guarda.”
2 Unfortunately, there are virtually no studies devoted to this important manuscript. Most reading marks come from the Segunda Partida, the one mostly devoted to politics, administration, and society. The reader left other marks on the other Partidas as well, but not as frequently. Many of the marks of the Segunda Partida are very explicit, and often give us a written marginal note of why such or such passage is notable.
3 Ruedi Imbach & Catherine König-Pralong, Le Défi laïque. Existe-t-il une philosophie de laïcs au Moyen Âge? (Paris: Vrin, 2013).
4 Cf. Jaime Ferreiro Alemparte, “Recepción de las éticas y de la política de Aristóteles en las Siete Partidas del Rey Sabio,” Glossae: Revista de Historia del Derecho Europeo 1 (1988): 97–133. Miguel Herrero de Jáuregui thinks that Alfonso’s knowledge of Aristotle’s Politics does not involve a close familiarity with the actual work but only with the general ideas that had been transmitted by previous thinkers, including Dominicus Gundissalvus (or Gunsissalinus). Cf. Miguel Herrero de Jáuregui, “La recepción de la Política de Aristóteles en la España del Renacimiento,” in De re publica Hispaniae: Una vindicación de la cultura política en los reinos ibéricos en la primera modernidad, eds., Francisco José Aranda Pérez and José Damião Rodrigues (Madrid: Sílex, 2008), 211–26. Lidia Lanza, Ei autem qui de politia considerat… Aristotele nel pensiero politico medievale (Madrid: Fédération Internationale des Instituts d’Études Médiévales, 2013).


cita

Velasco, Jesús R. (2017.07.31), «The Bookmark», en 7PartidasDigital. Edición crítica digital de las «Siete Partidas», https://7partidas.hypotheses.org/975 [fecha de acceso]

Iniciales

Raro es el testimonio de las Siete Partidas que no presente iniciales, también llamadas capitales, al comienzo de los prólogos, de las introducciones de los títulos o de las leyes de las que consta. En algunos son muy sencillas: meras mayúsculas,

Inicial de ley (6.3.22), BNE, MSS/12897, fol. 15r2

pero en otros son elaboradas iniciales ricamente adornadas, incluso con pan de oro.

Inicial de título en oro y con adornos marginales (2.9).
BNE, MSS/6725, fol. 25v

e incluso ligeramente escondidas dentro de las miniaturas, como sucede en BNE VITR/4/6.

Inicial H escondida en el marco de la miniatura. BNE, VITR/4/6, fol. 293r

La información relativa a la decoración se ofrece en las descripciones de cada uno de los testimonios, pero ha de indicarse en las transcripciones y codificaciones la presencia y tamaño de estas capitales e incluso de las miniaturas (BL, ms. Add. 20787) o los huecos que los copistas dejaron para ellas (RAH, ms. 9-5633).

En lo que respeta a las iniciales, por lo general hay tres posibilidades:

  1. capital dibujada
  2. hueco para dibujar la capital y letra de recuerdo o aviso
  3. hueco sin letra de aviso.

En cualquiera de los tres casos se utiliza el elemento hi para encerrar la letras correspondiente a la capital y la etiqueta se acompaña del atributo @rend, cuyo literal se construye con la secuencia init más un número que expresa la cantidad de líneas que abarca la capital.

En caso de que esté dibujada, no importa cuán elaborado sea el diseño; se codifica con

Capital de ley (1.1.8).
BNE VITR/4/6, fol. 8r

<hi rend=“init2”/>E</hi>

En caso de que no se haya dibujado, pero se conserve la letra de recuerdo o aviso, como en la imagen siguiente (apenas se ve), la codificación es la misma, solo que se añade una R tras el número

Hueco y letra de recuerdo en título (1.2).
BNE, VITR/4/6, fol. 8v

<hi rend=“init3R”/>D</hi>

En caso de haberse olvidado (o haber desaparecido ya que muchas veces las letras de recuerdo se situaban muy cerca de los bordes de la materia escriptoria o en los dobleces de los folios (MN1) y han podido desaparecer por la acción de los encuadernadores), se añade una H tras el número que indica las líneas y se ‛reconstruye’ la letra omitida sin ninguna marca ulterior, como puede apreciarse en el siguiente caso

Hueco para inicial de ley (7.12.1).
BNE, MSS/8721, fol. 29r

<hi rend=“init2H”/>T</hi>

Los impresos, por lo general, presentan la misma casuística que los manuscritos en los referente a la inicial. Puede estar impresa; puede existir el hueco para dibujarla a mano (es el caso de los incunables), y en este caso puede suceder que haya letra de aviso o no. Puede verse en estos tres ejemplos extraídos de un ejemplar del incunable de octubre de 1491

Inicial de título xilografiada.
BNE, INC/1119, fol. A4v

Letra de recuerdo o aviso.
BNE, INC/1119, fol. 3v

Hueco para capital.
BNE, INC/1119, fol. A6r

La capital de la primera ilustración del incunable se codifica del siguiente modo:

<hi rend=“init6”/>D</hi>

En los otros dos casos se añade la letra R o H tras el número. La codificación de la capital de las dos últimas imágenes es

<hi rend=“init11R”/>A</hi>

y

<hi rend=“init6H”/>P</hi>

Estas mismas normas de codificación se aplican a la edición de 1555, aunque en la edición de 1555 no existe la posibilidad de omisión de la capital y estas aparecen tanto a comienzo de título como de cada una de las leyes.

Inicial de título (1.2), ed. 1555, fol. 10v

Inicial de ley (1.2.1), edición de 1555, fol. 11r

La codificación de estos dos casos es la más normal y sencilla

<hi rend=“init5”/>E</hi>

<hi rend=“init5”/>V</hi>


Las imágenes proceden de los ejemplares disponibles en la Biblioteca Digital Hispana de la Biblioteca Nacional de España, salvo las de la edición de 1555, que están tomadas de la reproducción digital de la Faculdade de Letras da Universidade de Lisboa (RES196 a RES198).


A Tradição Medieval das Sete Partidas em Portugal

A Tradição Medieval

das Sete Partidas em Portugal

José Domingues

jdominguesul[at]hotmail[dot]com
Universidade Lusíada Norte, Porto

PDF

Resumo: Este artigo pretende fazer uma síntese ao status quaestionis da receção das Sete Partidas de Afonso X em Portugal, durante o período da Idade Média (séculos XIII-XV). A começar pelo aparatus da bibliografia essencial –desde as fontes impressas (séculos XVII-XIX) até às mais recentes publicações científicas do século XXI– e o arrolamento dos vestígios materiais que chegaram até aos nossos dias. Dos documentos do período medieval foram destiladas algumas referências em bibliotecas jurídicas, o uso inicial por parte do poder régio, até se chegar à receção prática ou segunda receção, concluindo com a influência exercida na Reforma das Ordenações portuguesas e o início do seu declínio.

Abstract: This article intends to summarize the status quaestionis of the reception of Alfonso X’s Siete Partidas in Portugal during the Middle Ages (XIII-XV centuries). Beginning with an overview of the essential bibliography –from the printed sources (17th-19th centuries) to the most recent scientific publications of the 21st century– and the list of material witnesses that have been handed down to us. Some references to the documents of the medieval period find their way into legal libraries, at the very beginning they were used by the Royal power, until the practical or second reception arrived, concluding with the influence exerted in the Reformation of the Portuguese Ordinances and the beginning of their decline.

 


1.     Aparato Bibliográfico

O magno código das Sete Partidas de Afonso X, apesar de ser obra jurídica de origem castelhana, deixou em Portugal uma marca única e indissipável que os séculos nunca conseguiram apagar. A partir das décadas de setenta e oitenta do século passado assiste-se a um notável aumento do interesse científico e académico pela tradição medieval das Sete Partidas em Portugal (Cruz, 1974; Caskey, 1979; Ferreira, 1980a; Ferreira, 1980b; Ferreira, 1984; Ferreira, 1985; García y García, 1986; Craddock, 1986; Ferreira, 1987; Ferreira, 1993; Ferreira, 1995). Mas não podemos esquecer que, muito antes de atingir o estatuto de magna quaestio, esta tradição das Sete Partidas deixou um rasto de breves referências esparsas por obras impressas do século XVII ao século XIX (Brandão, 1650: p. 6v1; Faria, 1655: p. 44; Ferreira, 1729: pp. 151-152; Silva, 1780: p. 18; Figueiredo, 1790: p. 39; Figueiredo, 1792: pp. 283-286; Ribeiro, 1792: p. 47; Sampaio, 1793; Freire, 1794: p. 47; Nogueira, 1795/96: pp. 40-44; Ribeiro, 1819: pp. 177-178; Amaral, 1821: p. 360; São Boaventura, 1827, pp. 62 e 79-80; Barros, 1885: p. 127).

Durante a primeira metade do século XX vai-se manter a míngua de interesse pela tradição portuguesa das Sete Partidas de Castela, que foi consideravelmente atenuada com o aparecimento dos primeiros fragmentos de códices em português (Azevedo, 1913; Merêa, 1926; Costa, 1950: p. 51). Por esta altura, a manualística da História do Direito Português começa a dispensar-lhe as suas glosas, que, paulatinamente, se foram aperfeiçoando e intensificando até à atualidade (Caetano, 1941: pp. 236, 242, 262-263 e 268; Cruz, 1974: pp. 195-197; Caetano, 2000: pp. 297, 342, 482 e 546; Silva, 2011: pp. 265-267; Albuquerque e Albuquerque, 2005: pp. 214-222).

Deixando de lado as glosas da manualística hodierna e as meras referências avulsas em obras com vários séculos de existência, passemos aos estudos de índole monográfico. José de Azevedo Ferreira surge como o primeiro grande cultor dos textos legislativos de Afonso X traduzidos para português, nomeadamente, o das Sete Partidas. Este académico deu à estampa o texto íntegro da Primeira Partida (Ferreira, 1980a), trouxe a lume vários fragmentos (Ferreira, 1980a: pp. lvii-lxi; Ferreira, 1980b: pp. 124-141; Ferreira, 1985: pp. 54-64; Ferreira, 1987: pp. 230-271; Ferreira, 1993: pp. 367-402; Ferreira, 1995: pp. 583-597) e publicou uma multiplicidade de estudos meritórios, que na sua grande maioria foram coligidos para uma coletânea publicada a título póstumo (Ferreira, 2001). Desde então, temos assistido a um inusitado avolumar de indícios para a tradição medieval portuguesa das Sete Partidas. A descoberta de novos fragmentos de códices medievais é, particularmente, devida ao trabalho de mérito levado a cabo pela equipa de Bitagap (Dias, 1995: pp. 91-124; Dias, 2001: pp. 263-275; Askins et al., 2002: pp. 47-57 e 71-80; Pinto, 2009: p. 5; Sharrer, 2014, pp. 179-181). Em simultâneo, multiplicam-se as novas publicações, v. g., da lavra de Clara Barros (Barros, 1993: pp. 109-117; Barros, 1993/94: pp. 403-424; Barros, 2003: pp. 351-361; Barros, 2004: pp. 51-72; Barros, 2007; Barros, 2010), Aida Sampaio (Sampaio, 1997; Sampaio, 2003: pp. 143-153), Isabel Beceiro Pita (Beceiro Pita, 2003: pp. 387-499) e José Domingues (Domingues, 2013: pp. 237-288; Domingues, 2014a: pp. 353-406; Domingues, 2015: pp. 31-49; Domingues, 2016: pp. 39-108). Para um aparato bibliográfico completo, desenvolvido e em atualização constante, consulte-se Bitagap e 7PartidasDigital.

 

2.     Das Bibliotecas à Receção Prática

Não deixa de ser curioso que os livros das Sete Partidas surjam muito tardiamente em bibliotecas medievais e que nenhum desses acervos seja de índole privada. A verdade é que os legados mortis causa, tão fecundos em obras de Ius commune, não contemplam os livros das Partidas. Por outro lado, as cinco referências conhecidas são todas da Primeira Partida: na biblioteca do monarca D. João I (1385-1433) e do seu filho D. Duarte (1433-1438); na biblioteca do cenóbio de Santa Maria do Bouro, em 1437; no cartório da igreja de Santa Maria do Olival, em Tomar, em arrolamento criticamente datado para o dia 29 de Maio de 1462; na colegiada de Santo André de Mafra, em 1474; e na igreja de Santiago de Torres Novas, em 1538.

Muito antes destes singelos testemunhos, há provas escritas que avalizam o uso das Sete Partidas pelo sumo representante do poder político. D. Dinis terá usado as leis das Partidas em, pelo menos, quatro decisões legislativas: lei de 4 de Março de 1295, lei de 4 de Maio de 1305, concórdia de 9 de Agosto de 1309 e uma lei não datada. O seu filho sucessor, D. Afonso IV, serve-se das Partidas para compor a lei de 29 de Abril de 1325. Não podemos deixar de ter em conta, no entanto, que ainda estamos numa fase embrionária ou de primeira receção, que não garante uma vigência efetiva e o seu uso por parte de outros profissionais do Direito, v. g., corregedores, juízes, tabeliães e escrivães.

Os indícios conhecidos da receção plena ou prática surgem mais tarde e também não são copiosos. A esmagadora maioria desses indícios surgem como cláusulas de exclusão ou cláusulas derrogatórias (gerais ou especiais), que afastam a aplicabilidade de múltiplas fontes do Direito vigente, inclusive as Sete Partidas. A primeira e única cláusula específica de exclusão consta na carta de legitimação dos dois filhos do clérigo Lopo Rodrigues, outorgada por el-rei D. Fernando no dia 1 de Julho de 1382, que escusam o título dos reptos. Até aos nossos dias chegaram três cartas de quitação da Casa dos Contos onde são impostas cláusulas gerais de exclusão, que, entre várias fontes de Direito, ressalvam a aplicação de todos os livros das Partidas: uma outorgada ao tesoureiro-mor do rei, no dia 15 de Dezembro de 1430; outra outorgada ao recebedor da sisa dos panos de Lisboa, João Afonso, no dia 6 de Março de 1456; e outra outorgada à mulher e herdeiros do mercador João Afonso de Bazán, no dia 20 de Outubro de 1460. Uma idêntica cláusula geral de exclusão das fontes de Direito aplicáveis, incluindo as Partidas, ficou assente na doação de 16 de Novembro de 1478, feita no burgo de Alfena, julgado da Maia e termo da cidade do Porto, pelo tabelião de el-rei na cidade do Porto e seus termos, Lourenço Pires.

Testemunhos de índole distinta, mas não de menor importância, são as notas e comentários que constam nas margens do texto ou no final da obra da Terceira Partida e as duas glosas marginais registadas no Livro das Leis e Posturas. Estas marginalia podem inculcar o uso por mão experimentada e versada de jurista, conhecedor de toda a obra das Partidas, em conformidade com o Ius proprium regni.

Questão bastante complexa continua a ser a de garantir o uso oficial das Sete Partidas em tribunal. Até à data, pode dizer-se que existem quatro testemunhos documentais relevantes para esta pendência, dois indiretos e dois diretos. Começando pelos testemunhos documentais indiretos: (i) concórdia celebrada entre a clerezia e o rei D. Pedro I, em 1361, nas Cortes de Elvas, e que chegou aos nossos dias através da Reforma das Ordenações de D. Afonso V, concluída em 1446 (Castro, 1622: p. 253; Castro, 1738: p. 146; Figueiredo, 1792: p. 285; Ordenações Afonsinas, 1792: pp. 78-79) – num dos artigos dessa concórdia, o clero queixa-se contra os juízes régios que aplicam as Sete Partidas de Castela em prejuízo do Direito canónico, que todo o cristão devia guardar porque era feito pelo Santo Padre, que tinha as vezes de Cristo na terra; (ii) Provisão régia de D. Pedro I, de 13 de Abril de 1361, que chegou até nós em registo do cartulário da Universidade de Coimbra (Ferreira, 1729: pp. 151-152; Figueiredo, 1792: pp. 285-286; Madhail, 1940: pp. 53-54; Sá, 1966: pp. 229-230) – o monarca responde ao protesto formulado pelos estudantes do Studium de Coimbra, que reclamam contra o uso excessivo das Sete Partidas de Castela nas questões judiciais do foro próprio da Universidade, em detrimento das prerrogativas que lhes estavam consagradas pelo Direito romano. Seguem-se os testemunhos diretos: (iii) traslado do título 15 da Segunda Partida, feito no dia 4 de Maio de 1482, a partir de um códice guardado na Torre do Tombo – este traslado régio oficial foi apresentado num pleito judicial, em Valhadolid, no dia 26 de Fevereiro de 1493; (iv) o aval definitivo consta no processo judicial que correu termos em Alcácer do Sal, entre finais de 1396 e princípios de 1397, traladado para o Livro dos Copos (Costa e Fonseca, 2006: pp. 248-256) – nesta ação, os dois procuradores das partes invocam leis das Partidas para sustentar os interesses dos seus constituintes.

 

3.     Vestígios Materiais

Os vestígios materiais remanescentes com a versão em português das Sete Partidas, à data, constam de dois códices –um com o texto completo da Primeira Partida e outro com o texto completo da Terceira Partida– e trinta e quatro (34) fragmentos de todas as Partidas, salvo da Quarta, para a qual não se conhece nenhum vestígio material. Os fragmentos derivam do desmantelamento de códices medievais e de dois testemunhos indiretos: o traslado régio feito em nome de D. João II e uma transcrição em processo judicial, supra referidos. Sabe-se muito pouco ou praticamente nada sobre a tradição ou percurso seguido pelos códices desmantelados, desde a sua origem até à atualidade. Já o traslado régio, serve como testemunho irrefragável de que a 4 de Maio de 1482 se guardava na Torre do Tombo um códice com o texto da Segunda Partida, encadernado com tábuas de pau cobertas com cetim aveludado preto. E o traslado feito em processo judicial de 1396/97, revela a existência de uma Terceira Partida, nessa data, em Alcácer do Sal.

1.     Primeira Partida

Lisboa, BN – Alc. 463 (Ferreira, 1980a).

O códice da Primeira Partida, atualmente sob a custódia da Biblioteca Nacional de Lisboa, pertenceu ao mosteiro de Santa Maria de Alcobaça. Nada se sabe quanto às suas origens, data de feitura, compiladores, eventuais possuidores e circulação durante o período medieval. José de Azevedo Ferreira aponta como datação crítica aproximada a segunda metade do século XIV, não excluindo a hipótese de ser contemporâneo da Terceira Partida, do ano de 1341 (Ferreira, 1980a: XLIX). Não consegui apurar como terá ido parar ao mosteiro de Alcobaça, onde já se encontrava no início do século XVIII. Ao certo, no ano de 1723 surge identificado no Index dos livros manuscritos do mosteiro, feito pelo bibliotecário Frei Manuel da Rocha (Index, 1723: fl. 50v). A sua descrição faz parte do Index Codicum Bibliothecae Alcobatiae, publicado no ano de 1755. Foi mandado trazer de Alcobaça para a Torre do Tombo entre 1798-1800, a pedido de Josef Cornide. Publicado por José de Azevedo Ferreira, no ano de 1980, viria a ser transferido da Torre do Tombo para a Biblioteca Nacional de Lisboa em 1996.

2.     Terceira Partida (1341)

Lisboa, IAN/TT – Leis e Ordenações, Núcleo Antigo 3.

Este códice tem um cólofon precioso e invulgar –«Era de mil e trezentos e seteenta e noue quatro dias por andar de Junho foy este livro começado. E foy acabado quatro dyas depos San Miguel da era de suso dita e som tres meses mays tres dias. Vasco Lourenço dito Çoudo o escreueo. Deus lhj de boom acabamento»– que revela parte das suas origens. Ficamos a saber que esta cópia foi iniciada no dia 26 de Junho e terminada no dia 3 de Outubro de 1341, demorando três meses e três dias a ser feita pelo escriba Vasco Lourenço, o dito Çoudo. Trata-se de uma das datas mais recuadas para a versão portuguesa das Partidas, com a particularidade de ser antecedente ao Ordenamento de Alcalá de 1348.

Embora remota, ainda podemos considerar a hipótese de que este livro da Terceira Partida tenha pertencido ao concelho de Alcácer do Sal e seja o mesmo que foi usado no processo judicial de 1396/97. Isto, porque a lei de D. Fernando sobre a prova por escritura pública foi trasladada para o final deste códice a partir de uma pública forma, de 5 de Dezembro de 1379, solicitada a el-rei pelo concelho e homens bons de Alcácer. Apesar de continuarmos no campos das probabilidades, existem sérios indícios que o códice tenha pertencido ao chanceler-mor Damião de Aguiar (†1618) e fizesse parte do acervo de livros doado, em 23 de Julho de 1713, pelo seu neto, D. João Rolim de Moura (†1718), ao convento de Santo António da Merceana (Pinto, 2015: pp. 132 e 135). Durante o reinado de D. José I (1750-1777) foi removido do mosteiro para a Torre do Tombo, onde se encontra.

3.     Fragmentos da Primeira Partida (Total = 4)

Fragmento 1: Lisboa, IAN/TT – Santa Cruz de Coimbra, Pasta 41, doc. s/n. (Askins, Dias e Sharrer, 2002: pp. 47-50).

Fragmentos 2-A e 2-B: Lisboa, BNP – Alcobacense 381.

Fragmento 3: Lisboa, IAN/TT – Colegiada de Santa Iria de Santarém, Livro 1 (Ferreira, 1980a: pp. lvii-lxi).

4.     Fragmentos da Segunda Partida (Total = 7)

Fragmentos 1-A e 1-B: Coimbra, AGUC – D-V. 3a Sec. Móvel 9, Gaveta 7, 1/2 (Dias, 1995: pp. 107-122).

Fragmento 2: Braga, AD – Fragmentos 233-A.

Fragmento 3 (ts. indireto): New York, Hispanic Society of America – B 1570.

Fragmento 4: Lisboa, IAN/TT – Gaveta 7, Maço 15, doc. 2 (Azevedo, 1913: pp. 109-111; Ferreira, 1987: pp. 230-271).

Fragmento 5: Lisboa, BNP – mss-262-n15.

Fragmento 6: Braga, AD – Fragmentos n.º 234 (Ferreira, 1987: pp. 230-271).

5.     Fragmentos da Terceira Partida (Total = 16)

Fragmento 1: Lisboa, IAN/TT – Espólio Silva Marques, Pasta 01 (Ferreira, 1980b: pp. 124-132).

Fragmentos 2: Lisboa, IAN/TT – Santa Cruz de Coimbra, 2.ª Incorporação, Maço 236, n.º 1497.

Fragmento 3 (ts. indireto): Lisboa, IAN/TT – Ordem de Santiago e Convento de Palmela, Liv. 272 (Livro dos Copos), fl. 106v (Costa e Fonseca, 2006: pp. 251-252; Domingues, 2012: pp. 141-142; Domingues, 2013: nota de rodapé 22).

Fragmentos 4-A e 4-B: Braga, AD – Fragmentos 235 e 236 (Ferreira, 1993: pp. 380-395; Ferreira, 1995: pp. 583-597).

Fragmento 5-A: Braga, AD – Fragmento 240 (Caskey, 1979: pp. 1982-200; Ferreira, 1980b: pp. 132-141).

Fragmento 5-B: Braga, AD – Fragmentos 233 B.

Fragmentos 6-A, 6-B e 6-C: Coimbra, Dr. Adelino Esteves Santos (coleção particular) (Dias, 2001: pp. 266-273).

Fragmento 5-C: Braga, Arquivo Paroquial de São João do Souto – Fragmentos Pergamináceos 1 (Ferreira, 1985: pp. 54-64).

Fragmento 5-D: Braga, AD – Fragmento 241.

Fragmento 5-E: Braga, Arquivo Paroquial de São João do Souto – Fragmentos Pergamináceos 2.

Fragmento 5-F: Braga, AD – Fragmento 233 C.

Fragmentos 7-A e 7-B: Guimarães, Biblioteca da Sociedade Martins Sarmento – BS 1-7-94.

6.     Fragmentos da Quinta Partida (Total = 2)

Fragmentos 1-A e 1-B: Lisboa, IAN/TT – Fragmentos, Caixa 21, doc. 3 (Askins, Dias e Sharrer, 2002: pp. 51-57).

7.     Fragmentos da Sexta Partida (Total = 3)

Fragmentos 1-A, 1-B e 1-C: Lisboa, Museu Nacional de Arqueologia Dr. Leite Vasconcelos – LA/29 E 3355.

8.     Fragmentos da Sétima Partida (Total = 2)

Fragmento 1: Coimbra, AGUC – D-V. 3a Sec. Móvel-9, Gaveta 7, n. 3 (Dias, 1995: pp. 122-123).

Fragmento 2: Évora, BP – Fragmentos, Pasta 4, Doc. 2.

Contas feitas, podemos considerar que existem dois códices com textos completos da Primeira e da Terceira Partidas, dois testemunhos indiretos –um da Segunda e outro da Terceira Partidas– e trinta e dois fragmentos distribuídos pelas Partidas Primeira, Segunda, Terceira, Quinta, Sexta e Sétima –só não há, até há data, qualquer indício material para a Quarta Partida–. Estes indícios materiais, prima facie, são reveladores de uma notável faina em torno da tradução das Partidas para português. Sem embargo, é preciso ter em conta que os fragmentos identificados com o mesmo número e letras diferentes está confirmado que pertenceram ao mesmo códice, sendo até plausível que existam outros fragmentos a pertencer ao mesmo códice.

 

4. Influência nas Ordenações Portuguesas

Ao longo de toda a obra das Ordenações Afonsinas, concluída a 28 de Julho de 1446, não se vislumbra uma única referência expressa à obra das Sete Partidas. No entanto, a influência desta última na compilação da primeira é, desde longa data, anotada (Silva, 1780: p. 18; Barros, 1885: p. 127). Não se apresenta nada fácil a tarefa de avaliar a influência real que as Partidas tiveram nas Ordenações portuguesas. Sem embargo, com a devidas matizes, para o livro I foram aproveitadas trinta leis da Segunda Partida e três leis da Sétima Partida (Domingues, 2016: pp. 39-108); para o livro III nove leis da Terceira Partida (Domingues, 2013: pp. 237-288); para o livro IV cinco leis da Quinta Partida e dez leis da Sexta Partida (Domingues, 2014a: pp. 353-406); para o livro V cinco leis da Sétima Partida, com um certo destaque para o título 2 do livro V (Freire, 1794: p. 47; Fouto, 2010: pp. 7-60). Em suma, até à data, só não há testemunhos de que o compilador português se tenha servido das Partidas Primeira e Quarta.

Livro I Ordenações Afonso V Sete Partidas
Do Chanceller Moor 1 2 Pr. 2 9 4
Do Regimento da Guerra 1 51 Pr. 2 23 Pr.
1 51 1-2 2 23 1
1 51 3 2 23 2
Do Almirante, e do que pertence a seu officio 1 54 pr. 2 9 24
1 44 5-9 2 9 24
Do Alferes Moor d’El Rey 1 56 Pr.-6 2 9 16
Do Moordomo Moor nosso 1 57 Pr.-3 2 9 17
Dos Conselheiros de El Rey 1 59 Pr.-4 2 9 5
Do Meirinho Moor 1 60 Pr. 2 9 23
Do Apousentador Moor 1 61 Pr.-1 2 9 15
Dos Alquaides Moores dos Castelos 1 62 Pr.-3 2 18 6
1 62 4 2 18 7
1 62 6 2 18 8
1 62 6-7 2 18 12
Dos cavalleiros como e per quem devem seer feitos e desfeitos 1 63 Pr.-1 2 21 Pr.
1 63 2 2 21 1
1 63 3-8 2 21 2
1 63 9-14 2 21 11
1 63 15-18 2 21 12
1 63 19-20 2 21 13
1 63 21-23 2 21 14
1 63 25-28 2 21 21
1 63 29-32 2 21 25
Dos retos e em que casos devem seer outorguados 1 64 Pr. 7 3 1
1 64 1-6 7 3 4
1 64 7-8 7 3 9
Quaees devem seer os Adays e como devem seer escolheitos e per quem 1 65 Pr.-9 2 22 1
1 65 10-11 2 22 2
1 65 12 2 22 3
1 65 13 2 22 4
Dos Almocadeens como ham de jurar quando forem feitos 1 66 Pr.-1 2 22 5
1 66 2-3 2 22 6
1 66 4 2 22 7
 
Livro III Ordenações Afonso V Sete Partidas
Se poderá o Senhor do preito revoguar o Procurador depois da Lide contestada 3 21 Pr.-2 3 5 24
3 21 1 3 3 24
Quando o Senhor do Preito morre ante da Lide contestada espira loguo o Officio do Procurador 3 23 Pr.-2 3 5 23
Das Ferias, e como se devem guardar 3 36 Pr. 3 2 33
3 36 1 3 2 34
3 36 2 3 2 36
3 36 3 3 2 37
3 36 5-9 3 2 35
3 36 10-11 3 2 38
Livro IV Ordenações Afonso V Sete Partidas
Do Benaficio do Valleano
outorgado aas molheres, que fião alguem, ou se obrigão por elle
4 18 1-8 5 12 3
Das Compras e Vendas, como se ham de fazer por certo preço 4 35 1 5 5 8
4 35 2 5 5 9
Que os Corregedores das
Comarcas, e Juizes Hordenairos nom possam comprar beens de raiz
nos Lugares, honde forem Officiaaes
4 61 Pr. 5 5 5
Em que casos poderá o
Senhor da casa lançar fora della o alugador durante o tempo do
aluguer
4 74 1-4 5 8 6
Dos Tetores e Curadores e em
quantas maneiras podem seer dados
4 82 Pr.-2 6 16 2
Do Tetor, ou Curador testamenteiro, que he dado ao meor em alguum testamento 4 83 Pr. 6 16 3
Do Tetor, ou Curador lidimo, que he dado ao meor per direito 4 84 Pr.-1 6 16 9
Da filha, que se casa sem
autoridade de seu Padre, antes que aja vinte cinco annos
4 99 5-14 6 7 4
4 99 15-17 6 7 5
4 99 18-19 6 7 6
4 99 20 6 7 7
Em que caso poderá o filho, ou filha exherdar o Padre, ou Madre 4 100 Pr.-7 6 7 11
Em que caso poderá o Jrmaao
querellar o testamento de feu Irmaao
4 101 Pr.-1 6 8 2
4 101 3 6 7 12
 
Livro V Ordenações Afonso V Sete Partidas
Dos que fazem treiçom ou aleive contra elrei ou seu estado real 5 2 3 7 2 Pr.-1
Dos que dizem mal d’ElRey 5 3   7 2 6
Dos que fazem moeda falsa 5 5 4 7 7 9
5 5 5-6 7 7 10

 

5. Conclusão

As Sete Partidas de Afonso X assumem-se, cada vez mais, como um fator dominante no impacto da receção medieval do Ius commune na Península Ibérica. A compilação legal do rei Sábio possui um carácter duplamente intermediário: (i) primeiro, com a tradução e adaptação de fragmentos do Direito comum para castelhano; (ii) segundo, com a tradução do texto castelhano para Português e outros vernáculos ibéricos. Ao ser traduzido para as várias línguas romance viria a converter-se em Ius proprium para cada um dos reinos tradutores. No entanto, a receção no seio dos sistemas jurídicos dos vários reinos ibéricos obedeceu a formas e graus de intensidade diferentes. Em Portugal, apesar de ter sido menos controvertida do que no reino mater de Castela, a sua receção plena não deixou de obedecer a um processo lento e complexo, que teve que enfrentar a resistência de outras fontes de Direito vigentes, v. g., o Direito canónico, o Direito romano e, plausivelmente, o Direito foralengo e consuetudinário.

Continua em aberto a data a quo para a sua receção em Portugal: se o ano de 1295 já testemunha o uso da coletânea afonsina por parte do poder central régio, o ano de 1341 continua a ser o mais assertivo para a primordial tradução em português. De qualquer forma, tudo indica que o códice da Terceira Partida (1341) seja uma cópia de tradução anterior e os indícios documentais intermédios (1295-1341) podem ajudar a corroborar a tradição seiscentista que atribuiu a iniciativa de tradução oficial a el-rei D. Dinis (1279-1325). Na conclusão crítica de José de Azevedo Ferreira, um fragmento de Braga «deverá ser anterior a 1341 (…) o que poderá vir a confirmar a tradição que atribuiu a D. Dinis a iniciativa da tradução do grande monumento jurídico de seu avô Afonso X» (Ferreira, 1984: p. 116). Perante este panorama, enquanto não surjam outros elementos probatórios mais seguros, ainda se torna difícil asseverar a receção das Partidas em Portugal para o primeiro quartel do século XIV. O rigor científico aconselha o estabelecimento de um período de tempo mais alargado: a primeira metade do século XIV.

Nesses tempos primordiais de Trezentos, ainda estaremos no âmbito de uma introdução ou primeira receção. A partir de então ter-se-á caminhado, paulatinamente, para uma receção plena ou prática, que viria a ser abruptamente interrompida pela crise da sucessão (1383-1385), a guerra entre Portugal e Castela e o surgimento das primeiras Ordenações portuguesas. É plausível que estas Ordenações tenham surgido com o intuito de substituir a hegemonia alcançada pelo código estrangeiro das Partidas (Domingues, 2014b: pp. 224-225). Não será despiciendo que, apesar da incontestada influência exercida pelas Partidas na sistematização compilatória das Ordenações, estas lhe sejam completamente silentes e lhe não dispensem uma única menção expressa. Todavia, mesmo após a conclusão da Reforma das Ordenações de D. Afonso V (1446), vai-se manter uma praxis esparsa das Partidas.

Em suma, o código das Sete Partidas acusa uma chegada a Portugal nos finais do século XIII, com a primeira receção garantida, pelo menos, na primeira metade do século seguinte. Na segunda metade do século XIV já se pode falar em segunda receção ou receção plena, que terá atingido a sua cúspide nos finais desse mesmo século. Com o surgimentos das primeiras Ordenações do reino de Portugal, nos finais do século XIV, começa o declínio da hegemonia das Partidas em Portugal. É de crer que a Reforma das Ordenações, terminada no reinado de D. Afonso V (1446), lhe veio desferir o golpe de misericórdia, mas, mesmo assim, a coletânea castelhana ainda manteve uma vigência esparsa até aos finais do século XV.

6.     Bibliografia

Amaral, António Caetano do (1821). «Memoria V. Para a História da Legislação e Costumes de Portugal», in Historia e Memorias da Academia Real das Sciencias de Lisboa, Tomo 7, Lisboa, na Typografia da mesma Academia.

Askins, Arthur L-F., Dias, Aida Fernanda e Sharrer, Harvey L. (2002). Fragmentos de Textos Medievais Portugueses da Torre do Tombo, Lisboa.

Azevedo, Pedro de (1913). «Duas Traduções Portuguesas do Século XIV», in Revista Lusitana, 16, pp. 109-111.

Barros, Clara Araújo (1993). «Afinidades da Estrutura Textual da Primeyra e da Segunda Partidas», in Revista da Faculdade de Letras – Línguas e Literaturas, II Série, vol. 10, Porto, pp. 109-117.

Barros, Clara Araújo (1993-94). «Convencer ou Persuadir: Análise de algumas estratégias argumentativas características do texto da Primeyra Partida de Afonso X», in Cahiers de Linguistique Hispanique Médievale, 18-19, pp. 403-424.

Barros, Clara Araújo (2003). «“Ca sse o foro he feyto como conven”: Actos do discurso justificativo em textos da legislação de Afonso X», in Os Reinos Ibéricos na Idade Média, Livro de Homenagem ao Professor Doutor Humberto Carlos Baquero Moreno, Coordenação de Luís Adão da Fonseca, Luís Carlos Amaral e Maria Fernanda Ferreira Santos, vol. 1, Porto, pp. 351-361.

Barros, Clara Araújo (2004). «Entre lei e “ensinamento”: o discurso legislativo na Primeyra Partida», in Linguística Histórica e História da Língua Portuguesa: Actas do Encontro de Homenagem a Maria Helena Paiva, Porto, pp. 51-72.

Barros, Clara Araújo (2007). «Estrutura Discursiva e Orientação Argumentativa em Textos de Versões Portuguesas da Legislação de Afonso X. Contributo para o estudo do discurso jurídico medieval», Dissertação de Doutoramento em Linguística, Porto.

Barros, Clara Araújo (2010). Versões Portuguesas da Legislação de Afonso X. Estudo Linguístico-Discursivo, Série do Saber 10, Porto.

Barros, Henrique da Gama (1885). História da Administração Pública em Portugal nos Séculos XII a XV, tomo I, Lisboa.

Brandão, Francisco (1650). Quinta Parte da Monarquia Lusitana, Lisboa, na oficina de Paulo Craesbeeck.

Beceiro Pita, Isabel (2003). «Notas sobre la influencia de las Siete Partidas en el reino Portugués», in Os Reinos Ibéricos na Idade Média, Livro de Homenagem ao Professor Doutor Humberto Carlos Baquero Moreno, Coordenação de Luís Adão da Fonseca, Luís Carlos Amaral e Maria Fernanda Ferreira Santos, Porto, pp. 487-499.

Caetano, Marcello (1941). História do Direito. Súmula das lições proferidas pelo Ex.mo Prof. Doutor Marcelo Caetano ao Curso do 1.º ano Jurídico de 1940-41 na Faculdade de Direito de Lisboa, Ernesto Fernandes e Aníbal Rêgo, Lisboa.

Caetano, Marcello (2000). História do Direito Português (Séc. XII-XVI), seguida de Subsídios para a História das Fontes do Direito em Portugal no Séc. XVI, 4.ª Edição, Lisboa/São Paulo, Verbo Editora.

Castro, Gabriel Pereira de (1622). De Manu Regia Tractatus Prima Pars. In quo, omnium legum Regiarum (quibus Regi Portugalliae inuictissimo, in causis Ecclesiasticis cognitio permissa est) ex Iure, priuilegio, consuetudine, seu concordia, sensus, & vera dicidendi ratio aperitur… Cum Superiorum facultate, Ulyssipone, Apud Petrum Craesbeeck Regium Typographum.

Castro, Gabriel Pereira de (1738). Monomachia Sobre as Concordias que fizeram os Reys com os Prelados de Portugal nas duvidas da jurisdiçam ecclesiastica e temporal E breves de que forão tiradas algumas Ordenações com as Confirmações Apostolicas que sobre as ditas concordias interpuzerão os Summos Pontifices, Lisboa.

Costa, Avelino Jesus da (1950). «Fragmentos Preciosos de Códices Medievais», in Bracara Augusta, 2, pp. 44-63.

Costa, Avelino Jesus da (1992). «Fragmentos Preciosos de Códices Medievais», in Estudos de Cronologia. Diplomática, Paleografia e Histórico-Linguísticos, 2.ª edição, Porto.

Costa, Paula Maria de Carvalho Pinto e Fonseca, Luís Adão da (2006). Militarium Ordinum Analecta 7: Livro dos Copos, vol. 1, Porto, CEPESE e Fundação Engenheiro António de Almeida.

Cruz, Guilherme Braga da (1974). «O Direito Subsidiário na História do Direito Português», in Revista Portuguesa de História, 14, pp. 177-316.

Dias, Aida Fernanda (1995). «As Partidas de Afonso X: novos fragmentos em língua portuguesa», in Revista Portuguesa de Filologia, 20, Coimbra, pp. 91-124.

Dias, Aida Fernanda (2001). «As Partidas de Afonso X: novos fragmentos em língua portuguesa – 2», in Romance Philology, 54, pp. 266-273.

Domingues, José (2012). «Recepção do Ius Commune Medieval em Portugal até às Ordenações Afonsinas», in Initium, 17, pp. 141-142.

Domingues, José (2013). «As Partidas de Castela e o Processo Medieval Português», in Initium, 18, pp. 237-288.

Domingues, José (2014a). «As Partidas de Castela na Sistemática Compilatória do Livro IV da Reforma das Ordenações», in Initium, 19, pp. 353-406.

Domingues, José (2014b). «O elemento castelhano-leonês na formação do Direito Medieval Português», in Cuaderno de Historia del Derecho, 21, pp. 213-227.

Domingues, José (2015). «As Partidas de Afonso X e a Natureza Jurídico-Política do Estado Português», in José Carlos Ribeiro Miranda & Maria do Rosário Ferreira (orgs.), Natura e Natureza no Tempo de Afonso X, o Sábio, Vila Nova de Famalicão: Edições Húmus, pp. 31-49.

Domingues, José (2016). «As Partidas de Castela na Sistemática Compilatória do Livro I da Reforma das Ordenações», in Initium, 21, pp. 39-108.

Faria, Manuel Severim de (1655). Notícias de Portugal, oferecidas a el-rei D. João IV, Lisboa, impresso na oficina Craesbeeckiana de Lisboa.

Ferreira, Francisco Leitão (1729). Noticias Chronologicas da Universidade de Coimbra. Primeira parte, que comprehende os annos que decorrem desde o de 1288 até principios de 1537, Lisboa.

Ferreira, José de Azevedo (1980a). Alphonse X Primeyra Partida, Textos de Linguística 3, Braga.

Ferreira, José de Azevedo (1980b). «Dois fragmentos da Terceira Partida de Afonso X», in Cahiers de Linguistique Hispanique Médiévale, 5, Paris, pp. 101-141.

Ferreira, José de Azevedo (1984). «Subsídios para uma edição da Terceira Partida de Afonso X», in Boletim de Filologia, 29, Lisboa, pp. 101-118.

Ferreira, José de Azevedo (1985). «Un nouveau fragment de la Terceira Partida d’Alphonse X», in Mélanges de Linguistique Dédiés à la Mémoire de Petar Skok (1881-1956), ed. Mirko Deanovic, Zagreb, pp. 45-64.

Ferreira, José de Azevedo (1987). «Dois Fragmentos da Segunda Partida de Afonso X», in Arquivos do Centro Cultural Português, 23, Lisboa/Paris, pp. 230-271.

Ferreira, José de Azevedo (1993). «Fragmentos das Partidas de Afonso X reencontrados em Braga», in Cahiers de Linguistique Hispanique Médiévale, 18-19, pp. 367-402.

Ferreira, José de Azevedo (1995). «Um fragmento reencontrado da Terceira Partida de Afonso X», in Miscelânea de estudos lingüísticos, filológicos e literários in memoriam Celso Cunha, Rio de Janeiro, pp. 573-596

Ferreira, José de Azevedo (2001). Estudos de História da Língua Portuguesa: Obra dispersa, Colecção Poliedro 7, Braga.

Figueiredo, José Anastácio de (1790). Synopsis Chronologica de Subsidios ainda os mais raros para a historia e estudo critico da legislação portugueza, Lisboa.

Figueiredo, José Anastácio de (1792). «Memoria sobre qual foi a época da introducção do Direito de Justiniano em Portugal, o modo da sua introducção, e os gráos de authoridade, que entre nós adquirio. Por cuja occasião se trata a importante materia da Ord. liv. 3 tit. 64», in Memorias de Litteratura Portugueza, tomo I, Lisboa, Academia Real das Ciências de Lisboa, pp. 301-302.

Fouto, Ana Isabel Barceló Caldeira (2010). «Dos que fazem treiçom, ou aleive contra ElRei, ou seu Estado Real. A Transformação do Conceito de Traição Medieval no Contexto da Recepção do Direito Justinianeu e a Construção do Conceito Moderno de Traição», in Revista de História do Direito e do Pensamento Político, 1, Lisboa, pp. 7-60.

Freire, Pasqual José de Melo (1794). Institutionum Juris Criminalis Lusitani. Liber Singularis, Lisboa.

Madhail, António Gomes da Rocha (1940). Livro Verde da Universidade de Coimbra (Cartulário do Século XV), Coimbra.

Merêa, Paulo (1926). «Um novo fragmento das Sete Partidas em língua portuguesa», in Anuario de Historia del Derecho Español, 3, Madrid, p. 597.

Nogueira, Ricardo Raymundo (1795/96). Prelecções sobre a Historia do Direito Patrio: Ao curso do quinto anno juridico da Universidade de Coimbra no anno de 1795 a 1796, Coimbra.

Pinto, Pedro (2009). «Um novo fragmento português medieval da Terceira Partida de Afonso X», in Boletim da Direcção-Geral de Arquivos, 8, p. 5.

Pinto, Pedro (2015). «Dos manuscritos à personagem: o percurso de Álvaro Fragoso, procurador de Évora e da comarca de Entre-Tejo-e-Odiana para os feitos dos forais (revisitando a reforma dos forais de D. João II e D. Manuel I)», in eHumanista: Journal of Iberian Studies, 31, pp. 80-153.

Ribeiro, João Pedro (1792). «Memorias Sobre as Fontes do Codigo Philippino», in Memorias de Litteratura Portugueza, Tomo 2, Lisboa.

Ribeiro, João Pedro (1819). Memorias Authenticas para a Historia do Real Archivo, Lisboa, Impressão Regia.

Sá, Artur Moreira de (1966). Chartularium Universitatis Portugalensis (1288-1537) I, Lisboa, Centro de Estudos de Psicologia e de História da Filosofia anexo à Faculdade de Letras de Lisboa.

Sampaio, Aida (1997). Primeira Partida de Afonso X. Glossário. Contributo para o Estudo Linguístico, Braga (Dissertação de Mestrado inédita).

Sampaio, Aida (2003). «Edição de textos, elaboração de glossários e estudos linguísticos: A Primeira Partida de Afonso X», in Alexandre Veiga, Gramática e Léxico em Sincronia e Diacronia: Um Contributo da Linguística Portuguesa, Colección Lucus-Lingua 14, Universidade de Santiago de Compostela, pp. 143-153.

Sampaio, Francisco Coelho de Sousa e (1793). Prelecções de Direito Patrio Publico e Particular, Offerecidas ao Serenissimo Senhor D. João Principe do Brasil, Coimbra, Real Imprensa da Universidade.

São Boaventura, Fortunato de (1827). Historia Chronologica e Critica da Real Abbadia de Alcobaça, da Congregação Cisterciense de Portugal, para servir de continuação à Alcobaça Illustrada do chronista mor Fr. Manoel dos Sanctos, Lisboa, Impressão Regia.

Silva, José Veríssimo Alvares da (1780). Introdução ao novo codigo, ou dissertação critica sobre a principal causa da obscuridade do nosso codigo authentico, Lisboa.


Notas

1 É o primeiro autor a afirmar a tradução no tempo de el-rei D. Dinis: «O liuro das partidas de seu auo Dom Afonso mandou El Rey Dom Dinis traduzir em lingoa Portuguesa».

cita

Domingues, José (2017.06.01), «A Tradição Medieval das Sete Partidas em Portugal», en 7PartidasDigital. Edición crítica digital de las «Siete Partidas», 1, pp. 1-14. https://7partidas.hypotheses.org/692 [fecha de acceso]

Modelo de visibilidad

Una de las cosas que más preocupan en la actualidad es la visibilidad y el acceso libre a los datos y resultados de los proyectos de investigación, especialmente cuando está financiada con fondos públicos. En 7PartidasDigital, desde sus orígenes en la petición de 2015, se diseñó un sitio web en el que ofrecer los resultados de la investigación, informar de las actividades que dentro del proyecto se realicen e ir dan cuenta de cómo progresa. Esto ha hecho que nos hayan mencionado como modelo de visibilización en El Blog de Beta, de la Asociación de Jóvenes Doctores en Hispanismo. Esto es lo que dicen de nosotros:

Luego ya hemos cumplido uno de los objetivos, incluso antes de echar a andar.


7PartidasDigital en GitHub

Acabamos de abrir el repositorio del proyecto en GitHub. Se ha elegido esta plataforma como la mejor para la distribución y control de versiones de los distintos ficheros que en XML-TEI vayamos produciendo.

7PartidasDigital en GitHub

7PartidasDigital en GitHub

En dicho repositorio solo se publicarán aquellos testimonios que alcancen el estadio de publicable. Esto supone pasar por varias etapas de borrador en las que se corrige y modifica tanto la transcripción de los textos como la codificación XML-TEI de los mismos. Las normas de transcripción y codificación se hallan expuestas en la página Normas de transcripción así como en diversos posts en los que se dan más detalles. En la página Textos se publicará la relación de los diferentes testimonios accesibles junto con un enlace acceder para directamente a la última versión. En el momento de publicar esta nota solo existe el fichero (SP-TEI-HEADER.xml), el cual contiene la estructura básica del encabezamiento que figurará, con las ligeras modificaciones pertinentes, en todos y cada uno de los textos.

Los ficheros de las transcripciones codificadas de los diferentes testimonios de las Siete Partidas se distribuyen bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional. Esto supone que pueden ser utilizados por cualquiera con la única limitación de que mantenga siempre el reconocimiento de autoría del proyecto, tanto de los editores y codificadores como de las entidades financiadoras del mismo, y se redistribuya con una licencia de iguales características.


Concesión definitiva

El lunes 19 de diciembre el MINECO publicó la Resolución definitiva de la convocatoria de proyectos de investigación de 2016. Por lo tanto, la Edición crítica digital de las «Siete Partida»: Las ediciones históricas, o lo que es lo mismo 7PartidasDigital, ya está en marcha oficialmente. El período de ejecución es desde el 30.12.2016 hasta el 29.12.2019. La referencia definitiva del proyecto es FFI2016-75014-P AEI-FEDER, EU.


Proyecto concedido

El Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) acaba de comunicarnos que nos concedido la ayuda que solicitamos la pasada primavera. La ayuda económica es de dos tercios de la cantidad solicitada, con lo que podremos trabajar con gran respiro los próximos tres años.

Queremos agradecer a los evaluadores el haber visto las posibilidades y el interés de nuestro proyecto y las sugerencias que nos ha hecho el apartado observaciones.

Nos ponemos en marcha, aunque no está aprobado definitivamente.

7PDigital-small


7 Partidas Digital entra en Philobiblon

El proyecto 7PartidasDigital (Edición crítica digital de las Siete Partidas) y su blog acaban de entrar a formar parte de las fuentes de información de la base de datos bibliográfica PhiloBiblon creada y mantenida por Charles Faulhaber en la Universidad de Berkeley y con mirror site en la UPF. Se nos menciona en las entradas 5726, 5727 y 5728 de BETA. Todo un reconocimiento para un proyecto que aún está en gestación, pues ya sabemos que el MINECO lo ha aceptado a trámite y le ha asignado la referencia FFI2016-75014-P.

Página principal de PhiloBiblon

Página principal de PhiloBiblon


Nueva edición actualizada

En 1982 Dwayne E. Carpenter defendió en la Universidad de California, Berkeley, su tesis doctoral  titulada «An Edition and Commentary of Alphonse the Wise’s Siete Partidas, book VII, Title XXVI, ‟e los judíos”» (cf. Craddock 1986: C148). Cuatro años después la ofreció como un libro bajo el título Alfonso X and the Jews: An Edition of and Commentary on Siete Partidas 7.24 «De los judios» (Berkeley: University of California Press, 1986). Este investigador acaba de ofrecer una nueva versión actualizada de su libro de 1986 «with an appendix containing transcriptions and facsimiles of the textual witnesses used in the edition». Esta nueva versión, or republicación como la designan en el repositorio de la Universidad de California, es accesible y descargable. Se trata de una digitalización del libro (pp. 5-164 del pdf) al que se le ha añadido un apéndice de 222 páginas (pp. 165-387 del pdf).

Como nota adicional de 7PartidasDigital podemos añadir un nuevo testimonio (VA4) descubierto en el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid el cual contiene las leyes 1 a 6 del título 24 de la Partida 7 (también 7.15.12-18, 7.16.1-7 y 7.23.1-3). Para más detalles véase Fradejas Rueda (2015).


Bibliografía

Fradejas Rueda, José Manuel (2015). «Cuatro nuevos testimonios manuscritos de las Siete Partidas», Revista de literatura medieval, 27: 15–52 (acceso).